La voz del ma­ña­na

Tras de­jar atrás An­tony and the John­sons, Anoh­ni pro­mue­ve, con su pro­yec­to Fu­tu­re Fe­mi­nism, un diá­lo­go so­bre el gé­ne­ro, la eco­lo­gía y el ac­ti­vis­mo in­ter­sec­cio­nal. Es­te agos­to lle­ga a Aar­hus, Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra 2017.

VOGUE (Spain) - - AGENDA -

«Yo nun­ca he du­da­do acer­ca de mi gé­ne­ro, des­de pe­que­ña he si­do la mis­ma per­so­na. Lo úni­co que hi­ce fue al­go tan sen­ci­llo co­mo cam­biar­me el nom­bre»

Fo­guea­da en la es­ce­na queer de Nue­va York en la dé­ca­da de los 90, Anoh­ni (Chi­ches­ter, Reino Uni­do, 1971) ha de­mos­tra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da ser una ar­tis­ta pro­lí­fe­ra y po­li­fa­cé­ti­ca. Más allá del pop de cá­ma­ra con el que asom­bró al mun­do tras el alias An­tony & the John­sons, los ecos de su voz se han pro­yec­ta­do des­de las ta­blas –par­ti­ci­pó en la ópe­ra Vi­da y muer­te de Ma­ri­na Abra­mo­vić (Tea­tro Real de Ma­drid, 2012)– y han re­so­na­do en las sa­las de ci­ne gra­cias a rea­li­za­do­res co­mo Isa­bel Coi­xet – La vi­da se­cre­ta de las pa­la­bras (2005)– o Louie Psiho­yos –cu­yo do­cu­men­tal Ra­cing Ex­tin­ction (2015), le va­lió la no­mi­na­ción al Os­car por el te­ma Man­ta Ray–.

Tras su reasig­na­ción de se­xo, Anoh­ni pre­sen­tó en 2016 Ho­pe­less­ness (Rough Tra­de), su pri­mer dis­co con nom­bre fe­me­nino. «Yo nun­ca he du­da­do de mi gé­ne­ro, des­de pe­que­ña he si­do la mis­ma per­so­na», cuen­ta en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca. «Sen­ci­lla­men­te me cam­bié el nom­bre, al­go que lle­va­ba tiem­po que­rien­do ha­cer. No te­nía sen­ti­do que si­guie­ran re­fi­rién­do­se a mí co­mo él». Es­te ál­bum in­cen­dia­rio avi­va­ba las lla­mas de un ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co y so­cial in­he­ren­te a su per­so­na­li­dad y su obra. Pe­ro es su pro­yec­to Fu­tu­re Fe­mi­nism –que lle­ga es­te agos­to a la ciu­dad da­ne­sa de Aar­hus, Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra 2017– el com­bus­ti­ble de un com­pro­mi­so que na­ció de «un en­cuen­tro con un gru­po de ami­gas ar­tis­tas, allá por 2011». Ellas eran Kem­bra Pfah­ler, Johan­na Cons­tan­ti­ne y las com­po­nen­tes del gru­po Co­coRo­sie, Bian­ca y Sie­rra Ca­sady. «Nos íba­mos de re­ti­ro y nos sen­tá­ba­mos a ha­blar de có­mo per­ci­bía­mos el mun­do que nos ro­dea, sin na­da de tec­no­lo­gía, to­man­do no­tas y bus­can­do con­clu­sio­nes. Tras dos años tra­ba­jan­do jun­tas, con­den­sa­mos nues­tra mi­sión en tre­ce prin­ci­pios aso­cia­dos a la cri­sis glo­bal», aña­de.

Uno de los pi­la­res de Fu­tu­re Fe­mi­nism, que to­ma for­ma a tra­vés de con­fe­ren­cias, ta­lle­res y lec­tu­ras, es pre­ci­sa­men­te la con­fluen­cia de res­pon­sa­bi­li­da­des.

«No es igual la si­tua­ción de la mu­jer en Es­pa­ña que en Ar­ge­lia, en In­dia o en Sue­cia, pe­ro la lu­cha de gé­ne­ro en Oc­ci­den­te se ha cen­tra­do en la vi­si­bi­li­dad ra­di­cal de la mu­jer. Nues­tro ob­je­ti­vo es mos­trar có­mo to­dos los sis­te­mas de opre­sión es­tán co­nec­ta­dos en­tre sí. Por ejem­plo, có­mo la ho­mo­fo­bia es­tá li­ga­da a in­fra­va­lo­rar lo fe­me­nino. El co­lap­so del me­dioam­bien­te, la eco­lo­gía... Des­pre­ciar la na­tu­ra­le­za que nos dio la vi­da es co­mo des­pre­ciar a nues­tra pro­pia ma­dre». Aun­que afir­ma que exis­te al­go así co­mo una so­li­da­ri­dad trans­gé­ne­ro –«las re­des que se es­ta­ble­cen en­tre las per­so­nas de la co­mu­ni­dad son muy in­tere­san­tes, lle­gas a sen­tir que com­par­tes más con ellos que con tu pro­pia fa­mi­lia»–, sus preo­cu­pa­cio­nes van más allá de esa eti­que­ta. «Lle­ga­do el día en el que no ten­ga­mos agua pa­ra be­ber ni ai­re que res­pi­rar, ca­te­go­rías co­mo es­ta se­rán lo de me­nos. El ob­je­ti­vo es pen­sar qué ocu­rri­rá den­tro de tres ge­ne­ra­cio­nes. Si so­lo nos preo­cu­pa­mos por nues­tras iden­ti­da­des, el mun­do va a pa­sar­nos de lar­go». D. Me­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.