LA DE­CI­SIÓN BE­GO­ÑA de

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

Co­mo pro­ta­go­nis­tas o es­con­di­das en la som­bra, las se­gun­das da­mas de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la han na­ve­ga­do los círcu­los del po­der ba­jo el es­cru­ti­nio me­diá­ti­co. El po­lé­mi­co fi­cha­je de Be­go­ña Gó­mez por una es­cue­la de ne­go­cios pri­va­da ha reabier­to el de­ba­te so­bre los lí­mi­tes de man­te­ner una ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal sien­do con­sor­te del je­fe del Go­bierno. Ve­te­ra­nos de la Mon­cloa y ase­so­res po­lí­ti­cos ha­blan con MÓ­NI­CA PAR­GA y ana­li­zan el in­de­fi­ni­do pa­pel de las es­po­sas de los pre­si­den­tes.

Son mu­je­res que siem­pre van a ser cri­ti­ca­das”, Mª Án­ge­les Ló­pez de Ce­lis, exem­plea­da de la Mon­cloa

Era ma­yo de 1988. Ya­kar­ta se pre­pa­ra­ba pa­ra la vi­si­ta ofi­cial del en­ton­ces pre­si­den­te Fe­li­pe Gon­zá­lez y su es­po­sa, Car­men Romero, y las ca­lles de la ca­pi­tal in­do­ne­sia ha­bían si­do inun­da­das de fo­to­gra­fías del ma­tri­mo­nio pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da. Cuan­do to­do es­ta­ba lis­to pa­ra su lle­ga­da, so­nó el te­lé­fono de la Em­ba­ja­da es­pa­ño­la. La mu­jer del lí­der so­cia­lis­ta no via­ja­ría con él. Sin mar­gen pa­ra reac­cio­nar, so­lo se les ocu­rrió una so­lu­ción: ta­par la mi­tad de las pan­car­tas. En el en­cuen­tro, los Suhar­to, sus an­fi­trio­nes, ob­se­quia­ron al pre­si­den­te una es­pa­da de pla­ta pa­ra él y un pa­ñue­lo de se­da “pa­ra la se­ño­ra Gon­zá­lez”.

Han pa­sa­do tres dé­ca­das de aque­lla anéc­do­ta y el rol de la “se­gun­da da­ma”, co­mo se co­no­ce

en nues­tro país a la cón­yu­ge del pre­si­den­te —la “pri­me­ra da­ma” co­rres­pon­de­ría a la con­sor­te del rey—, una fi­gu­ra sin re­fle­jo en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, to­da­vía re­sul­ta di­fí­cil de en­mar­car. Tras el pa­pel tra­di­cio­nal ocu­pa­do por Am­pa­ro Illa­na y Pi­lar Ibá­ñez-Mar­tín, las es­po­sas de Adol­fo Suá­rez y Leo­pol­do Calvo- So­te­lo que hi­cie­ron del cui­da­do de sus ma­ri­dos e hi­jos su mi­sión, fue Romero quien in­ten­tó mos­trar a los es­pa­ño­les que la mu­jer del je­fe del Go­bierno po­día te­ner sus pro­pias as­pi­ra­cio­nes y lle­var una vi­da in­de­pen­dien­te, in­clu­so si eso su­po­nía no acom­pa­ñar a su es­po­so en to­das las vi­si­tas de Es­ta­do —Illa­na tam­po­co so­lía ha­cer­lo, pe­ro por otra ra­zón: su­fría pá­ni­co a los avio­nes—. La so­cie­dad ha­bía avan­za­do, aun­que no lo su­fi­cien­te. Mien­tras re­si­dió en la Mon­cloa, Romero man­tu­vo su em­pleo co­mo pro­fe­so­ra en un ins­ti­tu­to pe­ro se cam­bió al turno de tar­de y, se­gún re­ve­la­ría, de­ci­dió es­con­der que ha­bía tra­du­ci­do un libro del ita­liano y no lo pro­mo­cio­nó “por pu­dor”. Preo­cu­pa­da qui­zá por no mez­clar su tra­ba­jo con su po­si­ción, pau­só su ca­rre­ra has­ta que en 1989 se pre­sen­tó co­mo dipu­tada por Cá­diz.

