EL AR­MA­RIO DE ‘SIR’ ELTON.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía MIR­TA RO­JO Rea­li­za­ción JUAN CEBRIÁN Tex­to CAR­LA SIE­RRA

Alessandro Mi­che­le se ins­pi­ra en el mú­si­co in­glés pa­ra su co­lec­ción de es­ta tem­po­ra­da.

Su mú­si­ca y su es­té­ti­ca for­ma­ron par­te de la ban­da so­no­ra y el ima­gi­na­rio de los 80. Aho­ra Elton John abre su archivo de ves­tua­rio a Alessandro Mi­che­le pa­ra ins­pi­rar su co­lec­ción de pri­ma­ve­ra y ha­bla con Vogue de por qué Guc­ci es la mar­ca que los mi­llen­nials desean.

L os Án­ge­les, 25 de agos­to de 1970. Un mú­si­co bri­tá­ni­co de 23 años da su pri­mer con­cier­to en Es­ta­dos Uni­dos. Dos días des­pués, Los An­ge­les Ti­mes pu­bli­ca el ve­re­dic­to del crí­ti­co Ro­bert Hil­burn: «La no­che del mar­tes en el Trou­ba­dour fue so­lo el co­mien­zo. Va a ser una de las es­tre­llas más gran­des e im­por­tan­tes del rock». Los cin­co dó­la­res de su en­tra­da con­te­nían, co­mo apun­ta­ría dé­ca­das más tar­de Ro­lling Sto­ne al se­ña­lar­lo co­mo uno de los 20 con­cier­tos más im­por­tan­tes del rock, un pe­da­zo de his­to­ria. A pe­sar de su ju­ven­tud, Elton John (na­ci­do Re­gi­nald Ken­neth Dwight; Pin­ner, 1947) ate­so­ra­ba ya una pe­que­ña co­lec­ción de hits, co­mo Your

Song y Ta­ke Me to the Pi­lot. Pe­ro con su per­fec­ta fusión de sen­si­bi­li­dad pop, en­tu­sias­mo a lo Jerry Lee Le­wis y bri­llan- te es­té­ti­ca –ca­mi­sa y bo­ti­nes con es­tre­llas, pe­to acam­pa­na­do y ga­fas gran­des, en esa pri­me­ra no­che ha­cien­do las Amé­ri­cas–, su dis­cur­so se am­pli­fi­ca­ba avan­zan­do el ad­ve­ni­mien­to del glam. Con ayu­da de la mo­da, la mú­si­ca se­ría en­ton­ces más es­pec­tácu­lo que nun­ca. «Me sien­to muy afor­tu­na­do de ha­ber si­do com­po­si­tor y ar­tis­ta en los años se­ten­ta», ex­pli­ca el pro­pio mú­si­co. «Fue una dé­ca­da de una ex­plo­sión de crea­ti­vi­dad sin pre­ce­den­tes. Ha­bía mu­cha más in­di­vi­dua­li­dad, re­vo­lu­ción, op­ti­mis­mo y es­pe­ran­za». T oda la dé­ca­da de pro­tes­tas que cul­mi­na­ría en ma­yo de 1968 ha­bía da­do lu­gar a la dé­ten­te, el des­hie­lo de la Gue­rra Fría; con­du­ci­ría al fi­nal de la Gue­rra de Viet­nam y sub­ra­ya­ba el an­sia de li­ber­tad. Los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas y a fa­vor de los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les en­cum­bra­rían, en esos años, a fi­gu­ras co­mo Ka­te Mi­llet y Har­vey Milk. Pe­ro a la vez, la cri­sis eco­nó­mi­ca más gra­ve des­de la Gran De­pre­sión dis­pa­ra­ría la ta­sa de des­em­pleo a ni­vel glo­bal. Las ex­tra­va­gan­tes mo­das del glam y el dis­co ilu­mi­na­rían la es­ce­na. Era la ba­ta­lla del glit

ter con­tra la ener­gía. Aho­ra, co­mo en­ton­ces, es el turno del chaos ma­gic (ma­gia del caos) de Alessandro Mi­che­le, el di­se­ña­dor que, al fren­te de Guc­ci, ha re­vi­ta­li­za­do la es­ce­na. «¡Su vi­sión es una ce­le­bra­ción de la vi­da!», afir­ma Elton John. «Hay mu­cha ne­ga­ti­vi­dad y ten­den­cia a la di­vi­sión en el mun­do hoy. Su pro­pues­ta es es­ti­mu­lan­te, po­si­ti­va y uni­fi­ca­do­ra. Ce­le­bra los de­seos de la gen­te de ex­pre­sar­se co­mo in­di­vi­duos úni­cos y ser acep­ta­dos por ello. Creo que esa es una de las ra­zo­nes por las que los mi­llen­nials en­cuen­tran su vi­sión tan ins­pi­ra­do­ra. Es un mun­do di­ver­ti­do y fe­liz en el que cual­quie­ra pue­de aden­trar­se. Es in­clu­si­vo a la vez que in­di­vi­dual».

