So­li­da­rios

Viajar - - CARTA - Ma­riano Ló­pez DI­REC­TOR

Wá­ti­na es una pa­la­bra ga­rí­fu­na que se re­fie­re a la lla­ma­da que las co­mu­ni­da­des ga­rí­fu­nas sien­ten pa­ra ha­cer al­go jun­tos. Sig­ni­fi­ca lla­ma­da pe­ro tam­bién alien­to, en­tu­sias­mo y vo­ca­ción. Wá­ti­na es ade­más el nom­bre de un nue­vo ope­ra­dor de via­jes es­pa­ñol (www.wa­ti­na­tours.com) que na­ció fren­te a la is­la de Roa­tán, con la vo­ca­ción ini­cial de or­ga­ni­zar via­jes a las co­mu­ni­da­des de la cos­ta ga­rí­fu­na de Hon­du­ras y que aho­ra ha ex­ten­di­do su en­tu­sias­mo por las cua­tro pun­tas del glo­bo, del Ne­pal a Su­dá­fri­ca, de Ca­me­rún a la In­dia, mo­vien­do via­je­ros que quie­ren co­no­cer mu­seos pe­ro tam­bién es­cue­las, que pre­fie­ren los mer­ca­dos a las tien­das, que de­tie­nen su safari pa­ra pa­sar un día en­tre los ma­sái. Se tra­ta de una agen­cia de via­jes es­pe­cia­li­za­da en tu­ris­mo res­pon­sa­ble, que no es un ti­po de tu­ris­mo sino una for­ma de lle­var a ca­bo la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca que, co­mo di­ce la De­cla­ra­ción de Ke­ra­la, im­pli­ca a todos: a los que via­jan y a los que re­ci­ben a los via­je­ros. Es otra for­ma de via­jar. Qui­zá la úni­ca atrac­ti­va y ra­zo­na­ble, sos­te­ni­ble, aho­ra que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo ha anun­cia­do que el mun­do es­tá a pun­to de su­mar más de mil mi­llo­nes de via­je­ros.

Tu­ve la suer­te de via­jar con Wá­ti­na el pa­sa­do año a uno de los lu­ga­res más ma­ra­vi­llo­sos que co­noz­co del pla­ne­ta: a Ke­ra­la, la tie­rra de los dio­ses, en el sur de la In­dia. La agen­cia ape­nas co­men­za­ba a an­dar, pe­ro co­noz­co a quie­nes la han for­ma­do y re­co­noz­co que me unen la­zos, que ten­go allí amigos, y que tra­to de apren­der de su idea­rio. Así que me apun­té a uno de sus pri­me­ros via­jes. Fui­mos has­ta Kan­ya­ku­ma­ri, el ex­tre­mo sur de la In­dia, el ca­bo don­de se unen el Gol­fo de Ben­ga­la, el Mar de Ara­bia y el Océano Ín­di­co. Kan­ya­ku­ma­ri es un lu­gar de pe­re­gri­na­ción hin­dú, que ve­ne­ra la hue­lla de Par­va­ti en la ro­ca don­de los fie­les creen que re­zó antes de con­ce­der su mano al dios Shi­va. Co­mo todos o ca­si todos los des­ti­nos de pe­re­gri­na­ción, es un lu­gar im­po­nen­te. Ca­da atar­de­cer el dis­co púr­pu­ra del sol se ocul­ta por el Mar de Ara­bia mien­tras que al mis­mo tiem­po, en la otra pun­ta del ho­ri­zon­te, en el Gol­fo de Ben­ga­la, sur­ge una lu­na re­cia y de pla­ta. Fren­te a la úl­ti­ma pie­dra del Ca­bo, des­pués de la igle­sia ca­tó­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra del Res­ca­te, de la mez­qui­ta y del tem­plo de­di­ca­do a la ma­ni­fes­ta­ción de Par­va­ti, hay una breve is­la que alo­ja un cen­tro de me­di­ta­ción y otra ro­ca, igual­men­te es­ca­sa, don­de se ele­va la ma­jes­tuo­sa es­ta­tua de un poeta, Va­llu­var, que cantó en len­gua ta­mil, ha­ce más de dos mil años, al amor y a la vir­tud, al va­lor de los más po­bres y –co­mo San­ta Te­re­sa de Je­sús y Arund­ha­ti Roy– al Dios de las pe­que­ñas co­sas. Re­co­rri­mos los tem­plos y los mer­ca­dos: la lar­ga se­rie de quios­cos y chi­rin­gui­tos que ven­den ba­ra­ti­jas pa­ra au­men­tar la fe­li­ci­dad de los pe­re­gri­nos. No son fre­cuen­tes los via­je­ros es­pa­ño­les, pe­ro el fút­bol es un len­gua­je uni­ver­sal y no fal­ta­ban las ca­mi­se­tas, po­co o na­da ofi­cia­les, de las es­tre­llas de la Li­ga es­pa­ño­la y de la se­lec­ción cam­peo­na del mun­do. Co­mi­mos cer­ca de la pla­ya arroz y pes­ca­do, nos alo­ja­mos en un ho­tel en cu­ya azo­tea se jun­tan los pe­re­gri­nos pa­ra di­vi­sar la lu­na, el sol y los tres ma­res, y dis­fru­ta­mos, al día si­guien­te, de una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble con los pes­ca­do­res de Kan­ya­ku­ma­ri, mu­chos de ellos su­per­vi­vien­tes del tsu­na­mi.