La úl­ti­ma in­qui l i - na de la Mon­cloa, Be­go­ña Gó­mez, re­co­ge el tes­ti­go de las seis mu­je­res que ha­bi­ta­ron el pa­la­cio an­tes que ella. ¿Adop­ta­rá el mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se y emu­la­rá a la vi­si­ble Ana Bo­te­lla, a quien el pro­pio Az­nar lla­ma­ba “Hi­la­ria”, equi­pa­rán­do­la a Hi­llary Clin­ton? ¿O blin­da­rá su in­ti­mi­dad co­mo hi­zo Son­so­les Espinosa, que an­te­pu­so su tra­ba­jo co­mo so­prano en un co­ro a su per­fil po­lí­ti­co? Los he­chos re­cien­tes des­car­tan el mo­de­lo de Elvira Fer­nán­dez, que aban­do- nó un pues­to en Te­le­fó­ni­ca y vi­vió ca­si en el ano­ni­ma­to.

Po­co des­pués de ga­nar Pe­dro Sán­chez la mo­ción de cen­su­ra el pa­sa­do ju­nio, Be­go­ña Gó­mez pi­dió una ex­ce­den­cia co­mo di­rec­to­ra de con­sul­to­ría en el gru­po In­mark, una fir­ma de ase­so­ría con pre­sen­cia en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na de­di­ca­da al sec­tor de la ban­ca, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y, en­tre otros, las ONG, la es­pe­cia­li­dad de Gó­mez. For­ma­da en Mar­ke­ting en la ESIC y con un más­ter en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, su ca­rre­ra se ha en­fo­ca­do en la re­cau­da­ción de fon­dos, área

Yo no he he­cho opo­si­cio­nes pa­ra ser pri­me­ra da­ma”, so­lía de­cir Son­so­les Espinosa

del tí­tu­lo pro­pio que co­di­ri­ge en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se.

El pro­pó­si­to de aque­lla ex­ce­den­cia, se­gún los me­dios, era de­di­car­se por com­ple­to a su la­bor co­mo se­gun­da da­ma y pro­mo­cio­nar cau­sas so­li­da­rias. Unos días an­tes ha­bía asis­ti­do a una ga­la be­né­fi­ca en apo­yo al tra­ba­jo de los der­ma­tó­lo­gos en el es­te de Áfri­ca y tam­bién hi­zo ac­to de pre­sen­cia en el des­fi­le de la di­se­ña­do­ra Jua­na Mar­tín en la pa­sa­re­la ma­dri­le­ña, de­di­ca­do a la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma. Pe­ro su mar­cha no sig­ni­fi­ca­ba que se re­ti­ra­ba de la vi­da pro­fe­sio­nal.

En agos­to sal­tó la no­ti­cia de que ha­bía si­do nom­bra­da di­rec­to­ra del IE Afri­ca Cen­ter, el re­cién crea­do cen­tro de es­tu­dios del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa, una es­cue­la pri­va­da. Su pro­gra­ma MBA, en la mo­da­li­dad in­ter­na­cio­nal, cues­ta 72.200 eu­ros al año. En 2017 ocu­pa­ba el oc­ta­vo pues­to en la lis­ta del Fi­nan­cial Ti­mes de las es­cue­las me­jor va­lo­ra­das del mun­do.

El f icha­je desató la po­lé­mi­ca. “La agen­cia de co­lo­ca­ción ‘ Pe­dro Sán­chez, pre­si­den­te del Go­bierno’ ha tras­pa­sa­do los lí­mi­tes de Fe­rraz pa­ra co­lo­car a su mu­jer, Be­go­ña Gó­mez, en el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa”, pu­bli­có el Par­ti­do Po­pu­lar en su Twitter. Marta Ri­ve­ra, dipu­tada por Ciu­da­da­nos, de­cla­ró: “El pre­si­den­te in­te­ri­no, que sa­be que va a es­tar po­co en Mon­cloa, ha de­ci­di­do apro­ve­char pa­ra co­lo­car a to­dos los su­yos. Co­mo sea. En don­de sea”. En­tre el re­vue­lo, la por­ta­voz del PSOE en el Con­gre­so, Adria­na Las­tra, de­jó caer una fra­se de apo­yo: “Una mu­jer de­be te­ner di­ne­ro y una ha­bi­ta­ción pro­pia’, nos di­jo Vir­gi­nia Woolf. Es una ci­ta muy muy opor­tu­na pa­ra es­ta tar­de”.