Los la­zos es­té­ti­cos que unían a Elton John y Mi­che­le eran evi­den­tes an­tes in­clu­so de que Ja­red Le­to, ami­go co­mún de am­bos, les pre­sen­ta­ra en una fies­ta de Va­nity Fair. Pe­ro sus ca­mi­nos han en­con­tra­do en la co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 de Guc­ci una pa­sa­re­la de ex­cep­ción. «En sus pri­me­ras co­lec­cio­nes pa­ra Guc­ci vi al­gu­nos gui­ños a mo­men­tos míos de mo­da del pa­sa­do. Man­ten­go un ar-

chi­vo con mu­cho ves­tua­rio ori­gi­nal de mis ac­tua­cio­nes. Nun­ca lo ha­bía abier­to a na­die, pe­ro me ins­pi­ra­ba tan­to él y con­fia­ba tan­to en su vi­sión que pen­sé que se­ría di­ver­ti­do com­par­tir mi archivo con él y su equi­po», afir­ma. S u estela en la co­lec­ción in­clu­ye imá­ge­nes li­te­ra­les –la portada del sin­gle Le­von/Goodb­ye (1972) se im­pri­me en un bol­so–, nú­me­ros que alu­den a su es­ti­lo en es­ce­na (bri­llos, co­lo­res lla­ma­ti­vos, pro­fu­sos or­na­men­tos) y has­ta la re­vi­sión de ese chán­dal, uni­for­me de pai­sano, que Elton lu­ce in­ter­mi­ten­te­men­te des­de los ochen­ta. «No soy una per­so­na muy nos­tál­gi­ca, pe­ro abrir el archivo y ver có­mo ha re­in­ter­pre­ta­do Alessandro al­gu­nos

looks cla­ve ha des­en­te­rra­do una es­ti­mu­lan­te ava­lan­cha de emo­cio­nes. ¡No pue­do creer lo su­ma­men­te lo­co que es­ta­ba, en cues­tio­nes sar­to­ria­les, es­pe­cial­men­te en los se­ten­ta! En lo re­fe­ren­te a la mo­da, era co­mo un ni­ño en una tien­da de ca­ra­me­los». Una idea que ra­ti­fi­ca Bob Mackie, di­se­ña­dor que cin­ce­ló al­gu­nos de sus es­ti­lis­mos más osa­dos, que de­cla­ró en sep­tiem­bre: «Le tra­ta­ba co­mo una es­pe­cie de ve­det­te mas­cu­lino».

Pa­ra aca­bar de trian­gu­lar su re­la­ción con la ca­sa ita­lia­na, el mú­si­co anun­ció en enero que se des­pe­di­rá de los es­ce­na­rios tras una gi­ra de tres años y 300 con­cier­tos, Fa­re­well Ye­llow Brick Road, cu­yo ves­tua­rio lle­va­rá la rú­bri­ca de Mi­che­le. «El ar­ma­rio siem­pre ha si­do una par­te esen­cial de mí co­mo ar­tis­ta. No pue­do su­bir­me al es­ce­na­rio y ha­cer mi tra­ba- jo has­ta que me he ves­ti­do tea­tral­men­te. Yo lo ne­ce­si­to y mis fans lo esperan. Siem­pre in­ten­to man­te­ner una dis­tin­ción en­tre mi vi­da den­tro y fue­ra del es­ce­na­rio, son dos mun­dos di­fe­ren­tes». La es­fe­ra privada, por su­pues­to, tam­bién es­tá car­ga­da de épica: de esa bo­da con Re­na­te Brauel, una mu­jer, en 1984, a su amis­tad con Lady Di (en cu­yo fu­ne­ral ver­sio­nó Cand­le

in the Wind), la lon­ge­va re­la­ción con Da­vid Fur­nish –con quien tie­ne dos hi­jos, Za­chary y Eli­jah, de 8 y 5 años–, o los des­en­cuen­tros pú­bli­cos con su ma­dre, con quien se re­con­ci­lia­ría en di­ciem­bre, po­co an­tes del fa­lle­ci­mien­to de es­ta. «An­tes de ser Elton John, era Re­gi­nald Ken­neth Dwight. No me gus­ta­ba mu­cho y me sen­tía atra­pa­do y opri­mi­do por to­do lo que me ha­bían for­za­do a ha­cer mis pa­dres. Era un nerd con gran­des ga­fas y sin es­ti­lo. Con­ver­tir­me en Elton John me dio la opor­tu­ni­dad de rein­ven­tar­me a mí mis­mo». Tam­bién pa­ra él, en tiem­pos con­vul­sos, la mo­da fue una ca­tar­sis

Pro­pues­tas de p/v 2018 de Guc­ci, ins­pi­ra­das en Elton. Los gui­ños son evi­den­tes en ca­sos co­mo el del tra­je con no­tas mu­si­ca­les, que re­me­mo­ra un look de 1975.

La mo­de­lo Ava Smith lle­va to­tal look de Guc­ci. El ves­ti­do evo­ca el mono ro­sa que Elton John lu­ció en El show de los Mup­pets, en 1978, pa­ra in­ter­pre­tar Don’t Go Brea­king My Heart jun­to a la Cer­di­ta Peggy.

Co­lec­ción

Den­tro de su ex­ce­si­va es­té­ti­ca, las ga­fas son una de sus se­ñas de iden­ti­dad. «Me enor­gu­lle­ce el rol que ju­gué en los años se­ten­ta, lle­van­do es­te ac­ce­so­rio de la fun­cio­na­li­dad a la mo­da. Tam­bién me per­mi­tían cu­brir la ex­tre­ma ti­mi­dez que ne­ce­si­ta­ba...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.