TA­LEN­TOS.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía GONZALO MA­CHA­DO Rea­li­za­ción SA­RA FER­NÁN­DEZ Tex­to CAR­MEN LANCHARES

Co­se­cha de 1988.

Al tiem­po que apa­re­cía Vogue, Ju­lia Ote­ro de­bu­ta­ba en te­le­vi­sión; Ana Be­lén y Ve­ró­ni­ca For­qué triun­fa­ban en los es­ce­na­rios; na­cía un fu­tu­ro ta­len­to de la dan­za y se crea­ba la Fun­da­ción Loe­we. 1988 fue im­por­tan­te.

En esa fe­cha, el país re­zu­ma­ba op­ti­mis­mo y crea­ti­vi­dad. La Tran­si­ción ha­bía cul­mi­na­do con éxi­to y España era un her­vi­de­ro po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral. La movida ha­bía al­can­za­do ya su cé­nit, Bobby McFe­rrin se po­si­cio­na­ba ese mes de di­ciem­bre co­mo nú­me­ro uno de Los 40 Prin­ci­pa­les con su te­ma Don’t Worry, Be Happy, un re­ve­la­dor tí­tu­lo que en­ca­ja­ba co­mo ani­llo al de­do en el es­pí­ri­tu del mo­men­to; y el di­rec­tor y guio­nis­ta ita­liano Fran­ces­co Ro­si (1922-2015) es­cri­bía en el nú­me­ro uno de Vogue España: «Es un país que co­rre ha­cia el fu­tu­ro». To­do pa­re­cía po­si­ble. «Fue­ron unos tiem­pos em­blé­ma­ti­cos. Vis­to con los ojos de hoy, me pa­re­ce una épo­ca ma­ra­vi­llo­sa en la que la li­ber­tad de ex­pre­sión era ca­si to­tal. Se ha­cían pro­gra­mas en la ra­dio y la te­le­vi­sión que hoy di­fí­cil­men­te po­drían emi­tir­se. Me pre­gun­to si al­guno de ellos hoy no se ha­bría lle­va­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal». Quien así ha­bla es la pe­rio­dis­ta Ju­lia Ote­ro (Monforte de Le­mos, 1959) quien, en enero de 1988, pa­sa­ba en so­lo un par de se­ma­nas del ano­ni­ma­to de la ra­dio a ser una de las per­so­nas más po­pu­la­res del país al fren­te del pro­gra­ma 3x4 (TVE), al que la pre­sen­ta­do­ra apor­tó un nue­vo es­ti­lo im­preg­na­do de una pro­xi­mi­dad y na­tu­ra­li­dad po­co ha­bi­tua­les en el me­dio. En aquel mo­men­to, di­ri­gía el en­te pú­bli­co Pi­lar Mi­ró –«pa­ra mí, la me­jor en ese pues­to», apos­ti­lla Ju­lia. «España era to­da­vía un país ado­les­cen­te, con la sen­sa­ción de que las co­sas se ha­bían he­cho bien. La so­cie­dad, en ge­ne­ral, es­ta­ba en­can­ta­da. Te­nía una his­to­ria de amor con la His­to­ria de aquel mo­men­to», re­cuer­da. «Fue­ra de nues­tras fron­te­ras aún no ha­bía caí­do el mu­ro de Ber­lín, pe­ro ha­bía mo­vi­mien­tos en el blo­que so­vié­ti­co. Ahí es­ta­ba la Pe­res­troi­ka, Gor­va­chov... Se te­nía la per­cep­ción de que to­do lo ma­lo del si­glo XX ya ha­bía ocu­rri­do y el fu­tu­ro so­lo po­día ser me­jor. Re­cuer­do ar­tícu­los y li­bros ha­blan­do del si­glo XXI co­mo el del hu­ma­nis­mo, de los de­re­chos hu­ma­nos y los va­lo­res éti­cos, al­go que la­men­ta­ble­men­te no se ha cum­pli­do», con­clu­ye. En es­tos trein­ta años, la pe­rio­dis­ta ha co­se­cha­do nu­me­ro­sos éxi­tos y ha vi­vi­do mo­men­tos re­ve­la­do­res y ma­ra­vi­llo­sos. «De aque­lla épo­ca –di­ce– me que­da­ría con la en­tre­vis­ta a un tí­mi­do has­ta lo in­ve­ro­sí­mil Ma­nuel Per­te­gaz, una per­so­na muy pe­cu­liar y hu­mil­de; tam­bién con la del te­nien­te ge­ne­ral Gutiérrez Me­lla­do, re­ti­ra­do ya de la es­fe­ra pú­bli­ca, un abue­lo lleno de ter­nu­ra y sa­bi­du­ría con el que la His­to­ria no ha si­do su­fi­cien­te­men­te ge­ne­ro­sa; o la de un Ant­hony Quinn que du­ran­te to­da la en­tre­vis­ta es­tu­vo ac­tuan­do y nun­ca su­pe cuán­do me es­ta­ba min­tien­do y cuan­do me de­cía la ver­dad».

