Las diez bo­de­gas más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do

Viajar - - LABRÚJULA - B. IZ­Ná­JAR

CUAN­DO LAS BO­DE­GAS DE VINO SE CON­VIER­TEN en des­ti­nos in­dis­pen­sa­bles en las ru­tas via­je­ras se lla­ma eno­tu­ris­mo. Pai­sa­jes des­lum­bran­tes, ar­qui­tec­tu­ras van­guar­dis­tas, co­lec­cio­nes ar­tís­ti­cas, gas­tro­no­mía de lu­jo, ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre y ca­ta de los me­jo­res cal­dos for­man par­te de las vi­si­tas a los me­jo­res si­los.

BILT­MO­RE, LA JO­YA AME­RI­CA­NA DE CA­RO­LI­NA DEL NOR­TE

La man­sión más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos coin­ci­de con la bo­de­ga que re­ci­be ma­yor nú­me­ro de vi­si­tas de ese país. A pocos ki­ló­me­tros al sur de la mon­ta­ño­sa ciu­dad de As­he­vi­lle (Ca­ro­li­na del Nor­te), te­rri­to­rio de los in­dios cherokee, la fin­ca Bilt­mo­re es el ho­gar del cas­ti­llo de ins­pi­ra­ción fran­ce­sa del si­glo XIX que fun­da­ra el em­pre­sa­rio Geor­ge W. Van­der­bilt con 250 sa­las. Sus 8.000 hec­tá­reas de te­rreno, ade­más de jar­di­nes exu­be­ran­tes, es­pa­cios ecues­tres al ai­re li­bre, ho­tel de cua­tro es­tre­llas, am­plia ex­po­si­ción de mue­bles y ob­je­tos de to­do el mun­do ad­qui­ri­dos por la fa­mi­lia, al­ber­gan un si­lo de vino que anual­men­te aco­ge a ca­si un mi­llón de per­so­nas. Se tra­ta de una jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca y pai­sa­jís­ti­ca que con­vier­te la de­gus­ta­ción del vino en una atrac­ti­va pro­pues­ta va­ca­cio­nal.

www.bilt­mo­re.com

LOS VI­ÑE­DOS MÁS EX­TEN­SOS

La re­gión fran­ce­sa de Bur­deos cons­ti­tu­ye la ex­ten­sión de vi­ñe­dos más gran­de del mun­do, por lo que su pro­duc­ción abar­ca una am­plia va­rie­dad de cal­dos, en­tre los que se en­cuen­tran los Grands Crus Clas­sés (de­no­mi­na­ción de ori­gen de gran ca­li­dad). En la fran­ja de tie­rra de Me­doc, en el es­tua­rio na­ve­ga­ble de la Gi­ron­da, se en­cuen­tra el Cha­teau d’Ar­sac, un icono de la pro­duc­ción de vino que ha per­du­ra­do des­de el si­glo XII. Se tra­ta de un lu­gar en el que con­vi­ven en armonía el va­lor de la his­to­ria y los en­can­tos mo­der­nos, to­do des­de que su ac­tual pro­pie­ta­rio y me­ce­nas de arte lo le­van­ta­ra de la ruina en 1986, con­vir­tién­do­lo en mu­seo de obras de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos (Jardin des Scul­ptu­res). Los des­pla­za­mien­tos por el cir­cui­to, a bordo de un to­do­te­rreno, in­clu­yen la vi­si­ta a la pri­me­ra Wi­nery (de l’He­xa­go­ne), de au­daz di­se­ño.

