EL RUI­DO Y LA FURIA

El fut­bo­lis­ta más mis­te­rio­so y con­tro­ver­ti­do, Ka­rim Benzema, nos ha­bla has­ta de Rihan­na.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por PA­LO­MA SIMÓN

Pa­ra en­trar en la ca­sa de Ka­rim Benzema (Lyon, 1987), hay que des­cal­zar­se. De­jar las za­pa­ti­llas en el re­ci­bi­dor. Las su­yas se api­lan en la es­ca­le­ra que da ac­ce­so al ga­ra­je. En la pared, fo­tos del ju­ga­dor con Cris­tiano Ro­nal­do y con Ga­reth Ba­le. Sus so­cios en la BBC —Ba­le, Benzema, Cris­tiano—, la ter­na que tan­tas ale­grías ha da­do (y da) a la afi­ción ma­dri­dis­ta.

Lo de las za­pa­ti­llas es el to­que más per­so­nal de es­ta man­sión mi­ni­ma­lis­ta con vis­tas a la sie­rra de Ma­drid de­co­ra­da con apa­ra­to­sas lám­pa­ras de di­se­ño y ca­rí­si­mas man­tas de Her­mès en los so­fás. Sen­ta­das, Co­ra Gaut­hier, la pa­re­ja del fut­bo­lis­ta a quien su re­pre­sen­tan­te, Ka­rim Dja­zi­ri, me pre­sen­ta co­mo “su es­po­sa”, y Na­fis­sa, una de las cin­co her­ma­nas del de­lan­te­ro (que tie­ne ade­más tres her­ma­nos). Gaut­hier, mo­de­lo, ha­bla “un po­qui­to de es­pa­ñol”. Con ellas, los dos hi­jos de Benzema, Mé­lia, de tres años, e Ibrahim, de nue­ve me­ses. “No tie­nen co­le­gio, es­tán de va­ca­cio­nes”, me acla­ra Na­fis­sa. Ade­más de Benzema y de Dja­zi­ri, hay un ter­cer Ka­rim en la es­ce­na. Na­da más y na­da me­nos que su íntimo ami­go Ka­rim Ze­na­ti, el hom­bre al que han acu­sa­do de ser “la per­di­ción de Benzema” al im­pli­car­lo en un ca­so de ex­tor­sión se­xual a un com­pa­ñe­ro de se­lec­ción, Mat­hieu Val­bue­na. —Ho­la, soy Ka­rim —se pre­sen­ta el ju­ga­dor. Benzema aca­ba de lle­gar de Val­de­be­bas, el com­ple­jo de­por­ti­vo don­de en­tre­na el Real Ma­drid. Allí trans­cu­rre bue­na par­te de su vi­da. “Yo voy de ca­sa a Val­de­be­bas y de Val­de­be­bas a ca­sa”. No vi­ve en La Fin­ca, la ex­clu­si­va ur­ba­ni­za­ción en Po­zue­lo de Alar­cón don­de ten­dría a Cris­tiano Ro­nal­do co­mo ve­cino, por­que “me to­ma­ba 30 o 40 mi­nu­tos ca­da ma­ña­na pa­ra ir allí”. Ha­ce año y me­dio que se mu­dó a Ciu­dal­cam­po, una co­lo­nia dis­cre­ta en la carretera de Bur­gos. Su pre­sen­cia no pa­re­ce im­pre­sio­nar a sus ve­ci­nos, se­ño­res de me­dia­na edad que sa­len a dar el pa­seo ma­tu­tino por sus ca­lles se­mi­de­sier­tas es­te lu­nes so­lea­do pe­ro gé­li­do tí­pi­co del in­vierno ma­dri­le­ño. Benzema ape­nas sa­le de Ciu­dal­cam­po pa­ra ce­nar sus­hi en al­gún res­tau­ran­te de la ca­pi­tal. “De­jar de co­mer to­do lo que quie­ro es el ma­yor sa­cri­fi­cio que he he­cho”, re­co­no­ce. Su pe­so sus­ci­tó du­ran­te años en­cen­di­dos de­ba­tes en­tre el ma­dri­dis­mo y la pren­sa de­por­ti­va.