¿Exis­te fa­vo­ri­tis­mo? ¿Se es­tá be­ne­fi­cian­do Be­go­ña Gó­mez de su nue­vo es­ta­tus? Y, por otro la­do, ¿qué ven­ta­jas pue­de ob­te­ner el IE al con­tar con ella en su plan­ti­lla? Co­mo apun­ta­ron va­rios me­dios, la es­cue­la cuen­ta con una fun­da­ción que re­ci­be fon­dos pú­bli­cos (se­gún la en­ti­dad, no su­pe­rio­res al 5% de sus in­gre­sos, da­to que fa­ci­li­ta­ron al dia­rio El Mun­do). La pre­si­den­ta del IE Afri­ca Cen­ter y nue­va je­fa de Be­go­ña Gó­mez, Fe­li­cia Ap­pen­teng, con­tó a Va­nity Fair el pa­sa­do agos­to: “Be­go­ña ha te­ni­do una lar­ga ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, tra­ba­jan­do con em­pren­de­do­res so­cia­les y fi­lán­tro­pos. (...) Su com­pren­sión de ese sec­tor, com­bi­na­da con su pa­sión por cam­biar la na­rra­ti­va so­bre Áfri­ca, la con­vier­ten en la di­rec­to­ra ideal”. Una per­so­na del IE que pre­fie­re man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to aña­de: “Es un per­fil ade­cua­do pa­ra el pues­to. A es­to se su­ma, co­mo es ló­gi­co, el pres­ti­gio que lle­va aso­cia­da su po­si­ción ac­tual en la Mon­cloa”. Un po­lí­ti­co del Par­ti­do Po­pu­lar apun­ta: “Es un lu­cro lí­ci­to. Pa­ra el IE, de ca­ra al ex­te­rior es me­jor te­ner a la mu­jer del pre­si­den­te que con­tra­tar a un di­rec­ti­vo a se­cas. Pe­ro Be­go­ña Gó­mez es­ta­rá obli­ga­da a mos­trar una ma­yor trans­pa­ren­cia en su pues­to que sus co­le­gas”. El ca­so ha reabier­to el de­ba­te acer­ca del pa­pel de las con­sor­tes. on mu­je­res que siem­pre van a ser cri­ti­ca­das. Si se im­pli­can, por­que se im­pli­can, y si no lo ha­cen, por­que pien­san que ten­drían que ha­ber­lo he­cho. Es una po­si­ción bas­tan­te com­ple­ja”, me di­ce Ma­ría Án­ge­les Ló­pez de Ce­lis, quien for­mó par­te de la Se­cre­ta­ría de la Mon­cloa a lo lar­go de tres dé­ca­das. Es­ta tes­ti­go pri­vi­le­gia­da de los sue­ños y frus­tra­cio­nes de cin­co se­gun­das da­mas re­cuer­da a Am­pa­ro Illa­na en­ce­rra­da en el dor­mi­to­rio du­ran­te ho­ras, so­bre­pa­sa­da por el pe­so del pa­la­cio y so­lo ani­ma­da por las vi­si­tas ines­pe­ra­das de la rei­na So­fía, que se au­to­in­vi­ta­ba a al­mor­zar, o a Son­so­les Espinosa “con­tan­do los días” has­ta re­cu­pe­rar la li­ber­tad. “El ob­je­ti­vo en la vi­da de cual­quier po­lí­ti­co es lle­gar a ser pre­si­den­te del Go­bierno. Son per­so­nas que cum­plen sus as­pi­ra­cio­nes. Pe­ro no así su

Exis­ten pro­fun­dos com­por­ta­mien­tos ma­chis­tas. Hay una so­bre­fis­ca­li­za­ción de las ‘mu­je­res de”, An­to­ni Gui­tié­rre­zRu­bí, con­sul­tor po­lí­ti­co

fa­mi­lia”, opi­na Ló­pez de Ce­lis; una reali­dad que va­ria­ba se­gún el ca­so. Pi­lar Ibá­ñez-Mar­tín, la mu­jer de Calvo- So­te­lo, acos­tum­bra­da a mo­ver­se en­tre gen­te des­ta­ca­da, se desen­vol­vía con sol­tu­ra en las al­tas es­fe­ras de la po­lí­ti­ca, asis­tía a las vo­ta­cio­nes en el Con­gre­so y char­la­ba con pe­rio­dis­tas y mi­nis­tros. “Mi­ra, a mí no me im­por­ta na­da via­jar, pe­ro tie­ne que ve­nir Pi­lar con­mi­go, por­que si no, me abu­rro mu­chí­si­mo”, co­men­tó Calvo-So­te­lo a su ami­go Juan Lla­dó al po­co de lle­gar al Go­bierno.

