El MET se rin­de a la mo­da de ins­pi­ra­ción re­li­gio­sa.

VOGUE (Spain) - - Sumario -

Una sa­la re­ple­ta de imá­ge­nes de Bu­da an­te un uni­for­me de Mao Ze­dong. Di­vi­ni­dad frente a ido­la­tría. En el plano con­cep­tual, una mag­ní­fi­ca re­pre­sen­ta­ción del po­der. En el real, un in­sul­to para más de 500 mi­llo­nes de bu­dis­tas. La cara de pas­mo de Wong Kar­wai mien­tras An­drew Bol­ton le cuen­ta tan bri­llan­te idea es uno de los im­pa­ga­bles mo­men­tos de El pri­mer lu­nes de ma­yo (2016), do­cu­men­tal que re­co­ge el mon­ta­je de Chi­na: Th­rough The Loo­king Glass, la mag­na ex­po­si­ción del Ins­ti­tu­to del Tra­je del Mu­seo de Ar­te Me­tro­po­li­tano de Nue­va York en 2015. Por suer­te, el lau­rea­do ci­neas­ta hong­ko­nés, en­car­ga­do de la di­rec­ción ar­tís­ti­ca para la oca­sión, lo­gró con­ven­cer al in­ge­nuo co­mi­sa­rio je­fe del lu­gar de lo in­con­ve­nien­te de la ocu­rren­cia, aun­que no bas­tó para que la mues­tra se li­bra­ra de los va­ra­pa­los por su­per­fi­cial, tó­pi­ca y poco crí­ti­ca con el es­pi­no­so te­ma de la apro­pia­ción cul­tu­ral. Un pe­ca­do que pa­re­ce a pun­to de re­pe­tir­se.

Las es­pa­das es­tán en al­to para re­ci­bir, a par­tir del 10 de ma­yo, la nue­va ex­hi­bi­ción de la ra­ma in­du­men­ta­ria del Met, Hea­venly Bo­dies: Fas­hion And The Cat­ho­lic Ima­gi­na­tion. Una muy cos­mé­ti­ca ma­ne­ra de anun­ciar des­de el tí­tu­lo que aquí na­die quie­re líos. Con la Igle­sia ca­tó­li­ca he­mos to­pa­do. «Ca­da pro­yec­to del Ins­ti­tu­to tie­ne ese po­ten­cial pro­vo­ca­dor. Aun­que es­te qui­zá más que nin­guno», con­ce­de An­drew Bol­ton. «Pe­ro de lo que se tra­ta es de po­ner el fo­co en la hi­pó­te­sis compartida de lo que lla­ma­mos ima­gi­na­rio ca­tó­li­co y có­mo ha com­pro­me­ti­do la crea­ti­vi­dad de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res, no de abor­dar cues­tio­nes so­cio­ló­gi­cas o teo­ló­gi­cas», acla­ra el co­mi­sa­rio, para el que la te­má­ti­ca de la mues­tra su­po­ne una asig­na­tu­ra pen­dien­te en el es­ce­na­rio mu­seís­ti­co de la mo­da. «Es im­por­tan­te apor­tar ideas que re­fle­jen in­tere­ses con­tem­po­rá­neos, que to­quen cier­tas fi­bras o creen si­ner­gias con la con­cien­cia co­lec­ti­va», con­ti­núa. Que, sin em­bar­go, se re­sis­ta (otra vez) a des­cen­der a las pro­fun­di­da­des del con­flic­to en­tre re­li­gión y ves­ti­men­ta para plan­tear un me­ro ejer­ci­cio de com­pa­ra­ti­va es­té­ti­ca tam­po­co de­be­ría sor­pren­der.

