EL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE.

Dries Van No­ten en Am­be­res.

VOGUE (Spain) - - News -

Ase­gu­ra Dries Van No­ten (Am­be­res, 1958) que la moda es hoy más abu­rri­da que nun­ca. «So­lo tie­nes que ob­ser­var los ros­tros de las mo­de­los: en los años no­ven­ta, el des­ca­ro y las son­ri­sas cam­pa­ban so­bre la pa­sa­re­la. Ha­cia el nue­vo milenio, los sem­blan­tes se vol­vie­ron más se­rios y hoy, la apa­tía es la nor­ma». La es­to­ca­da del crea­dor, le­jos de ser anec­dó­ti­ca, va di­rec­ta al co­ra­zón mis­mo de una in­dus­tria que, ex­pli­ca, co­rre el ries­go de caer en la irre­le­van­cia. Qui­zás por ello es tan ce­lo­so en las en­tre­vis­tas que con­ce­de y, cuando lo ha­ce, es­co­ge con pre­ci­sión ca­da fra­se pa­ra ale­jar­se de tó­pi­cos. Así se com­por­ta des­de que, en 1986, pu­sie­ra rum­bo a Lon­dres jun­to a otros cin­co gra­dua­dos en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Am­be­res. En cuestión de días, tem­plos mul­ti­mar­ca co­mo Bar­neys o Berg­dorf Good­man su­cum­bían a los ape­lli­dos de Van Bei­ren­donck, Bik­kem­bergs,Van Sae­ne o De­meu­le­mees­ter. La His­to­ria ya los re­cuer­da co­mo los Seis de Am­be­res. Ins­pi­ra­dos en el tra­ba­jo de Mar­tin Mar­gie­la (coe­tá­neo, pe­ro pre­cur­sor), for­ta­le­cie­ron sus iden­ti­da­des con las co­rrien­tes mu­si­ca­les y ar­tís­ti­cas de la época. Apa­sio­na­do del co­lor y el te­ji­do, con­ci­lia­dor de opues­tos co­mo la aus­te­ri­dad y el ro­man­ti­cis­mo y afín al arte de Fran­cis Ba­con y Ru­bens, Dries Van No­ten te­jió las ba­ses de un dis­cur­so que se man­tie­ne re­le­van­te 31 años des­pués.

Por su pri­mer cen­te­nar de des­fi­les, el crea­dor bel­ga pre­sen­tó en mar­zo, en su co­lec­ción de es­te oto­ño, un es­ce­na­rio de­li­be­ra­da­men­te aus­te­ro. So­bre una al­fom­bra de fiel­tro blan­co, 54 mu­je­res que le han acom­pa­ña­do en su ca­rre­ra des­fi­la­ron es­col­ta­das por el jazz de Louis Arms­trong o los diá­lo­gos de Pedro Al­mo­dó­var. Mo­de­los ve­te­ra­nas co­mo Li­ya Ke­be­de o Ca­rolyn Murphy se cru­za­ban con ros­tros jó­ve­nes co­mo la ar­gen­ti­na Mi­ca Ar­ga­na­raz. En­fun­da­das en es­tam­pa­dos de ar­chi­vo, re­edi­ta­dos pa­ra la fe­cha, en­car­na­ron a la mu­jer en su más ple­na di­ver­si­dad.

En una hú­me­da tar­de de ju­lio, Van No­ten se aco­mo­da en su des­pa­cho del edi­fi­cio am­be­rino que en 2000 fi­jó co­mo se­de glo­bal. So­se­ga­do, ofre­ce a ori­llas del río Es­cal­da una cer­te­ra vi­sión so­bre el es­ta­do ac­tual de la moda.

¿Por qué ele­gis­te un pa­be­llón de­por­ti­vo en el ba­rrio de Bercy, sin atre­zo ni ar­ti­fi­cios, pa­ra ce­le­brar es­te desfile?