Jo­sé En­ri­que Se­rrano, je­fe de los ga­bi­ne­tes de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro re­co­no­ce, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, que pa­ra la mu­jer de un pre­si­den­te es com­pli­ca­do man­te­ner un em­pleo es­tan­do en la Mon­cloa y que por es­ta di­fi­cul­tad Car­men Romero aca­bó re­nun­cian­do al su­yo. Ló­pez de Ce­lis aña­de: “Te en­fren­tas a la pa­ra­fer­na­lia del po­der, y es que sa­lir to­dos los días al tra­ba­jo im­pli­ca lle­var un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad, que en tu pues­to las co­sas ya no fun­cio­nen de la mis­ma ma­ne­ra... Mu­chas ve­ces pre­fie­ren re­nun­ciar a es­tar en el ojo del hu­ra­cán, pa­sar a la re­ta­guar­dia y es­pe­rar”.

El mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se de pri­me­ra da­ma se usa co­mo re­fe­ren­cia, a pe­sar de las dis­tan­cias. Allí son per­ci­bi­das co­mo em­ba­ja­do­ras de los va­lo­res de sus ma­ri­dos y se es­pe­ra de­di­ca­ción ple­na. Las más vo­ca­les in­clu­so pue­den pro­mo­ver re­for­mas le­gis­la­ti­vas. En el país ame­ri­cano, don­de sur­gió el tér­mino, tam­po­co es­tá re­gu­la­do ni re­ci­ben un suel­do. “Pa­ra fi­na­les del si­glo XX, el tí­tu­lo fue ab­sor­bi­do por otros idio­mas y uti­li­za­do (...) pa­ra re­fe­rir­se a la mu­jer del lí­der de la na­ción, in­clu­so en paí­ses en los que la con­sor­te re­ci­be mu­cha me­nos aten­ción y ejer­ce mu­cha me­nos inf luen­cia que en EE UU”, ex­pli­ca la En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca.

Tras las re­cien­tes apa­ri­cio­nes de Be­go­ña Gó­mez en ac­tos pú­bli­cos, mu­chos apun­tan a que se in­cli­na­rá por el ideal de la Ca­sa Blan­ca, una fi­gu­ra que en Es­pa­ña tu­vo su ma­yor re­pre­sen­ta­ción con Ana Bo­te­lla. En 1996, con la vic­to­ria del PP en las elec­cio­nes, de­jó su pla­za en el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Ló­pez de Ce­lis la re­cuer­da así en sus tiem­pos de la Mon­cloa: “Se ocu­pa­ba de pla­near los al­muer­zos ofi­cia­les, de even­tos, es­ta­ba pre­sen­te en to­das las vi­si­tas de Es­ta­do... No se per­dió na­da”. Un fun­cio­na­rio de Pro­to­co­lo re­la­ta­ba en Las da­mas de la Mon­cloa, el libro que pu­bli­có la en­tre­vis­ta­da en 2013: “La he vis­to or­ga­ni­zar su agen­da, ha­cer ma­le­tas, lla­mar a sus hi­jos a dia­rio, cam­biar­se de tra­je cin­co ve­ces al día, re­vi­sar dis­cur­sos y has­ta lle­var­le la con­tra­ria a su ma­ri­do”. Si no via­ja­ba con Az­nar, el pre­si­den­te

