HU­RA­CÁN SALMA

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Salma Hayek, Per­so­na­je del Año Va­nity Fair, re­ve­la en es­ta en­tre­vis­ta los obs­tácu­los que sor­teó has­ta con­ver­tir­se en la es­tre­lla que es hoy.

La es­ce­na que si­gue tu­vo lu­gar en el set de ‘El ca­lle­jón de los milagros’ (Jor­ge Fons, 1995) y el ac­tor José Manuel Ber­nal la re­la­ta así: “Es­tá­ba­mos Salma y yo sen­ta­dos en la sa­la de ma­qui­lla­je, per­fec­cio­nan­do nues­tros pei­na­dos, y me ex­pli­ca­ba que cuan­do tie­nes el sue­ño y las ga­nas de lo­grar­lo, lo lo­gras. La co­sa de­ri­vó en Holly­wood, y me di­jo: ‘Mi­ra, allí es­tá ca­brón [es in­creí­ble]. Mien­tras una al­za la pier­na a la mi­tad, lle­ga otra de dos me­tros y al­za la su­ya has­ta arri­ba del to­do, pe­ro yo voy a ser es­tre­lla’. Me vol­teé y le con­tes­té: ‘Con esa con­vic­ción, cla­ro que lo vas a lo­grar”. Salma ru­mia la anéc­do­ta, aca­so unas cen­té­si­mas, pa­ra, ac­to se­gui­do, pe­gar un res­pin­go en el so­fá que com­par­ti­mos y re­sol­ver gri­to­na y jo­vial: “¡[Oja­lá] Me lo hu­bie­ra di­cho, por­que yo no es­ta­ba tan segura!”.

El pró­xi­mo 26 de sep­tiem­bre re­co­ge­rá el pre­mio que la acre­di­ta co­mo Per­so­na­je del Año Va­nity Fair en el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la edi­ción es­pa­ño­la, una mues­ca más que aña­dir a su flo­ri­do cu­rrícu­lo.

—Se di­ce de los virgo que as­pi­ran a do­mi­nar el mun­do. ¿Es lo que pre­ten­de?

—¡Yo soy do­ble virgo! —apun­ta mien­tras se le ilu­mi­na la ca­ra—. No es­tá en mi ca­rác­ter lo de do­mi­nar el mun­do, aun­que lo pa­rez­ca; ni si­quie­ra soy com­pe­ti­ti­va. Lo que sí lle­vo den­tro es lo de in­ten­tar arre­glar­lo. Es co­mo una en­fer­me­dad, una deu­da con la vi­da.

—Cuan­do mi­ra atrás y ve que han pa­sa­do 23 años des­de El ca­lle­jón de los milagros y Des­pe­ra­do, se­gu­ro que ha con­se­gui­do más de lo que se pro­pu­so.

—Mu­chí­si­mo más. Nun­ca lo hu­bie­ra ima­gi­na­do. Tam­bién me di­je­ron que no iba a du­rar. “Si con­si­gues triun­far, tam­po­co du­ras. Eres mu­jer y a los 35 años se aca­ba to­do. La be­lle­za, el amor, la ca­rre­ra, la ener­gía”, in­sis­tían. Así que, sí, ten­go esa rebeldía de virgo. Cuan­do me di­cen que al­go no se pue­de ha­cer, me en­tra ener­gía ex­tra.

La anéc­do­ta vía te­le­fó­ni­ca de Ber­nal no aca­ba­ba ahí. Ates­ti­gua que el de­but de la ac­triz en el ci­ne no pu­do ser más trau­má­ti­co. Triun­far in­con­tes­ta­ble­men­te con la te­le­no­ve­la Teresa (1989-1991) no sir­vió pa­ra que la re­ci­bie­ran con ho­no­res en la gran pan­ta­lla. “Creo que el bau­ti­zo [no­va­ta­da que se gas­ta en Mé­xi­co cuan­do al­guien de­bu­ta en el ci­ne] que le hi­cie­ron al aca­bar el ro­da­je de El ca­lle­jón… fue de los más ru­dos que he vis­to. Le aven­ta­ron una cu­be­ta de pin­tu­ra des­de un pri­mer pi­so en la ve­cin­dad don­de fil­má­ba­mos. Pe­ro qué efec­ti­vo fue, no hay más que ver la ca­rre­ra que ha he­cho”, se sor­pren­de.

