AR­MA­RIO HE­ROI­CO

Apues­tan por los te­ji­dos re­ci­cla­dos, de­fien­den las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y creen en lo atem­po­ral. Gra­cias a una nue­va guar­dia de crea­do­res, la mo­da sos­te­ni­ble nun­ca fue tan ‘co­ol’.

Vanity Fair (Spain) - - SUMARIO - Por PAULA ME­NÉN­DEZ

En las an­tí­po­das de la mo­da desecha­ble, mar­cas co­mo la fir­ma es­pa­ño­la

Su­nad li­de­ran la co­rrien­te slow fas­hion.

EN LAS AN­TÍ­PO­DAS DE LA MO­DA DESECHA­BLE, LA CO­RRIEN­TE ‘ SLOW FAS­HION’ PO­NE EL FO­CO EN DÓN­DE SE FA­BRI­CA L A RO­PA, EN LOS MA­TE­RIA­LES Y EN UNA CON­FEC­CIÓN AR­TE­SA­NA

P agar 10 eu­ros por una blu­sa o 20 por unos va­que­ros no es éti­co. El do­cu­men­tal The True Cost des­ta­pó el im­pac­to que tie­ne con­su­mir ro­pa de usar y ti­rar. Hoy to­dos sa­be­mos que de­trás de una de es­tas pren­das low cost hay una historia de ex­plo­ta­ción a los tra­ba­ja­do­res tex­ti­les, fá­bri­cas en pé­si­mas con­di­cio­nes y pro­duc­tos tó­xi­cos con gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud de quie­nes es­tán ex­pues­tos a ellos. Ade­más, la cin­ta po­ne de re­lie­ve otro he­cho alar­man­te: la mo­da es la se­gun­da in­dus­tria más con­ta­mi­nan­te del pla­ne­ta, so­lo su­pe­ra­da por la del pe­tró­leo.

En las an­tí­po­das del es­ti­lo desecha­ble, la co­rrien­te slow fas­hion po­ne es­pe­cial aten­ción en dón­de se fa­bri­ca la ro­pa, en los ma­te­ria­les y en un ti­po de con­fec­ción ar­te­sa­na. Una nue­va ge­ne­ra­ción de fir­mas res­pe­tuo­sas con los de­re­chos hu­ma­nos y el me­dioam­bien­te ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y ca­da vez cuen­ta con más in­fluen­cia y se­gui­do­res. “Es im­por­tan­te plan­tear­se dón­de y có­mo es­tá fa­bri­ca­da la ro­pa que ad­qui­ri­mos. Las dos cre­ci­mos ro­dea­das de gran­des mar­cas de mo­da pron­ta y am­bas so­mos es­pa­ño­las, por eso es­tá­ba­mos muy mo­ti­va­das a la ho­ra de ha­cer al­go sos­te­ni­ble aquí y trans­mi­tir a la gen­te que se pue­de com­prar pro­duc­to lo­cal”, nos cuen­tan Paloma Ca­nut y Ana Ma­rro­quín, fun­da­do­ras de Su­nad, una fir­ma de camisas he­chas en Es­pa­ña con te­ji­dos de ca­li­dad y un di­se­ño muy cui­da­do que se ha ga­na­do la aten­ción de The New York Times. Ca­nut y Ma­rro­quín, for­ma­das en la es­cue­la de di­se­ño Par­sons de Nue­va York, so­lo uti­li­zan fi­bras na­tu­ra­les y crean pie­zas de valor atem­po­ral. “Si cui­das tu ca­mi­sa, te du­ra­rá to­da una vi­da —co­mo la ro­pa de nues­tras abue­las— y cre­ce­rá y cam­bia­rá con­ti­go. Pa­ra no­so­tras es muy im­por­tan­te no di­se­ñar ten­den­cia, de es­ta forma tus Su­nad siem­pre se­rán un buen fon­do de ar­ma­rio”, ase­gu­ran. Ese dis­cur­so, ha­ce una dé­ca­da im­pen­sa­ble, es el mis­mo que de­fien­den al­gu­nas de las fir­mas más desea­das e ins­ta­gra­mea­das del mo­men­to.

Mien­tras las pren­das de pun­to pa­ra to­da la fa­mi­lia de Ba­baà Knit­wear se han con­ver­ti­do en un ca­pri­cho pa­ra las más ave­za­das fas­hion in­si­ders, los bol­sos or­gá­ni­cos de Mi­mey­co son el ac­ce­so­rio es­tre­lla de es­te ve­rano. “Tra­ba­ja­mos con un rit­mo ló­gi­co y ho­nes­to. Lo más im­por­tan­te du­ran­te to­do el pro­ce­so es la ca­li­dad. Las pren­das se ha­cen con amor y se les coge cariño. Cree­mos en me­nos y me­jor he­cho. Un jer­sey Ba­baà te pue­de durar to­da

una vi­da. Cuan­to más lo uses, se­rá más bo­ni­to y más tu­yo”, sos­tie­ne Mar­ta Bahi­llo, crea­do­ra de Ba­baà.