Em­ma­nuel y Bri­git­te Ma­cron no son so­lo ma­ri­do y mu­jer, son un equi­po po­lí­ti­co”, Maë­lle Brun, bió­gra­fa fran­ce­sa

es­ta­ba “tris­tón”, en pa­la­bras de un corresponsal ci­ta­do en el libro, así que Bo­te­lla se re­co­rría el mun­do con él, aun­que eso su­pu­sie­ra de­pen­der de los pe­lu­que­ros del ho­tel de turno. “Unos días sal­go co­mo si fue­ra Rocío Ju­ra­do y otros co­mo Ana Blanco. No im­por­ta, lue­go yo me lo adap­to a mi es­ti­lo”, di­jo la que lue­go se­ría al­cal­de­sa de la ca­pi­tal. “Hay gen­te que opi­na que su pre­sen­cia fue ex­ce­si­va. Hu­bo al­gún ma­len­ten­di­do con la ca­sa real por el pro­ta­go­nis­mo que ella to­ma­ba, pa­re­cía que la rei­na no que­da­ba en buen lu­gar”, me con­fie­sa la ex­tra­ba­ja­do­ra del pa­la­cio. “Aun­que hi­zo una la­bor de acom­pa­ña­mien­to muy in­tere­san­te”. Con aque­lla ex­pe­rien­cia apro­ve­chó pa­ra dar su pro­pio sal­to a la po­lí­ti­ca. En 2003, aún con Az­nar en la pre­si­den­cia, Bo­te­lla fue ele­gi­da con­ce­ja­la del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid.

“Son­so­les fue jus­to lo opues­to”, con­ti­núa Ló­pez de Ce­lis, una vi­sión com­par­ti­da por su co­le­ga Se­rrano, que vi­vió có­mo la mu­jer de Za­pa­te­ro evi­ta­ba po­sar siem­pre que la oca­sión se lo per­mi­tía. “Yo no he he­cho opo­si­cio­nes pa­ra ser pri­me­ra da­ma”, re­pe­tía. Co­mo so­prano en un co­ro, sus obli­ga­cio­nes eran es­po­rá­di­cas y pudo com­pa­gi­nar­lo, aun­que to­da­vía se re­cuer­da su au­sen­cia en el 70º cum­plea­ños del rey Juan Car­los, al que fal­tó por­que can­ta­ba en el Li­ceu. D e quien más se ale­ja Be­go­ña Gó­mez has­ta aho­ra es de su pre­de­ce­so­ra, Elvira Fer­nán­dez. Aún más rea­cia que Son­so­les a los fo­cos, Vi­ri, co­mo la lla­man sus alle­ga­dos, reali­zó su la­bor en­tre bam­ba­li­nas. Eco­no­mis­ta de for­ma­ción, se en­car­gó de lle­var las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad a los pre­su­pues­tos de la Mon­cloa con una cons­tan­te su­per­vi­sión de los gas­tos. Re­cha­zó te­ner ase­so­res, cam­bió los arre­glos flo­ra­les por plan­tas y pa­só las sus­crip­cio­nes de pe­rió­di­cos im­pre­sos a abo­nos di­gi­ta­les. So­lo acom­pa­ña­ba a Ra­joy en con­ta­dos ac­tos ofi­cia­les, pe­ro se pro­di­gó más en los en­cuen­tros con lí­de­res de La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de las pri­me­ras da­mas tie­nen un pe­so ma­yor. Aun­que ges­tio­nar las cuen­tas se con­vir­tió en una ocu­pa­ción a tiem­po com­ple­to, se­gún revela hoy una per­so­na de su en­torno en aquel mo­men­to, Vi­ri siem­pre echó de me­nos su ca­rre­ra. Un año an­tes de ga­nar su ma­ri­do las elec­cio­nes, re­nun­ció a su em­pleo en Te­le­fó­ni­ca, en ges­tión de con­te­ni­dos, pa­ra evi­tar po­si­bles crí­ti­cas.

Des­pués de tres me­ses en pri­me­ra lí­nea, en los que co­mo acom­pa­ñan­te de Pe­dro Sán­chez se ha reuni­do con los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia y ha re­ci­bi­do la vi­si­ta ofi­cial de An­ge­la Mer­kel y su ma­ri­do, Joa­chim Sauer, Be­go­ña Gó­mez ha pre­fe­ri­do sin em­bar­go mo­du­lar su pre­sen­cia pú­bli­ca. “Aho­ra es­tá adop­tan­do un per­fil más ba­jo”, cuen­ta por te­lé­fono Co­lleen Murphy, quien la ase­so­ró en su vi­si­ta a la pa­sa­re­la y ayu­dó a ele­gir sus es­ti­lis­mos re­cien­tes. “Co­men­cé a tra­ba­jar con ella ha­ce seis me­ses, cuan­do me pi­dió que le pre­sen­ta­ra a di­se­ña­do­res. Es­ta­ba in­tere­sa­da en apo­yar a mu­je­res em­pre­sa­rias, y que­da­mos en que asis­ti­ría a los des­fi­les en ju­lio. A pe­sar de que po­co des­pués en­tró en la Mon­cloa, qui­so man­te­ner su pro­me­sa y vino”.

