CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA.

VOGUE (Spain) - - Sumario -

El día 22 de mar­zo de 1988 na­ció Vogue España. Cos­ta­ba 350 pe­se­tas y me­día 312 pá­gi­nas. Su alum­bra­mien­to se anun­cia­ba en la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se del mis­mo mes de abril con so­lo tres pa­la­bras en cas­te­llano acom­pa­ñan­do a la fe­cha («A nues­tro ai­re») ba­jo la ima­gen de una mo­de­lo de os­cu­ra y en­sor­ti­ja­da me­le­na con un aba­ni­co ro­jo con lo­go­ti­po de Vogue en blan­co. Es­tá cla­ro que es­te com­ple­men­to es­ta­ba lla­ma­do a con­ver­tir­se en el sím­bo­lo de la nue­va re­vis­ta ya que era tam­bién el úni­co acom­pa­ñan­te de Cindy Craw­ford en la pri­me­ra portada. Ten­go un ejem­plar fren­te a mí mien­tras es­cri­bo. Lo he vis­to mu­cho en los úl­ti­mos me­ses mien­tras pre­pa­rá­ba­mos es­te nú­me­ro es­pe­cial pe­ro, una y otra vez, me atra­pa la fres­cu­ra que des­pren­de. Las im­per­fec­tas ce­jas de Cindy, la mi­ra­da fran­ca… to­do per­te­ne­ce a un tiem­po me­nos sin­té­ti­co y pro­fe­sio­na­li­za­do. Pe­ro no so­lo nues­tra re­vis­ta era tier­na y cándida co­mo un be­bé. Tam­bién lo era una in­dus­tria de la mo­da en su con­jun­to que hoy mues­tra las as­pe­re­zas y ca­llos de un adul­to.

Aquel pri­mer nú­me­ro in­cluía un re­pa­so por la España que has­ta en­ton­ces ha­bían re­fle­ja­do otras edi­cio­nes de la ca­be­ce­ra, fun­da­da en Nue­va York en 1892. La condesa de Ro­ma­no­nes con sus hi­jas re­tra­ta­das por Ce­cil Bea­ton pa­ra

Vogue USA en 1951; Mi­ró y La Chun­ga in­mor­ta­li­za­dos por Fran­cesc Ca­ta­là-Ro­ca pa­ra Vogue Pa­rís en 1979; la ex­tra­or­di­na­ria mo­da de Ba­len­cia­ga tan­tas ve­ces cap­ta­da por Ir­ving Penn y Ri­chard Ave­don o los via­jes por An­da­lu­cía de Henry Clar­ke que per­mi­tie­ron que las lec­to­ras bri­tá­ni­cas y es­ta­dou­ni­den­ses co­no­cie­ran a la Du­que­sa de Al­ba, a Per­te­gaz, a Elio Ber­han­yer. Des­de aque­lla pri­ma­ve­ra de 1988, Vogue ya no vol­ve­ría a po­sar una mi­ra­da ex­tran­je­ra so­bre España, sino que desa­rro­lla­ría una voz pro­pia, que se pro­yec­ta­ba des­de nues­tro país ha­cia el mun­do. La re­vis­ta ha ejer­ci­do des­de en­ton­ces de puen­te en­tre España y el res­to del glo­bo en ma­te­ria de mo­da, de cultura y de for­ma de vi­vir. Al tiem­po que ha ser­vi­do de es­ca­pa­ra­te pa­ra que los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les fue­ran vis­tos en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal, ha acer­ca­do lo me­jor de la mo­da al lec­tor en España. A mí, sin ir más le­jos. Que, co­mo tan­tos de mi ge­ne­ra­ción, me he edu­ca­do en las pá­gi­nas de Vogue.

Pa­ra ce­le­brar es­tos 30 años en España nos he­mos per­mi­ti­do una li­cen­cia in­fre­cuen­te pa­ra un me­dio cu­ya ob­se­sión es mi­rar ha­cia ade­lan­te. He­mos vuel­to a aquel 1988 en el que na­ci­mos pa­ra re­fle­xio­nar so­bre có­mo han cam­bia­do la mo­da, la mu­jer y España en es­te tiem­po. Cier­to es que es­ta con­ce­sión a la nos­tal­gia es­tá de ple­na ac­tua­li­dad, con unas co­lec­cio­nes de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 pla­ga­das de re­fe­ren­cias al fi­nal de los años ochen­ta y al ini­cio de los no­ven­ta. Los co­lo­res vi­vos, el gus­to por

el ex­ce­so y el ges­to atlé­ti­co que do­mi­na­ron aque­lla épo­ca nun­ca pa­re­cie­ron tan con­tem­po­rá­neos co­mo aho­ra. Son in­nu­me­ra­bles los la­zos que se pue­den ten­der en­tre es­tos dos pun­tos en el tiem­po. Ir y ve­nir en­tre 1988 y 2018 ha si­do un pe­ri­plo fan­tás­ti­co, en el que co­mo Marty McFly he­mos aca­ba­do per­dien­do la cer­te­za de dón­de aca­ban y dón­de em­pie­zan el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

