CUAN­DO TO­DO ERA JAZZ

En el pri­mer cuar­to de si­glo, cuan­do la edad mo­der­na se agi­ta­ba, na­ció de la mano de Con­dé Nast ‘Va­nity Fair’, la re­vis­ta por la que em­pe­za­ron a des­fi­lar las me­jo­res plu­mas y fo­tó­gra­fos del país. La ca­be­ce­ra es­col­tó a los lec­to­res has­ta la efer­ves­cen­cia,

Vanity Fair (Spain) - - 10 AÑOS VANITY FAIR ESPAÑA - Ja­vi Sánchez es re­dac­tor de ‘Va­nity Fair’ y so­lo cree en dos tiem­pos ver­ba­les: el pa­sa­do y el fu­tu­ro. POR JA­VI SÁNCHEZ

El na­ci­mien­to de Va­nity Fair en 1913 sir­vió co­mo an­te­sa­la y fra­gua de una era irre­pe­ti­ble: los ca­ba­rets, los clu­bes, la fies­ta in­fi­ni­ta de los años vein­te… To­do em­pe­zó ba­jo es­ta ca­be­ce­ra. Di­ga lo que di­ga Scott Fitz­ge­rald.

“Al­go ha­bía que ha­cer con esa ener­gía acu­mu­la­da que no gas­ta­ron en la gue­rra”. A Fitz­ge­rald —que tu­vo uno de sus pri­me­ros ho­ga­res li­te­ra­rios en Va­nity Fair— le re­co­no­ce­mos que no so­lo acu­ñó “La era del jazz” pa­ra re­fe­rir­se a la dé­ca­da de los años vein­te, tam­bién dio el me­jor mo­ti­vo pa­ra su ini­cio: el fin de la Gran Gue­rra, el ri­to de tran­si­ción de una ge­ne­ra­ción en­te­ra de nue­vos adul­tos, na­ti­vos eléc­tri­cos: ¡Ci­nes! ¡Re­vis­tas! ¡Lu­ces bri­llan­tes pa­ra ta­par la no­che! Y Va­nity Fair ha­bía ido edu­cán­do­los pa­ra esa revolución. La ca­be­ce­ra se pu­bli­có con in­ten­cio­nes de guar­da­rro­pía, pe­ro en seis me­ses se ha­bía con­ver­ti­do en Nue­vaYork, en el jazz, en la re­fe­ren­cia. En la cu­ña que el edi­tor Crow­nins­hield ce­dió a la Me­sa re­don­da del Ho­tel Al­gon­quin, pa­ra que sus ter­tu­lia­nos Do­rothy Par­ker, Ro­bert Ben­chley y Ro­bert Sher­wood —la ali­nea­ción es­tre­lla de los pri­me­ros años de la re­vis­ta— cin­ce­la­sen la lle­ga­da de los años vein­te. An­tes de que Fitz­ge­rald se los apro­pia­se y Zel­da se con­vir­tie­se en la en­car­na­ción de la dé­ca­da.

En las pá­gi­nas de Va­nity Fair P.G. Wo­dehou­se ha­bla­ba de fies­tas sin fin don­de los hom­bres que hun­di­rían Amé­ri­ca bai­la­ban el fox­trot que ha­bían apren­di­do por co­rres­pon­den­cia. Ban­que­ros que no pi­sa­ban la ofi­ci­na has­ta las dos de la tar­de por­que los ne­go­cios de ver­dad se ha­cían al son del jazz en ca­ba­rets di­vi­di­dos en dos: “Don­de la co­mi­da es ma­la y don­de la co­mi­da es in­de­ci­ble”. Ba­jo las por­ta­das de los me­jo­res fo­tó­gra­fos se re­tra­ta­ban las mo­das que ve­nían de Eu­ro­pa pa­ra des­gra­ciar a la “ge­ne­ra­ción perdida”. De Eu­ro­pa tam­bién vino Al Jol­son, es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble de la dé­ca­da, can­tor de Gersh­win y de Cae­sar, ju­dío con la ca­ra pin­ta­da de ne­gro, ase­sino del ci­ne mu­do, mien­tras Man Ray ves­tía de su­rrea­lis­mo las por­ta­das de la re­vis­ta de ma­yor éxi­to de la era del jazz: Va­nity Fair. Ni si­quie­ra la Ley Se­ca con­si­guió apla­car la efer­ves­cen­cia de la dé­ca­da.

Nues­tras pá­gi­nas se mo­vían al rit­mo de Cot­ton Club y Plan­ta­tion Club, los clu­bes de Har­lem don­de los afro­ame­ri­ca­nos se abrían pa­so, con Du­ke Elling­ton y la em­pe­ra­triz Bes­sie Smith al fren­te. Es­ta­dos Uni­dos cum­plía 150 años, pe­ro Va­nity Fair so­lo mi­ra­ba ha­cia de­lan­te, a rit­mo de jazz y pro­vo­ca­ción. A Par­ker y com­pa­ñía los su­ce­dió una se­gun­da ge­ne­ra­ción bri­llan­te: en­tre 1920 y 1925 no era ex­tra­ño en­con­trar­se en las mis­mas pá­gi­nas a Al­dous Hux­ley ha­blan­do del fu­tu­ro, las poe­sías de E. E. Cum­mings y T. S. Eliot, a Ger­tru­de Stein re­cla­man­do la voz de las mu­je­res… Has­ta 1929. Has­ta que se aca­bó la fies­ta y to­do se vino aba­jo. Has­ta que Zel­da se vol­vió lo­ca. Has­ta que Va­nity Fair en­mu­de­ció en 1936 con la Gran De­pre­sión. Hu­bo que es­pe­rar ca­si 50 años más has­ta que la vi­mos re­na­cer en lo que es hoy. �

“En las pá­gi­nas de ‘Va­nity Fair’ no era ex­tra­ño en­con­trar­se a Al­dous Hux­ley, Cum­mings o Stein”

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.