Hoy Jeff ha­ce ma­la­ba­ris­mos con tres mó­vi­les que uti­li­za pa­ra co­sas di­ver­sas en el shoo­ting que nos ocu­pa, prin­ci­pal­men­te fotografías y ví­deos pa­ra nu­trir Instagram cuan­do se des­em­bar­gue la se­sión que acom­pa­ña es­ta en­tre­vis­ta. “¿Pue­do su­bir fotos?”, gri­ta Salma des­de de­ba­jo de un fo­co. Le pre­gun­to a Jeff si po­drá es­pe­rar has­ta fi­na­les de agos­to y res­pon­de ama­bi­lí­si­ma­men­te que por su­pues­to. No de­be de re­ba­sar los 26 años y da la sen­sa­ción de en­con­trar­se en su lu­gar fa­vo­ri­to del pla­ne­ta. Vis­te pan­ta­lo­nes de pin­zas, ca­mi­sa blanca y siem­pre es­tá ofre­cien­do té, ca­fé o cho­co­la­ti­nas a to­dos, pe­se a que no sea su tra­ba­jo. Pro­vie­ne de Utah, su fa­mi­lia es mor­mo­na y tie­ne tan­tos her­ma­nos que po­dría for­mar un equi­po de fút­bol, aun­que él pre­fie­re los mu­si­ca­les de Broad­way. Su cor­te de pe­lo es muy “ju­nio de 2018” y cuen­ta con es­tra­té­gi­cas zo­nas del crá­neo ra­pa­das de ma­ne­ra ab­sur­da­men­te pre­ci­sa. Lle­va ape­nas dos se­ma­nas a las ór­de­nes de Salma y se en­car­ga de to­do lo que ne­ce­si­te en EE UU. “Tie­ne dos asis­ten­tes más en Lon­dres y Pa­rís, pe­ro mien­tras es­té aquí es res­pon­sa­bi­li­dad mía”, ex­pli­ca la vi­va ima­gen de la rea­li­za­ción per­so­nal con ca­ra de ni­ño que ha sa­ca­do bue­nas notas.

En­tre aquel cu­bo de pin­tu­ra y Jeff, a Salma no le han pa­sa­do po­cas co­sas: fue mu­sa de Ro­bert Ro­dri­guez, pa­ra el que tra­ba­jó en cin­co pe­lí­cu­las y cuar­to; se hi­zo ami­ga de Ta­ran­tino y de Cloo­ney; se hi­zo ami­ga ín­ti­ma de Pe­né­lo­pe Cruz y de An­to­nio Ban­de­ras; tra­ba­jó en Es­pa­ña jun­to a Car­me­lo Gómez; pro­ta­go­ni­zó y pro­du­jo Fri­da co­mo pa­ne­gí­ri­co ha­gio­grá­fi­co a uno de los ma­yo­res mi­tos de su país; fue aco­sa­da por Har­vey Weins­tein; so­bre­vi­vió a Har­vey Weins­tein; fue no­mi­na­da al Os­car; pa­só a ser aris­to­cra­cia del ci­ne y de la al­fom­bra ro­ja; ga­nó el Emmy co­mo me­jor di­rec­to­ra te­le­vi­si­va; fue co­pro­ta­go­nis­ta de Ke­vin Kli­ne, Mi­ke Myers, Will Smith, Co­lin Fa­rrell, Matt Da­mon, Pier­ce Bros­nan o de su ex­no­vio Ed­ward Nor­ton, pe­rio­do en el que tra­ba­jó a las ór­de­nes de Ke­vin Smith, Ste­ven So­der­bergh, Barry Son­nen­feld, Oli­ver Sto­ne y Ro­bert Tow­ne; pro­du­jo con éxi­to la ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na de Betty, la fea; dio a luz a Va­len­ti­na Pi­nault Hayek; se ca­só con el pre­si­den­te del gru­po Ke­ring, Fra­nçois-Hen­ri Pi­nault; se mu­dó a Eu­ro­pa, don­de co­men­zó a ce­nar con vino y se hi­zo adic­ta al pa­ta ne­gra (“Lo comemos tres ve­ces en se­ma­na con su pan y su to­ma­te”); pa­só a ser aris­to­cra­cia de la mo­da; ha si­do ima­gen de Re­vlon y de Avon; ja­más se ha pues­to bótox (“Ni un so­lo pee­ling”); tra­ba­jó de nue­vo en Es­pa­ña jun­to a José Mo­ta; fue no­mi­na­da al Go­ya por aque­lla pe­lí­cu­la; fue in­ves­ti­da Ca­ba­lle­ro de la Le­gión de Ho­nor fran­ce­sa; hi­zo pan­di­lla con Adam Sand­ler, Ch­ris Rock y Da­vid Spa­de; mien­tras, no ha de­ja­do de de­fen­der los de­re­chos de las mu­je­res y de los ni­ños; ade­más, el pa­sa­do di­ciem­bre pu­so el úl­ti­mo cla­vo del ataúd de Weins­tein con su tes­ti­mo­nio en pri­me­ra per­so­na en The New York Ti­mes.