El des­nu­do pue­de ser un men­sa­je en sí mis­mo. En el nú­me­ro 50, or­ga­ni­za­mos un ban­que­te pa­ra 500 in­vi­ta­dos, con un me­nú de tres pla­tos. Tras el pos­tre, las mo­de­los ca­mi­na­ron so­bre los man­te­les en­fun­da­das en las pie­zas de la co­lec­ción. Fue bas­tan­te es­pe­cial. Pa­ra es­ta oca­sión, ele­gi­mos la al­fom­bra blan­ca más ba­ra­ta de Pa­rís, gas­tan­do pre­su­pues­to úni­ca­men­te en el jue­go de es­pe­jos que ins­ta­la­mos en las pa­re­des. Pre­fe­ri­mos cen­trar­nos en las mo­de- los que nos han acom­pa­ña­do des­de el pri­mer desfile, en febrero de 1992. Mu­chas de ellas han si­do ma­dres, han abier­to res­tau­ran­tes o han per­se­gui­do una ca­rre­ra en la ac­tua­ción. Nos re­sul­tó in­tere­san­te ver sus trans­for­ma­cio­nes sin adi­ti­vos.

En tus colecciones tien­des a mos­trar mu­je­res de di­ver­sos ras­gos, eda­des y per­fi­les. ¿Ig­no­ra es­tas va­ria­bles la moda ac­tual?

Creo que un desfile, aho­ra y ha­ce tres dé­ca­das, de­be se­guir sien­do una ex­pe­rien­cia oní­ri­ca o so­bre­na­tu­ral. Pa­ra el nú­me­ro 20, el cas­ting pro­ce­día ín­te­gra­men­te de la ca­lle, lo cual no fue es­pe­cial­men­te bien re­ci­bi­do. Era demasiado real, di­jo la crí­ti­ca. Aque­llo me hi­zo per­ca­tar­me de que la gen­te no quie­re ver en la pa­sa­re­la lo mis­mo que ob­ser­va en el es­pe­jo. Pe­ro mos­trar so­la­men­te a chi­cas que ape­nas ro­cen la ma­yo­ría de edad, que han vo­la­do de Ne­va­da o Azer­bai­yán sin sa­ber na­da de moda ni en­tien­den lo que van a lle­var pues­to, fla­co fa­vor le ha­rá a la ro­pa.

Ha­bla­bas de lo real co­mo an­tí­te­sis de tu dis­cur­so. ¿Por qué crees que Dem­na Gva­sa­lia, lí­der de Ve­te­ments y ac­tual di­rec­tor ar­tís­ti­co de Ba­len­cia­ga, ha si­do un ca­so de éxi­to ba­sán­do­se en una cru­de­za ul­tra­rrea­lis­ta?

Creo que, más que la reali­dad, lo que es­te co­lec­ti­vo ha es­co­gi­do son ele­men­tos muy con­cre­tos de ella. Que en nin­gún ca­so alu­den a la belleza, pre­sen­te en to­do lo que nos ro­dea. Pue­des ob­ser­var el mun­do des­de mil án­gu­los dis­tin­tos y ex­traer lo

que te in­tere­sa. Yo, por ejem­plo, soy un enamo­ra­do del co­lor y sus po­si­bi­li­da­des. Es con­tra­rio a mi na­tu­ra­le­za di­se­ñar algo des­agra­da­ble a la vis­ta.

En oc­tu­bre, la edi­to­rial Lan­noo pu­bli­ca un li­bro so­bre estos 100 des­fi­les. ¿Por qué reivin­di­cas es­te for­ma­to en la era de In­ter­net?

