TO­DO SO­BRE AMY

La có­mi­ca más irre­ve­ren­te es­tre­na ‘¡Qué gua­pa soy!’, su nue­va pe­lí­cu­la co­mo pro­ta­go­nis­ta y una me­tá­fo­ra de al­gu­nas de sus (in­vi­si­bles) in­se­gu­ri­da­des.

Vanity Fair (Spain) - - SUMARIO - – MARÍA ES­TÉ­VEZ

La có­mi­ca Amy Schu­mer res­pon­de a to­do lo que us­ted siem­pre qui­so sa­ber so­bre ella.

Se aca­ba de cum­plir un lus­tro des­de que Amy Schu­mer de­bu­tó en la te­le­vi­sión. La co­no­ci­mos gra­cias a un pa­pel epi­só­di­co de la se­rie Girls y a su show In­si­de Amy Schu­mer, un pro­gra­ma de va­rie­da­des en el que la ac­triz y có­mi­ca in­ter­pre­ta­ba sket­ches, ha­cía mo­nó­lo­gos y ejer­cía de en­tre­vis­ta­do­ra, pe­ro sal­tó a la fa­ma tras fin­gir tro­pe­zar­se de­lan­te de Kan­ye West y Kim Kar­das­hian en el pho­to­call de los pre­mios de la re­vis­ta Ti­me en 2015. Su ma­te­rial irre­ve­ren­te y po­lé­mi­co la ha lle­va­do a me­ter­se en más de un jar­dín y a des­per­tar las iras de sus fu­ri­bun­dos crí­ti­cos, al­go que tie­ne mu­cho que ver con ¡Qué gua­pa soy!, su nue­va pe­lí­cu­la. TIE­NE MU­CHO EN CO­MÚN CON SU PER­SO­NA JE EN ‘¡ QUÉ GUA­PA SOY!’ “Me iden­ti­fi­co por com­ple­to con el pa­pel por­que yo tam­bién he sen­ti­do una gran fal­ta de au­to­es­ti­ma cuan­do me he vis­to in­vi­si­ble pa­ra el res­to del mun­do. La historia na­rra a la per­fec­ción mi vi­da; por un la­do vul­ne­ra­ble y sin con­fian­za y por otro pre­ten­dien­do una au­to­es­ti­ma in­fla­da por las cir­cuns­tan­cias de mi pro­fe­sión”. L A VO­CA­CIÓN LE VIE­NE DES­DE L A ADO­LES­CEN­CIA En 1999 fue ele­gi­da en su ins­ti­tu­to co­mo “La pa­ya­sa de la cla­se” y “La peor pe­sa­di­lla de los pro­fe­so­res”, aun­que, se­gún ex­pli­có, no to­dos sus pro­fe­so­res com­par­tían esa opinión. SU BISABUEL A FUE CON­TRA­BAN­DIS­TA En los tiem­pos de la Ley Se­ca, Ste­lle Schu­mer te­nía una li­co­re­ría en la ca­lle 54 de Nue­va York. Era ami­ga de Ten­nes­see Wi­lliams y le de­jó un con­se­jo a su bis­nie­ta: “Es­con­de tu di­ne­ro de los hom­bres”. SU FA­MI­LIA PA­SÓ DE LO MÁS AL­TO A L A RUI­NA. La tien­da de mue­bles in­fan­ti­les de su pa­dre en el Up­per East Si­de le per­mi­tió vi­vir una in­fan­cia aco­mo­da­da has­ta que el ne­go­cio se hun­dió, lo que coin­ci­dió con que a su pa­dre le diag­nos­ti­ca­ron es­cle­ro­sis múl­ti­ple. PRE­FIE­RE L A ‘ STAND- UP CO­MEDY ’ AL CI­NE “Me sien­to más fuer­te en el es­ce­na­rio. Allí no hay ba­rre­ras. Me gus­tan los dos, aun­que pre­fie­ro esa li­ber­tad de su­bir al es­ce­na­rio”. SE SIEN­TE UNA PRI V ILEGIADA “Sé que ten­go mu­cha suer­te por­que pue­do ga­nar­me la vi­da ha­cien­do stand-up co­medy y me sien­to muy agra­de­ci­da por­que no ten­go el mie­do de mis com­pa­ñe­ras a ser bo­rra­das del ne­go­cio si no se so­me­ten”. EL SE XO NO E S SU CHIS T E FÁCIL “No