Gan­vié, una Ve­ne­cia afri­ca­na

Viajar - - LABRÚJULA - Luis Pan­cor­bo

Des­de lue­go, no es co­mo pa­ra co­ger una gón­do­la, co­mo se ha­ce en el Grit­ti, y de­cir­le al gon­do­le­ro: “Llé­ve­me al Li­do, o a Can Ven­dra­min”. Pe­ro en el ho­tel Du Lac, de Co­to­nou, re­gi­do por un li­ba­nés chií­ta co­mo Raif, que se ma­ne­ja bien en­tre mun­dos, y en­tre el la­go y el mar, hay un em­bar­ca­de­ro a cor­ta dis­tan­cia de la pis­ci­na. Ahí tie­nen una mo­to­ra que en tres cuar­tos de ho­ra lle­va, por el la­go No­koué, has­ta un lu­gar que cier­ta ima­gi­na­ción –es­ca­sa– ha da­do en lla­mar la Ve­ne­cia afri­ca­na.

Gan­vié es­tá de­ma­sia­do cer­ca de Co­to­nou, una ciu­dad electrizante pe­se a su ca­lor hú­me­do, co­mo pa­ra que eso no le afec­te. Gan­vié pa­ga el pa­to de la mo­der­ni­dad, con­ta­mi­na­ción y de­más es­pe­cies que se pe­gan co­mo los me­ji­llo­nes a las ro­cas. Al mar­gen de esa des­di­cha de nues­tro tiem­po, la pa­la­fí­ti­ca Gan­vié re­cuer­da a la fuer­za a la ciu­dad de los Dux es­tan­do em­pan­ta­na­da en una laguna, con ca­lles que son ca­na­les y gen­tes que no se mue­ven en co­che sino en pi­ra­gua. Los pa­la­fi­tos de Gan­vié hun­den sus pi­lo­tes en aguas de po­ca ca­li­dad, aun­que abun­dan en pes­ca. En las afue­ras, no pocos hom­bres lan­zan sus ata­rra­yas a la ca­za de per­cas, más ra­ra­men­te de un do­ra­do que dri­bla en­tre aguas dul­ces y sa­la­das. En la di­la­ta­da al­bu­fe­ra se di­se­mi­nan las acad­ja, unos tú­ne­les de ca­ñas y ma­llas don­de los pe­ces ni­di­fi­can, en­gor­dan a ba­se de al­gas y es­pe­ran que un día los co­se­chen co­mo si fue­sen pa­vos con escamas. Ade­más, usan tram­pas de ca­ñas, ca­ñas de pes­car y ar­po­nes.

“Aquí pes­ca­mos tres­cien­tos se­sen­ta y cin­co días al año”, me di­jo muy so­lem­ne De­si­ré, je­fe de un dis­tri­to de Gan­vié, la ca­da vez más po­pu­lo­sa vi­lla la­cus­tre de Be­nín. Un cen­so ha­bla de 30.000 ha­bi­tan­tes, y son mu­chos in­clu­so pa­ra la tie­rra fir­me. Ade­más, co­mo vi­ven ha­ci­na­dos en pa­la­fi­tos y con to­dos los desagües dan­do al mis­mo la­do. El agua po­ta­ble se la traen a dia­rio en gran­des bi­do­nes y las mu­je­res se en­car­gan de lle­var su ra­ción en sus pi­ra­guas. Al al­ba se ar­ma el mer­ca­do flo­tan­te en el cen­tro de Gan­vié. De bar­ca a bar­ca ven­den y com­pran ver­du­ras, fru­tas, hue­vos y cham­pú, es­ce­nas que pa­re­cen tras­plan­ta­das de Tai­lan­dia y otros lu­ga­res del Su­r­es­te asiá­ti­co. Veo in­clu­so en Gan­vié a un ti­po que re­ma con el pie co­mo ha­cen los pai­sa­nos en el la­go In­le de Bir­ma­nia. Tam­bién hay quien lle­va a Gan­vié tie­rra cul­ti­va­ble en bar­ca­zas, y con ella ama­san par­ce­las ar­ti­fi­cia­les ga­nan­do es­pa­cio a la laguna. Se­rán pe­que­ños pól­de­res com­pa­ra­dos con los ho­lan­de­ses, pe­ro no se pue­den sino ad­mi­rar.

Lo de­más es lo de siem­pre. Una lu­cha sin cuar­tel por la vi­da, es­pe­ran­do ca­da día el bi­dón de agua po­ta­ble en me­dio de un agua es­tan­ca­da don­de se ce­ban bi­chos mil. El pa­lu­dis­mo es cró­ni­co y no es el úni­co mal que no ali­vian los es­pí­ri­tus del vo­dun. Ni los de otras con­fe­sio­nes. Gan­vié no se pri­va de una gran mez­qui­ta y de un tem­plo del Cris­tia­nis­mo Ce­les­te, una de las de­no­mi­na­cio­nes en al­za de Be­nín. Las cris­tia­nas ce­les­tes, ves­ti­das de un blan­co ri­gu­ro­so, pa­re­cen vou­sin­si, sa­cer­do­ti­sas del vu­dú, en vez de lo con­tra­rio, lu­cha­do­ras con­tra el vie­jo pa­ga­nis­mo.

En Gan­vié es po­si­ble per­noc­tar en un par de ho­te­les vo­lun­ta­rio­sos. El Ger­main flo­ta so­bre plan­chas de ma­de­ra en la úl­ti­ma ce­ne­fa de tie­rra fir­me an­tes del gran ca­nal. Ahí de­jan suel­tos a ga­llos y ga­lli­nas que por fin tie­nen al­go ver­de que pi­sar. El bo­chorno re­cue­ce los pi­lo­tes y es co­mo si im­plo­ra­se a los mos­qui­tos que se duer­man y no pi­quen. Des­pués de to­do, es el lu­gar que los an­ti­guos ha­bi­tan­tes la­cus­tres, los tof­fi­nu, es­co­gie­ron, si no co­mo pa­raí­so, co­mo es­con­di­te pa­ra es­ca­par de sus per­se­gui­do­res de Daho­mé. ¿Quién iba a que­rer ca­zar­les en un si­tio co­mo Gan­vié, con sus 218 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de laguna y ca­na­les, allá don­de la vi­da se da­ba co­mo aña­di­du­ra, aca­so co­mo error? Hoy la ma­yo­ría de los pe­ces son re­po­bla­dos, co­mo las ti­la­pias (car­pas del Ni­lo) que en­gor­dan ba­jo los ja­cin­tos de agua. Ésas son sus pra­de­ras, y los re­mos los úni­cos ár­bo­les en mu­chas le­guas a la re­don­da.

La pa­la­fí­ti­ca Gan­vié re­cuer­da a la ciu­dad de los Dux, con ca­lles que son ca­na­les y gen­tes que se mue­ven en pi­ra­gua

V

ILUS­TRA­CIÓN: Xi­me­na Maier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.