La po­lé­mi­ca acom­pa­ña a Benzema des­de que des­em­bar­có en Ma­drid ha­ce nue­ve años. Su for­ma fí­si­ca, sus in­ci­den­tes al vo­lan­te o los es­cán­da­los se­xua­les en los que se ha vis­to en­vuel­to co­pan los ti­tu­la­res de la pren­sa. Tam­bién sus vic­to­rias. En una dé­ca­da ha for­ja­do una re­la­ción de amor y odio con el ma­dri­dis­mo. Pa­ra bien y pa­ra mal, Benzema es un “nue­ve” di­fe­ren­te. “Se­ría me­jor de­lan­te­ro con los mis­mos de­fec­tos pe­ro con me­nos vir­tu­des. Gas­tar ener­gía pa­ra mo­ver­se en­tre lí­neas, apo­yar a com­pa­ñe­ros en pro­ble­mas, ser li­te­ral­men­te una pared pa­ra el de­lan­te­ro que lle­ga y de­jar­lo so­lo en el área. Es un fut­bo­lis­ta im­pre­sio­nan­te que jue­ga me­jor los par­ti­dos dos días des­pués, cuan­do en el re­su­men de sus ac­tua­cio­nes se ob­ser­va que ca­si to­do lo ha­ce bien y ha­ce bue­nos a los que pa­san a su la­do”, me di­ce otro ma­dri­dis­ta, Ma­nuel Ja­bois. Pa­ra el pe­rio­dis­ta, Benzema es un fut­bo­lis­ta de cul­to. “¿Yo?”, se pre­gun­ta en­tre ri­sas cuan­do se lo co­men­to. “En el cam­po pien­so mu­cho. Es co­mo si tu­vie­ra un or­de­na­dor en la ca­be­za, an­tes de tocar el ba­lón ne­ce­si­to ver qué pue­den ha­cer los otros. Y la gra­da es la gra­da. Es par­te del fút­bol”, di­ce ca­si a mo­do de ex­cu­sa.

Benzema des­pun­ta­ba en el Olym­pi­que de Lyon cuan­do fi­chó por el Real Ma­drid en 2009. La tem­po­ra­da an­te­rior ha­bía si­do el má­xi­mo go­lea­dor de la li­ga fran­ce­sa, con 20 tan­tos. Lo nom­bra­ron ju­ga­dor del año. El pre­si­den­te del club, Flo­ren­tino Pérez, se des­pla­zó per­so­nal­men­te a Bron, el su­bur­bio co­no­ci­do co­mo el Bronx de Lyon, don­de vi­vía el fut­bo­lis­ta. Un ges­to que so­lo ha he­cho por Benzema. “Ha­ce mu­cho tiem­po de eso —evo­ca el pro­ta­go­nis­ta—. Yo es­ta­ba fue­ra y mi agen­te o mi pa­dre, no re­cuer­do bien, me lla­mó pa­ra de­cir­me que te­nía que vol­ver en­se­gui­da. ‘Flo­ren­tino Pérez es­tá aquí’, me di­je­ron. El pre­si­den­te que ha­bía fi­cha­do a Ro­nal­do, a Zi­zou, a Los Ga­lác­ti­cos. Fue un sue­ño en­con­trar­me con un hom­bre co­mo él. Tran­qui­lo, muy sim­pá­ti­co. Me pre­gun­tó si que­ría ju­gar en el Ma­drid y yo le con­tes­té que sí. Le di mi pa­la­bra. Y ya es­tá”. La ope­ra­ción se ce­rró por 35 mi­llo­nes de eu­ros. En sep­tiem­bre Benzema re­no­vó su con­tra­to con el Ma­drid has­ta 2021. Se­gún el dia­rio de­por­ti­vo Mar­ca, su nó­mi­na as­cien­de a 7,5 mi­llo­nes de eu­ros anua­les y su cláu­su­la de res­ci­sión, a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Cuen­ta con el res­pal­do in­con­di­cio­nal de la plan­ti­lla, de par­te de la afi­ción, de Pérez y del en­tre­na­dor, Zi­ne­di­ne Zi­da­ne.

Mu­sul­mán prac­ti­can­te, Benzema re­za el Co­rán 10 mi­nu­tos an­tes de sa­lir al cam­po. “No es una cues­tión de re­li­gión, lo ha­go por­que me sien­to bien. Hay a quien le gus­ta ha­blar de es­tos te­mas, pe­ro yo pre­fie­ro man­te­ner­lo en pri­va­do”. Su abue­lo lle­gó a Fran­cia des­de la Ca­bi­lia ar­ge­li­na, la re­gión be­re­ber del nor­te del país afri­cano, en 1950. El ba­rrio don­de na­ció Ka­rim, Bron, fi­gu­ra des­de 2012 en­tre las zo­nas de se­gu­ri­dad prio­ri­ta­ria re­gis­tra­das por Ma­nuel Valls, el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro. La ta­sa de pa­ro en­tre los jó­ve­nes

