Sergio Peris-Men­che­ta

EN CIN­CO PA­SOS

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - Por PA­BLO GIRALDO

“NO ME SIEN­TO PAR­TE DE L A ACA­DE­MIA. POR EJEM­PLO, NUN­CA ME HAN IN­VI­TA­DO A LOS GO­YA”, DI­CE PERIS- MEN­CHE­TA, QUE ES­TRE­NA DOS OBRAS DE TEA­TRO Y UN MU­SI­CAL

‘ AL SA­LIR DE CLA­SE’

Lle­gó con 23 años y so­lo es­tu­vo nue­ve me­ses, su­fi­cien­tes pa­ra con­ver­tir­se en ído­lo ado­les­cen­te. “Apren­dí a ser efi­caz, pe­ro no ha­bía tiem­po pa­ra po­ner­se crea­ti­vo. Eras un mo­ni­go­te en una mar­ca. De­cías tu tex­to, que siem­pre era el mis­mo con el or­den de las pa­la­bras cam­bia­do”. De esa eta­pa, que re­cuer­da es­tre­san­te, Sergio Peris-Men­che­ta man­tie­ne a cóm­pli­ces ha­bi­tua­les co­mo Víc­tor Cla­vi­jo y a su mu­jer, Mar­ta So­laz, con quien tie­ne dos hi­jos y va­rios pro­yec­tos tea­tra­les. “El pri­mer ca­pí­tu­lo de ella era el úl­ti­mo mío”, evo­ca.

PRI­ME­ROS PA­SOS EN EL CI­NE

“En­ton­ces tra­ba­jar en te­le­vi­sión era lo peor que po­días ha­cer si que­rías ser ac­tor de ci­ne. A Pi­lar López de Aya­la y a mí nos die­ron la opor­tu­ni­dad y pe­dí que ma­ta­ran a mi per­so­na­je de la se­rie”. De­bu­tó en el ci­ne con Ja­ra jun­to a Oli­via Mo­li­na y Juan Echa­no­ve. Pe­se a tra­ba­jar con Gar­ci o des­ta­car en Los Bor­gia y pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, di­ce: “Tu­ve una pre­sen­cia cons­tan­te du­ran­te una épo­ca, pe­ro des­apa­re­cí. No de­bí de ha­cer­lo bien, pues de­ja­ron de lla­mar­me. No me sien­to par­te de la Aca­de­mia del Ci­ne. Por ejem­plo, nun­ca me han in­vi­ta­do a los Go­ya”.

BAR­CO PI­RA­TA

“Nun­ca me to­mé la di­rec­ción en se­rio por­que no te­nía for­ma­ción en ese cam­po. Y, por com­ple­jo, por­que en es­te país se cas­ti­ga a los po­li­fa­cé­ti­cos, me fre­na­ba que to­dos me si­guie­ran vien­do co­mo el ni­ña­to de Al sa­lir de cla­se que se cree Ja­vier Bar­dem”. Tar­dó va­rios años en plan­teár­se­lo pro­fe­sio­nal­men­te. “Has­ta que un nu­me­ró­lo­go me di­jo que te­nía que dar el pa­so a di­rec­tor y que me lla­ma­rían pa­ra in­ter­pre­tar al Ca­pi­tán Trueno. Yo, que soy un es­cép­ti­co…”. El di­ne­ro que ga­nó con la pe­lí­cu­la lo in­vir­tió en fun­dar la com­pa­ñía Bar­co Pi­ra­ta y es­tre­nar In­cre­men­tum, su pri­me­ra obra.

LOS PRE­MIOS

El Pre­mio Ce­res inau­gu­ró una ra­cha co­mo di­rec­tor que cul­mi­na­ría con cua­tro Pre­mios Max por Un tro­zo in­vi­si­ble de es­te mun­do, es­cri­ta y pro­ta­go­ni­za­da por Juan Die­go Bot­to. “Los ga­lar­do­nes no te ra­ti­fi­can en na­da. No sien­to que ha­ya lo­gra­do lo que quie­ro en mi ca­rre­ra tea­tral. Di­ri­gir sur­ge de la ne­ce­si­dad de con­tar las co­sas co­mo me ape­te­ce, sin es­tar al ser­vi­cio de un au­tor ni ba­jo el pun­to de vis­ta de otro di­rec­tor”. Re­pi­tió éxi­to en La co­ci­na, don­de di­ri­gía a 27 in­tér­pre­tes en un es­ce­na­rio de 360º.

DI­REC­TOR AL CU­BO

El res­pal­do eco­nó­mi­co que le ha da­do la se­rie Snow­fall le ha per­mi­ti­do arries­gar en su fa­ce­ta co­mo pro­duc­tor, adap­ta­dor y di­rec­tor de tea­tro. Es­ta tem­po­ra­da es­tre­na dos mon­ta­jes, Leh­man Tri­logy (17 de agos­to, en Avi­lés) y ¿Quién es el Sr. Sch­mitt? (29 de sep­tiem­bre, en Mur­cia), y pre­pa­ra el mu­si­cal Just a Gi­go­ló. “Co­mo di­rec­tor, ja­más he acep­ta­do un tra­ba­jo ali­men­ti­cio. Ca­da vez me im­por­ta me­nos lo que opi­nen de mí co­mo ac­tor y, en cam­bio, me sien­ta peor que pon­gan ver­de pro­yec­tos tea­tra­les que son tan per­so­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.