Los 2000 a prue­ba, por Mi­che­lle Jen­ner.

LA ES­TÉ­TI­CA QUE MAR­CÓ EL INI­CIO DEL MI­LE­NIO ES­TÁ EN PLENO APO­GEO. LA AC­TRIZ MI­CHE­LLE JEN­NER EX­PLI­CA LA VES­TI­MEN­TA QUE LA ACOM­PA­ÑÓ EN SU ADO­LES­CEN­CIA PARA PO­NER A PRUE­BA ES­TA DÉ­CA­DA.

VOGUE (Spain) - - Sumario -

Mien­tras Tom Ford se de­di­ca­ba a hi­per­se­xua­li­zar Guc­ci e Yves Saint Lau­rent, para el es­tu­por de su has­ta en­ton­ces con­ser­va­do­ra clien­te­la; la me­le­na en blo­que de Jen­ni­fer Anis­ton era el pei­na­do más re­cla­ma­do en to­das las pe­lu­que­rías del mun­do; Brit­ney Spears se la­men­ta­ba por ‘ha­ber­lo he­cho otra vez’; y Ca­rrie Brads­haw ele­va­ba a los al­ta­res ca­tó­di­cos los ves­ti­dos es­tam­pa­dos con pa­pel de pe­rió­di­co de John Ga­lliano, el cam­bio de mi­le­nio nos sor­pren­dió a to­dos es­pe­ran­do las apo­ca­líp­ti­cas con­se­cuen­cias del efec­to 2000. Pe­ro más allá de la in­fluen­cia que la in­for­má­ti­ca tu­vo en la nue­va dé­ca­da, la es­té­ti­ca aso­cia­da a aque­llos años pue­de con­si­de­rar­se sin du­da la que dio vi­si­bi­li­dad a una ge­ne­ra­ción para la que el atre­vi­mien­to era su se­ña de iden­ti­dad fun­da­men­tal. Pren­das co­mo ca­mi­se­tas que ter­mi­na­ban muy por en­ci­ma del om­bli­go (y que exi­gían ha­ber­se tra­ba­ja­do unos ab­do­mi­na­les de ace­ro) o pan­ta­lo­nes car­go re­ple­tos de bol­si­llos y ca­de­nas es­ta­ban a la or­den del día. Un uni­for­me inequí­vo­co que la in­dus­tria de la mo­da, con su ca­pri­cho­so gus­to por ali­men­tar la nos­tal­gia del público, ha de­ci­di­do vol­ver a co­lo­car en el cen­tro del ra­dar es­ti­lís­ti­co du­ran­te es­ta tem­po­ra­da es­ti­val. Para Mi­che­lle Jen­ner (Bar­ce­lo­na, 1986) ha­blar de esa épo­ca es re­me­mo­rar su ado­les­cen­cia, unos años en los que la música de Gwen Ste­fa­ni, las Spi­ce Girls, Des­tiny’s Child y Ch­ris­ti­na Agui­le­ra co­pa­ba su disc­man y no po­día lle­var

la cuen­ta de cuán­tos va­que­ros an­chos de ti­ro muy, muy ba­jo te­nía. «Re­cuer­do que una de mis gran­des com­pras cuan­do cum­plí ca­tor­ce años fue­ron un par de de­por­ti­vas Buf­fa­lo, que te­nían una sue­la de go­ma enor­me», con­fie­sa la ac­triz, que es­tá a pun­to de es­tre­nar la se­rie de te­le­vi­sión La ca­te­dral del mar (An­te­na 3).

Pro­ta­go­ni­zar la se­sión de fotos de es­te re­por­ta­je di­bu­jó una son­ri­sa en su cara des­de el pri­mer mo­men­to, aun­que tam­bién le hi­zo re­ca­pa­ci­tar so­bre to­do lo vi­vi­do des­de en­ton­ces. «Me ha da­do un poco la sen­sa­ción de ha­ber­me he­cho ma­yor. Que la ro­pa que lle­vé en­ton­ces pue­da ser con­si­de­ra­da vin­ta­ge da vér­ti­go. Es co­mo esa frase que tan­tas ve­ces le has oí­do de­cir a tu ma­dre, eso de ‘yo ya lle­vé esa ro­pa cuan­do era jo­ven’, y sor­pren­der­te, de re­pen­te, di­cién­do­lo tú», ase­gu­ra.

Jen­ner es­tá acos­tum­bra­da a via­jar en el tiem­po con sus pa­pe­les y a de­jar que el ves­tua­rio la acom­pa­ñe. In­ter­pre­tar a Isa­bel la Ca­tó­li­ca para la se­rie de TVE en­tre 2012 y 2014 fue uno de sus gran­des re­tos, «pe­ro ca­si la mi­tad del tra­ba­jo lo te­nía he­cho en cuan­to me po­nía aque­llos im­pre­sio­nan­tes ves­ti­dos», re­cuer­da. Por eso, na­da más en­fun­dar­se tan­tos años des­pués en un mi­ni­top y un pan­ta­lón de len­te­jue­las, se sin­tió co­mo la pri­me­ra vez que bai­ló ... Baby One Mo­re Time

Mi­che­lle lle­va crop top de ca­na­lé y san­da­lias, to­do de Sport­max; pan­ta­lón, de Lo­ve Mos­chino; y pen­dien­tes de Gold & Ro­ses. En la pá­gi­na si­guien­te, su­je­ta­dor de Ch­ris­tian Dior; ame­ri­ca­na de Ver­sa­ce; pan­ta­lón de Tommy Hil­fi­ger; san­da­lias de Ma­no­lo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.