“DE­JAR DE CO­MER TO­DO LO QUE QUIE­RO ES EL MA­YOR SA­CRI­FI­CIO QUE HE HE­CHO”

al­can­za el 30%. Ka­rim Benzema es­qui­vó a su des­tino gra­cias al fút­bol. Su ma­dre, Ma­li­ka, ha­cía de guar­da­me­ta cuan­do él em­pe­zó a dar pa­ta­das al ba­lón con ape­nas tres años. El ba­rrio for­jó su ca­rác­ter in­tro­ver­ti­do. “Soy un chi­co re­ser­va­do cuan­do no co­noz­co a la gen­te, es ver­dad. Al prin­ci­pio soy ce­rra­do. Eso no se pue­de cam­biar”. —¿Es así por­que han trai­cio­na­do su con­fian­za? —No. En mi ba­rrio las co­sas fun­cio­nan así. De ni­ño te fi­jas en los ma­yo­res, y ellos son así. In­clui­do mi pa­dre.

Ha­fid Benzema ha desem­pe­ña­do un pa­pel cla­ve en su ca­rre­ra. Cuen­tan que fue quien lo pu­so a die­ta de pe­que­ño, cuan­do de­tec­tó sus ha­bi­li­da­des con el ba­lón, y le in­cul­có los ejem­plos de Ro­nal­do y Zi­da­ne. “La exi­gen­cia era muy al­ta. Te­nía que es­tar de­trás de mí pa­ra que no ba­ja­ra el ni­vel ni sa­lie­ra con mis ami­gos. Aho­ra es bueno con­mi­go. Yo no voy a ser co­mo él con mis hi­jos”, con­fie­sa en­tre ri­sas.

A los 15 años, el jo­ven Benzema fi­chó por el Olym­pi­que de Lyon. Tu­vo que se­pa­rar­se de su fa­mi­lia de for­ma abrup­ta. So­bre­lle­vó la so­le­dad es­cu­chan­do ca­se­tes y vien­do una y otra vez una cin­ta de VHS con los me­jo­res mo­men­tos de su ído­lo, el bra­si­le­ño Ro­nal­do, en el F. C. Bar­ce­lo­na. La sen­sa­ción se re­pi­tió cuan­do lle­gó al Real Ma­drid. “Es­tar so­lo aquí fue muy di­fí­cil. No ha­bla­ba na­da de cas­te­llano. Ape­nas sa­lía del ho­tel. Ma­drid, en com­pa­ra­ción

con Lyon, me re­sul­ta­ba de­ma­sia­do gran­de”. Aun hoy lo que peor lle­va es la pre­tem­po­ra­da, cuan­do el equi­po via­ja al ex­tran­je­ro a pre­pa­rar la Li­ga. “Me cues­ta es­tar tres se­ma­nas sin ver a mi fa­mi­lia. Por eso el res­to del año so­lo voy del en­tre­na­mien­to a ca­sa”.

Benzema no pier­de el tiem­po y es­te re­por­ta­je coin­ci­de con la gra­ba­ción de un documental pa­ra Adi­das en la ca­sa del de­lan­te­ro. La en­tre­vis­ta se rea­li­za en el úni­co mo­men­to en el que pue­de res­pon­der las pre­gun­tas: la se­sión de fi­sio­te­ra­pia. Tum­ba­do so­bre la ca­mi­lla y en cal­zon­ci­llos —blan­cos y de Ver­sa­ce—. Juan Mu­ro, su fi­sio­te­ra­peu­ta des­de que re­ca­ló en Ma­drid y una de las per­so­nas que me­jor lo co­no­ce, ejer­ce de im­pro­vi­sa­do tra­duc­tor de al­gu­nas pre­gun­tas. “Es que ha­blas muy de­pri­sa, no te en­tien­do”, bro­mea el de­lan­te­ro. Es cercano. Sim­pá­ti­co. Ha­bla cas­te­llano con fuer­te acen­to fran­cés. Tie­ne encanto. Sor­pren­de su es­ta­tu­ra y lo que al­gu­nos pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos ca­li­fi­can co­mo “pa­cho­rra”. So­lo le preo­cu­pan el equi­po, su fa­mi­lia y ga­nar tí­tu­los. La pe­que­ña Mé­lia, fru­to de su re­la­ción con la en­fer­me­ra Ch­loé de Lau­nay, con quien rom­pió en 2015,