Mien­tras Ju­lia Ote­ro in­ten­ta­ba ges­tio­nar esa fa­ma so­bre­ve­ni­da de la no­che a la ma­ña­na; Ana Be­lén (Ma­drid, 1951) era ya una mu­sa con­sa­gra­da en el ám­bi­to cul­tu­ral es­pa­ñol, con un lar­go re­co­rri­do en la mú­si­ca, el ci­ne, el tea­tro y la te­le­vi­sión. En 1988, la ar­tis­ta pu­bli­ca­ba su un­dé­ci­mo ál­bum en so­li­ta­rio, A la som­bra de un león y es­tre­na­ba su 27ª pe­lí­cu­la, Miss Ca­ri­be, de Fer­nan­do Colomo, por la que fue no­mi­na­da al Go­ya de ese año co­mo me­jor ac­triz. Co­mo Ju­lia, re­cuer­da esa épo­ca co­mo fas­ci­nan­te. «Se vi­vía una gran ex­plo­sión ar­tís­ti­ca en to­dos los ámbitos. Ha­bía gen­te muy jo­ven di­ri­gien­do ci­ne, des­pun­tan­do en el mun­do de la mo­da o en la mú­si­ca, y que se han con­ver­ti­do en nues­tros clá­si­cos de aho­ra. Exis­tía una gran ne­ce­si­dad de rom­per en to­dos los sen­ti­dos. No so­lo los ar­tis­tas; tam­bién el pú­bli­co, que te­nía unas ga­nas enor­mes de ab­sor­ber, co­no­cer y em­pa­par­se de to­do. Creo que es­to no pa­sa aho­ra en la mis­ma me­di­da», de­cla­ra la ac­triz, que di­ce ha­ber dis­fru­ta­do y confiesa se­guir pa­sán­do­lo muy bien en esa

«VIS­TO CON LOS OJOS DE HOY, ME PA­RE­CE UNA ÉPO­CA MA­RA­VI­LLO­SA EN LA QUE LA LI­BER­TAD DE EX­PRE­SIÓN ERA CA­SI TO­TAL» JU­LIA OTE­RO

pro­fe­sión. Un sen­ti­mien­to que com­par­te Ve­ró­ni­ca For­qué (Ma­drid, 1955), quien en aque­lla épo­ca via­ja­ba por to­da España re­pre­sen­tan­do ¡Ay Car­me­la!, de Jo­sé San­chís Si­nis­te­rra. «Era sor­pren­den­te lle­gar a cual­quier pue­blo y en­con­trar­te con tea­tros es­pec­ta­cu­la­res y lle­nos. Al­gu­nos ayun­ta­mien­tos po­si­bi­li­ta­ban el ac­ce­so gra­tis al pú­bli­co. El tea­tro es­ta­ba vi­vien­do tam­bién un flo­re­ci­mien­to».

Ese año fue tam­bién es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra Ve­ró­ni­ca, que re­ci­bió dos Go­yas, co­mo me­jor ac­triz pro­ta­go­nis­ta por La vi­da ale­gre, de Fer­nan­do Colomo, y de re­par­to, por Mo­ros y Cris

tia­nos, de Jo­sé Luis Ber­lan­ga. «La no­ti­cia me pi­lló en Ve­ne­zue­la por­que ha­bía­mos ido con ¡Ay Car­me­la! al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Caracas. Me lla­mó mi ma­dre pa­ra de­cír­me­lo y me re­cuer­do ahí, en la mo­que­ta del ho­tel, llo­ran­do las dos al te­lé­fono», evo­ca. Cua­tro años an­tes de es­to, Al­mo­dó­var la ha­bía fi­cha­do pa­ra Qué he he­cho yo pa­ra me­re­cer es­to. «Que Pe­dro con­fia­ra en mí pa­ra es­ta pe­lí­cu­la fue muy im­por­tan­te. Me co­no­ció mu­cha gen­te del ci­ne y me em­pe­za­ron a lla­mar True­ba, Colomo, Ber­lan­ga...». Eran los ini­cios de una lau­rea­da tra­yec­to­ria a la que es­te año se su­ma­ba el pre­mio Fe­roz de Ho­nor. «Cuan­do eres ma­yor va­lo­ras más to­das las co­sas. Lo he re­ci­bi­do con mu­chí­si­mo agra­de­ci­mien­to», ex­pli­ca la ac­triz.

