CAT PO­WER HA­CIEN­DO EL PE­RRO

To­dos los gre­mios de­jan anéc­do­tas pa­ra el re­cuer­do. En po­lí­ti­ca pa­re­ce que no van a pa­rar de sur­gir. En la mú­si­ca, al­gu­nas, co­mo es­ta de Cat Po­wer, sir­ven pa­ra re­me­mo­rar­las siem­pre.

Vanity Fair (Spain) - - MÚ­SI­CA - Por ANDREA LEVY ILUS­TRA­CIÓN DE SIL­JA GOËTZ

Ten­go un com­pa­ñe­ro de par­ti­do que lle­va dos años que­rien­do pu­bli­car su li­bro de me­mo­rias po­lí­ti­cas, pe­ro ca­da vez que cree que ya es­tá ter­mi­na­do, la ac­tua­li­dad nos de­pa­ra un nue­vo vai­vén que con­si­de­ra de­be con­tar­se en su anecdotario. “¡Me­nu­do to­cho te va a que­dar, Javier!”, le di­go. Lo cier­to es que en es­tos úl­ti­mos años he­mos vi­vi­do en una coc­te­le­ra en per­ma­nen­te agi­ta­ción: re­pe­ti­ción de elec­cio­nes, apli­ca­ción del 155 en Ca­ta­lu­ña, mo­ción de cen­su­ra… A es­te pa­so cualquier po­lí­ti­co que to­me notas pue­de aca­bar con una sa­ga más lar­ga que los Episodios Na­cio­na­les de Pérez Gal­dós. Ca­da gre­mio tie­ne su uni­ver­so de anéc­do­tas. Si al­gu­na vez coin­ci­den en una fies­ta con Da­vid True­ba, arrí­men­se a él. Es un no pa­rar de con­tar in­tra­his­to­rias del mun­do del cine. En la en­tre­ga del Pre­mio de Pe­rio­dis­mo de Va­nity Fair se hi­zo un co­rri­llo a su al­re­de­dor: “¿Sa­béis que Har­vey Weins­tein pi­dió que le qui­ta­sen el pe­lo del en­tre­ce­jo a Sal­ma Ha­yek en la pe­lí­cu­la so­bre Frida Kah­lo por­que le pa­re­cía ab­so­lu­ta­men­te nada sexy pa­ra Holly­wood?”. Que la reali­dad no te es­tro­pee un fo­to­gra­ma, de­bió de pen­sar el pro­duc­tor. Es­te mes es­toy de en­ho­ra­bue­na. Cat Po­wer, una de mis re­fe­ren­cias mu­si­ca­les, sa­ca nue­vo dis­co Wan­de­rer. Su úl­ti­mo ál­bum, Sun, se re­mon­ta a 2012, sin du­da mu­cho tiempo de au­sen­cia que sus fans he­mos tra­ta­do de re­lle­nar con­tan­do anéc­do­tas que de­ja­ban en­tre­ver que Charlyn Mars­hall qui­zá ha­bía pa­de­ci­do el ex­ce­so de sus ex­cen­tri­ci­da­des en las car­nes de su fra­gi­li­dad. Ese año can­ce­ló su gi­ra eu­ro­pea y pen­sé que tam­bién po­día ser el fi­nal de su ca­rre­ra. En el Pri­ma­ve­ra Sound de Opor­to de 2003 dio uno de sus peo­res con­cier­tos. Has­ta pa­ró en mi­tad de una can­ción ale­gan­do un “ten­go que ha­cer pis” y se fue al baño. Tras la ac­tua­ción tu­vo lu­gar el after party ofi­cial. En la en­tra­da de la dis­co­te­ca ha­bía un car­tel que re­za­ba “No dogs allo­wed” y co­mo si de una pe­lea de pe­rros y ga­tos se tra­ta­ra, Mars­hall se pu­so a cua­tro pa­tas y em­pe­zó a la­drar pa­ra avan­zar en la co­la has­ta cru­zar el arco de se­gu­ri­dad del lo­cal. Le fal­tó le­van­tar la pa­ta y ori­nar, pe­ro ya ha­bía in­te­rrum­pi­do el con­cier­to pa­ra ello. La vuel­ta de la can­tan­te de Atlan­ta se­gu­ro que nos trae de nue­vo la hi­per­sen­si­bi­li­dad de su voz. Un ejer­ci­cio de supervivencia a las anéc­do­tas más di­fí­ci­les de su vi­da. Es­pe­re­mos que es­ta vez sí se que­de so­bre el es­ce­na­rio. �

Andrea Levy, dipu­tada en el Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña, co­lec­cio­na anéc­do­tas de mú­si­cos pa­ra con­tar­las en Va­nity Fair .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.