“A LOS 23 AÑOS, EN MA­DRID VI QUE O ME DIS

asis­te a la se­sión ata­via­da con un ves­ti­do de tul y za­pa­ti­llas de He­llo Kitty. Ka­rim pa­ra de tan­to en tan­to pa­ra co­ger­la en bra­zos. La ima­gen pa­ter­nal que trans­mi­te en su cuen­ta de Ins­ta­gram an­te sus 22 mi­llo­nes de se­gui­do­res es ab­so­lu­ta­men­te fiel a la reali­dad. Su es­po­sa, Co­ra, que vis­te ca­mi­se­ta rosa, va­que­ros ce­ñi­dos, de­por­ti­vas y un im­pre­sio­nan­te ani­llo de dia­man­tes de va­rios qui­la­tes en su mano, ano­ta las mar­cas de las pren­das que lu­ce su pa­re­ja en las fo­tos. “Ella tie­ne es­ti­lo y a ve­ces me di­ce qué de­bo po­ner­me. Me gus­ta la mo­da”, ad­mi­te Benzema. Co­ra lle­va en bra­zos a su hi­jo Ibrahim, un bebé ro­bus­to que apa­ren­ta más de nue­ve me­ses.

Benzema fue pa­dre por se­gun­da vez el pa­sa­do ve­rano. La no­ti­cia pa­só ca­si des­aper­ci­bi­da en­tre los me­dios. No quie­re res­pon­der a la pre­gun­ta de si ha con­traí­do ma­tri­mo­nio con Co­ra. Los rumores apun­tan a que se ca­sa­ron en se­cre­to en Londres a prin­ci­pios de 2017. “¿Y qué pa­sa? —di­ce en­tre ri­sas—. Es una co­sa pri­va­da. Soy así des­de pe­que­ñi­to, no me gus­ta sa­lir en la te­le­vi­sión, pa­ra mí es ton­te­ría eso (ri­sas). Ten­go mi círcu­lo, con mi fa­mi­lia y mi gen­te. Pa­ra ellos tam­bién es me­jor. Ima­gí­na­te si, con tres años, te pa­sas la vi­da con una cá­ma­ra de­trás. Pue­des per­der la ca­be­za”. Es­ta­lla en car­ca­ja­das cuan­do le pre­gun­to có­mo co­no­ció a Co­ra. “Có­mo sois las mu­je­res”.

—¿Qué es más di­fí­cil, ju­gar en el Ma­drid o criar a un hi­jo? —Pa­ra mí, las dos co­sas son fá­ci­les. —¿Qué va­lo­res de su in­fan­cia trans­mi­te a sus dos hi­jos?

—De mo­men­to, nin­guno. Son pe­que­ñi­tos. No van a te­ner la mis­ma ni­ñez que yo. El mun­do ha cam­bia­do mu­cho. Mé­lia tie­ne tres años y ve la te­le­vi­sión, tie­ne iPad, te­lé­fono… An­tes eso no pa­sa­ba.

—Pa­ra triun­far en un mun­do tan exi­gen­te co­mo el del fút­bol, ¿qué es más im­por­tan­te, el ta­len­to in­na­to o la dis­ci­pli­na?

—No hay uno sin el otro. Yo ten­go am­bos. A los 23 años, en Ma­drid, me di cuen­ta de que si no me dis­ci­pli­na­ba me ten­dría que vol­ver a Fran­cia.

Ese año —2012— fue uno de los me­jo­res de su ca­rre­ra. Mar­có 53 go­les.

San­tia­go Ber­na­béu. 21 de enero de 2018. El Real Ma­drid se en­fren­ta a la Real So­cie­dad. Ga­na 5-2. La gra­da des­pi­de a Ka­rim Benzema con una so­no­ra pi­ta­da. Cris­tiano Ro­nal­do pi­de si­len­cio a la afi­ción. Ka­rim Dja­zi­ri con­ce­de una en­tre­vis­ta al dia­rio Mar­ca en la que la­men­ta los abu­cheos y ad­vier­te: el de­lan­te­ro no se va del club. “Sien­te que los ver­da­de­ros afi­cio­na­dos del Ma­drid es­tán con él. Ka­rim va a de­mos­trar que me­re­ce su apo­yo”. Cuen­ta

con el del téc­ni­co. “El que cues­tio­na a Ka­rim no tie­ne ni idea de fút­bol”, di­ce Zi­da­ne. Dos me­ses des­pués Benzema aban­do­na el cés­ped acla­ma­do tras ser sus­ti­tui­do en el en­cuen­tro en­tre el Gi­ro­na.

—Es us­ted un ca­so atí­pi­co, un de­lan­te­ro que prefiere dar un pa­se de gol a mar­car­lo. En su vi­da, ¿prefiere for­mar par­te de al­go a pro­ta­go­ni­zar­lo?

