ANÁ­LI­SIS.

VOGUE (Spain) - - Sumario -

El ayer y hoy de la mo­da es­pa­ño­la.

AÑO 1988, VOGUE ATE­RRI­ZA EN UN PAÍS MAR­CA­DO POR LA EN­TRA­DA EN LA CO­MU­NI­DAD ECO­NÓ­MI­CA EU­RO­PEA. UNA CRI­SIS, UNA CON­VER­SIÓN DI­GI­TAL Y VA­RIAS RE­VO­LU­CIO­NES DES­PUÉS, EL PRE­SEN­TE DE LA MO­DA VA­LO­RA CÓ­MO HAN SI­DO ES­TOS AÑOS EN LOS QUE SE HA TRANS­FOR­MA­DO LA IN­DUS­TRIA. E s un mo­men­to de cam­bios y re­sur­gi­mien­tos que afec­tan de mo­do di­rec­to a la in­dus­tria del ves­tir», re­fle­xio­na­ba la di­se­ña­do­ra tu­ro­len­se Mar­ga­ri­ta Nuez en el pri­mer nú­me­ro de la edi­ción es­pa­ño­la de Vogue. Abril de 1988. La in­cor­po­ra­ción de España, so­lo dos años an­tes, a la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea –hoy Unión Eu­ro­pea– ha­bía cam­bia­do un es­ce­na­rio so­cial que, des­de la muer­te del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co en no­viem­bre de 1975, es­ta­ba en per­pe­tua re­de­fi­ni­ción. La cons­truc­ción del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, los Pac­tos de la Mon­cloa, la Cons­ti­tu­ción de 1978 o el 23-F per­fi­la­rían to­do lo que es­ta­ba por ve­nir. Tam­bién en cues­tio­nes tex­ti­les, don­de al mis­mo com­pás que el país se abría a un mun­do glo­ba­li­za­do, se re­for­mu­la­ba la in­dus­tria.

La es­plen­do­ro­sa tradición de la al­ta cos­tu­ra es­pa­ño­la, re­pre­sen­ta­da por nom­bres co­mo los de Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, Ma­nuel Per­te­gaz, Pe­dro Ro­drí­guez y Elio Ber­han­yer, ha­bía da­do pa­so en la úl­ti­ma dé­ca­da a un prêt

à-por­ter de au­tor. Tam­bién en­ton­ces lle­ga­ban a nues­tro país «las pri­me­ras pasarelas, las pri­me­ras re­vis­tas de mo­da, las pri­me­ras es­cue­las de di­se­ño, las pri­me­ras agen­cias de mo­de­los; to­do era un in­tere­san­te afán por des­cu­brir y apren­der», re­me­mo­ra el di­se­ña­dor Roberto Ve­rino (na­ci­do Ma­nuel Roberto Ma­ri­ño Fer­nán­dez; Oren­se, 1945), uno de sus pro­ta­go­nis­tas, ayer y hoy. «Muer­ta nues­tra al­ta cos­tu­ra, co­mo con­se­cuen­cia de la re­ce­sión que nos sa­cu­dió des­de la cri­sis del pe­tró­leo de 1973 a los Pac­tos de Mon­cloa del 77, nues­tro emer­gen­te prêt-à-por­ter to­mó en­ton­ces el re­le­vo de esa ilu­sión co­lec­ti­va», con­ti­núa el creador. «To­do el país es­ta­ba en­can­ta­do con su mo­da. Par­ti­ci­par en ese pro­yec­to fue un sue­ño del que nun­ca me hu­bie­se que­ri­do des­per­tar».