Es un re­to, sin du­da, des­de el mo­men­to en que In­ter­net te con­di­cio­na co­mo crea­ti­vo. De­se­chas una cha­que­ta por­que el estampado geo­mé­tri­co apa­re­ce dis­tor­sio­na­do en pan­ta­lla; no abres con una sa­li­da en ne­gro por­que ful­mi­na el pri­mer gol­pe de efec­to, y pien­sas en cin­co con­jun­tos efec­ti­vos pa­ra que un usua­rio no cie­rre la pes­ta­ña abu­rri­do. Es algo tris­te, pe­ro has de man­te­ner el rea­lis­mo. Y la ma­gia del di­rec­to no es tras­la­da­ble a nin­gún dis­po­si­ti­vo. Na­da sus­ti­tu­ye a un li­bro, ni mu­cho me­nos a las re­la­cio­nes hu­ma­nas.

Tu abue­lo abrió la pri­me­ra tien­da de moda mas­cu­li­na de Am­be­res. Tu pa­dre con­ti­nuó la tra­di­ción. ¿Có­mo reac­cio­na­ron a tu de­ci­sión de es­tu­diar diseño?

Em­pe­cé a es­tu­diar en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes con la in­ten­ción de con­ti­nuar ese le­ga­do, pe­ro a los po­cos me­ses des­cu­brí que crear moda era más emo­cio­nan­te que com­prar­la o ven­der­la. Mi pa­dre se en­fa­dó bas­tan­te y de­jó de fi­nan­ciar­me. Fue cru­cial: ga­né en au­to­su­fi­cien­cia.

En mar­zo de 1986, tras li­cen­ciar­te, te alias­te con otros gra­dua­dos de Am­be­res pa­ra ven­der tus pren­das en la pa­sa­re­la lon­di­nen­se. ¿Qué os unía cul­tu­ral­men­te?

Creo que en­tre 1975 y 1984, lo des­cu­bri­mos to­do: la sen­sua­li­dad de Ver­sa­ce y Ar­ma­ni, el ex­ce­so de Mu­gler y Clau­de Mon­ta­na. Des­pués vino Jean Paul Gaul­tier, la es­cue­la ja­po­ne­sa y la maes­tría de Sy­bi­lla. Las ten­den­cias se es­cu­rrían fre­né­ti­cas de las hom­bre­ras im­po­si­bles a la sen­sua­li­dad de Ame­ri­can Gi­go­ló, de la re­bel­día de Vi­vien­ne West­wood al ro­man­ti­cis­mo de John Ga­lliano. A mí, con­cre­ta­men­te, aque­llos años me mol­dea­ron en lo que soy aho­ra, cuando la moda se ha vuel­to más abu­rri­da que nun­ca.

¿Tie­ne algo que ver esa era de la so­bre­in­for­ma­ción que des­cri­bías an­tes?

Sí, en el as­pec­to de que te­ner más fuen- tes a nues­tro al­can­ce no ha im­pli­ca­do cul­ti­var­nos de forma más am­plia y di­ver­sa. La in­for­ma­ción es ca­da vez más ge­né­ri­ca, y los es­tí­mu­los nos lle­gan de me­dios si­mi­la­res. Por eso tan­tos crea­ti­vos jó­ve­nes se aca­ban pa­re­cien­do tan­to unos a otros, per­dien­do la ga­ran­tía de in­di­vi­dua­li­dad o di­fe­ren­cia­ción. Es una lás­ti­ma por­que afec­ta a la moda, a la literatura o a la mis­mí­si­ma jar­di­ne­ría. Ser uno mis­mo se ha con­ver­ti­do en un re­to.

¿En ese con­tex­to, cuál es hoy el ma­yor re­to pa­ra un jo­ven diseñador?

La di­fi­cul­tad ya no re­si­de úni­ca­men­te en dar con una voz pro­pia, es­tá en des­ta­car­la por en­ci­ma de to­da la moda que exis­te ac­tual­men­te. El mun­do en­te­ro

gri­ta en bus­ca de aten­ción. Si com­pa­ras, por su­pues­to, no­so­tros no con­tá­ba­mos con Fa­ce­book o Ins­ta­gram, lo que es una ven­ta­ja en cuan­to a pro­vo­car in­te­rés, pe­ro el ruido lo cu­bre to­do.