—No, no es eso. Yo jue­go al fút­bol. Pa­ra ayu­dar a mis com­pa­ñe­ros siem­pre y pa­ra ga­nar­lo to­do. Si veo que pue­do pa­sar pa­ra que otro mar­que, lo ha­go; si creo que pue­do ha­cer­lo yo, ti­ro. Me da igual que mi nom­bre es­té siem­pre en los periódicos, eso no sig­ni­fi­ca na­da. Cuan­do jue­go, co­rro, to­co el ba­lón. En mi vi­da me gus­ta dar­lo to­do pa­ra que la gen­te se sien­ta bien.

—¿Lee lo que se pu­bli­ca so­bre us­ted? ¿Es tan in­mu­ne a las crí­ti­cas co­mo pa­re­ce?

—No leo na­da. Mi fa­mi­lia sí. A ve­ces, si sa­le al­go ne­ga­ti­vo, me man­dan un men­sa­je. No es que me dé igual que ha­blen mal de mí, pe­ro yo soy jus­to. Cuan­do ha­go un par­ti­do ma­lo, no ne­ce­si­to leer la pren­sa pa­ra saberlo. Lo que no me gus­ta es que me ata­quen cuan­do jue­go bien, por el equi­po, aun­que no mar­que. —¿Qué le pa­sa por la ca­be­za cuan­do lo pi­tan? —Pien­so so­lo en el fút­bol y en mi fa­mi­lia. Yo jue­go pa­ra esa gen­te que sé que va­lo­ra lo que ha­go en el cam­po. Los que van al es­ta­dio a pi­tar, pi­tan. No voy a cam­biar­los.

—Ape­nas ha con­ce­di­do en­tre­vis­tas en Es­pa­ña. ¿Cree que por eso cier­tos pe­rio­dis­tas se han to­ma­do más li­ber­ta­des a la ho­ra de cri­ti­car­lo?

—A los gran­des ju­ga­do­res siem­pre nos cri­ti­can. Vendemos periódicos. —¿Cree que la de­no­mi­na­ción BBC ha si­do per­ju­di­cial? —Mu­cha gen­te ol­vi­da las co­sas en seis me­ses o en un año. Ba­le y yo fui­mos la de­lan­te­ra más rá­pi­da y go­lea­do­ra del mun­do. Aho­ra re­sul­ta que so­mos ma­los. En un club co­mo el Ma­drid es lo ha­bi­tual. Pe­ro con Ba­le y con Cris­tiano he vi­vi­do unos años muy bo­ni­tos. Me gus­ta­ría pa­sar a la his­to­ria por ha­ber for­ma­do par­te de la BBC.

—¿Al­gu­na vez ha­brá leí­do al­go que ha­ya he­cho que se lo lle­ven los de­mo­nios?

—Cla­ro, que te­ne­mos que cam­biar la BBC. Esa de­ci­sión co­rres­pon­de al en­tre­na­dor. Y yo ten­go to­da la con­fian­za de Zi­zou.

Tam­bién de Flo­ren­tino Pérez. “Es­tá con­mi­go en los mo­men­tos bue­nos y en los ma­los. Yo sé que es mi pre­si­den­te, pe­ro pa­ra mí es co­mo de la fa­mi­lia. Lo sien­to así. A Zi­zou lo co­no­cí an­tes de que se con­vir­tie­ra en mi en­tre­na­dor y la re­la­ción es dis­tin­ta”.

—¿A qué mo­men­tos ma­los se re­fie­re?

— Creo que fue en 2010, 2011. “Ka­rim es­tá muer­to”, di­jo Mar­ca en su por­ta­da. Flo­ren­tino me lla­mó. Me di­jo: “Tran­qui­lo, no pa­sa na­da”. La se­gun­da vez fue la co­sa del chi­co en Fran­cia, de Val­bue­na. Des­pués de pa­sar un día en la cár­cel, re­gre­sé a Ma­drid muy tris­te. Flo­ren­tino me es­pe­ró en Val­de­be­bas pa­ra ha­blar con­mi­go y me dio to­do su ca­ri­ño. Fue muy po­si­ti­vo pa­ra mí.