www.cha­teau-ar­sac.com

LU­GAR DE CUL­TO DEL TU­RIS­MO ENO­Ló­GI­CO EN NUE­VA ZE­LAN­DA

Si la es­ta­dís­ti­ca con­fir­ma que cua­tro de ca­da diez ha­bi­tan­tes de Auc­kland po­see una em­bar­ca­ción, exis­ten mul­ti­tud de po­si­bi­li­da­des de que en cues­tión de 35 mi­nu­tos, na­ve­gan­do so­bre aguas del gol­fo de Hau­ra­ki, el viajero pi­se tie­rra en la pin­to­res­ca is­la de Waihe­ke. En­tre sus bos­ques, pla­yas, oli­va­res y vi­ñe­dos se ubi­ca la pe­que­ña bo­de­ga Stony­rid­ge, uno de los más be­llos lu­ga­res de cul­to del país pa­ra aman­tes del tu­ris­mo eno­ló­gi­co. Sus vi­nos, ob­te­ni­dos de la mez­cla de las dis­tin­tas va­rie­da­des de Ca­ber­net, han al­can­za­do re­co­no­ci­mien­to mun­dial. La vi­si­ta re­quie­re de cita pre­via y el re­co­rri­do por sus seis hec­tá­reas du­ra 45 mi­nu­tos, ca­ta in­clui­da. Lue­go, el viajero pue­de re­la­jar­se en el co­que­to res­tau­ran­te de ma­de­ra y pie­dra o pa­sear por la tien­da en bus­ca de al­gún cal­do añe­ja­do en cu­bas de ro­ble.

www.stony­rid­ge.com

EL TO­PO DE SU­DÁ­FRI­CA

Las mon­ta­ñas Hel­der­berg, el vue­lo de águi­las pes­ca­do­ras y aguas cris­ta­li­nas for­man par­te del pai­sa­je don­de re­si­den los vi­ñe­dos Ken Fo­rres­ter. A una ho­ra en co­che de Ciu­dad del Ca­bo, en la re­gión sud­afri­ca­na de Ste­llen­boch, el viajero ten­drá el pri­vi­le­gio de vi­si­tar y alo­jar­se en una de las bo­de­gas que en­gro­san el top ten mun­dial en eno­tu­ris­mo. Ga­lar­do­na­da por la ca­li­dad de sus uvas blan­cas Che­nin, la gran­ja dis­po­ne de una aco­ge­do­ra ins­ta­la­ción de­di­ca­da a la de­gus­ta­ción de los cal­dos acom­pa­ña­dos de que­sos sud­afri­ca­nos. La fin­ca Ken Fo­rres­ter pue­de uti­li­zar­se co­mo es­tan­cia de va­ca­cio­nes o ba­se pa­ra des­pla­zar­se por la re­gión, ya que po­see una vi­vien­da pa­ra re­si­den­cia de fa­mi­lias, de­co­ra­da con ma­de­ras de cao­ba al es­ti­lo ho­lan­dés, y cuen­ta con la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar pa­seos ecues­tres.

www.ken­fo­rres­ter­wi­nes.com

ES­PA­ÑA, EM­BLE­MA VAN­GUAR­DIS­TA

La oní­ri­ca fi­gu­ra que pa­re­ce flo­tar en el pue­blo de El­cie­go, en la co­mar­ca de Rio­ja Ala­ve­sa, es el edi­fi­cio que el ar­qui­tec­to Frank Gehry creó co­mo em­ble­ma van­guar­dis­ta de las tra­di­cio­na­les bo­de­gas He­re­de­ros del Mar­qués de Ris­cal. For­mas on­du­la­das de ace­ro y ti­ta­nio ro­sa (vino tin­to), oro (en­vol­tu­ra de las bo­te­llas) y pla­ta (me­tal que pro­te­ge el ta­pón de cor­cho) in­te­gran par­te del di­se­ño de lo que es uno de los ho­te­les más ex­clu­si­vos del mun­do, con res­tau­ran­te de lu­jo, bistró, vi­no­te­ca, Spa con tra­ta­mien­tos de vi­no­te­ra­pia, bi­blio­te­ca y 43 fas­tuo­sas ha­bi­ta­cio­nes. La lu­jo­sa po­sa­da y las an­ti­guas bo­de­gas (1858) for­man un con­jun­to de­no­mi­na­do la Ciu­dad del Vino, en la que la mo­der­na bo­de­ga San Vi­cen­te aco­ge un sa­lón pa­ra con­ven­cio­nes, tien­da y ca­fe­te­ría. Pa­ra dis­fru­tar del re­co­rri­do tu­rís­ti­co, dis­po­ni­ble to­dos los días de la se­ma­na, es ne­ce­sa­rio re­ser­var con an­te­la­ción.

