‘PA­PA­RAZ­ZI’ EN EL ELÍSEO

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Mi­chè­le Mar­chand ate­so­ra un con­de­na por estafa y una fá­bri­ca de ex­clu­si­vas pe­rio­dís­ti­cas. Los Ma­cron con­fían en que ella los pro­te­ge­rá.

Em­ma­nuel Ma­cron cum­ple un año en el Elíseo. Des­de su can­di­da­tu­ra ha sor­tea­do los rumores so­bre su ho­mo­se­xua­li­dad o so­bre su re­la­ción con su mu­jer, Bri­git­te, 24 años ma­yor que él. Lo ha he­cho gra­cias a un ar­ma se­cre­ta: Mi­chè­le Mar­chand, due­ña de un pa­sa­do car­ce­la­rio y de una em­pre­sa de me­dios que ha pu­bli­ca­do las gran­des ex­clu­si­vas ‘peo­ple’ del país. SOP­HIE DES DÉSERTS pa­sa va­rios días con ella pa­ra sa­ber có­mo se ges­tio­nan los es­cán­da­los y los se­cre­tos en las bam­ba­li­nas del po­der.

Co­mo quien no quie­re la co­sa, se ha he­cho un hue­co en la pri­me­ra fi­la de los ac­tos de Em­ma­nuel Ma­cron. Se sien­ta sin ha­cer rui­do, no ha­bla de po­lí­ti­ca, te­clea sua­ve­men­te en su por­tá­til. Da la im­pre­sión de que Bri­git­te Ma­cron la co­no­ce bien. Cru­za con ella mi­ra­das de com­pli­ci­dad cuan­do su ma­ri­do se exal­ta en la tribuna. La tu­tea, le da be­sos, la in­vi­ta a es­tar en­tre bas­ti­do­res y a me­nu­do sus con­fi­den­cias aca­ban en car­ca­ja­das, an­te la mi­ra­da jo­vial de Em­ma­nuel. Mi­mi, co­mo la lla­man los Ma­cron. Mi­mi, di­cen ellos sin dar de­ta­lles so­bre su pa­pel. Los co­la­bo­ra­do­res de la pa­re­ja no re­chis­tan. Has­ta que un día, a fuer­za de ver­la, se in­for­ma­ron de quién era y un es­ca­lo­frío re­co­rrió su cuer­po. Es­ta­ban fren­te a Mi­chè­le Mar­chand. Mi­mi pa­ra los ini­cia­dos, un per­so­na­je que cor­ta el ba­ca­lao en el mun­do de la pren­sa rosa, li­de­re­sa de pa­pa­raz­zi a la que se le atri­bu­yen va­rias ju­ga­rre­tas, co­mo las fo­tos del en­ton­ces pre­si­den­te Ho­llan­de con cas­co, a pun­to de ir a re­unir­se con la ac­triz Ju­lie Ga­yet. ¿Có­mo dian­tre ha con­quis­ta­do a los Ma­cron? En el en­torno del can­di­da­to, los avi­sos lle­gan de to­das par­tes. “No se fíe, que esa mu­jer es ca­paz de cual­quier co­sa”, les han ad­ver­ti­do aque­llos que ve­nían del mun­di­llo del es­pec­tácu­lo y ha­bían te­ni­do que vér­se­las con Mi­mi. Mu­chos la odian o la te­men. Mu­chos otros no pue­den pres­cin­dir de ella, co­mo el fi­ló­so­fo y es­cri­tor Ber­nard-Hen­ri Lévy, la ex­mo­de­lo y ex­pri­me­ra da­ma Car­la Bru­niSar­kozy o el mag­na­te de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Xa­vier Niel... Mi­chè­le Mar­chand es una ca­ja fuer­te lle­na de se­cre­tos, que ella des­ve­la u ocul­ta al al­bur de sus in­tere­ses. Ha vi­vi­do mil vi­das, ha te­ni­do amo­res ecléc­ti­cos (en­tre los que hay de­lin­cuen­tes y po­li­cías), ami­gos de to­das las cla­ses, des­de vie­jas glo­rias del mun­do del es­pec­tácu­lo has­ta pi­pio­los de los reality. A los 70 años, se toma la re­van­cha y ges­tio­na sus ne­go­cios am­plian­do cons­tan­te­men­te su ám­bi­to de ac­ción, des­de ro­ba­dos has­ta gé­li­das fo­tos ofi­cia­les, des­de Clo­ser has­ta Pu­re­peo­ple y Pa­ris Match, des­de el pla­tó de Bai­la con las es­tre­llas has­ta la tribuna de Em­ma­nuel Ma­cron. Mi­mi es­tá en mar­cha, ar­ma­da con una red gi­gan­tes­ca y una ener­gía so­bre­hu­ma­na.