De­sar­ti­cu­la­das las car­gas aran­ce­la­rias, el in­gre­so en un en­torno de su­pues­ta in­ter­de­pen­den­cia su­po­nía ha­cer fren­te tam­bién a la creciente en­tra­da de pro­duc­tos ex­tran­je­ros que tras­pa­sa­rían los Pi­ri­neos. El Mi­nis­te­rio de In­dus­tria lan­zó, en ese con­tex­to, el Plan de Pro­mo­ción de Di­se­ño y Mo­da: In­tan­gi­bles Tex­ti­les. Un pro­yec­to, conocido po­pu­lar­men­te co­mo Plan de mo­da, que pre­ten­día re­for­zar la ima­gen y el pres­ti­gio de la crea­ción en las pro­duc­cio­nes industriales. «Hoy los eu­ro­peos nos ex­por­tan las eti­que­tas y las mar­cas, pe­ro cuan­do el aran­cel sea ce­ro nos ex­por­ta­rán el pro­duc­to aca­ba­do», de­cla­ra­ba en 1984 Mi­guel Án­gel Fei­to, di­rec­tor ge­ne­ral de In­dus­trias Tex­ti­les y uno de sus prin­ci­pa­les pro­mo­to­res. «En esos años, des­de la ad­mi­nis­tra­ción, con su Plan de mo­da, has­ta el úl­ti­mo de los con­su­mi­do­res, es­tá­ba­mos en­tu­sias­ma­dos con ser uno de los cin­co gran­des paí­ses de mo­da del mun­do», re­cuer­da Ve­rino. El plan, que abar­có de 1984 a 1988, con­ta­ría con un pre­su­pues­to de 980 mi­llo­nes de pe­se­tas (ca­si seis mi­llo­nes de eu­ros) y coin­ci­di­ría con otro mo­men­to dul­ce: la crea­ción de las pasarelas Gau­dí (1984), en Bar­ce­lo­na, y Ci­be­les (1985), en Ma­drid. Se­ría allí don­de eti­que­tas co­mo Sy­bi­lla, Je­sús del Po­zo, Ma­nuel Pi­ña, Fran­cis Mon­te­si­nos o An­to­nio Mi­ró co­men­za­rían a vo­lar al­to.

De los 16 nom­bres que in­te­gra­ban la pro­gra­ma­ción de la Pa­sa­re­la Ci­be­les en 1988 se han pa­sa­do a 53 en la úl­ti­ma edi­ción de Mer­ce­des-Benz Fas­hion Week Ma­drid, de­no­mi­na­ción ac­tual del even­to. Pe­ro esos des­fi­les pio­ne­ros mar­ca­rían nues­tra mo­da. «En 1988, yo era un cha­val de 20 años con in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas y po­ca idea de qué iba a ser de mi fu­tu­ro», re­cuer­da Juan Du­yos (Ma­drid, 1968). «Lo que más me im­por­ta­ba era pa­sar­lo bien y des­cu­brir­me. Em­pe­za­ba a ton­tear con la mo­da con ami­gos de El Es­co­rial. Sy­bi­lla vi­vía allí y nos in­fluen­ció mu­cho». El des­em­bar­co de la di­se­ña­do­ra en Pa­rís, Mi­lán y To­kio de­fi­ni­ría, de he­cho, la ima­gen de nues­tra mo­da más allá de nues­tras fron­te­ras. Si Ba­len­cia­ga ha­bía si­do el em­ba­ja­dor in­ter­na­cio­nal de la España de la cos­tu­ra, Sy­bi­lla en­car­na­ría a su ho­mó­lo­ga en el prêt-à-por­ter.

Jun­to a ella, Ma­nuel Pi­ña –que pro­ba­ría suer­te en Nue­va York a co­mien­zos de la dé­ca­da– y Fran­cis Mon­te­si­nos –que pre­sen­ta­ría en Ber­lín en 1988– aban­de­ra­rían el ma­de

in Spain. Du­yos, que tra­ba­jó jun­to a Pi­ña, cuen­ta: «Ma­nuel te­nía un ca­rác­ter muy mar­ca­do. To­dos los di­se­ña­do­res de los ochen­ta te­nían una iden­ti­dad úni­ca, y él es­ta­ba muy or­gu­llo­so de sus raí­ces de ma­ne­ra ge­nui­na, lo trans­mi­tía en sus crea­cio­nes. En ese mo­men­to tan nue­vo ha­bía un or­gu­llo re­na­ci­do de lo nues­tro, se ad­mi­ra­ba a nues­tros di­se­ña­do­res, ar­tis­tas, di­rec­to­res de ci­ne... No ha­bía com­ple­jos. Y yo creo que hay que se­guir ese ca­mino de rein­vin­di­ca­ción». Ejem­plos co­mo el de Cus­to Bar­ce­lo­na, que in­clu­yó su ciu­dad de pro­ce­den­cia en la de­no­mi­na­ción co­mer­cial en 1996, o Ale­jan­dro Gó­mez Palomo (Po­sa­das, Cór­do­ba, 1992), que bau­ti­zó su fir­ma Palomo Spain, se­ña­lan un gi­ro po­si­ti­vo. Mos­tran­do sus co­lec­cio­nes fue­ra, su nom­bre si­túa a España en el ma­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.