La ola gi­gan­tes­ca y de­mo­le­do­ra arra­só la cos­ta sur de la In­dia y se lle­vó por de­lan­te ocho mil ca­sas, diez mil em­bar­ca­cio­nes y cua­ren­ta y cua­tro al­deas de pes­ca­do­res. Hu­bo 125.000 muer­tos, en 68 ki­ló­me­tros de cos­ta. Aho­ra, gra­cias a la ayu­da ex­te­rior re­ci­bi­da des­de el año 2005, so­bre to­do de España, se ha po­di­do cons­truir en Kan­ya­ku­ma­ri una co­lo­nia don­de vi­ven tres­cien­tas fa­mi­lias de

El tu­ris­mo res­pon­sa­ble im­pli­ca a todos: a los que via­jan y a los que re­ci­ben a los via­je­ros

pes­ca­do­res. Ca­da una de las fa­mi­lias par­ti­ci­pó en la cons­truc­ción de su ca­sa. To­das de­ci­die­ron que sus nue­vos ho­ga­res, de pie­dra y hor­mi­gón, fue­ran le­van­ta­dos le­jos de la cos­ta, don­de ni si­quie­ra se es­cu­cha el mar. Los guías de Wá­ti­na me lle­va­ron a esa co­lo­nia, don­de hay car­te­les de los ayun­ta­mien­tos, jun­tas y fun­da­cio­nes es­pa­ño­las que co­la­bo­ra­ron en su cons­truc­ción. Es­tu­ve un día con los pes­ca­do­res. Pa­ra mu­chos, lo me­jor no era su bar­ca, su nue­va ca­sa: la ma­yor sa­tis­fac­ción es­ta­ba en que sus hi­jos pu­die­ran ir a la es­cue­la, que pu­die­ran so­ñar con ser mé­di­cos o can­tan­tes; de nin­gu­na ma­ne­ra otra ge­ne­ra­ción, otra vez, pes­ca­do­res.

El via­je a Ke­ra­la tuvo otros mu­chos mo­men­tos y lu­ga­res ex­cep­cio­na­les, pe­ro nin­guno tan emo­cio­nan­te, tan inol­vi­da­ble, co­mo las ho­ras que pa­sé dis­fru­tan­do de la com­pa­ñía de los pes­ca­do­res de Kan­ya­ku­ma­ri. Com­par­ti­mos pre­gun­tas: de dón­de eres, có­mo vi­ves, a qué te de­di­cas, qué bus­cas, qué te im­por­ta más en la vi­da… Nos con­ver­sa­mos va­rias bo­te­llas, de zu­mo de man­go y de agua de co­co sin al­cohol. Hay mu­chas for­mas de via­jar, pe­ro a mí me gus­ta és­ta, la que pro­po­ne Wá­ti­na: de ta­pas por Ne­pal, de pes­ca en Hon­du­ras, lis­tos pa­ra ju­gar al chin­lo­ne (una es­pe­cie de fút­bol) con los mon­jes bir­ma­nos o pa­ra vi­si­tar las au­las de la es­cue­la de Sin­ya, a los pies del Ki­li­man­ja­ro, fren­te a cu­yas ven­ta­nas se pa­sean los ele­fan­tes. Wá­ti­na sig­ni­fi­ca lla­ma­da, vo­ca­ción, ha­cer al­go jun­tos. Al­go gran­de e im­por­tan­te. Co­mo via­jar de un mo­do sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble, que, en es­te ca­so, sig­ni­fi­ca emo­cio­nan­te, hu­mil­de e in­ten­so; pa­ra siem­pre, inol­vi­da­ble.

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.