Nue­ve días an­tes de nues­tro en­cuen­tro, pa­sa­ban 44 mi­nu­tos de las sie­te de la tar­de, ho­ra es­pa­ño­la, era 17 de ju­nio y el ár­bi­tro Ali­re­za Fag­ha­ni pi­ta­ba el fi­nal del par­ti­do. La eter­na as­pi­ran­te Mé­xi­co se im­po­nía a la to­do­po­de­ro­sa cam­peo­na del mun­do Ale­ma­nia. Era so­lo el pri­mer par­ti­do de la pri­me­ra fa­se del Mun­dial de fút­bol pa­ra am­bos, pe­ro se­mióti­ca­men­te el re­sul­ta­do era mu­chí­si­mo más arro­lla­dor que el 0-1 que arro­ja­ba el mar­ca­dor. Las re­des so­cia­les se in­fes­ta­ron de me­mes co­mo “La ra­za pu­ra ver­sus La pu­ra ra­za”, que tan so­lo re­ci­ta­dos a Salma aún la ha­cen es­ta­llar en car­ca­ja­das.

Una ca­de­na es­pa­ño­la de ra­dio co­nec­tó con un gru­po de apro­xi­ma­da­men­te 200 me­xi­ca­nos reuni­dos en torno a la Em­ba­ja­da de su país. El con­duc­tor del pro­gra­ma dio voz al inalám­bri­co y el pe­rio­dis­ta in si­tu en­tre­vis­tó a una jo­ven y eu­fó­ri­ca hin­cha: “¿Qué crees que se me­re­cen es­tos cam­peo­nes?”. “¡Yo les pa­ga­ba las pu­tas de nue­vo!” (en re­fe­ren­cia al con­tro­ver­ti­do epi­so­dio pre­vio al Mun­dial se­gún el cual va­rios miem­bros de la tri­co­lor ha­bían ce­le­bra­do el cum­plea­ños de Chi­cha­ri­to ro­dea­dos de scorts).

Salma Hayek (Ve­ra­cruz, 51 años), má­xi­mo es­tan­dar­te del mo­vi­mien­to #MeToo, sen­ta­da so­bre el so­fá del sa­lón de la sui­te tres del an­ge­lino Cha­teau Mar­mont, no se es­can­da­li­za ni un ápi­ce y sua­vi­za la son­ri­sa que ya traía de se­rie:

—Sé que es de mal gus­to, pe­ro la en­tien­do. Yo no soy tan ne­gro y blan­co. Es que es di­fí­cil la si­tua­ción de Mé­xi­co. Una co­sa que ad­mi­ro de no­so­tros es la ca­pa­ci­dad de sa­lir ade­lan­te a tra­vés del sen­ti­do del hu­mor, por­que a ve­ces no te que­da otra. Y es au­to­la­ce­ran­te por­que nos es­ta­mos di­cien­do al­go que no que­re­mos que nos di­ga na­die. Te ase­gu­ro que yo no se las pa­ga­ría, pe­ro es una res­pues­ta del mo­men­to y tam­po­co se la to­mo a mal. No soy tan drás­ti­ca y con­fío en el pro­ce­so del cam­bio. Lo bueno es que es­ta vez ya no te reís­te tan­to co­mo si el co­men­ta­rio hu­bie­ra lle­ga­do ha­ce dos años, y ade­más es­ta­mos te­nien­do “la con­ver­sa­ción”. Ella tam­bién la ten­drá y la pen­sa­rá.

Salma es una au­to­ri­dad pa­ra ha­blar del te­ma des­de que el pa­sa­do 13 de di­ciem­bre pu­bli­có en The New York Ti­mes “Mi mons­truo, Har­vey Weins­tein”, con­fe­san­do atro­ci­da­des co­me­ti­das por el po­de­ro­so pro­duc­tor que ve­nían a su­mar­se a las acu­sa­cio­nes de com­pa­ñe­ras co­mo Ro­se McGo­wan, Ash­ley Judd, Mi­ra Sor­vino o Lu­pi­ta Nyong’o. Tras es­tos tes­ti­mo­nios, la Po­li­cía abrió va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes y el ex­rey Mi­das afron­ta aho­ra un pro­ce­so ju­di­cial con ries­go de ele­va­dí­si­ma con­de­na al que po­drían in­cor­po­rar­se otros ca­sos. La dispu­ta que en­vol­vió a am­bos tu­vo lu­gar du­ran­te la pro­duc­ción y el ro­da­je de Fri­da (2002), cin­ta que pa­ra cual­quier otra per­so­na ha­bría si­do la me­ta de to­da una vi­da y que Hayek con­si­guió des­blo­quear a los 36 años. Aun­que pa­ra le­van­tar­la, el pro­duc­tor le pi­dió cua­tro im­po­si­bles: que se re­es­cri­bie­ra el guion sin nin­gún pa­go adi­cio­nal (lo hi­zo su pa­re­ja de la épo­ca, el ac­tor Ed­ward Nor­ton); re­cau­dar 10 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar la pe­lí­cu­la (gra­cias a la fi­lán­tro­pa Mar­ga­ret Pe­ren­chio, en su pri­me­ra y úni­ca ex­pe­rien­cia co­mo pro­duc­to­ra); con­tra­tar a un di­rec­tor de pri­mer ni­vel (Ju­lie Tay­mor, pri­me­ra mu­jer que ga­nó un pre­mio Tony de tea­tro co­mo di­rec­to­ra con el mu­si­cal El rey león); y ase­gu­rar que ac­to­res co­no­ci­dos in­ter­pre­ta­ran cua­tro de los ro­les más pe­que­ños (An­to­nio Ban­de­ras, Ed­ward Nor­ton, Ash­ley Judd y Geof­frey Rush). Al­go así co­mo las 12 prue­bas de As­té­rix for­ma­to ex­tor­sión, ba­jo pe­na de se­pul­tar la que fue su ob­se­sión des­de que te­nía 14 años. A Weins­tein, per­ple­jo por la di­li­gen­cia y re­cur­sos de la ve­ra­cru­za­na, no le que­dó otra que de­jar­la ha­cer, lo que no qui­tó pa­ra que Salma tu­vie­ra que re­ga­tear­le to­do ti­po de in­si­nua­cio­nes se­xua­les. “Con­se­guí mi sue­ño muy pron­to, pe­ro me cos­tó ca­ro. Fue­ron cin­co años de des­per­tar­me y de­cir: ‘¿Qué ha­go hoy pa­ra que es­to no se mue­ra?’. En reali­dad, Fri­da no era una me­ta pro­fe­sio­nal. Sen­tía que te­nía una deu­da es­pi­ri­tual y que de­bía ex­pli­car su ca­ra me­nos co­no­ci­da. La Fri­da que la gen­te te­nía en su ca­be­za era una víc­ti­ma, y yo la veía co­mo al­guien enamo­ra­da de la vi­da. No im­por­ta­ba el do­lor que su­frie­ra, se le­van­ta­ba por las ma­ña­nas a ce­le­brar­la. En aquel mo­men­to [los 2000] las his­to­rias de pin­to­res no fun­cio­na­ban (ade­más era de épo­ca, ¡y so­bre co­mu­nis­tas!), así que no pen­sé que fue­ra a ser la opor­tu­ni­dad de mi vi­da. Fue una cin­ta com­pli­ca­dí­si­ma, en la que tu­ve que ac­tuar y pro­du­cir to­dos los días y que no te­nía el pre­su­pues­to pa­ra ha­cer­se co­mo se hi­zo. Ja­más ha­bía pe­di­do tan­tos fa­vo­res, y Mé­xi­co me los con­ce­dió to­dos”, re­la­ta tran­qui­la, afe­rra­da a su bo­te­lla de agua, pe­ro co­gién­do­me de las ma­nos cuan­do quie­re en­fa­ti­zar al­go. Mé­xi­co me­dió, pe­ro Salma hi­zo su par­te del tra­to. De ma­ne­ra ac­ti­va, to­can­do las puer­tas ade­cua­das, y nu­man­ti­na­men­te, ce­rran­do otras al man­da­más de Mi­ra­max: “[Di­je] No a ba­ñar­me con él. No a que me vie­ra ba­ñar­me. No a que me die­ra un ma­sa­je. No a que un ami­go su­yo, des­nu­do, me die­ra un ma­sa­je. No a que me hi­cie­ra se­xo oral. No a des­nu­dar­me jun­to con otra mu­jer”, con­fe­sa­ría en el ar­tícu­lo des­ti­na­do a re­mo­ver los ci­mien­tos de Holly­wood pa­ra siem­pre.

