GAS­TRO­NO­MÍA DE RAÍ­CES POR­TU­GUE­SAS, EXÓ­TI­CA Y AU­TÓC­TO­NA

Viajar - - NOTICIAS DE EMPRESA -

En Luan­da, así co­mo en los mil seis­cien­tos ki­ló­me­tros de cos­ta y en las ori­llas de los gran­des ríos, la es­tre­lla es el pes­ca­do. Des­ta­can la ga­rou­pa (me­ro), el len­gua­do, la cor­vi­na o el ca­chu­cho. Tam­bién al­gu­nos de río, co­mo el ka­kus­so o el ba­gre. Lo me­jor es to­mar­lo gril­ha­do y acom­pa­ña­do de plá­tano fri­to, ba­ta­ta do­ce, man­dio­ca y

fei­jao. El ma­ris­co abun­da, y con fre­cuen­cia se con­su­me en for­ma de la bra­si­le­ña mu­que­ca o la por­tu­gue­sa as­sor­ta. Con el pes­ca­do se­co, que los an­go­la­nos con­su­men en gran­des can­ti­da­des, se pre­pa­ra el ka­lu­lu, un pla­to tra­di­cio­nal a ba­se de ho­ja de ba­ta­ta do­ce, quia­bo, ca­la­ba­za, to­ma­te y

óleo de pal­ma, la esen­cia del ka­lu­lu. És­te tam­bién pue­de ha­cer­se con car­ne se­ca. Otro pla­to tí­pi­co, hu­mil­de, es la ki­sa­ka, a ba­se de ho­ja de man­dio­ca ma­cha­ca­da con ajo y pi­mien­to ver­de. A ve­ces se le aña­de pas­ta de jin­gu­ba (ca­cahue­te) cru­da. La ma­yo­ría de la po­bla­ción, los po­bres, se ali­men­tan a ba­se de fun­ge, la pas­ta he­cha con la man­dio­ca. En cuan­to a los dul­ces, la he­ren­cia por­tu­gue­sa se ma­ni­fies­ta en el pu­din y en to­do ti­po de bo­los y pas­te­les. El to­que exótico se pue­de en­con­trar en el bra­si­le­ño mous­se de ma­ra­cu­yá. Ge­nui­na­men­te an­go­la­nos son la pa­ra­ku­ka, a ba­se de azú­car y

jin­gu­ba, y el dulce de co­co, con azú­car que­ma­do. En An­go­la no hay vino. Se im­por­ta so­bre to­do de Por­tu­gal y Su­dá­fri­ca. Sí tie­nen cer­ve­za. Tres mar­cas: la Cu­ca, la Eka y la Ní­go­la. De es­ta úl­ti­ma exis­te una va­rie­dad ne­gra que no des­me­re­ce­ría de las gran­des mar­cas eu­ro­peas. Pa­ra los aman­tes de los zu­mos na­tu­ra­les, ade­más de los co­no­ci­dos de pi­ña, man­go, pa­pa­ya o ma­ra­cu­yá, es muy re­co­men­da­ble, por su sa­bor pe­cu­liar, el de mu­cua, el fru­to del bao­bab (en An­go­la, im­bon

dei­ro), con el que tam­bién ha­cen he­la­do. Si se quie­re un po­co de al­cohol exótico, siem­pre se pue­de to­mar una co­pa de li­cor de ma­ru­la (el fru­to con el que has­ta los ele­fan­tes se em­bo­rra­chan) o una cai­pi­rin­ha de ma­ra­cu­yá. Y los más osa­dos qui­zá se atre­van con el ma­ru­fo, un aguar­dien­te de pal­me­ra que es el li­cor más po­pu­lar del país.

Tra­di­cio­nal mu­que­ca de pes­ca­do y ma­ris­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.