En oc­tu­bre de 2015 sal­tó a los me­dios la pre­sun­ta im­pli­ca­ción de Benzema en un in­ten­to de chan­ta­je a Mat­hieu Val­bue­na, su com­pa­ñe­ro de Se­lec­ción. Unos in­di­vi­duos ha­bían exi­gi­do a Val­bue­na 150.000 eu­ros a cam­bio de no di­vul­gar un ví­deo de con­te­ni­do se­xual. Po­co des­pués Benzema lo abor­dó en una con­cen­tra­ción de la Se­lec­ción de Fran­cia. Se­gún Val­bue­na, le di­jo que pa­ga­ra, co­la­bo­ran­do así con los chan­ta­jis­tas; Benzema ase­gu­ra que ac­tuó de bue­na fe y so­lo pre­ten­día ayu­dar a su ami­go a zan­jar el te­ma. El af­fai­re aún co­lea. En ju­lio el Tri­bu­nal Su­pre­mo acep­tó el re­cur­so de Benzema pa­ra re­exa­mi­nar el ca­so. La Jus­ti­cia tam­bién ha le­van­ta­do el con­trol ju­di­cial so­bre él que, en­tre otras co­sas, le prohi­bía con­tac­tar con otro de los in­cul­pa­dos, su ami­go que hoy se pa­sea por aquí, Ka­rim Ze­na­ti. El pa­sa­do 17 de mar­zo Val­bue­na con­ce­dió una en­tre­vis­ta a Le Pa­ri­sien. “Si me cru­za­se con Benzema en el cam­po de fút­bol, no ten­dría pro­ble­ma en dar­le la mano”, de­cía el ju­ga­dor. “Guár­da­te esa mano”, res­pon­dió el ma­dri­dis­ta en su cuen­ta de Ins­ta­gram. Es el pe­núl­ti­mo ca­pí­tu­lo.

Ze­na­ti se me acer­ca: “Vi­vo en Lyon, pe­ro ven­go a me­nu­do a Ma­drid a ver a Ka­rim”. Co­mo de­cla­ró en una en­tre­vis­ta en Le Mon­de en 2015, se co­no­cen des­de los cua­tro años. “Mi his­to­ria con Ka­rim es muy bo­ni­ta. Él me ayu­dó a sa­lir de la mi­se­ria”. Él es uno de sus “cin­co o seis” ami­gos de la in­fan­cia. “Los mis­mos des­de pe­que­ñi­tos. Siem­pre ha­ce­mos co­sas jun­tos”, ad­mi­te el ju­ga­dor. —¿Te­ner ami­gos es lo más com­pli­ca­do de la fa­ma? —Me da igual ser fa­mo­so, te lo ase­gu­ro. Si no fue­ra por mis ami­gos, que me di­cen “cál­ma­te”, ha­ría to­do lo que se me pa­sa por la ca­be­za. No soy un ro­bot. Me en­can­ta la mú­si­ca; y si voy a un con­cier­to, me mez­clo en­tre el pú­bli­co. No me gus­tan las sa­las vip. Iría a fes­ti­va­les, aun­que de mo­men­to no pue­do.

El de Val­bue­na no ha si­do el úni­co es­cán­da­lo en el que se ha vis­to im­pli­ca­do. En 2011 Benzema y su com­pa­trio­ta Franck Ri­béry fue­ron pro­ce­sa­dos por con­tra­tar los ser­vi­cios de una pros­ti­tu­ta me­nor de edad, Zahia Dehar. Un año des­pués los ab­sol­vie­ron. La Jus­ti­cia estimó que no po­dían co­no­cer la edad exac­ta de Zahia, quien, en­tre­tan­to, lan­zó una mar­ca de len­ce­ría coutu­re, se pa­seó por los des­fi­les de Dior o Schia­pa­re­lli y po­só pa­ra Karl La­ger­feld, que la de­fi­nió co­mo “la nue­va Dia­na de Poi­tiers”. Me­ses an­tes del af­fai­re Val­bue­na se pu­bli­ca­ron unas fo­tos de Benzema y Rihan­na jun­tos en Nue­va York y Los Án­ge­les. Fue el —hi­po­té­ti­co— ro­man­ce de ese ve­rano. “Mi can­ción favorita de ella es Bitch Bet­ter Ha­ve My Mo­ney”, des­li­za Benzema. En una en­tre­vis­ta en Les In­rocks el pa­sa­do no­viem­bre Benzema ase­gu­ra­ba que lo me­jor de la de Bar­ba­dos es que no se toma en se­rio a sí mis­ma. “En eso no soy co­mo ella. Pe­ro cuan­do nos ve­mos, nos reí­mos mu­cho. Es muy bue­na gen­te”.

