CAR­TA DEL DI­REC­TOR

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Si­gue a su Twit­ter su Ins­ta­gram Lí­nea Di­rec­ta AL­BER­TO MO­RENO @al­ber­to­mo­re­no__ @al­ber­to_ mo­re­no__

Ha­ce exac­ta­men­te un año de mi pri­me­ra car­ta. Un ci­clo com­ple­to. Cua­tro se­ma­nas de la mo­da tra­di­cio­na­les —amén de ca­si in­con­ta­bles co­lec­cio­nes sa­te­li­ta­les y cap­su­la­res—, unos pre­mios Go­ya, unos Os­car, su ve­rano y su Na­vi­dad, un bru­tal aten­ta­do en Las Ram­blas de Bar­ce­lo­na y la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum ile­gal, su pos­te­rior y po­co ex­plí­ci­ta DUI y una alo­ca­da hui­da de Puigdemont ha­cia de­lan­te. A cau­sa de ello, el rey tu­vo que plan­tar­se muy se­rio de­lan­te de to­dos los es­pa­ño­les el día que na­ció mi pri­mer hi­jo pa­ra tra­tar de le­gi­ti­mar el pa­pel que os­ten­ta 36 años des­pués de que su pa­dre so­fo­ca­ra el 23-F. E ntre me­dias, 12 nú­me­ros que han pro­cu­ra­do dic­tar su pro­pia agen­da en tiem­pos en los que los periódicos pa­re­cían la bi­tá­co­ra de Trump y del ex­pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, con apa­ri­cio­nes es­te­la­res de Al­bert Ri­ve­ra co­mo ca­ba­lle­ro de bri­llan­te ar­ma­du­ra, blan­co cor­cel y —al pa­re­cer— la fór­mu­la pa­ra que el país no se par­ta. Fe­li­pe VI fue nuestra por­ta­da de enero y el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, la de ju­nio, con un ti­ming creo que afor­tu­na­do. Otras ve­ces he­mos apos­ta­do por la si­mien­te del #MeToo (con Miriam Gio­va­ne­lli, Na­ta­lia de Mo­li­na y Mi­che­lle Jen­ner vis­tien­do la po­lé­mi­ca to­re­ra de Em­ma Wat­son), por la mo­da (Mo­ni­ca Be­lluc­ci), la te­le­vi­sión (Cris­ti­na Pe­dro­che), la reale­za (lady Di, el prín­ci­pe Harry y Bea­tri­ce Bo­rromeo), la so­cie­dad (Jen­ni­fer Lo­pez y Fe­li­ciano López) o In­ter­net (Emily Ra­taj­kows­ki). Tal es la ver­sa­ti­li­dad de Va­nity Fair.

Lo bueno de sa­lir una vez al mes al quios­co es que la apues­ta se con­vier­te en vin­cu­lan­te de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que ta­tuar in­me­dia­ta­men­te a tu ADN. La por­ta­da que tie­nen en­tre ma­nos, con un se­sen­te­ro Ju­lio Igle­sias a pun­to de co­mer­se el mun­do tras des­pun­tar en el Fes­ti­val de Be­ni­dorm de 1968, re­sul­ta opor­tu­na por los 50 años de es­ta ono­más­ti­ca y por­que cum­ple con ese fac­tor ines­pe­ra­do que siem­pre in­ten­ta­mos traer al de­ba­te. ¿Quién iba a ima­gi­nar que Igle­sias era in­se­gu­ro en sus ini­cios? Así co­mo quién iba a es­pe­rar que Ta­ma­ra Fal­có en­tre­vis­ta­ra ha­ce unas se­ma­nas al no­bel Vargas Llo­sa pa­ra nuestra web. ¿Quién nos iba a de­cir que el más­ter de Ci­fuen­tes era irre­gu­lar o que las rei­nas de Es­pa­ña no se lle­van tan bien? Son con­tra­dic­cio­nes que nos fas­ci­nan.

Así, cuan­do el día del des­plan­te el tui­te­ro @ra­bi­llo­de­lo­jo hi­zo pú­bli­cas las imá­ge­nes que en­fren­ta­ban a la rei­na emé­ri­ta con do­ña Le­ti­zia y la prin­ce­sa Leo­nor, nues­tro je­fe de So­cie­dad, Mar­tín Bianchi, sal­tó a co­men­tar­las en su ca­nal de Twit­ter pa­ra en­con­trar­se, ni más ni me­nos, con la res­pues­ta de la prin­ce­sa Ma­rie-Chan­tal, es­po­sa de Pa­blo de Gre­cia, pri­mo del rey y uno de los so­bri­nos fa­vo­ri­tos de do­ña So­fía. Ma­rie Chan­tal: ¿Es ver­dad? Mar­tín Bianchi: Por des­gra­cia, lo es. M. C.: ¿Qué di­ce la pren­sa es­pa­ño­la al res­pec­to? Es ho­rri­ble. M. B.: Es­ta­mos to­dos en shock. M. C.: ¡Es­to me en­fa­da tan­to! M. B.: Creo que to­da Es­pa­ña es­tá bas­tan­te en­fa­da­da con el te­ma. La rei­na emé­ri­ta no se me­re­ce es­te tra­to.

M.C.: Nin­gu­na abue­la se me­re­ce ese tra­to. Guau, [Le­ti­zia] es­tá mos­tran­do su ver­da­de­ra ca­ra.

La con­ver­sa­ción, al prin­ci­pio inofen­si­va pe­ro cre­cien­te en in­ten­si­dad, ge­ne­ró ríos de tin­ta en ca­be­ce­ras de to­das las la­ti­tu­des —in­clui­do The New York Ti­mes—, un te­rre­mo­to de di­men­sio­nes co­lo­sa­les que abre la ve­da de ro­yals sal­tán­do­se el pro­to­co­lo y el re­ca­to. La re­sa­ca del asun­to po­ne lu­pa so­bre las da­ña­das re­la­cio­nes en la Zar­zue­la que pro­vo­ca­ron el ca­so Nóos y el af­fai­re de Bot­sua­na. Y to­do gra­cias a pu­bli­car un tuit a tiem­po.

Es el pro­pio Bianchi quien fir­ma el re­por­ta­je so­bre los ini­cios de Ju­lio Igle­sias, es­tu­dian­do el en­torno que lo vio cre­cer y flo­re­cer co­mo el can­tan­te en ha­bla his­pa­na más ven­di­do y ad­mi­ra­do de to­dos los tiem­pos. “Te ad­vier­to que, con las fuen­tes que ba­ra­ja­mos, pue­de que­dar os­cu­ro”, me di­jo. A lo que le con­tes­té: “Da igual, mien­tras lo aca­bes con es­tas cua­tro pa­la­bras: ‘Pe­ro es el me­jor”. �

La rei­na Le­ti­zia y la rei­na So­fía el día que vi­si­ta­ron al rey emé­ri­to en el hos­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.