LA FLOR DE LA VI­DA

Forma par­te de la realeza del ci­ne es­pa­ñol — su pa­dre es Da­vid True­ba y su ma­dre, Ariadna Gil—, pe­ro ella bus­ca su pro­pio trono en la ac­tua­ción.

Vanity Fair (Spain) - - SUMARIO - –MAR­TÍN BIAN­CHI

Su ma­dre es Ariadna Gil y su pa­dre es Da­vid True­ba;

Vio­le­ta Rodríguez bus­ca su pro­pio ca­mino co­mo ac­triz.

Por su nom­bre no la co­no­ce­rán, por­que ha ele­gi­do la­brar­se una ca­rre­ra en el mun­do del es­pec­tácu­lo sin que na­die la iden­ti­fi­que con los ape­lli­dos de sus co­no­ci­dos pa­dres. Aun así, Vio­le­ta Rodríguez (Ma­drid, 1997) per­te­ne­ce a una de las di­nas­tías más fa­mo­sas y res­pe­ta­das de la ci­ne­ma­to­gra­fía es­pa­ño­la. Ha­bla­mos con la hi­ja ac­triz de Da­vid True­ba y Ariadna Gil. Ha na­ci­do una es­tre­lla.

Vio­le­ta Rodríguez (Ma­drid, 1997) no re­cuer­da cuán­do fue la pri­me­ra vez que fan­ta­seó con la idea de ser ac­triz. “Es­te mun­do ha es­ta­do en mi vi­da des­de siem­pre”, re­co­no­ce con su tí­mi­da son­ri­sa. Cuan­do so­lo te­nía cin­co años, su ma­dre, Ariadna Gil, rodó una pe­lí­cu­la en Sue­cia y ella fue a ver­la. “Al ser un via­je, lo ten­go más pre­sen­te. Me acuer­do de su ca­ra­va­na, del cir­co don­de ro­da­ban... Aun­que tam­po­co sé has­ta qué pun­to me acuer­do de ver­dad o si es por las fo­tos que he vis­to des­pués. Ese es el eterno conflicto con los re­cuer­dos, ¿no?”, me di­ce con una voz dul­ce, por mo­men­tos ca­si im­per­cep­ti­ble.

Guar­da un cier­to pa­re­ci­do con Saoir­se Ro­nan, la pro­ta­go­nis­ta de Lady Bird, pe­ro no se pue­de ne­gar que ha heredado los ojos achi­na­dos y la bo­ca car­no­sa de su ma­dre y la com­ple­xión del­ga­da de su pa­dre, Da­vid True­ba, director de fil­mes tan co­no­ci­dos co­mo Obra maes­tra. Con ocho años, rodó su pri­me­ra pe­lí­cu­la a las ór­de­nes de Félix Vis­ca­rret. Era un pe­que­ño pa­pel en Ba­jo las es­tre­llas, en la que in­ter­pre­ta­ba a la hi­ja de Em­ma Suá­rez. “Es­to que voy a de­cir es muy mi­llen­nial, pe­ro me hi­zo sen­tir muy es­pe­cial, úni­ca”, evo­ca.

En reali­dad, Vio­le­ta tie­ne po­co de mi­llen­nial. No se pro­di­ga en las re­des so­cia­les, man­tie­ne un per­fil ba­jo y se sien­te más có­mo­da en­tre adul­tos que en­tre per­so­nas de su edad. “In­cons­cien­te­men­te ese es mi en­torno de seguridad, en el que en­cuen­tro mi lu­gar”, apun­ta. Pa­re­ce muy ma­du­ra pa­ra te­ner 21 años, pe­ro di­ce que siem­pre lo fue. Cre­ció vien­do pe­lí­cu­las co­mo Lu­na de pa­pel, de Pe­ter Bogdanovich —“De pe­que­ña que­ría ser co­mo Addie, el per­so­na­je que ha­ce Ta­tum O’Neal”— o Una mu­jer ba­jo la in­fluen­cia, de John Cas­sa­ve­tes —“Des­cu­brí a Ge­na Row­lands y alu­ci­né bas­tan­te”—.