Nos he­mos su­mer­gi­do en los ar­chi­vos pa­ra en­con­trar joyas es­con­di­das e ins­pi­ra­cio­nes inol­vi­da­bles y he­mos cons­trui­do un nú­me­ro con vocación ex­cep­cio­nal. Des­de el di­se­ño gráfico a las pro­duc­cio­nes de mo­da y los per­so­na­jes, es úni­co en su es­pe­cie. No vol­ve­rás a ver en nues­tras pá­gi­nas ca­be­ce­ras ins­pi­ra­das en el tra­ba­jo de Ale­xan­der Li­ber­man en los años ochen­ta; tam­po­co se­rá fá­cil re­unir de nue­vo a to­das las pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas de Mu­je­res

al bor­de de un ata­que de ner­vios con Pe­dro Al­mo­dó­var en una se­sión de fotos; ni que Do­na­te­lla Ver­sa­ce se pres­te a res­ca­tar los di­se­ños de su her­mano Gian­ni en la épo­ca. Ape­nas pu­de con­te­ner la emo­ción en mi asien­to cuan­do el pa­sa­do sep­tiem­bre en Mi­lán, ya ca­si al fi­nal de la co­lec­ción tri­bu­to al ge­nial di­se­ña­dor, sa­lie­ron ocho con­jun­tos que re­cu­pe­ra­ban el es­tam­pa­do de cu­bier­tas his­tó­ri­cas de Vogue que Ver­sa­ce ideó en 1990. To­da una se­ñal de que ha­bía que vol­ver al ori­gen pa­ra ce­le­brar el 30 aniver­sa­rio. Y eso ha­ce­mos, en más de un sen­ti­do, con una portada de cua­tro mu­je­res poderosas –ves­ti­das con otras por­ta­das, quién di­jo que en la mo­da no ca­bía me­ta­len­gua­je– que ha dis­pa­ra­do Em­ma Sum­mer­ton, la mis­ma fo­tó­gra­fa que fir­mó mi pri­me­ra co­mo di­rec­to­ra de es­ta re­vis­ta, jus­to un año atrás. Hay un sen­ti­do a la vez lú­di­co y emo­cio­nal en el re­tra­to que he­mos te­ji­do. Uno que com­bi­na sin com­ple­jos la tradición de los tra­jes re­gio­na­les con la mo­der­ni­dad, aca­so to­da­vía im­ba­ti­da, de La Movida; el gus­to por el su­rrea­lis­mo del me­jor ar­te es­pa­ñol con el des­ca­ro de los no­ví­si­mos ta­len­tos na­cio­na­les en el ar­te, el de­por­te y la mo­da. Una re­pre­sen­ta­ción di­ver­sa, to­le­ran­te y vi­bran­te de lo que he­mos si­do, de lo que so­mos y de lo que que­re­mos ser. En la que dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des, ge­ne­ra­cio­nes y es­ti­los pue­den re­co­no­cer­se y en­con­trar­se. Si hay un sen­ti­do de fa­mi­lia­ri­dad en es­tas pá­gi­nas es por­que mu­chos de los que han par­ti­ci­pa­do en ellas es­tán de ver­dad uni­dos por la­zos de com­pli­ci­dad y cer­ca­nía. No pue­do agra­de­cer su­fi­cien­te el ta­len­to, la en­tre­ga y ca­ri­ño que to­do el mun­do ha pues­to en ca­da pá­gi­na de es­te nú­me­ro pa­ra co­lec­cio­nis­tas. En es­pe­cial, a to­dos los de­par­ta­men­tos de Vogue y Con­dé Nast que han de­mos­tra­do que el me­jor tra­ba­jo se ha­ce en equi­po y que no hay na­da más pro­duc­ti­vo que la ge­ne­ro­si­dad, la pa­sión y la ale­gría. Nos une la con­vic­ción de que una ca­be­ce­ra co­mo Vogue no per­te­ne­ce, ni si­quie­ra un po­co, a los que te­ne­mos la suer­te de te­ner­la (fu­gaz­men­te) en las ma­nos. Es pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la mo­da y, co­mo tal, te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner­la, cui­dar­la y pro­te­ger­la pa­ra pa­sar el tes­ti­go y en­tre­gar­la en las me­jo­res con­di­cio­nes a su si­guien­te cus­to­dio. A no­so­tros, de mo­men­to, nos po­déis en­con­trar bai­lan­do por ello tal co­mo man­da­ba Ma­don­na en 1990. Stri­ke a po­se

A la iz­quier­da, una pro­duc­ción de mo­da de Vogue USA en 1988, que ilus­tra el co­lor y la ener­gía de la mo­da de la épo­ca.

Así veía Vogue a España an­tes de la lle­ga­da de la edi­ción es­pa­ño­la. A la

iz­quier­da, La Chun­ga por Ca­ta­là-Ro­ca pa­ra Vogue Pa­rís. Arri­ba, la Du­que­sa de Al­ba, ves­ti­da de Elio Ber­han­yer, por Henry Clar­ke pa­ra Vogue USA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.