Bri­git­te, en Ba­ña­dor de Es­tam­pa­do Ha­waiano

Cuan­do nos reuni­mos con ella, es­tá de un hu­mor de pe­rros. “Lle­gáis en mal mo­men­to”, mur­mu­ra al re­ci­bir­nos en Bes­ti­ma­ge, su agen­cia de fo­to­gra­fía, ubi­ca­da en el pri­mer pi­so de un edi­fi­cio mo­derno en los al­re­de­do­res de Pa­rís. Una su­ce­sión de des­pa­chos ata­rea­dos, de or­de­na­do­res Ap­ple re­cién es­tre­na­dos, con 25 em­plea­dos y ca­si otros tan­tos fo­tó­gra­fos que tra­ba­jan co­mo co­la­bo­ra­do­res. Co­mo de cos­tum­bre, Mi­mi Mar­chand ha dor­mi­do po­co y ha tra­ba­ja­do to­do el fin de se­ma­na. En­tre sus uñas pin­ta­das de ro­jo humea un ci­ga­rri­llo. “Ins­tá­len­se ahí. De ver­dad que no ten­go tiem­po”. Los pri­me­ros men­sa­jes de mó­vil con Mi­mi iban acom­pa­ña­dos de emo­ti­co­nos con be­sos, des­pués se vol­vie­ron más in­quie­tos, con­mi­na­to­rios, dan­do mar­cha atrás has­ta li­mi­tar­se a es­ta pro­pues­ta: “Ven­gan a pa­sar dos días en mi ofi­ci­na. Pue­de que así, al me­nos, com­pren­dan al­go. Se han es­cri­to tan­tas ton­te­rías so­bre mí”. L os pies en­fun­da­dos en unas bo­tas de es­ti­lo mo­te­ro pa­ta­lean ba­jo la me­sa. Son las 10, cre­ce la ten­sión. “Es­toy con las ma­nos en la ma­sa, aún no ha sa­li­do na­da del horno”, ex­cla­ma Mi­mi. Tra­duc­ción: aún no ha ce­rra­do las ven­tas con sus clien­tes: Pa­ris Match, Ga­la, Voi­ci, Clo­ser, Ici Pa­ris... No ha te­ni­do bue­na co­se­cha es­tos úl­ti­mos días. Na­da nue­vo so­bre el asun­to Kar­das­hian. Nin­gu­na fo­to en ex­clu­si­va de Vic­to­ria Beck­ham, ni de las it girls Ken­dall Jen­ner y Be­lla Ha­did, las “pe­tar­das”, co­mo las lla­ma Mi­mi. No pa­ra de ha­blar por sus tres te­lé­fo­nos. Es­tá en to­dos los fren­tes. “¡Ven­ga, mo­ved el cu­lo, pan­da de bo­rre­gos! —be­rrea la je­fa—. Si no, aca­ba­ré por echa­ros a la ca­lle”. Los in­sul­tos re­sue­nan ba­jo los fluo­res­cen­tes. Un hom­bre en­clen­que con un jer­sey con cre­ma­lle­ra en­tra en su des­pa­cho y de­ja el co­rreo sin de­cir ni pío. “Mi ma­ri­do”, me ex­pli­ca ella. Más tar­de sa­bre­mos que se tra­ta de un ex­po­licía de los ser­vi­cios se­cre­tos, ala­ba­do uná­ni­me­men­te por su dis­cre­ción, que le ha va­li­do el apo­do de “el Mu­do”, lo que al pa­re­cer ha­cía las de­li­cias del can­tan­te Johnny Hally­day cuan­do que­da­ban pa­ra to­mar whisky. Un apren­diz de pa­pa­raz­zi, Ti­ti, de 17 años, aso­ma la ca­be­za. Mi­mi lo aga­rra de la ore­ja y lo arras­tra por to­da la ofi­ci­na. “¿Me to­mas el pe­lo? ¿De­jas ahí ti­ra­das tus fo­tos sin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.