TA­LEN­TOS.

SEIS ES­PA­ÑO­LES NU­TREN LA GRA­DUA­CIÓN DE 2018 DEL MÁS­TER DE DI­SE­ÑO DE MO­DA DE CEN­TRAL SAINT MAR­TINS. UN CUR­SO QUE CUM­PLE 40 AÑOS EN SU ME­JOR MO­MEN­TO.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Ma­rio Xi­mé­nez

Cen­tral Saint Mar­tins ha­bla es­pa­ñol.

Al grano sem­bra­do que en 1851, jun­to a unos almacenes en el ba­rrio lon­di­nen­se de St. Pan­cras, le sa­lió la co­se­cha más pro­lí­fi­ca de la his­to­ria. Don­de otro­ra se al­za­ran sus es­ta­blos, hoy se for­ma un zig­zag de bi­ci­cle­tas. En su blo­que cen­tral, que an­tes acu­mu­la­ba el fru­to, hoy se nu­tre al gre­mio más fu­tu­ri­ble de la in­dus­tria de la mo­da: los es­tu­dian­tes de la es­cue­la Cen­tral Saint Mar­tins. En­tre sus fi­las, es­te año, un hi­to his­tó­ri­co. Es­ta se­rá la gra­dua­ción más co­nec­ta­da a España en sus 40 años de re­co­rri­do, des­de que fue­ra fun­da­da en 1978 por la di­se­ña­do­ra Bobby Hil­son. De los 47 alum­nos que sa­len con la me­jor ga­ran­tía la­bo­ral de su gre­mio, seis son es­pa­ño­les en la hor­na­da de 2018.

Más que una suer­te, «un pre­mio al ri­gor, la per­se­ve­ran­cia y el es­fuer­zo de un pe- río­do vi­vien­do al lí­mi­te», se­gún Manel Alled (Bar­ce­lo­na, 1990). Él es uno de los cua­tro ta­len­tos pa­trios que mos­tra­ron sus crea­cio­nes en el des­fi­le que arran­ca ca­da seis me­ses la pa­sa­re­la lon­di­nen­se, con un to­tal de 19 se­lec­cio­na­dos, an­te la aten­ta mi­ra­da de Ha­mish Bow­les o Suzy Men­kes. Pe­ro su idi­lio con la es­cue­la su­ma ya ocho años de an­ti­güe­dad: «Co­men­cé en 2010 con el di­plo­ma ba­se en Be­llas Ar­tes, pa­sé al gra­do y me es­pe­cia­li­cé en pun­to has­ta que me ofre­cie­ron una pla­za en el Más­ter de mo­da», ar­gu­ye. «Es un am­bien­te du­ro, dis­ci­pli­na­do y me­tó­di­co por­que así de­be ser: es­te cur­so es la pie­za ce­ro del en­gra­na­je que mue­ve el sec­tor. En­tras co­mo es­tu­dian­te, pe­ro sa­les co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de tu pro­pia fir­ma». Manel, re­bau­ti­za­do ‘Ar­chie’ pa­ra glo­ria an­glo­sa­jo­na, es ade­más uno de los alum­nos be­ca­dos por fon­dos co­mo el que otor­gan L’Oréal, Isabella Blow o Ste­lla McCart­ney, do­ta­dos con 22.500 li­bras. Sus tra­jes de vis­co­sa flui­da y me­rino te­ji­do, ins­pi­ra­dos en Jac­ques de Bas­cher y otros dan­dis del Pa­rís de los años 70, con­tras­tan con la pro­pues­ta or­gá­ni­ca de su com­pa­ñe­ro, Ed­ward Cu­ming. Na­ci­do en Aus­tra­lia, es­te bar­ce­lo­nés de adop­ción se al­zó con el pre­mio Mo­da­fad en 2015. Su co­lec­ción fi­nal, ins­pi­ra­da por el ar­tis­ta Joan Ben­nas­sar, ex­plo­ra el des­gas­te de las pren­das en el le­tar­go es­ti­val. «Mien­tras otras es­cue­las se cen­tran en la téc­ni­ca, aquí apren­des a en­ten­der quién eres crea­ti­va­men­te. No es un pe­río­do fá­cil, pe­ro sa­les se­gu­ro de ti mis­mo», aña­de al

dis­cur­so. La te­sis la com­par­te Ar­tu­ro Obe­ge­ro (Ta­pia de Ca­sa­rie­go, 1993) en su re­vi­sión mas­cu­li­na del ves­tua­rio fla­men­co.