A pro­pó­si­to de la impu­tación de Benzema en el ca­so

“SI HA­GO UN PAR­TI­DO MA­LO, NO NE­CE­SI­TO LEER LA PREN­SA PA­RA SABERLO”

Val­bue­na, el pe­rio­dis­ta Hug­hes pu­bli­có la co­lum­na Co­ches rá­pi­dos y ami­gos ra­pe­ros en el dia­rio ABC: “Un fut­bo­lis­ta blin­da­do por el club y con me­nos im­pac­to pu­bli­ci­ta­rio que sus com­pa­ñe­ros” que “en las re­des so­cia­les ofre­ce la ima­gen tran­qui­la de una vi­da or­de­na­da. Su con­duc­ción ha­bía si­do, has­ta es­ta se­ma­na, el ma­yor de sus pro­ble­mas”. En los úl­ti­mos años Benzema ha­bía si­do mul­ta­do por con­du­cir sin car­né y por ha­cer­lo a 216 ki­ló­me­tros por ho­ra por la M-30. En 2009 se es­tre­lló con­tra una va­lla en La Fin­ca, en 2011 par­ti­ci­pó en ca­rre­ras ile­ga­les en Ibi­za y el pa­sa­do sep­tiem­bre tu­vo un ac­ci­den­te sin con­se­cuen­cias en Pa­ra­cue­llos del Ja­ra­ma. To­do es­to ex­pli­ca­ría las re­ti­cen­cias de su re­pre­sen­tan­te a que po­se a bordo de uno de sus tres co­ches —un Land Ro­ver fa­mi­liar, un Au­di y un Mer­ce­des—. Eso sí, “le Bu­gat­ti n’est pas lá” (el Bu­gat­ti no es­tá aquí), me ad­vier­te Co­ra en alu­sión a uno de sus mo­de­los más co­men­ta­dos, el Vey­ron va­lo­ra­do en mi­llón y me­dio de eu­ros con el que sor­pren­dió a sus se­gui­do­res de Ins­ta­gram en 2015. —¿Qué no mos­tra­ría ja­más en sus re­des so­cia­les? —Yo com­par­to lo que me pa­sa por la ca­be­za, no lo mi­do. Y me va bien así.

Con to­do, el no nue­ve ha sen­ta­do la ca­be­za. So­lo un asun­to le re­cuer­da sus pro­ble­mas del pa­sa­do: el Mun­dial de Fút­bol que se dispu­tará en Ru­sia es­te ve­rano. Benzema, tres Cham­pions, dos li­gas, cua­tro cam­peo­na­tos de Fran­cia, 27 go­les en 81 par­ti­dos con la Se­lec­ción de Fran­cia, no jue­ga con los Bleus des­de que se vio en­vuel­to en el es­cán­da­lo de Val­bue­na ha­ce tres años. Los de­ba­tes en­tre de­trac­to­res y par­ti­da­rios del de­lan­te­ro son la co­mi­di­lla de las ter­tu­lias de­por­ti­vas te­le­vi­si­vas y ra­dio­fó­ni­cas de Fran­cia. Su pre­sen­cia en la Se­lec­ción es una cues­tión de Es­ta­do. En mar­zo de 2016 Ma­nuel Valls de­cla­ró, en alu­sión al de Lyon, que un fut­bo­lis­ta de­bía ser ejem­plar. “Cuan­do un pri­mer mi­nis­tro ha­bla de ti, ya no es fút­bol. Creo que no hay que mez­clar fút­bol y po­lí­ti­ca. En mi ca­so, es un asun­to po­lí­ti­co”, me di­ce. —¿Cree que lo van a con­vo­car? —De ver­dad, no lo sé. No hablo con el en­tre­na­dor des­de ha­ce tiem­po. Sin me­diar pa­la­bra es muy di­fí­cil.

—¿Qué es­ta­ría dis­pues­to a ha­cer pa­ra que Di­dier Des­champs lo re­cla­me?

—¿Yo? ¿Aho­ra? Na­da. Ya ten­go 30 años, dos hi­jos (ri­sas). ¿Có­mo voy a lla­mar al en­tre­na­dor? No. Yo es­toy tran­qui­lo aquí. Si me ne­ce­si­tan, ya sa­ben dón­de es­toy.

En 2006 el arie­te ob­tu­vo la do­ble na­cio­na­li­dad. “Jue­go con los Bleus por mo­ti­vos de­por­ti­vos, pe­ro mi país es Ar­ge­lia”, di­jo. Es­tas de­cla­ra­cio­nes lo pu­sie­ron en el fo­co años des­pués cuan­do los ata­ques a los sím­bo­los na­cio­na­les en los es­ta­dios de fút­bol for­za­ron a Ni­co­las Sar­kozy a to­mar me­di­das. El pre­si­den­te sus­pen­dió un en­cuen­tro amis­to­so en­tre Fran­cia y Tú­nez por los pi­ti­dos del pú­bli­co al himno fran­cés y acor­dó que, si se re­pe­tían los he­chos, los miem­bros del Go­bierno de­be­rían aban­do­nar el es­ta­dio, anu­lar los amis­to­sos con­tra el país ri­val por un pe­rio­do a de­ter­mi­nar y el ár­bi­tro, sus­pen­der el jue­go. Benzema siem­pre se ha ne­ga­do a en­to­nar el himno an­tes de los par­ti­dos.