Su pri­me­ra cri­sis co­mo se­gun­da da­ma ha lle­ga­do con la con­tro­ver­sia de su pues­to en el IE. “El ti­ming ha si­do un po­co inopor­tuno”, co­men­ta una per­so­na con una lar­ga tra­yec­to­ria cer­ca­na al Go­bierno. “Las po­lé­mi­cas se ali­men­tan cuan­do las ex­pli­ca­cio­nes no son cla­ras o con­vin­cen­tes o son par­cia­les”, in­di­ca An­to­ni Gu­tié­rre­zRu­bí, ase­sor de co­mu­ni­ca­ción y con­sul­tor po­lí­ti­co. “Es un ti­po de si­tua­ción en la que hay que dar ex­pli­ca­cio­nes con­vin­cen­tes. Cuan­do no se dan, se ge­ne­ran sos­pe­chas que ali­men­tan a la crí­ti­ca po­lí­ti­ca”.

En ma­yo de 2017, la OTAN ce­le­bró su 28ª cum­bre en Bru­se­las y las pa­re­jas de los man­da­ta­rios po­sa­ron pa­ra la fo­to de fa­mi­lia. Nue­ve mu­je­res, un hom­bre: Gaut­hier Des­te­nay, el ma­ri­do de Xa­vier Bet­tel, pri­mer mi­nis­tro de Lu­xem­bur­go. No es­ta­ba Phi­lip May, es­po­so de The­re­sa May, ni tam­po­co Joa­chim Sauer, que op­tó por no via­jar con su mu­jer, An­ge­la Mer­kel. Am­bos se per­die­ron las vi­si­tas cul­tu­ra­les y la ru­ta de

En­cuen­tro de­plo­ra­ble que los fran­ce­ses quie­ran re­du­cir el pa­pel de la pri­me­ra da­ma a al­go in­co­lo­ro e in­sí­pi­do”, Jac­ques Sé­gué­la, exa­se­sor de Sar­kozy

com­pras que ha­bía ( VIE­NE DE LA PÁG. 119) pre­pa­ra­do la or­ga­ni­za­ción pa­ra las es­po­sas de los lí­de­res mun­dia­les. A di­fe­ren­cia de sus ho­mó­lo­gas, po­cos es­pe­ran que los con­sor­tes de la pri­me­ra mi­nis­tra y la can­ci­ller ejer­zan de se­gun­do­nes.

Phi­lip May es di­rec­ti­vo en Ca­pi­tal Group, un fon­do de in­ver­sión que ma­ne­ja más de un bi­llón de eu­ros en ac­ti­vos. La pren­sa de­nun­ció un po­si­ble con­flic­to de in­tere­ses, pues co­mo ma­ri­do de la pri­me­ra mi­nis­tra po­dría ac­ce­der a in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da so­bre, en­tre otros, las in­ten­cio­nes del Go­bierno de su­bir los im­pues­tos o el rumbo en las ne­go­cia­cio­nes del Bre­xit. Pe­ro las crí­ti­cas fue­ron di­si­pán­do­se y aho­ra se elo­gia su pa­pel, que en las úl­ti­mas elec­cio­nes in­clu­yó po­ner­se al te­lé­fono pa­ra pe­dir vo­tos. Ade­más, tam­bién le ofre­ce con­se­jos de es­ti­lis­mo. “Se le da muy bien ele­gir­me los bol­sos”, ha con­fe­sa­do The­re­sa May. Si él des­ta­ca por su dis­cre­ción, Joa­chim Sauer, ma­ri­do de Mer­kel, es aún más hui­di­zo. El ca­te­drá­ti­co de Quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Ber­lín apa­re­ce tan po­co en pú­bli­co que se le co­no­ce co­mo “el fan­tas­ma de la ópe­ra” (en ho­nor tam­bién a su pa­sión por Wag­ner).