www.mar­ques­de­ris­cal.com

AUS­TRA­LIA, ETI­QUE­TAS QUE SON PATRIMONIO NA­CIO­NAL

Si en Aus­tra­lia la eti­que­ta ori­gi­nal del vino Gran­ge es Patrimonio Na­cio­nal, eso sig­ni­fi­ca que uno de los des­ti­nos im­pres­cin­di­bles en el tu­ris­mo vi­ní­co­la lo cons­ti­tu­ye la pri­me­ra cu­na de uno de los cal­dos más pres­ti­gio­sos del mun­do. En la pla­ni­cie en­tre el gol­fo de San Vi­cen­te y los mon­tes Ade­lai­de, al prin­ci­pio del Pa­cí­fi­co Sur, la ciu­dad de Ade­lai­da se ex­tien­de por una al­fom­bra ver­de, en cu­yas afue­ras se en­cuen­tra la pri­mi­ge­nia bo­de­ga que crea­ra el doc­tor Pen­fold en 1884. To­do co­men­zó con una ca­ba­ña en la fin­ca Ma­gill Sta­te, en la fal­da de los mon­tes Lofty Ran­ges, don­de el mé­di­co aten­día a sus pa­cien­tes mien­tras su es­po­sa se ocu­pa­ba de los vi­ñe­dos. La ur­ba­ni­za­ción de las ins­ta­la­cio­nes bo­de­gue­ras es­tá di­se­ña­da co­mo un con­jun­to de edi­fi­cios se­me­jan­te a una al­dea, acen­tua­da por un res­tau­ran­te de ins­pi­ra­ción ja­po­ne­sa con pri­vi­le­gia­das vis­tas.

www.pen­folds.com

LAS PLAN­TA­CIO­NES DE LA RU­TA RO­MÁN­TI­CA DE ALE­MA­NIA

Fue un prín­ci­pe-obis­po quien en 1576 or­de­na­ra le­van­tar la Fun­da­ción Ju­liuss­pi­tal en Wurz­bur­go, ca­pi­tal de la Ba­ja Franconia, don­de re­si­de la ma­yo­ría de las plan­ta­cio­nes de uva en Ale­ma­nia. Es­ta re­si­den­cia de­di­ca­da a obras de ca­ri­dad po­see gran­des ex­ten­sio­nes de vi­ñe­dos, cu­ya pro­duc­ción uti­li­za pa­ra man­te­ner los ob­je­ti­vos so­cia­les al mis­mo tiem­po que desa­rro­lla un cul­ti­vo sos­te­ni­ble. En su pal­ma­rés tu­rís­ti­co des­ta­ca co­mo la me­jor vino- te­ca pa­ra dis­fru­tar de los vi­nos de Franconia y se en­cuen­tra en la co­no­ci­da Ru­ta Ro­mán­ti­ca. Cons­ta de un im­po­nen­te edi­fi­cio de es­ti­lo ba­rro­co que es­con­de las bo­de­gas, una igle­sia, la ex­tra­or­di­na­ria far­ma­cia ro­co­có, jo­ya úni­ca en to­da Eu­ro­pa, y un apre­cia­do jar­dín bo­tá­ni­co con una fuen­te de pro­fu­sa fac­tu­ra del es­cul­tor ale­mán Au­we­ra.