uti­li­zo el se­xo pa­ra lo­grar la ri­sa fácil. Es un te­ma del que ha­blo con ho­nes­ti­dad y des­de la ex­pe­rien­cia”. UTILIZ A SUS DE­BI­LI­DA­DES CO­MO FUEN­TE DE CO­ME­DIA “He apren­di­do a sa­car par­ti­do de mis mo­men­tos de vul­ne­ra­bi­li­dad has­ta con­ver­tir­los en he­rra­mien­tas de mi hu­mor. Cuan­do fin­ges ser quien no eres, ter­mi­nas su­frien­do las con­se­cuen­cias”. TIE­NE UN TATUA JE EN L A PAR­TE BA JA DE SU ES­PAL­DA Al­go que le sir­vió pa­ra dar tí­tu­lo a su au­to­bio­gra­fía The Girl with the Lo­wer Back Tat­too, pu­bli­ca­da en ju­lio de 2016, por la cual re­ci­bió un ade­lan­to de nue­ve mi­llo­nes de dó­la­res. EL PE­LI­GRO DE LOS ACOSADORES ES QUE TE ACOSTUMBRAS “En mi ex­pe­rien­cia, uno se acos­tum­bra a los acosadores, em­pie­zas a creer que lo que di­cen es cier­to. Con las re­des so­cia­les, el men­sa­je y la cruel­dad se mul­ti­pli­ca ex­po­nen­cial­men­te”. NO COM­PRO­ME TE SU IN­TE­GRI­DAD AR­TÍS­TI­CA POR SU AM­BI­CIÓN “Mi in­te­gri­dad se man­tie­ne por­que tra­to de te­ner el con­trol en mi tra­ba­jo. No ha­go na­da fren­te a la cá­ma­ra que yo no qui­sie­ra que se uti­li­za­ra. En ese sen­ti­do, no com­pro­me­to mi in­te­gri­dad”. ES TÁ DISPUES TA A NO SE­GUIR CIER­TAS CONVENCIONE S SO­CIAL ES “Las ba­rre­ras nos las im­po­ne­mos no­so­tros so­li­tos. Po­de­mos cul­par a las pe­lí­cu­las, a las re­vis­tas, a los anun­cios, pe­ro so­mos no­so­tros quie­nes de­ci­di­mos que esas imá­ge­nes o ar­que­ti­pos dic­ten nues­tra exis­ten­cia. La gen­te que nos ro­dea, que nos quie­re, no desea que sea­mos perfectos ni que vis­ta­mos co­mo una es­tre­lla de ci­ne”. AD­MI­RA A MU­CHAS CÓ­MI­CAS “Whoo­pi Gold­berg, Lily Tom­lin, Miss Piggy, Ca­rol Bur­nett, Lu­ci­lle Ball. La lis­ta es enor­me”. SI­GUE EN PIE SU PROYECT O CON JEN­NI­FER L AWRENCE “Sí. He­mos ter­mi­na­do el guion y aho­ra mis­mo es­ta­mos bus­can­do al director ade­cua­do. Las dos he­mos tra­ba­ja­do sin pa­rar du­ran­te 15 años y que­re­mos to­mar­nos unos me­ses de des­can­so an­tes de vol­ver a fil­mar”. EL AMOR LE HA LLE­GA­DO EN EL MO­MEN­TO ADE­CUA­DO “Es im­por­tan­te va­lo­rar­se pri­me­ro co­mo ser hu­mano. En mi ca­so, me he da­do cuen­ta de que cuan­do he es­ta­do pre­pa­ra­da pa­ra el amor era cuan­do más sen­tía que lo me­re­cía”. # METOO Y TI­ME’S UP LE HAN SER­VI­DO DE MO­TOR “Son dos mo­vi­mien­tos co­nec­ta­dos de los que he apren­di­do mu­cho. Me ali­men­ta de emo­cio­nes sa­ber que for­mo par­te de un pe­rio­do his­tó­ri­co que quie­re cam­biar la si­tua­ción de la mu­jer en la so­cie­dad. No ha­bla­mos so­lo de ac­tri­ces, sino de mu­je­res en to­das las in­dus­trias; en to­das las áreas su­fri­mos lo mis­mo.

“NO UTI­LI­ZO EL SE­XO PA­RA LO­GRAR LA RI­SA FÁCIL. HA­BLO CON HO­NES­TI­DAD”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.