Des­pués de tan per­tur­ba­dor pro­ce­so, se bo­rró del ma­pa. Ex­haus­ta co­mo es­ta­ba, su im­pli­ca­ción en la pos­pro­duc­ción y en la pro­mo­ción de la pe­lí­cu­la se re­sin­tió. “Me apar­té un po­co y de­jé de ha­blar en me­dios du­ran­te mu­cho tiem­po. Des­pués de que gra­bas y que das las en­tre­vis­tas, to­do te pa­re­ce una in­va­sión. Te­nía que en­con­trar la ma­ne­ra de cui­dar­me. Me ofre­cie­ron ven­der mar­ke­ting de to­do ti­po: te­qui­la, ja­bo­nes… Y yo res­pon­día a to­do el mun­do que no po­día co­mer­ciar con ello. ¡Me ha­bría he­cho mi­llo­na­ria!, pe­ro no hi­ce una so­la co­sa. De­bía pro­te­ger aque­lla in­ti­mi­dad que com­par­tía con el per­so­na­je”. —¿Se arre­pien­te de ha­ber he­cho Fri­da? —No, hom­bre, si de esas he te­ni­do siem­pre. To­do lo que apren­dí, to­do lo que cre­cí, lo ma­ne­jé bri­llan­te­men­te. Lo pa­sé mal, no sé có­mo so­bre­vi­ví, pe­ro lo lo­gré. —¿Ha co­no­ci­do a mu­chos mi­ni-Weins­teins? —No, co­mo ese no. He co­no­ci­do di­fe­ren­tes, pe­ro no co­mo ese. —¿La ola de fe­mi­nis­mo que nos ocu­pa y de la que se ha re­tro­ali­men­ta­do el #MeToo ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se? —Cla­ro, por­que hi­ci­mos pen­sar a la gen­te. Aho­ra ca­da uno es­tá en un lu­gar di­fe­ren­te. Ob­via­men­te, pa­ra las mu­je­res tam­bién es cho­can­te. Pa­ra al­gu­nas es una exa­ge­ra­ción por­que es lo que se co­no­ce. En The Ke­ring Foun­da­tion [fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro de­ri­va­da del con­glo­me­ra­do de mar­cas de lu­jo que di­ri­ge su ma­ri­do], don­de tra­ba­ja­mos la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, es­te año nos es­ta­mos en­fo­can­do mu­chí­si­mo en los hom­bres. La ma­yo­ría de ellos no se da­ban cuen­ta del da­ño que es­ta­ban ha­cien­do. Es lo que veían y lo que creían que te­nían de­re­cho a ha­cer. Es una con­ver­sa­ción in­tere­san­tí­si­ma. An­tes ni se pen­sa­ba en eso.