www.ju­liuss­pi­tal.de

LA CA­TE­DRAL DE AR­GEN­TI­NA

Al pie de los An­des, por la ru­ta 40 de Ar­gen­ti­na, tras re­co­rrer­se 130 ki­ló­me­tros des­de la ciu­dad de Mendoza, un des­vío a la de­re­cha pe­ne­tra en la Fin­ca O. Fournier, un te­rri­to­rio de vi­ñe­dos que in­tro­du­ce al vi­si­tan­te por un ori­gi­nal pa­sa­je que desem­bo­ca en una laguna. Con se­me­jan­te en­tra­da y el ma­jes­tuo­so pai­sa­je del va­lle de Uco, las pri­me­ras sen­sa­cio­nes agra­da­bles es­tán ase­gu­ra­das. Pe­ro la bo­de­ga aún re­ser­va más sor­pre­sas: con ca­si 3.000 cu­bas, con­for­ma una van­guar­dis­ta ca­te­dral del vino equi­pa­da con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía eno­ló­gi­ca, ade­más de un mo­derno la­bo­ra­to­rio. Bue­na pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca y alo­ja­mien­to en ca­ba­ñas ru­ra­les. La tien­da y la de­gus­ta­ción de vi­nos cie­rran el re­co­rri­do, pre­via cita.

www.ofour­nier.com

ITA­LIA, EL BURGO DE LA CO­LI­NA

Te­rri­to­rio de ci­rue­los, me­lo­co­to­ne­ros, se­tas, tru­fas, oli­va­res, vi­ñe­dos y mon­ta­ñas es el pa­ra­di­sía­co pai­sa­je del sur de la Tos­ca­na, don­de a unos 70 ki­ló­me­tros de Sie­na se en­cuen­tra el pe­que­ño pue­blo de Mon­tal­cino. Es­te burgo es el ho­gar de las bo­de­gas Cas­te­llo Ban­fi y de su vino de la uva Bru­ne­llo, cria­da en ex­ten­sio­nes que se co­ro­nan en el cas­ti­llo me­die­val de la ci­ma del pue­blo. En su in­te­rior al­ber­ga un mu­seo del vino, una ex­po­si­ción de vi­drio ro­mano úni­ca en el mun­do –ho­me­na­jea al fun­da­dor bo­de­gue­ro, Gio­van­ni F. Ma­ria­ni–, el res­tau­ran­te de pla­tos tra­di­cio­na­les y ca­ta de cal­dos. Las de­pen­den­cias del la­do nor­te es­tán de­di­ca­das a la ela­bo­ra­ción del fino vinagre bal­sá­mi­co. En Il Borgo, al­dea jun­to a la for­ta­le­za, di­ver­sas ca­sas sir­ven de hos­pe­de­ría de lu­jo.

www.cas­te­llo­ban­fi.com

FRAN­CIA, FIR­MA­MEN­TO DE BUR­BU­JAS EN LA CHAM­PAG­NE

Los 25 mi­llo­nes de bo­te­llas que se al­ma­ce­nan en las bo­de­gas Mumm in­di­ca que se tra­ta de una cita inex­cu­sa­ble en la ru­ta del vino por la re­gión ga­la de la Cham­pag­ne. En su co­ra­zón, muy cer­ca de la ciu­dad de Reims, la Mai­son GH Mumm dis­po­ne de ca­si la to­ta­li­dad de los vi­ñe­dos cla­si­fi­ca­dos de al­ta ca­li­dad, re­par­ti­dos en los te­rri­to­rios de ocho lo­ca­li­da­des y mi­ma­dos por los di­fe­ren­tes miem­bros de la sa­ga familiar. De­di­car el tiem­po ne­ce­sa­rio a la vi­si­ta de sus ins­ta­la­cio­nes su­po­ne aden­trar­se en el ex­qui­si­to mun­do de la ela­bo­ra­ción del cham­pag­ne, con su es­tre­lla más bri­llan­te del fir­ma­men­to de las bur­bu­jas: Cor­don Rou­ge (co­mer­cia­li­za­do por pri­me­ra vez en 1827), man­jar que los vi­si­tan­tes ca­ta­rán tras des­cen­der en as­cen­sor a las bo­de­gas. Las enor­mes cue­vas dis­po­nen de un es­pa­cio en el que, ser­vi­dos por so­me­liers, se de­gus­tan dis­tin­tos cham­pag­nes acom­pa­ña­dos de sus co­rres­pon­dien­tes me­nús.

www.gh­mumm.com

Mar­qués de Ris­cal.

Châ­teau d´Ar­sac.

Mai­son GH Mumm.

Fun­da­ción Ju­liuss­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.