Hi­lary Swank

Cuan­do ga­nó su pri­mer Os­car, ni si­quie­ra te­nía se­gu­ro mé­di­co: su suel­do en ‘Boys Don’t Cry’ no al­can­zó el mí­ni­mo es­ti­pu­la­do por el sin­di­ca­to de ac­to­res (5.000 dó­la­res) pa­ra ello.

Vanity Fair (Spain) - - CINE - Juan San­guino es crí­ti­co de ci­ne y ja­más re­co­no­ce­rá lo mu­cho que le gus­ta ‘Pos­da­ta: te quie­ro’. Por JUAN SAN­GUINO

Ga­nó dos Os­car, uno cuan­do era des­co­no­ci­da ( Boys Don’t Cry) y otro cuan­do la da­ban por aca­ba­da ( Mi­llion Do­llar Baby). Aho­ra es­tre­na What They Had, y An­net­te Be­ning ya es­tá ner­vio­sa.

“No sé qué he he­cho pa­ra me­re­cer to­do es­to, so­lo soy una chi­ca con un sue­ño que cre­ció en una ca­ra­va­na”. Co­mo las in­fan­cias mi­se­ra­bles so­lo se cuen­tan una vez, han si­do trans­for­ma­das en pa­rá­bo­las de su­pera­ción, así agra­de­ció Hi­lary Swank su se­gun­do Os­car —pa­ra dis­gus­to, tam­bién por se­gun­da vez, de la otra fa­vo­ri­ta en am­bas edi­cio­nes: An­net­te Be­ning—. Tras ser aban­do­na­da con 15 años por su pa­dre, Hi­lary y su ma­dre se mu­da­ron a Los Án­ge­les, don­de dur­mie­ron en un co­che has­ta que con­si­guió su pri­mer pa­pel. En El nue­vo Karate Kid in­ter­pre­ta­ba a una jo­ven trau­ma­ti­za­da por la muer­te de sus pa­dres. En Sen­sa­ción de vi­vir hi­zo de ma­dre sol­te­ra. Cuan­do ga­nó su pri­mer Os­car —in­ter­pre­tan­do a un hom­bre trans­gé­ne­ro ase­si­na­do, ca­rac­te­ri­za­da co­mo di­jo ella mis­ma co­mo “Matt Da­mon con cu­lo”—, Swank no te­nía ni se­gu­ro mé­di­co: su suel­do no al­can­zó el mí­ni­mo es­ti­pu­la­do por el sin­di­ca­to de ac­to­res (5.000 dó­la­res).

Es­tas di f icul­ta­des con­tri­bu­ye­ron a for­jar la vis­ce­ra­li­dad que ca­rac­te­ri­za sus me­jo­res in­ter­pre­ta­ci­nes (bá­si­ca­men­te, sus dos Os­car). Una agen­te le re­co­men­dó que aban­do­na­se esos pa­pe­les de “chi­ca du­ra en un mun­do de hom­bres” y abra­za­se a la su­per­mo­de­lo que lle­va­ba den­tro. Ella res­pon­dió pro­ta­go­ni­zan­do Mi­llion Do­llar Baby. Swank bri­lla — o, más bien, to­do lo con­tra­rio— en per­so­na­jes con ras­gos tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­dos en el ci­ne a los hom­bres: con­flic­tos cru­dos, in­ter­pre­ta­cio­nes fí­si­cas, per­se­ve­ran­cia por en­ci­ma de su pro­pia vi­da. Pe­ro por in­con­tes­ta­bles que sean sus dos Os­car, el res­to de su ca­rre­ra pa­re­ce no exis­tir pa­ra el gran pú­bli­co. Y ca­si me­jor, por­que eso in­clu­ye sus in­ten­tos ca­tas­tró­fi­cos de ser una es­tre­lla con­ven­cio­nal en El nú­cleo, La víc­ti­ma per­fec­ta o Pos­da­ta: te quie­ro. Le so­bra ta­len­to pa­ra ser una ac­triz de ca­rác­ter, pe­ro le fal­ta mis­te­rio pa­ra ser una es­tre­lla.

En 2007 se di­vor­ció de su ma­ri­do dro­ga­dic­to y re­co­no­ció ha­ber re­pe­ti­do pa­tro­nes de su in­fan­cia: “Cui­dé de mi ma­dre, por­que su fe­li­ci­dad de­pen­día so­lo de mí, y des­pués cui­dé de mi ma­ri­do”. Su ca­rre­ra su­frió un ba­che cuan­do co­bró por asis­tir al cum­plea­ños del des­pia­da­do pre­si­den­te che­cheno Ram­zán Ka­drov: ella des­pi­dió a su re­pre­sen­tan­te y su pu­bli­cis­ta la des­pi­dió a ella. Aho­ra re­gre­sa de un des­can­so de tres años pa­ra, pre­ci­sa­men­te, cui­dar de su pa­dre en­fer­mo. Y ase­gu­ra que re­ci­be más ofer­tas que nun­ca. A los 44 es­tá lis­ta pa­ra ex­plo­tar su va­lor co­mo la ac­triz ma­du­ra que, en reali­dad, lle­va sien­do des­de que de­bu­tó. �

Hi­lary Swank bri­lla en per­so­na­jes con ras­gos tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­dos en el ci­ne a los hom­bres

What They Had se es­tre­na en Es­pa­ña el 23 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.