Jus­to an­tes de sen­tar­nos a char­lar pa­ra la en­tre­vis­ta y tras sie­te fotos con sus res­pec­ti­vos cam­bios, Salma nos ex­pli­ca­ba nos­tál­gi­ca lo que sig­ni­fi­ca la ha­bi­ta­ción del ho­tel que nos sir­ve de set. Ha­ce 20 años, la fo­tó­gra­fa ale­ma­na Ellen von Un­werth, cé­le­bre por en­cap­su­lar el la­do más sexy de las ce­le­bri­ties de Holly­wood des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta, se en­con­tró por pri­me­ra vez con ella en es­tos exac­tos me­tros cua­dra­dos. Era has­ta hoy la úni­ca se­sión fo­to­grá­fi­ca que ha­bían com­par­ti­do. Aquel tra­ba­jo pa­ra la re­cién des­apa­re­ci­da re­vis­ta In­ter­view to­da­vía se en­cuen­tra en­tre lo más com­par­ti­do en Pin­te­rest de la ac­triz. Su ac­ti­tud agre­si­va y desafian­te mues­tra a una Hayek ener­gé­ti­ca y segura. “Re­cuer­do que un día es­ta­ba to­man­do una co­pa de vino con Pe­né­lo­pe [Cruz], y ella me di­jo: ‘Sa­bre­mos que lo he­mos con­se­gui­do cuan­do nos fo­to­gra­fíe Ellen von Un­werth. No cuan­do ga­ne­mos el Os­car, sino cuan­do nos fo­to­gra­fíe ella’. Unos me­ses des­pués la lla­mé por te­lé­fono y le di­je: ‘¡Me va a fo­to­gra­fiar Ellen!’. ‘¿Pa­ra qué re­vis­ta?’, pre­gun­tó. ‘¡Ay, no sé, pues hay un mon­tón de ellas!”, fi­na­li­za en­tre car­ca­ja­das.

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, an­tes de lle­gar a la pro­duc­ción, Álex de la Igle­sia (quien la di­ri­gió en 2011 en La chis­pa de la vi­da) me avi­sa­ba de lo que po­día es­pe­rar de Salma en la dis­tan­cia cor­ta: “Tie­ne mi­ra­da, ca­ris­ma y un tem­pe­ra­men­to in­abor­da­ble. Y, co­mo ac­triz, no pue­des pe­dir­le a al­guien que ten­ga eso por­que sí. Po­see una vi­da y es de lo que se nu­tre. Es, co­mo Tom Crui­se, un ani­mal de cá­ma­ra, una chi­ca nor­mal a la que rue­das… y cam­bia to­do. Hay gen­te de me­tro 80 que tie­ne mu­chí­si­ma pre­sen­cia, la po­nes de­lan­te de una cá­ma­ra y es un desas­tre. Igual que hay edi­fi­cios fan­tás­ti­cos que no fun­cio­nan por­que so­lo que­dan bien en fo­to”. Im­po­si­ble qui­tar­le la ra­zón; es exac­ta­men­te lo que ha ofre­ci­do a la ale­ma­na: tres fotos por fo­to, ca­da una con un ac­ting ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­cia­do, con au­to­ma­tis­mos de mo­de­lo más que de ac­triz. Nun­ca sa­bes cuán­do se va a des­mar­car mor­dien­do la ho­ja de esa pal­me­ra a la que aún lle­ga con su me­tro 57 de pu­ra di­na­mi­ta. Así que, mo­de­lo y ac­triz… pe­ro no di­va.

