FAN­TA­SÍA PA­RA PIANO

Vanity Fair (Spain) - - ARTE - – MÓ­NI­CA PAR­GA

Des­pués de ha­ber in­ter­pre­ta­do la mo­nu­men­tal Kreis­le­ria­na, de Schu­mann, y Ham­mer­kla­vier, pa­ra mu­chos la obra de Beet­ho­ven con ma­yor di­fi­cul­tad téc­ni­ca, Yu­ja Wang (Pekín, 1987) vol­vió a sa­lir al es­ce­na­rio del Car­ne­gie Hall aquel ma­yo de 2016 y co­men­zó a tocar la Mar­cha Tur­ca, de Mo­zart. Unas ri­sas cóm­pli­ces se es­cu­cha­ron en­tre el pú­bli­co. Al fin y al ca­bo, esa pie­za, al mar­gen de su ge­nia­li­dad, era más apro­pia­da pa­ra un es­tu­dian­te pri­me­ri­zo, no pa­ra un pro­di­gio co­mo ella. Pe­ro Wang re­ser­va­ba una sor­pre­sa. Las fra­ses del ini­cio evo­lu­cio­na­ron ha­cia una va­ria­ción jaz­zís­ti­ca con tal vir­tuo­sis­mo que sus de­dos, sal­tan­do por el te­cla­do a ve­lo­ci­da­des so­bre­hu­ma­nas, se ven bo­rro­sos en la gra­ba­ción de ví­deo. Pa­ra en­ton­ces, has­ta Wang reía mien­tras to­ca­ba. El lo­cu­tor de la ra­dio lo­cal que re­trans­mi­tía el even­to en Nue­va York ex­cla­mó en­tre los aplau­sos: “¡La gen­te ha en­lo­que­ci­do!”.

Wang cuen­ta que su ma­dre siem­pre qui­so que fue­ra bai­la­ri­na, pe­ro nun­ca lle­gó a atraer­le la dan­za. “Era de­ma­sia­do pe­re­zo­sa. Por eso me gus­ta­ba más el piano, al me­nos es­ta­ba sen­ta­da”, bro­meó en una oca­sión. La jo­ven in­tér­pre­te, que se ini­ció en el ins­tru­men­to cuan­do ape­nas te­nía seis años, es hoy ca­paz de ha­cer una gi­ra con el re­per­to­rio que otros pia­nis­tas tar­da­rían to­da una vi­da en es­tu­diar. So­lo es­ta tem­po­ra­da tie­ne ci­ta con la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín, la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Bos­ton, la Sin­fó­ni­ca de San Fran­cis­co y la Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les, en un tour que la lle­va­rá por tres con­ti­nen­tes y más de una do­ce­na de paí­ses con el apo­yo de Ro­lex, fir­ma pa­ra la que ejer­ce co­mo Tes­ti­mo­nial des­de 2009 gra­cias a su re­le­van­cia en las ar­tes. El 22 de ma­yo re­ca­la­rá en el Au­di­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca de Ma­drid.

En las cró­ni­cas de sus con­cier­tos, a ve­ces acom­pa­ña­da por di­rec­to­res de la ta­lla de Gus­ta­vo Du­da­mel, sus lla­ma­ti­vos ves­ti­dos sue­len pro­ta­go­ni­zar los ti­tu­la­res. Co­no­ci­da por cam­biar­se de atuen­do en el mis­mo re­ci­tal, ca­si siem­pre con mi­ni­fal­das, es­co­tes arries­ga­dos y ta­co­nes in­fi­ni­tos con los que inex­pli­ca­ble­men­te pue­de con­tro­lar los pe­da­les del piano, Wang se ha la­bra­do una ima­gen muy po­co co­mún en la mú­si­ca clá­si­ca. Es­ta es­tra­te­gia, aun­que la ha ayu­da­do a am­pliar su pú­bli­co, no pre­ten­de ser una ma­nio­bra de dis­trac­ción. So­lo ha­ce fal­ta es­cu­char­la pa­ra com­pro­bar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.