Ha­ce tam­bién trein­ta años, na­cía la Fun­da­ción Loe­we «por amor al ar­te (ne­ce­si­ta­do)», pun­tua­li­za su ac­tual pre­si­den­ta Shei­la Loe­we (Ma­drid, 1974). «Cuan­do se creó yo era aún una ado­les­cen­te y to­da­vía no era muy cons­cien­te de la di­men­sión del pro­yec­to. Sí re­cuer­do ce­nar en ca­sa con Oc­ta­vio Paz y la ad­mi­ra­ción de mi pa­dre por aquel hom­bre, que un par de años des­pués ga­na­ría el No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Con di­cho re­co­no­ci­mien­to, has­ta unas jo­ven­ci­tas co­mo mis her­ma­nas y yo em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta de la im­por­tan­cia de aque­llas ve­la­das». Tras do­ce años tra­ba­jan­do en Vi­tra, Shei­la se in­cor­po­ró a la Fun­da­ción en 2012. Al año si­guien­te, tras la re­ti­ra­da de su pa­dre, En­ri­que Loe­we, asu­mió el car­go a pe­ti­ción de los miem­bros de la ins­ti­tu­ción. «Me lla­ma­ron, me lo pro­pu­sie­ron y les di­je: soy vues­tro hom­bre». Tras los mie­dos ini­cia­les, es­ta mu­jer ha ido in­tro­du­cien­do su im­pron­ta sin ol­vi­dar el ob­je­ti­vo de ex­ce­len­cia ori­gi­nal. ¿En­tre sus ini­cia­ti­vas? «Dar más im­por­tan­cia a las mu­je­res en el ju­ra­do del pre­mio de poe­sía –na­ci­do tam­bién en 1988– así co­mo en la con­ce­sión de los pre­mios. No es que sean peo­res, sino que no se han fi­ja­do en ellas». Su me­ta es que es­te ga­la­ra­dón sea el pre­mio de poe­sía no ins­ti­tu­cio­nal más im­por­tan­te del mun­do.

En 2016, la Fun­da­ción crea­ba el Craft Pri­ze, con la vocación de con­ver­tir­lo en el pre­mio más im­por­tan­te de la ar­te­sa­nía ar­tís­ti­ca mun­dial. «Es una ma­ra­vi­llo­sa lo­cu­ra sur­gi­da a raíz de la in­cor­po­ra­ción de Jo­nat­han An­der­son co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we. Es un apa­sio­na­do del ar­te e in­clu­so un co­lec­cio­nis­ta de ce­rá­mi­ca». «España –con­ti­núa Shei­la– es una gran can­te­ra de crea­do­res, pe­ro hay que apo­yar se­ria­men­te la cultura». A lo lar­go de los años, la Fun­da­ción ha es­ta­do de­trás de cual­quier ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca que ne­ce­si­ta­se y me­re­cie­se ser apo­ya­da, co­mo la fo­to­gra­fía o la dan­za, es­ta úl­ti­ma «una gran des­co­no­ci­da». Una afir­ma­ción que com­par­te In­ma­cu­la­da Sa­lo­món (Ma­drid, 1988), hoy pri­me­ra bai­la­ri­na del Ba­llet Na­cio­nal, quien con 18 años se con­vir­tió en el miem­bro más jo­ven del elen­co. «Lo bueno de es­ta ca­rre­ra –di­ce– es que nun­ca lle­gas a abu­rrir­te ni a es­tan­car­te». De he­cho, co­men­ta, no ima­gi­nó que le pu­die­se gus­tar tan­to in­ter­pre­tar el mi­to de Elec­tra, con una co­reo­gra­fía con­tem­po­rá­nea, de dan­za y tea­tro, con la que ha des­cu­bier­to la fa­ce­ta de ac­triz. «El bai­le es­tá den­tro de mí –con­clu­ye–. Tan­to, que pa­ra des­co­nec­tar sal­go a bai­lar al­go que no es lo mío. Me en­can­ta la sal­sa»

«LOS AR­TIS­TAS Y EL PÚ­BLI­CO TE­NÍAN UNAS GA­NAS ENOR­MES DE CO­NO­CER, AB­SOR­BER Y EM­PA­PAR­SE DE TO­DO» ANA BE­LÉN

Ve­ró­ni­ca lle­va ca­mi­sa (1.990 €) y pan­ta­lón (1.450 €), am­bos de Ralph Lau­ren; y col­gan­te (225 €) y ani­llo (1.195 €), am­bos en oro, de Tous.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.