FO­TÓ­GRA­FO REAL

La obra del bri­tá­ni­co se ex­po­ne en Es­pa­ña por pri­me­ra vez gra­cias a la Fun­da­ción Ca­nal. Fa­vo­ri­to de la rei­na Isa­bel II y ar­tí­fi­ce del ‘gla­mour’ holly­woo­dien­se, Ce­cil Bea­ton cap­tu­ró el si­glo XX en más de 100.000 ne­ga­ti­vos.

Vanity Fair (Spain) - - SUMARIO - –M. P.

Por pri­me­ra vez en Es­pa­ña se pue­de ver una ex­po­si­ción de

Ce­cil Bea­ton, fa­vo­ri­to de las es­tre­llas del si­glo XX.

De pe­que­ño so­ña­ba con es­ca­par de la cla­se me­dia y ac­ce­der a los círcu­los de la al­ta so­cie­dad. Ce­ci l Bea­ton (Lon­dres, 1904 –Sa­lis­bury, 1980) cre­ció has­ta con­ver­tir­se en el cro­nis­ta ofi­cial de la realeza y el star sys­tem. Aque­lla bús­que­da de la be­lle­za y su de­bi­li­dad por el gla­mour pro­ta­go­ni­zan Ce­cil Bea­ton: Mi­tos del si­glo XX, la mues­tra en la Fun­da­ción Ca­nal con la co­la­bo­ra­ción de PHotoEspaña que reúne del 31 de ma­yo al 19 de agos­to un cen­te­nar de sus fo­tos pro­ta­go­ni­za­das por es­tre­llas de la ta­lla de Au­drey Hep­burn, Ma­rilyn Mon­roe o Da­lí.

Cuan­do ape­nas su­pe­ra­ba los 20 años, fue con­tra­ta­do por Vo­gue y Va­nity Fair. “En mo­da era más so­fis­ti­ca­do y usa­ba escenarios ba­rro­cos, pe­ro en re­tra­to era más co­me­di­do”, ex­pli­ca Oli­va María Rubio, co­mi­sa­ria de la mues­tra jun­to a Joan­na Ling, de Sot­heby’s, ac­tua­les due­ños de su archivo. Wins­ton Chur­chill le abrió las puer­tas de Dow­ning Street, Pi­cas­so le de­jó fo­to­gra­fiar su ta­ller, y Mick Jag­ger lo in­vi­tó a su ha­bi­ta­ción del ho­tel Pla­za (tras ha­cer­lo es­pe­rar por ha­ber­se que­da­do dor­mi­do).

Su re­la­ción con la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca ayu­dó a mol­dear la ima­gen de los Wind­sor con un equi­li­brio en­tre el in­ti­mis­mo y la so­lem­ni­dad. Co­mo fo­tó­gra­fo en Buc­king­ham, in­mor­ta­li­zó a la rei­na Isa­bel II cuan­do to­da­vía era prin­ce­sa, re­tra­tó su co­ro­na­ción y la acom­pa­ñó du­ran­te la in­fan­cia de sus hi­jos. “Ha­bía una con­fian­za ab­so­lu­ta”, de­ta­lla Rubio.

Aun­que pa­só a la historia por sus ne­ga­ti­vos de ce­le­bri­da­des, Bea­ton tam­bién cul­ti­vó su ta­len­to co­mo co­rres­pon­sal en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ade­más ejer­ció de fi­gu­ri­nis­ta y ga­nó tres pre­mios Os­car.

Bau­ti­za­do por Jean Coc­teau co­mo “Ma­li­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas”, po­cos es­ca­pa­ron a su ver­bo in­ci­si­vo y pre­ten­sio­nes de es­nob. So­lo le rin­dió plei­te­sía a Gre­ta Gar­bo, de quien es­ta­ba enamo­ra­do. Tar­dó más de una dé­ca­da en con­ven­cer­la pa­ra que po­sa­ra. En 1946 ac­ce­dió. Ne­ce­si­ta­ba unas fo­tos pa­ra el pa­sa­por­te.

Mick Jag­ger, re­tra­ta­do por Ce­cil Bea­ton en 1969.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.