Jun­to a Er­nes­to Na­ran­jo y Pau­la Losada, el iler­den­se Joan Ros cua­dra el círcu­lo pa­trio con una pro­pues­ta que ca­sa ras­gos de la es­té­ti­ca hard

mod con vo­lú­me­nes de Ba­len­cia­ga. «Al­gu­nos sal­drán de aquí con una fir­ma de mo­da en el bol­si­llo. Otros, tra­ba­ja­rán pa­ra una gran mar­ca. Pe­ro que­re­mos que to­dos ten­gan un ob­je­ti­vo», ra­zo­na Fa­bio Pi­ras. El di­se­ña­dor sui­zo de ori­gen ita­liano, di­rec­tor del cé­le­bre cur­so, fue uno de los es­tu­dian­tes en la an­ti­gua se­de de Cha­ring Cross Road y vol­vió por el rue­go de su men­to­ra, la bri­tá­ni­ca Loui­se Wil­son (1962-2014). «Cuan­do pa­sas tan­to tiem­po en un lu­gar co­mo Saint Mar­tins, aca­bas per­te­ne­cien­do a sus pa­re­des», ra­zo­na so­bre el mo­ti­vo que le lle­vó a acep­tar el pues­to de Wil­son tras el fa­lle­ci­mien­to de es­ta, en 2014. «Ella fue la pri­me­ra per­so­na de es­ta in­dus­tria en en­ten­der una edu­ca­ción en di­se­ño sin ce­ñir­se a lo aca­dé­mi­co. Es la res­pon­sa­ble de una fór­mu­la que une do­cen­cia, crí­ti­ca y crea­ti­vi­dad, en­se­ñan­do a los nue­vos ta­len­tos a en­fren­tar­se al mun­do real», ra­zo­na. Hoy, el pre­di­ca­men­to de es­ta ins­ti­tu­ción cen­te­na­ria su­ma nom­bres co­mo el pa­tro­nis­ta Mark Tar­bard o la ilus­tra­do­ra Ju­lia Ver­hoe­ven, jun­to al apo­yo in­con­di­cio­nal de pe­rio­dis­tas co­mo Hi­llary Ale­xan­der o Sarah Mo­wer. Pe­ro el se­cre­to, pro­me­te Pi­ras, es­tá en los alum­nos. «En el ca­so de los es­pa­ño­les de es­te año, se cum­ple la pre­mi­sa de nues­tros es­tu­dian­tes: per­so­nas ávi­das de en­ten­der quié­nes son, quién es su pú­bli­co y có­mo pue­den con­quis­tar­lo. Es im­por­tan­te que en­tien­dan que son in­di­vi­duos, pe­ro tam­bién agen­tes de un ne­go­cio to­ca­do por el ar­te, pe­ro con fin co­mer­cial». Y ara­ña una teo­ría so­bre el afo­ro de lo crea­ti­vo en los tiem­pos ac­tua­les: «No im­por­ta el éxi­to, ni los suel­dos que co­bren: si con­si­guen es­tar sa­tis­fe­chos con su iden­ti­dad, esa se­rá su pla­ta­for­ma pa­ra su fu­tu­ro»

Los di­se­ña­do­res Joan Ros (se­gun­do por la izq­da.), Ar­chie M. Alled, Ar­tu­ro Obe­ge­ro y Ed­ward Cu­ming (ter­ce­ro, se­gun­do y pri­me­ro por la dcha., res­pec­ti­va­men­te), con los cua­tro mo­de­los que vis­ten pren­das de sus co­lec­cio­nes.

Las crea­cio­nes de Ar­tu­ro Obe­ge­ro, Ed­ward Cu­ming, Ar­chie M. Alled y Joan Ros, en el ta­ller de los es­tu­dian­tes de CSM en 1 Gra­nary Squa­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.