José Mo­ta, com­pa­ñe­ro de re­par­to en 2011 en la pe­lí­cu­la de De la Igle­sia, me ex­pli­có an­tes de via­jar a L. A. la anéc­do­ta que más le mar­có de su ro­da­je co­mún en Mur­cia. Pos­tra­do él co­mo es­tu­vo en el ro­da­je ( La chis­pa de la vi­da tra­ta de un pu­bli­cis­ta que tras una caí­da se cla­va un hie­rro en la ca­be­za que le im­pi­de mo­ver­se) y ella a sus pies con­so­lán­do­le, am­bos ne­ce­si­ta­ron un fi­sio­te­ra­peu­ta. Pres­ta­dos los ser­vi­cios, el sa­ni­ta­rio la in­vi­tó a ce­nar en su ca­sa con su mu­jer co­mo mues­tra de res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Salma ac­ce­dió, lo que ha­bla de al­guien ca­paz de com­pa­ti­bi­li­zar las más se­lec­tas re­cep­cio­nes en Pa­rís, Lon­dres y L. A. con otros sa­raos más es­pon­tá­neos. “No to­do el mun­do hu­bie­ra ido”, re­cal­ca Mo­ta.

Salma no so­lo es icono de la re­sis­ten­cia con­tra la mas­cu­li­ni­dad tó­xi­ca, sino tam­bién de la reivin­di­ca­ción del or­gu­llo la­tino ins­ta­la­do en Holly­wood al que le que­da mu­cho pa­ra eclo­sio­nar. En los no­ven­ta, la ac­triz se que­ja­ba de que, pe­se a que la in­dus­tria les da­ba pa­pe­les, es­tos siem­pre eran “de pros­ti­tu­tas o amas de ca­sa”. Con una ta­sa de cre­ci­mien­to 20 ve­ces su­pe­rior a la de los blan­cos que ha­bi­tan EE UU, se cal­cu­la que en 2050 el 26% de la po­bla­ción se­rá la­ti­na. Las se­ries co­ra­les y fran­qui­cias de block­bus­ters ( Star Wars, Ca­nal Dis­ney, Por 13 ra­zo­nes…) co­mien­zan a cu­brir la cuo­ta que las ale­je de los ti­tu­la­res be­li­ge­ran­tes y a su vez ejer­zan de re­cla­mos pa­ra ni­ños de cual­quier ADN, pe­ro ra­ra vez ce­den pro­ta­go­nis­mo prin­ci­pal a ra­zas dis­tin­tas de la cau­cá­si­ca o la afro­ame­ri­ca­na si no es en pro­duc­tos in­de­pen­dien­tes. Aún que­da mu­cho por avan­zar. Ella se re­be­la: “Tras ser la pri­me­ra la­ti­na no­mi­na­da al Os­car a me­jor ac­triz prin­ci­pal (por Fri­da en 2003) me si­guie­ron ofre­cien­do lo mis­mo y en la mis­ma can­ti­dad. Fue co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do. Una co­sa que me sor­pren­dió fue que el año an­te­rior ha­bían ga­na­do Ha­lle Berry y Den­zel Washington y su­pu­so to­do un hi­to. Y con ra­zón. Ese año ha­bía un mon­tón de la­ti­nos en la ga­la: Gael [Gar­cía Ber­nal], Pe­dro [Al­mo­dó­var], mi di­rec­tor de pro­duc­ción y mi es­ce­nó­gra­fo es­ta­ban no­mi­na­dos… Ga­nó la de ma­qui­lla­je, que era me­xi­ca­na, pe­ro na­die men­cio­nó el boom la­tino. Ha­bía mu­chos sen­ta­dos atrás. Era co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do, así que de­jé de en­ten­der a es­te mons­truo pa­ra el que usa­ba to­da mi ener­gía crea­ti­va. No ha­bía re­to co­mo ac­triz, por lo que acep­té una ofer­ta del ca­nal Show­ti­me pa­ra di­ri­gir una TV mo­vie [ The Mal­do­na­do Mi­ra­cle, por la que ga­nó el Emmy a la me­jor di­rec­ción] que al prin­ci­pio ha­bía de­cli­na­do. Es­ta­ba pro­du­cien­do al­gu­nas co­sas pa­ra ellos, pe­ro me di­je­ron: ‘Tú no eres pro­duc­to­ra ni in­tér­pre­te, tu ca­be­za es­tá ca­blea­da co­mo la de una di­rec­to­ra’. Aho­ra me doy cuen­ta de que nun­ca qui­se ser ac­triz. Es lo que yo en­ten­día que me iba a me­ter a es­te mun­do del ci­ne don­de to­do es po­si­ble, pe­ro a mí no me gus­tan las li­mi­ta­cio­nes”, ex­pli­ca mien­tras qui­zá se le agol­pan en la ca­be­za las se­ries que pien­sa pro­du­cir a cor­to pla­zo.