—¿Cuál es su es­tro­fa favorita de La Mar­se­lle­sa? —le pre­gun­to.

—Si es­cu­cha­mos bien, La Mar­se­lle­sa lla­ma a ha­cer la gue­rra. A mí eso no me gus­ta. Na­da. Diez mi­nu­tos an­tes de sa­lir al cam­po, Benzema es­cu­cha mú­si­ca en su iPod. “Tu­pac, Boo­ba, que es muy ami­go mío, funky, reg­gae… De­pen­de de mi es­ta­do de áni­mo”. Su afi­ción a la mú­si­ca se re­mon­ta a los via­jes en co­che con su pa­dre cuan­do era ni­ño. Ha­fid Benzema les po­nía Jac­ques Brel y Char­les Az­na­vour. Re­za. Cuan­do cru­za el tú­nel de ves­tua­rios ha­cia el cés­ped del San­tia­go Ber­na­béu, “em­pie­za la pre­sión pa­ra ju­gar un buen par­ti­do”. Su re­la­ción con sus com­pa­ñe­ros, di­ce, es ex­ce­len­te. “So­mos to­dos ami­gos. Pe­ro no te pue­do de­cir que sal­ga­mos a ce­nar, so­mos ami­gos de tra­ba­jo —aco­ta el cuar­to ca­pi­tán del club—. No lo soy al es­ti­lo de Sergio Ra­mos. Yo pue­do ayu­dar mu­chí­si­mo en el cam­po, que es don­de los jó­ve­nes pue­den en­ten­der­se con los ve­te­ra­nos”.

—¿Se pue­de vi­vir al­go tan efer­ves­cen­te co­mo el fút­bol de for­ma desapa­sio­na­da?

—Pa­ra mí, es muy di­fí­cil. Lle­vo 13 años so­me­ti­do a una pre­sión cons­tan­te. Y más aquí, en el Ma­drid, que es el me­jor club del mun­do. No pue­des mar­car dis­tan­cias. Vas a la com­pra, la gen­te te ha­bla. Vas a echar ga­so­li­na, la gen­te te abor­da. Vas a Val­de­be­bas, la gen­te te es­pe­ra. Vi­ves ba­jo pre­sión. —¿Le gus­ta­ría ser anó­ni­mo? —Ya ve­ré, des­pués del fút­bol, có­mo se pa­sa (ri­sas). —¿Có­mo se ve en un fu­tu­ro pró­xi­mo, co­mo Zi­da­ne… o co­mo su ami­go el ra­pe­ro Dra­ke?

—Co­mo Ka­rim.

Benzema no tie­ne hé­roes. “Cuan­do se me acer­can mis fans, sien­to lo mis­mo que de pe­que­ño con Ro­nal­do. Veo a mu­chos ni­ños a mi al­re­de­dor, que me mi­ran con los ojos de par en par, y re­cuer­do que yo mi­ra­ba así”, con­ce­de. Es fe­liz en Ma­drid. Aquí es­tá su ho­gar. En Lyon, su “his­to­ria”. A pe­sar de su afi­ción a la cul­tu­ra hip hop, no se ve en EE UU. “Me gus­ta ir, pe­ro so­lo de va­ca­cio­nes”. En su es­ca­so tiem­po li­bre ve al­gu­na se­rie de te­le­vi­sión. Jue­go de tro­nos, La ca­sa de pa­pel. La úl­ti­ma pe­lí­cu­la que ha vis­to, El pre­cio del éxi­to, me po­ne a ti­ro la úl­ti­ma pre­gun­ta. —¿A qué ha te­ni­do que re­nun­ciar pa­ra triun­far? —A sa­lir. A la fies­ta. Sa­lir. No lo echo de me­nos, pe­ro… es la fies­ta. �

“FLO­REN­TINO ES­TÁ CON­MI­GO EN LOS MO­MEN­TOS MA­LOS Y EN LOS BUE­NOS. ES CO­MO DE LA FA­MI­LIA”

PRI­ME­RA PLA­NA El de­lan­te­ro fran­cés lle­va to­tal look de Va­len­tino y re­loj de Pa­tek Phi­lip­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.