Cuen­ta que tu­vo una in­fan­cia nor­mal, aun­que en su ca­so la nor­ma­li­dad ha si­do via­jar por el mun­do con una fa­mi­lia de ar­tis­tas: su tío, el director Fernando True­ba ( La ni­ña de tus ojos), cuen­ta con un Os­car, y su tía, Cris­ti­na Huete, es una de las pro­duc­to­ras más im­por­tan­tes del país. “Ten­go una fa­mi­lia grande, so­mos mu­chos pri­mos de to­das las eda­des y nos ve­mos bas­tan­te. La fa­mi­lia pa­ra mí es de las co­sas más im­por­tan­tes que ten­go y me en­can­ta es­tar con ellos y que sea­mos tan­tos”, di­ce.

“DE PE­QUE­ÑA QUE­RÍA SER CO­MO ADDIE, EL PER­SO­NA­JE DE TA­TUM O’NEAL EN ‘ LU­NA DE PA­PEL’, LA PE­LI DE PE­TER BOGDANOVICH”

Me di­ce que de ni­ña ha­cía mu­chas ma­nua­li­da­des y le gus­ta­ba rea­li­zar in­ven­tos con co­sas que en­con­tra­ba por su ca­sa. Lue­go in­ten­ta­ba ex­pli­car­le el fun­cio­na­mien­to a sus ami­gos. “Eran co­sas in­creí­bles. Mu­chas ve­ces veía en la te­le anun­cios de ju­gue­tes de es­tos cien­tí­fi­cos o de ex­pe­ri­men­tos, e in­ten­ta­ba ha­cer­los yo so­la. Creo que pre­fe­ría ha­cer eso a que me com­pra­sen el ju­gue­te”, re­cuer­da en­tre ri­sas. Y así, ju­gan­do, desa­rro­lló tam­bién su amor por la in­ter­pre­ta­ción. “Al fin y al ca­bo eso es lo que es nues­tro tra­ba­jo, ju­gar, en in­glés play o en fran­cés jouer, las pro­pias pa­la­bras nos lo di­cen”, se­ña­la.

De­re­cho a So­ñar

Aun­que se crio en una gran fa­mi­lia de ar­tis­tas, po­bla­da de ac­to­res, di­rec­to­res, guio­nis­tas y es­cri­to­res, le cos­tó anun­ciar­le a sus pa­dres que iba a se­guir el mis­mo ca­mino. “Me da­ba mu­cha ver­güen­za de­cír­se­lo a na­die. Pri­me­ro se lo con­té a mi ma­dre y me pu­se a llo­rar. Era lo que más desea­ba del mun­do y no lo ha­bía com­par­ti­do nun­ca. Fue liberador. Pe­ro real­men­te ellos ya lo sa­bían, creo”, ad­mi­te.

Des­de que ac­tuó en Ba­jo las es­tre­llas, to­do el mun­do lo in­tuía. Sus pa­dres la apo­ya­ron, aun­que con mu­cho mie­do —“Na­die sa­be me­jor que ellos lo que es es­te mun­do”—. En 2013 par­ti­ci­pó en la pe­lí­cu­la Vi­vir es fácil con los ojos ce­rra­dos, di­ri­gi­da por su pa­dre y co­pro­ta­go­ni­za­da por su ma­dre. En­ton­ces, True­ba y Gil ya es­ta­ban se­pa­ra­dos, pe­ro siem­pre han man­te­ni­do una ex­ce­len­te re­la­ción y han in­ten­ta­do que su hi­ja no se cie­rre a otras op­cio­nes. “No por si es­to no me fun­cio­na, sino por­que igual se me des­per­ta­ban otros in­te­re­ses y siem­pre hay que es­tar abier­to a ellos”, acla­ra.