To­do en es­ta exal­ta­ción de cuer­pos ce­les­tia­les re­sul­ta tan bien ata­do co­mo co­gi­do con pin­zas. Más de 2.000 años de in­je­ren­cia cris­tia­na en la his­to­ria de los usos y cos­tum­bres in­du­men­ta­rios –eso es la mo­da– re­du­ci­dos a ins­pi­ra­ción, re­crea­ción y fan­ta­sía. En to­tal, 150 pie­zas de mar­ca (de Schia­pa­re­lli y Ba­len­cia­ga a Ver­sa­ce y Dol­ce & Gab­ba­na, pa­san­do por las her­ma­nas Fon­ta­na, Az­ze­di­ne Alaïa, Ga­reth Pugh o el ja­po­nés Jun Ta­kahas­hi), jun­to a una se­lec­ción de las per­te­ne­cien­tes a la co­lec­ción de ima­gi­ne­ría re­li­gio­sa del pro­pio mu­seo, que con­ver­san en las sa­las de­di­ca­das al ar­te bi­zan­tino y me­die­val, amén de los claus­tros, para que el diá­lo­go flu­ya en su con­tex­to y sin ma­len­ten­di­dos. Y para no he­rir pías sus­cep­ti­bi­li­da­des, los más de 40 ítems uti­li­za­dos du­ran­te los úl­ti­mos 15 pa­pa­dos que han sa­li­do de la sa­cris­tía de la Ca­pi­lla Six- ti­na (la Ofi­ci­na para las Ce­le­bra­cio­nes Li­túr­gi­cas del Su­pre­mo Pon­tí­fi­ce, en un prés­ta­mo va­ti­cano sin pre­ce­den­tes des­de 1983, que es lo que le da ca­li­dad a la ex­po­si­ción), en­tre ves­ti­men­tas, se­llos, co­ro­nas y tia­ras, ha­blan so­los en las ga­le­rías del Anna Win­tour Cos­tu­me Cen­ter, aje­nos a la mun­da­na ba­na­li­dad. Ti­mothy Do­lan, ar­zo­bis­po de Nue­va York, se ha en­car­ga­do, ade­más, de dar la ben­di­ción a las pren­das pro­fa­nas a ex­hi­bir, no fue­ra a co­lar­se al­gún di­se­ño dia­bó­li­co. «Creo que es­tar pre­sen­tes en ca­da lu­gar es pro­pio del cris­tia­nis­mo. La Igle­sia tam­bién de­be bus­car la pro­vo­ca­ción y ofre­cer su tes­ti­mo­nio», ase­gu­ra por su par­te el car­de­nal Gian­fran­co Ra­va­si, je­fe del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio para la Cul­tu­ra, ape­lan­do di­rec­ta­men­te a San Pa­blo. Co­no­ci­do co­mo el zar del Va­ti­cano, él es el ge­nuino res­pon­sa­ble –jun­to a Ch­ris­ti­ne y Step­hen Sch­warz­man, pre­si­den­te del gru­po de ca­pi­tal ries­go Blacks­to­ne, ese que ad­qui­ría en 2014 el 20% de Ver­sa­ce, aten ca­bos so­bre por qué Do­na­te­lla es coan­fi­trio­na del even­to– de que el pro­yec­to lle­ga­ra a buen puer­to. Y no, no le preo­cu­pan las pre­vi­si­bles ex­tra­va­gan­cias, ni si­quie­ra los atuen­dos in­sul­tan­tes que las ce­le­bri­da­des asis­ten­tes a la pro­ver­bial ga­la be­né­fi­ca de inau­gu­ra­ción pue­dan lu­cir: «Al fin y al ca­bo, Je­sús iba con ma­las com­pa­ñías. La fi­gu­ra de Cris­to y los sím­bo­los re­li­gio­sos si­guen sien­do tan po­de­ro­sos que es co­mo si exis­tie­ra ca­si una ne­ce­si­dad de car­gar con­tra ellos. En eso, uno re­co­no­ce su gran­de­za».

¿Aquí paz y, des­pués, glo­ria? Ni mu­cho me­nos. «Siem­pre ha­brá quien quie­ra re­du­cir­lo to­do a una po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca», aven­tu­ra el co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción, qui­zá no tan­to por el pe­ca­mi­no­so re­vue­lo de ca­su­llas y so­ta­nas al que nos tie­ne acos­tum­bra­dos la Igle­sia ca­tó­li­ca tiem­po ha, co­mo por la uti­li­za­ción de una se­rie de sím­bo­los re­li­gio­sos en el siem­pre pan­ta­no­so te­rreno de la fri­vo­li­dad. «Al­gu­nos po­drán de­cir que la mo­da no es el vehícu­lo más ade­cua­do o re­pre­sen­ta­ti­vo para ex­pre­sar la idea de lo sa­gra­do, pe­ro lo cier­to es que tan­to los ri­tua­les de es­ta co­mo los de la li­tur­gia uti­li­zan un len­gua­je vi­sual ca­paz de trans­for­mar la iden­ti­dad de las per­so­nas», con­clu­ye Bol­ton (él mis­mo de edu­ca­ción ca­tó­li­ca, al igual que su pa­re­ja, el di­se­ña­dor Thom Brow­ne, tam­bién pre­sen­te en la mues­tra). Al fi­nal, de lo que se tra­ta es de es­ta­ble­cer un «diá­lo­go cons­truc­ti­vo, al­go que un mu­seo de­be ins­pi­rar en una so­cie­dad ci­vil co­mo la nues­tra», en pa­la­bras del pre­si­den­te y director eje­cu­ti­vo del Met, Da­niel H. Weiss.

Fue el ac­tual pa­pa Fran­cis­co (úl­ti­mo res­pon­sa­ble de erra­di­car la pom­pa y cir­cuns­tan­cia del Va­ti­cano es­tos días) el que ha de­fi­ni­do la be­lle­za co­mo «el ca­mino pri­vi­le­gia­do para es­tar más cer­ca del mis­te­rio di­vino», re­cuer­da el eru­di­to car­de­nal Ra­va­si. Pue­de que mo­da y ca­to­li­cis­mo re­sul­ten ex­tra­ños com­pa­ñe­ros de jue­gos, pe­ro no hay du­da de que al­go tie­nen en co­mún: am­bos po­seen in­gen­tes re­cur­sos para ga­ran­ti­zar un gran es­pec­tácu­lo En la do­ble pág. an­te­rior, Lin­da Evan­ge­lis­ta in­mor­ta­li­za­da por Mau­ri­zio Cat­te­lan y Pier­pao­lo Fe­rra­ri. En la otra pág., ves­ti­do de Az­ze­di­ne Alaïa (1992-95); ves­ti­do de El­sa Schia­pa­re­lli (1939); icono de Lip­po Mem­mi (s. XIV); mo­sai­co bi­zan­tino (s. VI); ves­ti­do de Dol­ce & Gab­ba­na (2013); y La Na­ti­vi­dad, de Za­nob­bi Stroz­zi (s. XV); y ves­ti­do de Jean­ne Lan­vin (1939).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.