El es­ce­na­rio co­mer­cial tam­bién ha su­fri­do cam­bios, ex­tin­guién­do­se el mo­de­lo tra­di­cio­nal de tien­da mul­ti­mar­ca y ven­ta fí­si­ca.

En los años ochen­ta, el es­pa­cio mul­ti­mar­ca era nues­tra prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos. Pe­ro hoy ca­si to­das han des­apa­re­ci­do por la fe­roz com­pe­ten­cia del co­mer­cio elec­tró­ni­co, pe­ro han co­men­za­do a na­cer pe­que­ños es­pa­cios en ba­rrios inusua­les don­de un ti­po muy con­cre­to de con­su­mi­dor apre­cia el diseño y la ar­te­sa­nía. Lo cual ex­pli­ca­ría que mis pren­das se ven­dan en una tien­da a las afue­ras de Chica­go jun­to a su­da­de­ras de Adi­das y pan­ta­lo­nes de ska­ter. El equi­li­brio de ese caos es­tá re­sul­tan­do muy in­tere­san­te en tér­mi­nos de mer­ca­do.

Has de­fi­ni­do en más de una oca­sión a la moda co­mo ar­tes apli­ca­das. ¿Por qué no tra­tar­la co­mo arte to­tal?

Bueno, por­que es­ta ha de ser con­su­mi­da en un sen­ti­do li­te­ral. De ahí que odie la de­fi­ni­ción de en­tes o per­so­nas que dic­ten la moda: con­si­de­ro que es­ta aña­de un men­sa­je a nues­tro cuer­po y a nues­tra iden­ti­dad, pe­ro no ha de dis­fra­zar­nos o mo­di­fi­car­nos.

¿Qué de­be ha­cer en­ton­ces es­ta in­dus­tria por las per­so­nas, más allá de ves­tir­las?

Creo que tie­ne un pa­pel cla­ve en nues­tra ca­pa­ci­dad de ex­pre­sión. A tra­vés de las pren­das, los te­ji­dos, el co­lor, el es­ti­lo con que nos ma­ni­fes­ta­mos es­té­ti­ca­men­te. Hay mu­je­res que se sien­ten per­fec­ta­men­te a gus­to en un jer­sey de ca­che­mir con pan­ta­lo­nes de chán­dal y las hay que ado­ran salir a la ca­lle en­fun­da­das en cue­ro ne­gro y ta­co­nes de agu­ja. Lo que lle­van no las de­fi­ne, sen­ci­lla­men­te las po­ten­cia.

¿Te gus­ta­ría que la fir­ma si­guie­ra en activo den­tro de 100 años?

Cuando lle­gue el mo­men­to de re­ti­rar­me, ten­go un equi­po que so­bra­da­men­te sa­brá con­ti­nuar con es­ta com­pa­ñía. No tie­nen por qué ha­cer lo mis­mo que yo, pe­ro sí es­pe­ro que lo ha­gan man­te­nien­do esos va­lo­res. Lo que no ten­dría sen­ti­do es que

«Nin­gún diseñador es li­bre. No tie­ne sen­ti­do co­ci­nar el pas­tel más de­li­cio­so del mun­do si no hay na­die que quie­ra pro­bar­lo»

«En­tre 1975 y 1984, lo des­cu­brí to­do. Aque­llos años me mol­dea­ron en lo que soy aho­ra, cuando la moda se ha vuel­to más abu­rri­da que nun­ca»

Dries Van No­ten se con­vir­tie­ra en un re­su­men de opues­tos a mi iden­ti­dad. En ese ca­so, pre­fie­ro que la mar­ca de­je de exis­tir.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la elec­ción de te­ji­dos y bor­da­dos en las pren­das?

Es el pun­to de par­ti­da de to­do lo que ha­ce­mos. Son las ba­ses de una his­to­ria que avan­za so­bre mú­si­ca, arte y otros fac­to­res. Pe­ro más allá de ello, son los in­gre­sos de co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos con las que tra­ba­ja­mos.