De­sen­can­ta­da an­te el mo­de­lo de ne­go­cio de la in­dus­tria con­ven­cio­nal y su ma­ne­ra de fa­bri­car en paí­ses co­mo In­dia o Chi­na, es­ta nue­va guar­dia de di­se­ña­do­res ha des­em­bar­ca­do co­mo un so­plo de ai­re fres­co en el sec­tor. Le­jos de li­mi­tar­se a crear so­lo bá­si­cos, sus ori­gi­na­les pro­pues­tas in­clu­yen ca­te­go­rías co­mo el ba­ño y la bi­su­te­ría. Tras un pri­mer vis­ta­zo, na­die di­ría que los bi­qui­nis sur­fe­ros de No­w_Then es­tán con­fec­cio­na­dos con un te­ji­do ela­bo­ra­do a par­tir de re­des de pes­ca re­ti­ra­das del mar y neo­preno li­bre de pe­tró­leo, pe­ro la fir­ma de An­drea Sa­li­nas —una di­se­ña­do­ra afi­cio­na­da a bu­cear y preo­cu­pa­da por los pro­ble­mas am­bien­ta­les ma­ri­nos— se ha con­ver­ti­do en un vehícu­lo pa­ra con­tri­buir a la con­ser­va­ción del océano. To­do ello sin re­nun­ciar a ha­cer di­se­ños de fle­cha­zo. “Quie­ro fa­bri­car pren­das con un com­po­nen­te emo­cio­nal, co­mo cuan­do en­cuen­tras tu ba­ña­dor fa­vo­ri­to o ese com­ple­men­to que te ilu­sio­na me­ter en la ma­le­ta”, di­ce Sa­li­nas. Los ma­te­ria­les re­ci­cla­dos tam­bién son la se­ña de iden­ti­dad de Blin­ded Soul, la mar­ca del mo­de­lo Pepe Ba­rro­so, hi­jo del fun­da­dor de Don Al­go­dón. Na­ci­da en Ca­li­for­nia pe­ro con­fec­cio­na­da den­tro de nues­tras fron­te­ras, la fir­ma con­ju­ga di­se­ño y res­pon­sa­bi­li­dad. El re­sul­ta­do: pie­zas mo­der­nas, du­ra­de­ras y con un ai­re no gen­der (uni­sex). Atrás que­dan los días en los que las pren­das sos­te­ni­bles re­sul­ta­ban po­co ape­te­ci­bles.

Pe­ro no to­do son pe­que­ñas mar­cas y fac­tu­ra ar­te­sa­na. Uno de los pro­yec­tos más ambiciosos den­tro de es­ta co­rrien­te re­ci­be el nom­bre de Hen­ce. Es­ta em­pre­sa, que aca­ba de abrir tien­da en el madrileño ba­rrio de Sa­la­man­ca y en Bar­ce­lo­na, pre­pa­ra su expansión in­ter­na­cio­nal. Su fuer­te ra­di­ca en el uso de te­ji­dos que ge­ne­ran un me­nor im­pac­to en el me­dioam­bien­te y la gran ma­yo­ría de sus crea­cio­nes es­tán con­fec­cio­na­das en fá­bri­cas na­cio­na­les pa­ra apo­yar la re­cu­pe­ra­ción de la tra­ma in­dus­trial en zo­nas de tra­di­ción. “To­dos los que for­ma­mos el equi­po de Hen­ce de­ja­mos nues­tros tra­ba­jos an­te­rio­res con la in­ten­ción de ha­cer mo­da de una ma­ne­ra dis­tin­ta. Nos une el de­seo de in­ten­tar cam­biar las co­sas”, nos cuen­tan.

In­clu­so el gi­gan­te In­di­tex se ha pro­pues­to apor­tar su grano de are­na en es­ta lu­cha. Pa­ra fo­men­tar la im­por­tan­cia de dar una se­gun­da vi­da a sus pren­das, ya cuen­ta en sus es­ta­ble­ci­mien­tos con con­te­ne­do­res de re­co­gi­da de ro­pa, cal­za­do y ac­ce­so­rios. Es­tos ar­tícu­los se­rán re­uti­li­za­dos o do­na­dos a en­ti­da­des no lu­cra­ti­vas. Ade­más, co­la­bo­ran con uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las y el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) pa­ra crear nue­vas fi­bras tex­ti­les a par­tir de pren­das usa­das. En 2020 su in­ver­sión en es­te cam­po ha­brá al­can­za­do los tres mi­llo­nes de eu­ros. Por fin, ética y es­té­ti­ca em­pie­zan a ca­mi­nar de la mano. �

IN­DI­TEX SE UNE A L A LU­CHA CON CON­TE­NE­DO­RES DE RE­CO­GI­DA DE RO­PA EN SUS ES­PA­CIOS. ADE­MÁS, IN­VES­TI­GA PA­RA CREAR NUE­VAS FI­BRAS TEX­TI­LES A PAR­TIR DE PREN­DAS RE­CI­CLA­DAS

Paula Me­nén­dez es pe­rio­dis­ta de mo­da y, aun­que sien­te de­bi­li­dad por los bol­sos de Cé­li­ne, cree que la ces­ta de ra­fia es el nue­vo ‘ it bag’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.