El tiem­po en­cap­su­la­do

Viajar - - LABRÚJULA - Car­los Car­ni­ce­ro

Es cier­to que hay is­las que flo­tan com­ple­ta­men­te a la de­ri­va. Ocu­pan dis­tin­tas po­si­cio­nes con­for­me la tie­rra cam­bia de po­si­ción con res­pec­to al sol a lo lar­go del día. No es pro­duc­to, si­quie­ra, de las mareas, por­que los ca­yos flo­tan en fun­ción de la in­ten­si­dad de la luz y no de la in­fluen­cia de la lu­na. Pa­ra com­pro­bar­lo so­lo hay que to­mar la ca­rre­te­ra que par­te de Re­me­dios y Caibarién, en la cos­ta nor­te de Cu­ba, en la pro­vin­cia de San­ta Cla­ra.

Los pe­dra­ple­nes son obra de in­ge­nie­ría cu­ba­na más sus­ten­ta­dos en el te­són que en la téc­ni­ca. Ca­rre­te­ras cons­trui­das so­bre el agua a ba­se de arro­jar pie­dras has­ta que son so­por­te su­fi­cien­te pa­ra una ca­rre­te­ra so­bre ellas. Ca­bal­gan so­bre el agua pa­ra unir los ca­yos y ca­yue­los y ha­cer­los ac­ce­si­bles por tie­rra.

A pri­me­ra ho­ra, los is­lo­tes flo­tan; tal vez lo hi­cie­ron la pri­me­ra vez pa­ra que To­más Sán­chez, un pin­tor fa­mo­so cu­bano afin­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos, los pu­die­ra pin­tar en esa po­si­ción, le­vi­tan­do so­bre el agua y sus­ten­ta­dos en la luz de la ma­ña­na. Los efec­tos de la in­ten­sa cla­ri­dad crean el efec­to óptico de que las is­las se sos­tie­nen en el ai­re.

Al fi­nal de es­te pe­dra­plén es­tá el Ca­yo de las Bru­jas, e in­me­dia­ta­men­te des­pués Ca­yo En­se­na­chos. Ahí ra­di­ca el pa­raí­so en don­de el tiem­po se en­cap­su­la so­bre sí mis­mo.

Aso­mar­se a la pla­ya En­se­na­chos per­mi­te una re­fe­ren­cia di­fu­sa de lo que de­bió ser la tie­rra an­tes de que la ho­lla­ra el hom­bre. El agua es siem­pre cris­ta­li­na, azul tur­que­sa por el efec­to de la are­na blanca, pu­rí­si­ma, de sus fon­dos. Es di­fí­cil ac­ce­der a aguas pro­fun­das por­que la pla­ta­for­ma de are­na se ex­tien­de ha­cia el océano. La na­tu­ra­le­za es­tá tan po­co acos­tum­bra­da a la pre­sen­cia del hom­bre que los pe­ces se acer­can has­ta pa­sar por de­ba­jo de las pier­nas.

Ha­cía cin­co años que no vol­vía a Ca­yo En­se­na­chos. La me­di­ta­ción se con­si­gue en es­ta­do de nir­va­na sus­ten­tán­do­se quie­to so­bre el agua tran­qui­la a la al­tu­ra de la cin­tu­ra. El sol cas­ti­ga la piel pe­ro ado­ba la con­cien­cia. Ellos, los pe­ces de En­se­na­chos, aguar­dan pa­cien­tes has­ta com­pro­bar que el in­va­sor es pa­cí­fi­co. En­ton­ces, su­je­tan­do un tro­zo de pan con la mano, lo pi­can, se ale­jan y re­gre­san. Su nú­me­ro se in­cre­men­ta con el pa­so del tiem­po, y lle­gan a ser tan nu­me­ro­sos que el agua, por un ins­tan­te, pa­re­ce la gran vía de una ciu­dad eu­ro­pea en ho­ras de trá­fi­co in­ten­so.

Ellos tam­bién tie­nen sus nor­mas. Se or­ga­ni­zan por es­pe­cies. Si vie­ne la fa­mi­lia de Henry –así bautice yo al lí­der de es­tos pe­que­ños pe­ces gri­ses azu­la­dos con fran­jas negras–, no se acer­can los que tie­nen agu­ja y son ele­gan­tes y afi­la­dos. Son olea­das su­ce­si­vas co­mo ci­vi­li­za­cio­nes com­ple­men­ta­rias.

A me­dio­día, cuan­do el sol ya ca­si de­rri­te la piel, hay que to­mar fuer­zas ca­mi­nan­do has­ta el ho­tel Ibe­ros­tar En­se­na­chos. El úni­co es­ta­ble­ci­mien­to asen­ta­do en el Ca­yo. Re­co­men­da­ble. To­das las pla­yas de­bie­ran per­mi­tir la so­le­dad y el ais­la­mien­to. Aquí se con­ju­ga la co­mo­di­dad del desa­rro­llo y la so­le­dad del pri­mi­ti­vis­mo. Es, pro­ba­ble­men­te, la re­fe­ren­cia más pre­ci­sa del pa­raí­so. El re­gre­so per­mi­te de­te­ner­se en la po­bla­ción de Re­me­dios. Una de las más an­ti­guas de Cu­ba. Es­con­di­da del desa­rro­llis­mo en el nor­te de la is­la. Dor­mir en una ca­sa del si­glo XVIII, ro­dea­do de co­lo­nia­les mue­bles de cao­ba y de una pro­li­fe­ra­ción de ta­llas de vír­ge­nes y san­tos, es po­si­ble por tan so­lo 25 dó­la­res la no­che. El es­ta­ble­ci­mien­to se lla­ma La Casona de Cue­to (te­lé­fono: 042 395 350). Y se pue­de re­ser­var bus­cán­do­la en In­ter­net. La ce­na re­sul­ta co­pio­sa y co­ci­na­da con un ca­ri­ño an­ti­guo: lan­gos­tas fres­cas con pi­mien­ta y man­te­qui­lla, par­gos so­lem­nes a la plan­cha; man­go, pa­pa­ya, me­lón y plá­tano. Ca­ri­ño en for­ma de hos­pi­ta­li­dad cu­ba­na.

Fue­ra, en la pla­za, en­sa­yan las pa­rran­das pa­ra el car­na­val de di­ciem­bre. Los ta­xis son tri­ci­clos que com­pi­ten con el con­fort de sus asien­tos tra­se­ros. Na­die tie­ne nin­gu­na pri­sa por lle­gar al día si­guien­te, y el no ha­cer na­da es un ejer­ci­cio re­con­for­ta­do en la ob­ser­va­ción de sus ha­bi­tan­tes.

Di­cen aquí que la jo­ven pre­si­den­ta del Po­der po­pu­lar, Gi­sel de la Ro­sa Marrero, ha con­ver­ti­do la lo­ca­li­dad de Re­me­dios en un la­bo­ra­to­rio de vi­da in­te­li­gen­te en don­de no ha­ce fal­ta as­pi­rar a ser ri­co pa­ra ser ra­zo­na­ble­men­te fe­liz. El tiem­po se en­cap­su­la, des­pa­cio, has­ta que la vi­da nos obli­ga a vol­ver. Siem­pre re­gre­sa­ré a En­se­na­chos.

En En­se­na­chos se con­ju­ga la co­mo­di­dad del desa­rro­llo y la so­le­dad del pri­mi­ti­vis­mo. Es la re­fe­ren­cia del pa­raí­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.