Le­vi

Viajar - - AGENDA INTERNACIONAL -

Aho­ra que vie­ne el sols­ti­cio es­pe­re­mos que no so­lo en España sino en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal se apa­ci­güen al­go las ne­gru­ras ce­le­bran­do la luz. La cues­tión es bus­car un pun­to de in­fle­xión. El pun­to de in­fle­xión es me­jor que fle­xio­nar las ro­di­llas car­ga­dos de cul­pas o plei­te­sías. Im­pli­ca aca­so un cam­bio de tor­nas, un gi­ro exis­ten­cial y, por su­pues­to, en lo que nos con­cier­ne, un via­je, que es lo me­jor pa­ra com­bar al­go. Uno pro­po­ne ir a Le­vi, un si­tio de la La­po­nia fin­lan­de­sa don­de se es­quía has­ta la raya de San Juan, y don­de se pa­sea en ve­rano, y que na­da tie­ne que ver con una de las do­ce tri­bus de Is­rael. Ni con el pas­tor y bo­tá­ni­co Lars Le­vi Laes­ta­dius, im­pul­sor de un mo­vi­mien­to lu­te­rano de re­vi­ta­li­za­ción a me­dia­dos del XIX.

Los nom­bres son antes que las co­sas, y lo di­cen en euskera con fra­se con­ver­ti­da en pro­ver­bio y muy que­ri­da por el pa­dre Ba­ran­dia­rán: “Ize­na duen guz­tia omen da”, es de­cir, exis­te to­do lo que tie­ne nom­bre. A ve­ces hay si­tios inexis­ten­tes aun­que ha­yan si­do nom­bra­dos, pe­ro en­ton­ces nos va­mos a la Atlán­ti­da. Le­vi es la ma­yor es­ta­ción de es­quí de Fin­lan­dia y ha­ce trein­ta años no iba na­die, apar­te de al­gún uro­ga­llo o al­gún zo­rro. Se lla­ma Le­vi por un pe­que­ño río, uno de los trein­ta y seis afluen­tes del Ou­nas, un pe­que­ño la­go, in­dis­tin­gui­ble de las de­ce­nas de mi­les del país, y una co­li­na es­te­lar que fi­ja la nie­ve mu­chos me­ses con un atrac­ti­vo des­ni­vel. Aun­que hay cua­ren­ta y cin­co pis­tas y una de ellas con 2.500 me­tros. Otra cla­ve del éxi­to de Le­vi es que dis­ta quin­ce ki­ló­me­tros del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Kit­ti­lä, con lo que los es­quia­do­res prác­ti­ca­men­te pue­den lle­gar en mono.

Un si­tio co­mo Le­vi, na­ci­do pa­ra los de­por­tes de nie­ve, se ha con­ver­ti­do en un pue­blo ca­paz de alo­jar a veinte mil per­so­nas, don­de no fal­tan los spas, ni las es­cul­tu­ras de hie­lo, ni las igle­sias más pola- res, ni los ba­res más ca­lien­tes. ¿Y el es­pí­ri­tu? En la cer­ca­na Kit­ti­lä fue don­de na­ció en 1942 el escritor y pe­rio­dis­ta Ar­to Paa­si­lin­na, pa­dre de El año de la lie­bre (1975) y otras ful­mi­nan­tes fic­cio­nes. Es­pe­re­mos que se re­cu­pe­re del ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar que le tie­ne con­va­le­cien­te, y que fue peor de lo que le su­ce­dió a su pro­ta­go­nis­ta: “Va­ta­nen y la lie­bre pa­sa­ron dos me­ses de­te­ni­dos en la Unión So­vié­ti­ca”.

Va en sen­si­bi­li­da­des, pe­ro uno tie­ne a Paa­si­lin­na por la ma­yor glo­ria de una zo­na don­de no es im­po­si­ble con­tem­plar el fe­nó­meno del ha­lo, que es cuan­do la luz del sol bri­lla a tra­vés de nu­bes com­pues­tas por cris­ta­les de hie­lo. Le­vi cons­ti­tu­ye un buen si­tio pa­ra ver esos ha­los, no pre­ci­sa­men­te de san­tos, y en in­vierno au­ro­ras bo­rea­les. Aho­ra, co­mo la nie­ve es­tá pun­to de ir­se, un bus­ca­dor de in­fle­xio­nes y re­frac­cio­nes tam­bién pue­de en­con­trar en Le­vi el pla­cer de los rá­pi­dos del Ou­nas, el ma­yor río in­tac­to de Fin­lan­dia: no tie­ne ni una pre­sa ar­ti­fi­cial y ca­si ni un re­man­so. Los bos­ques dan pa­ra per­der­se ba­jo el sol de me­dia­no­che, y la ma­gia de la sau­na de hu­mo aca­ba en un la­go a tem­pe­ra­tu­ra la­po­na, con lo cual el cuer­po se ro­bus­te­ce o adiós muy bue­nas.

En al­gu­nos pue­de des­per­tar­se asi­mis­mo el in­te­rés por los sei­ta, es­pí­ri­tus y lu­ga­res sa­gra­dos de los an­ti­guos sa­mi. En torno a Kit­ti­lä hay has­ta ca­tor­ce si­tios don­de los vie­jos la­po­nes de­po­si­ta­ban sus ofren­das, cuer­nos de reno y gra­sa de pes­ca­do, amén de ta­ba­co, mo­ne­das y pun­tas de fle­cha. Si­ni Sii­to­nen, una es­tu­dio­sa de Kit­ti­lä cu­ya fa­mi­lia es­tá em­pa­ren­ta­da con el his­tó­ri­co cha­mán Päi­viö, cree en los sei­ta más que de­ja de creer en ellos. Es co­mo esos ga­lle­gos que, cuan­do uno le di­ce a otro qué va a ha­cer, és­te le res­pon­de que na­da. Y ahí vie­ne el diá­lo­go: “Eso ya lo hi­cis­te ayer”. “Sí, pe­ro no lo ter­mi­né”.

Es me­jor to­már­se­lo así que no con la un­ción que le echan a ju­nio los de­vo­tos del neo­cha­ma­nis­mo, al arri­mo de las ho­gue­ras de San Juan y apro­ve­chán­do­se de la ur­gen­cia que tie­ne la gen­te por creer en al­go. Si es por eso, en la zo­na de Le­vi exis­ten cha­ma­nes que, por una cier­ta can­ti­dad, to­can el tam­bor y au­gu­ran el fu­tu­ro. En el pa­que­te se in­clu­ye el loi­mu, el sal­món cla­va­do en una plan­cha de ma­de­ra y asa­do jun­to a las bra­sas, un es­pe­to del Ár­ti­co pa­ra pa­sar aún me­jor el pas­mo del sol de me­dia­no­che.

Le­vi, la ma­yor es­ta­ción de es­quí fi­ne­sa, pue­de des­per­tar el in­te­rés por los “sei­ta”, los es­pí­ri­tus sa­gra­dos de los an­ti­guos sa­mi

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.