Tras las hue­llas de Cle­ment Attlee

Viajar - - CRONICAS -

La llu­via y el vien­to son las prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad de la pri­ma­ve­ra en Lon­dres. To­da­vía no hay pre­sen­cia vi­si­ble de los pró­xi­mos Jue­gos Olím­pi­cos. Tal vez por­que Lon­dres es tan in­men­so que guar­da ca­da co­sa en su si­tio es­pe­ran­do el tiem­po ade­cua­do pa­ra su ma­ni­fes­ta­ción. En agos­to ex­plo­ta­rá la ciu­dad.

Llue­ve cuan­do me di­ri­jo ha­cia The Na­tio­nal Por­trait Ga­llery. Es un lu­gar pa­ra mí en­tra­ña­ble.

Hay re­vue­lo y mu­cha gen­te pa­ra vi­si­tar la mag­ní­fi­ca ex­hi­bi­ción tem­po­ral de la obra de Lu­cian Freud. Vi­si­tar­la bien va­le las ca­tor­ce li­bras que cues­ta la en­tra­da. Los mu­seos pú­bli­cos bri­tá­ni­cos son gra­tis, ex­cep­to cuan­do se tra­ta de ex­hi­bi­cio­nes es­pe­cia­les o tem­po­ra­les. Pe­ro Freud, esa ma­ña­na, no era ob­je­to de mis de­seos.

Acu­dí pa­ra ver un sen­ci­llo re­tra­to de Cle­ment Ri­chard Attlee, pri­mer mi­nis­tro del Reino Uni­do, líder la­bo­ris­ta du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Cle­ment Ri­chard Attlee es, pro­ba­ble­men­te, el po­lí­ti­co in­glés más po­pu­lar de los úl­ti­mos años. To­da­vía lo es, a pe­sar de que fa­lle­ció en 1967. Su vi­da es un es­pe­jo de sin­ce­ri­dad, de hu­mil­dad y de for­ta­le­za. A él se de­be la gra­tui­dad del sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud. Sen­tó las ba­ses del es­ta­do del bie­nes­tar que hoy se es­tá des­tru­yen­do tam­bién en el Reino Uni­do.

Lla­mó mi aten­ción el co­no­ci­do líder la­bo­ris­ta por una re­fe­ren­cia que ha­ce Tony Judt en uno de sus úl­ti­mos li­bros, Re­fu­gio de la me­mo­ria. Una afir­ma­ción ro­tun­da: to­da per­so­na, la más hu­mil­de, tie­ne de­re­cho “a una vi­da que me­rez­ca la pe­na ser vi­vi­da y un go­bierno que les sir­va”. Qui­zá la más be­lla de­cla­ra­ción de amor de un po­lí­ti­co a sus ciu­da­da­nos.

El re­tra­to es sen­ci­llo: to­nos se­pia, es­cri­bien­do con plu­ma, y un en­torno de ex­tra­or­di­na­ria sen­ci­llez. Un fon­do di­fu­mi­na­do en azu­les, tal vez una cor­ti­na, un sen­ci­llo es­cri­to­rio rús­ti­co, don­de to­ma no­tas en un tro­zo de pa­pel y unos la­pi­ce­ros es­pe­ran­do su turno. Tie­ne Attlee una ex­pre­sión que acon­se­ja con­fian­za; su in­du­men­ta­ria es de una so­bria ele­gan­cia, de ciu­da­dano común; ape­nas aso­ma un pa­ñue­lo del bol­si­llo su­pe­rior de su cha­que­ta de to­nos ma­rro­nes: un re­cur­so de la épo­ca que na­da tie­ne que ver con la ex­hi­bi­ción de po­der con la que co­ro­nan los po­de­ro­sos sus tra­jes de lu­jo. Al fon­do, en una no me­nos mo­des­ta me­sa de apo­yo, so­lo hay un li­bro de co­lor ro­jo. Es la sen­ci­lla ele­gan­cia del por­te de Cle­ment Ri­chard Attlee una mues­tra de res­pe­to a la dig­ni­dad que me­re­ce el más hu­mil­de de los ciu­da­da­nos. Sin du­da, yo le de­ja­ría a Attlee el cui­da­do de mis hi­jos y le com­pra­ría un co­che usa­do sin mi­rar el mo­tor: le vo­ta­ría.

El lien­zo es­tá pin­ta­do en el año 1946, des­pués de ganar co­mo líder del La­bour Party na­da me­nos que a Wins­ton Chur­chill. Era el inicio de la re­fun­da­ción del la­bo­ris­mo bri­tá­ni­co y del ca­mino ha­cia el es­ta­do del bie­nes­tar en me­dio de la pro­fun­da cri­sis de la pos­gue­rra. Se pue­den bus­car mu­chos más re­tra­tos, la ma­yo­ría fo­to­gra­fías, del pre­mier in­glés. Pe­ro no hay uno so­lo que ha­ya re­vi­sa­do que mo­di­fi­que el re­fle­jo pro­fun­do de ho­nes­ti­dad, co­ra­je, hu­mil­dad y sen­ci­llez de es­te hom­bre del que es­toy pro­fun­da­men­te enamo­ra­do por la gran­de­za de su tra­yec­to­ria.

De todos sus re­tra­tos, el que descansa en The Na­tio­nal Li­brary, en Aus­tra­lia, es uno de los que más me ha cau­ti­va­do. Tie­ne un sem­blan­te re­la­ja­do, los ojos ca­si ce­rra­dos, po­san­do de per­fil: mis­mo ti­po de tra­je ele­gan­te­men­te sim­ple, pa­pel y lá­piz so­bre un sen­ci­llo es­cri­to­rio en don­de apa­re­ce, en se­gun­do tér­mino y or­de­na­do, el ma­te­rial de es­cri­bir. Tie­ne la fren­te y la ca­be­za en­ju­ta mar­ca­da por las ve­nas de su tra­ba­jo po­lí­ti­co: es­tá, tí­mi­da­men­te sa­tis­fe­cho, ya de re­ti­ra­da. Y sien­to que me es­tá di­cien­do: “He te­ni­do una vi­da que ha me­re­ci­do la pe­na ser vi­vi­da”.

Sal­go de The Na­tio­nal Por­trait Ga­llery. Re­vue­lo en la en­tra­da de la ex­po­si­ción de Lu­cian Freud. Ha ce­sa­do de llo­ver y el sol pe­lea por abrir­se ca­mino en­tre las nu­bes. Ten­go una enor­me sen­sa­ción de paz por­que he en­ten­di­do que la obra de Cle­ment Ri­chard Attlee me­re­ce al­guien que re­co­ja su tes­ti­go. Los nu­ba­rro­nes de es­ta cri­sis de in­jus­ti­cia so­lo son un con­tra­tiem­po: se­gui­re­mos ca­mi­nan­do por la sen­da de Attlee, se­gu­ro.

La sen­ci­lla ele­gan­cia del por­te de Attlee es una mues­tra de res­pe­to a la dig­ni­dad que me­re­ce el más hu­mil­de de los ciu­da­da­nos

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.