De he­cho, du­ran­te un tiem­po ba­ra­jó la op­ción de es­tu­diar De­re­cho. “In­clu­so hoy quie­ro ser mu­chas co­sas. Creo que es muy difícil ele­gir so­lo una”. Aho­ra la in­ter­pre­ta­ción le es­tá per­mi­tien­do vi­vir va­rias vi­das en una. Cu­rio­sa­men­te, aca­ba de ter­mi­nar de ro­dar la se­rie de te­le­vi­sión De­re­cho a so­ñar, de TVE, en la que in­ter­pre­ta a una jo­ven abo­ga­da en prác­ti­cas. Com­par­ti­rá pan­ta­lla con Jon Arias, hi­jo de Ima­nol Arias y de Pas­to­ra Ve­ga. “Ha­go mu­chas fo­to­co­pias y to­mo bas­tan­te café. No, a ver, jun­to con otros dos ac­to­res, so­mos ‘los jó­ve­nes’ de la se­rie e in­ter­pre­ta­mos las tra­mas más li­ge­ras. Fue muy di­ver­ti­do el ro­da­je, aun­que tam­bién muy du­ro. Tra­ba­jar en una se­rie dia­ria es muy difícil. Yo te­nía un per­so­na­je se­cun­da­rio, los pro­ta­go­nis­tas no sé có­mo pu­die­ron ha­cer­lo”, re­co­no­ce.

Por aho­ra no tie­ne otros pro­yec­tos. Cur­sa el úl­ti­mo año de In­ter­pre­ta­ción en la es­cue­la de Juan Codina y es­tá vol­ca­da en la mues­tra fi­nal. “Así que me vie­ne muy bien es­tar un po­co tran­qui­la pro­fe­sio­nal­men­te, pa­ra po­der aca­bar bien la es­cue­la”, re­co­no­ce. No es fan de “te­ner un maes­tro”, pe­ro ad­mi­te su suer­te por po­der for­mar­se con gran­des co­mo Li­dia Otón, Eduardo Ma­yo o el pro­pio Codina: “Me han en­se­ña­do mu­cho y me han ayu­da­do a co­no­cer­me”.

No tie­ne un pa­pel so­ña­do —“Su­pon­go que uno de esos en los que no te ima­gi­nas a otra ac­triz in­ter­pre­tán­do­lo. Me gus­ta­ría ha­cer al­go de una ma­ne­ra tan per­so­nal que fue­se im­po­si­ble pen­sar en na­die más pa­ra ese rol”—, pe­ro sí un par de di­rec­to­res con los que le gus­ta­ría tra­ba­jar: Hong Sang-soo —“Es uno de mis fa­vo­ri­tos des­de que vi En la pla­ya so­la de no­che. Ha­ce un ti­po de ci­ne que me to­ca mu­chí­si­mo y que dis­fru­to ver”— y, por su­pues­to, Da­vid True­ba. —¿Cuál es el me­jor con­se­jo que le ha da­do? —Que el ta­len­to sin tra­ba­jo no es na­da. Y que hay que te­ner paciencia y se­guir tra­ba­jan­do du­ro.

“CUAN­DO LE DI­JE A MI MA­DRE QUE QUE­RÍA SER AC­TRIZ, ME PU­SE A LLO­RAR. ERA LO QUE MÁS DESEA­BA DEL MUN­DO Y NO LO HA­BÍA COM­PAR­TI­DO NUN­CA. FUE LIBERADOR”

Vio­le­ta posa en la te­rra­za del ho­tel San­to Mau­ro de Ma­drid con tra­je de cha­que­ta de Fór­mu­la Jo­ven; pen­dien­tes de oro con ru­bíes y dia­man­tes y bro­che de co­ral ta­lla­do de Bár­ce­na.

La ac­triz vis­te blu­sa es­tam­pa­da con vo­lan­te de Za­dig & Vol­tai­re, de ven­ta en El Cor­te In­glés, y sor­ti­jas de oro de Bár­ce­na.

La ac­triz lu­ce ves­ti­do de la­mé de Clau­die Pier­lot, de ven­ta en El Cor­te In­glés, y co­llar de oro ama­ri­llo de Bár­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.