Se­ría di­fí­cil plan­tear­se que Joa­chim Sauer o Phi­lip May aban­do­na­ran sus ca­rre­ras a fa­vor de sus cón­yu­ges. “Exis­ten pro­fun­dos com­por­ta­mien­tos ma­chis­tas. Hay una so­bre­fis­ca­li­za­ción de ‘las mu­je­res de’, y le ha to­ca­do a la ac­tual pa­re­ja del pre­si­den­te [Pe­dro Sán­chez], co­mo la­men­ta­ble­men­te su­ce­dió con las an­te­rio­res”, apun­ta Gu­tié­rrez-Ru­bí. “Hay un ex­ce­so de ce­lo que se­gu­ra­men­te no su­ce­de­ría con un hom­bre”.

Un co­la­bo­ra­dor cla­ve de Az­nar du­ran­te su pa­so por la Mon­cloa re­fle­xio­na: “En tiem­pos de igual­dad, ¿por qué en los mí­ti­nes y otros ac­tos las con­sor­tes ocu­pan un si­tio que por pro­to­co­lo co­rres­pon­de­ría al vi­ce­pre­si­den­te o al se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do? Es con­tra­dic­to­rio”.

En aque­lla fo­to de la OTAN hu­bo otra pro­ta­go­nis­ta: Bri­git­te Ma­cron. Aco­sa­do por la di­mi­sión de dos mi­nis­tros, una re­for­ma la­bo­ral po­co bien­ve­ni­da, Em­ma­nuel Ma­cron ha vis­to có­mo su pa­re­ja lo su­pera en po­pu­la­ri­dad. Bri­git­te, que co­rri­ge sus dis­cur­sos y le re­su­me los li­bros que no tie­ne tiem­po pa­ra leer, se ha con­ver­ti­do en la llave del Elí­seo. “No son so­lo ma­ri­do y mu­jer. Son un equi­po po­lí­ti­co”, me cuen­ta Maë­lle Brun, au­to­ra de la bio­gra­fía de Bri­git­te Ma­cron, L’af­fran­chie (la li­be­ra­da, en es­pa­ñol). “Fue una cam­pa­ña muy du­ra, la gen­te los in­sul­ta­ba por la di­fe­ren­cia de edad, pe­ro a la vez se ge­ne­ró un gran afec­to ha­cia ella pa­ra de­fen­der­la”, ex­pli­ca des­de Pa­rís. “Se hi­zo muy po­pu­lar, y to­da­vía lo es por­que no da mu­chas en­tre­vis­tas, así que no pue­de co­me­ter de­ma­sia­dos erro­res”.

Bri­git­te, que lle­ga des­pués de cua­tro años de una Fran­cia sin pri­me­ra da­ma (tras la rup­tu­ra con Va­lé­rie Trier­wei­ler, Fra­nçois Ho­llan­de pre­fi­rió man­te­ner su re­la­ción con Ju­lie Ga­yet ca­si en se­cre­to), tie­ne su pro­pia ofi­ci­na y es­tá im­pli­ca­da en la de­fen­sa de la edu­ca­ción, la lu­cha con­tra la obe­si­dad y el apo­yo a los dis­ca­pa­ci­ta­dos, los te­mas que tra­di­cio­nal­men­te se han des­ti­na­do a las cón­yu­ges de los man­da­ta­rios. Ma­cron in­ten­tó re­fle­jar de ma­ne­ra ofi­cial las ta­reas de su es­po­sa, pe­ro el en­fa­do de la opo­si­ción le hi­zo cam­biar de idea. “Por aho­ra se acep­ta que Bri­git­te par­ti­ci­pe en las de­ci­sio­nes por­que se ha in­vo­lu­cra­do so­lo en co­sas en las que es com­pe­ten­te. Fue pro­fe­so­ra du­ran­te 30 años y es­tá im­pli­ca­da en áreas de edu­ca­ción”, pun­tua­li­za Brun. “Pe­ro se­ría di­fe­ren­te si se me­tie­ra en asun­tos de eco­no­mía o re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”. Cuál de­be ser en­ton­ces el pa­pel de las con­sor­tes? “Una pri­me­ra da­ma sa­be que nun­ca de­be cru­zar la lí­nea que po­dría per­ju­di­car a su ma­ri­do, aun­que no tie­ne por qué li­mi­tar­se a inau­gu­rar es­cue­las y asis­tir a ce­nas ofi­cia­les”. Quien con­tes­ta es Jac­ques Sé­gué­la, el hom­bre que pre­sen­tó a Nicolas Sar­kozy a Car­la Bru­ni en una ve­la­da en­tre ami­gos que ha­bía or­ga­ni­za­do en su ca­sa. Allí, tras dis­cul­par­se por ir sin cor­ba­ta y aca­ri­ciar el bi­chón mal­tés del an­fi­trión, Sar­kozy co­no­ció a la can­tan­te y su­per­mo­de­lo de fa­ma mun­dial con quien se ca­sa­ría un año des­pués. Bru­ni fue una pri­me­ra da­ma atí­pi­ca que “con­quis­tó a los Go­bier­nos ex­tran­je­ros com­bi­nan­do las cua­li­da­des de su ma­ri­do con su fe­mi­ni­dad, be­lle­za, sen­sua­li­dad y, so­bre to­do, su in­te­li­gen­cia y ta­len­to”, es­cri­be Sé­gué­la por co­rreo elec­tró­ni­co. “La con­quis­ta de los fran­ce­ses fue más di­fí­cil, re­qui­rió su com­pro­mi­so po­lí­ti­co. Hu­bo que ol­vi­dar que su co­ra­zón era de iz­quier­das”. Pre­ser­var su al­ma de ar­tis­ta en su nue­va fun­ción, revela el ase­sor y ami­go de Sar­kozy, fue el otro gran re­to.