En 2014, el Mu­seo de las Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís te de­di­có un li­bro y una mues­tra so­bre tus ins­pi­ra­cio­nes. ¿De dón­de has ex­traí­do me­jo­res fru­tos?

El arte es lo que más me ha in­flui­do, a ve­ces de forma in­cons­cien­te. Tam­bién via­jar, aun­que no lo ha­go tan­to co­mo me gus­ta­ría. Ten­go un equi­po que re­co­rre el mun­do y re­co­ge ideas pa­ra el fu­tu­ro, y es­toy en con­tac­to con la co­mu­ni­dad que nos pro­vee en Cal­cu­ta. Al fi­nal, me re­sul­ta más su­til plas­mar lo exó­ti­co sin ver­lo con mis ojos, vi­vién­do­lo a tra­vés de su cul­tu­ra.

¿Es via­ble afron­tar los cam­bios de un ca­len­da­rio de pasarelas que ya ama­sa has­ta 12 colecciones anua­les?

No pa­ra mí. Por for­tu­na, so­mos unas de las po­cas em­pre­sas su­per­vi­vien­tes en el for­ma­to tra­di­cio­nal. Cua­tro colecciones al año: dos mas­cu­li­nas, dos fe­me­ni­nas. Ne­ce­si­to mi tiem­po pa­ra desa­rro­llar mi tra­ba­jo. No pue­do ser cons­tan­te­men­te crea­ti­vo, y mis his­to­rias no se es­cri­ben sin tiem­po. Creo que ya es di­fí­cil sor­pren­der a la gen­te ca­da seis me­ses.

¿Cual es el pa­pel de tu com­pa­ñe­ro, Pa­trick Vang­he­lu­we, en la com­pa­ñía?

En los pri­me­ros años de es­te pro­yec­to, yo me en­car­ga­ba de la par­te crea­ti­va y Pa­trick de la pro­duc­ción. Ce­rra­ba el círcu­lo mi ami­ga Ch­ris­ti­ne Mathys, que fa­lle­ció en 1999, res­pon­sa­ble de la vi­sión co­mer­cial. Se­gún fui­mos cre­cien­do, ne­ce­si­ta­ba a al­guien cer­ca ayu­dán­do­me con las colecciones, que ade­más me de­vol­vie­ra el con­tac­to con la reali­dad. Fun­dé la com­pa­ñía con mi com­pa­ñe­ro y ha si­do una ver­da­de­ra suer­te con­tar con él des­de en­ton­ces.

¿Te con­si­de­ras un crea­dor li­bre?

Na­die es li­bre. Es utó­pi­co pre­ten­der­lo si­quie­ra. En mi ca­so, he de crear pa­ra un pú­bli­co que quie­ra com­prar lo que ha­go. In­ten­to ser lo más in­di­vi­dua­lis­ta po­si­ble, pe­ro no pue­do pre­sen­tar mis colecciones don­de ni cuando me plaz­ca. Exis­te un ca­len­da­rio de tem­po­ra­das y re­nun­ciar a él se­ría sa­bo­tear­me. Es­tás obli­ga­do a se­guir cier­tas nor­mas y un sis­te­ma, no tie­ne sen­ti­do co­ci­nar el pas­tel más de­li­cio­so del mun­do si no hay na­die que quie­ra pro­bar­lo. En con­clu­sión, to­da li­ber­tad es re­la­ti­va.

Abajo, ves­ti­do de se­da estampada, co­llar de strass y bo­ti­nes de piel blancos. Abajo a la de­re­cha, abri­go de la­na, ca­mi­sa, co­llar de

strass, pan­ta­lón va­que­ro y za­pa­tos de sa­lón en piel ma­rrón, to­do de Dries Van No­ten.

Abri­go de la­na, ca­mi­sa de algodón con cue­llo al­to, top asi­mé­tri­co con estampado tor­na­so­la­do y pan­ta­lón va­que­ro over­si­zed, to­do de Dries Van No­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.