Tó­pi­co y obli­ga­do, a es­te res­pec­to re­sul­ta pre­gun­tar­le por la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Trump y las de­por­ta­cio­nes que han te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia la icó­ni­ca por­ta­da de Ti­me con la ni­ña sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia a la que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se cie­rra el pa­so. Es la mis­ma se­ma­na en la que Pe­dro Sán­chez ha aco­gi­do a los tri­pu­lan­tes del Aqua­rius agi­tan­do el avis­pe­ro Sal­vi­ni y to­da la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la UE en ge­ne­ral. De nue­vo, Salma hu­ye de los ex­tre­mos: “Creo que es muy im­por­tan­te no pen­sar so­lo en uno mis­mo, sino en to­do el mun­do. No se de­be­rían ha­cer las co­sas por mie­do, por odio o por po­der po­lí­ti­co, y creo que la in­mi­gra­ción se usa pa­ra con­se­guir po­der po­lí­ti­co, pe­ro con­vie­ne te­ner res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral, con­cien­cia y com­pa­sión por las vi­das y por los se­res hu­ma­nos. Si per­de­mos eso, se mue­re el mun­do. Pa­ra arre­glar el pro­ble­ma, ha­bría que es­tu­diar­lo glo­bal­men­te, bus­car so­lu­cio­nes no tan sim­ples, por­que tam­po­co pue­des de­cir: ‘Que en­tren to­dos’. Es una ecua­ción com­pli­ca­da. Se pier­de mu­chí­si­mo tiem­po vién­do­lo des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y no hay su­fi­cien­tes men­tes bri­llan­tes tra­ba­jan­do en la so­lu­ción. Y tam­po­co sien­to que EE UU lo es­té ha­cien­do de una ma­ne­ra hu­ma­na ni in­te­li­gen­te”. An­tes de mar­char he­mos po­di­do ver al­gu­nas de las fotos que acom­pa­ña­rán es­tas pa­la­bras y nos ca­be el or­gu­llo de que su ni­vel de fie­re­za y trans­gre­sión es­tá en sin­to­nía con aque­lla his­tó­ri­ca se­sión que nos ins­pi­ró. No pue­do re­sis­tir­me a pre­gun­tar­le a Salma có­mo se asi­mi­lan hoy to­das aque­llas lis­tas de las mu­je­res más sexy de ha­ce una y dos dé­ca­das, don­de te­nía pla­za fi­ja y que hoy re­sul­tan an­te­di­lu­via­nas. —¿Sa­bes qué? Si te ob­je­ti­zan des­pués de los 50, no te ofen­des tan­ti­to. Yo sé que es­tá mal [po­ne ca­ra se­ria]. Yo sé que es­tá mal [po­ne ca­ra más se­ria], pe­ro di­ces: “Ummm, to­da­vía mue­vo al­go, ¿no?”. �

Al­ber­to Mo­reno es di­rec­tor de ‘Va­nity Fair’ y fan nú­me­ro uno del mun­do de ‘Abier­to has­ta el ama­ne­cer’.

DE PU­RA RA­ZA Salma, con ves­ti­do de ter­cio­pe­lo y en­ca­je de Bot­te­ga Ve­ne­ta, san­da­lias de Sop­hia Webs­ter y pen­dien­tes de Saint Lau­rent by Ant­hony Vac­ca­re­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.