Sé­gué­la tam­bién tra­ba­jó con Fra­nçois Mit­te­rrand, cu­ya es­po­sa, Da­nie­lle, no se cor­tó a la ho­ra de de­fen­der las cau­sas en las que creía, aun­que ello su­pu­sie­ra ene­mis­tar a Fran­cia con sus alia­dos po­lí­ti­cos. Pro­vo­có la ira del Go­bierno chino y del rey Ha­sán II de Ma­rrue­cos por de­nun­ciar abu­sos de los de­re­chos hu­ma­nos, y so­bre­vi­vió a un aten­ta­do en el Kur­dis­tán, has­ta don­de se ha­bía des­pla­za­do pa­ra apo­yar la lu­cha del pue­blo kur­do. “Con­ti­nua­ré con mi ac­ción has­ta la muer­te”, di­jo Da­nie­lle, que odia­ba el ape­la­ti­vo de pri­me­ra da­ma y fue de­fi­ni­da por Le Mon­de co­mo “la pe­sa­di­lla de las em­ba­ja­das, la bes­tia ne­gra del Quai d’Or­say”. Sé­gué­la la­men­ta que no que­den más co­mo ella: “En­cuen­tro de­plo­ra­ble que los fran­ce­ses quie­ran re­du­cir el pa­pel de la pri­me­ra da­ma a al­go in­co­lo­ro e in­sí­pi­do. Da­nie­lle y Car­la, aun­que eran po­los opues­tos, no se do­ble­ga­ron an­te la norma, y por ello su­frie­ron par­te de su des­gra­cia”.

“Si hoy fue­ra la mu­jer del pre­si­den­te del Go­bierno, ha­bría si­do sus­tan­cial­men­te la mis­ma, pe­ro ha­bría su­fri­do mu­cho me­nos y me ha­bría reí­do más”, re­ve­ló Car­men Romero en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a Va­nity Fair en el año 2009. Es pron­to pa­ra sa­ber qué ti­po de se­gun­da da­ma se­rá Be­go­ña Gó­mez. Qui­zá ayu­den las pa­la­bras de su ma­ri­do: “Una co­sa que me en­can­ta de ella es que no se de­di­ca a la po­lí­ti­ca”. �

Son­so­les Espinosa y Car­la Bru­ni, en 2009. FA­MA Y ANO­NI­MA­TO

Car­men Romero fue la pri­me­ra que re­cla­mó su in­de­pen­den­cia. NUE­VA ÉPO­CA

Cón­yu­ges de los lí­de­res mun­dia­les, en la cum­bre de la OTAN de 2017. FO­TO DE FA­MI­LIA

AL­CAL­DE­SA Ana Bo­te­lla, en di­ciem­bre de 2011.

RE­LA­CIO­NES BI­LA­TE­RA­LES Pe­dro Sán­chez y Be­go­ña Gó­mez re­ci­bie­ron es­te ve­rano en Do­ña­na a An­ge­la Mer­kel y su ca­si in­vi­si­ble ma­ri­do Joa­chim Sauer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.