Ana­li­za­mos qué de­fi­ne hoy la be­lle­za.

Des­de las fór­mu­las ma­te­má­ti­cas de la an­ti­güe­dad has­ta la can­ti­dad de ‘me gus­tas’ que acu­mu­lan las mo­der­nas mu­sas en Ins­ta­gram, la hu­ma­ni­dad si­gue bus­can­do la per­fec­ta ar­mo­nía del cuer­po en­tre las par­tes y el to­do.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Tex­to PA­ME­LA GOLBIN

S egún Platón, la be­lle­za lle­va una exis­ten­cia au­tó­no­ma, más allá del so­por­te fí­si­co que la ex­hi­be y la ex­pre­sa ac­ci­den­tal­men­te. Es par­te de un to­do que bri­lla y res­plan­de­ce. El ar­te que la re­pro­du­ce no es más que una co­pia dis­tor­sio­na­da, una al­te­ra­ción con­de­na­da a ser un bur­do su­ce­dá­neo de la be­lle­za au­tén­ti­ca. Eso no im­pi­de que, a lo lar­go del tiem­po, el gé­ne­ro hu­mano ha­ya in­ten­ta­do re­pre­sen­tar­la, atra­par­la, apro­piár­se­la o eter­ni­zar­la, con­si­de­rán­do­la in­clu­so co­mo par­te de una esen­cia di­vi­na, so­bre­na­tu­ral, y pro­fe­sar­le un cul­to que ja­más se ha de­te­ni­do a lo lar­go de los si­glos. De he­cho, en lo con­cer­nien­te a la be­lle­za car­nal, es su es­ca­sez en lo co­ti­diano lo que le da va­lor; por su po­der de em­be­le­sar y la irre­sis­ti­ble atrac­ción que pro­vo­ca en el am­bien­te gris pre­do­mi­nan­te. Lo que con­sa­gra a la be­lle­za y la ele­va a un pe­des­tal es el es­pe­jo ajeno, que, por com­pa­ra­ción, se es­fuer­za en des­en­tra­ñar el mis­te­rio para ase­me­jar­se a ella.

Una fas­ci­na­ción que no ce­sa­rá de ser co­di­fi­ca­da, a ima­gen –en­tre otras– de la fa­mo­sa obra La di­vi­na pro­por­ción (1509) de Lu­ca Pa­cio­li e ilus­tra­da por Leo­nar­do da Vin­ci. Es­ta apro­xi­ma­ción se abor­da des­de una pro­por­ción matemática –el nú­me­ro áu­reo– que da ar­mo­nía a cual­quier co­sa y ten­drá múl­ti­ples re­per­cu­sio­nes has­ta nuestros días.

«To­dos los gus­tos es­tán en la na­tu­ra­le­za», di­ce un pro­ver­bio del si­glo XVIII; y en la ópe­ra Don Gio­van­ni (Mo­zart, 1787), Le­po­re­llo, el la­ca­yo de Don Juan, re­fie­re ya có­mo la be­lle­za no es úni­ca, sino di­ver­sa, al con­tar las con­quis­tas de su maes­tro a la be­lla El­vi­ra, la aman­te des­pe­cha­da: Se­ño­ra mía, es­te es el ca­tá­lo­go/ de las be­llas que amó mi se­ñor; / es un ca­tá­lo­go he­cho por mí: / ob­ser­vad, y leed con­mi­go /... Hay en­tre ellas cam­pe­si­nas, / ca­ma­re­ras, bur­gue­sas, / hay con­de­sas, ba­ro­ne­sas, / mar­que­sas, prin­ce­sas; / hay mu­je­res de to­dos los ran­gos, / de to­dos los ti­pos, de to­das las eda­des. / De la ru­bia sue­le ala­bar la gentileza; / de la mo­re­na, la cons­tan­cia; / de la ca­no­sa, la dul­zu­ra. / En in­vierno pre­fie­re la lle­ni­ta; / en ve­rano, la del­ga­di­ta. / La al­ta es ma­jes­tuo­sa; la pe­que­ña es siem­pre en­can­ta­do­ra.

Apar­te del ca­rác­ter pa­to­ló­gi­co de Don Juan, es­ta ex­haus­ti­va lis­ta re­ci­ta­da con tan­ta flo­ri­tu­ra ex­pli­ca có­mo es­te se adap­ta a los di­fe­ren­tes con­tex­tos, a la di­ver­si­dad de for­mas que se le pre­sen­tan y có­mo mol­dea su de­seo en fun­ción de los paí­ses re­co­rri­dos, al co­bi­jo de las fluc­tua­cio­nes cul­tu­ra­les y sociales li­ga­das a la va­rie­dad de las be­lle­zas en­con­tra­das, pa­san­do de un ex­tre­mo a otro sin com­ple­jo. Co­mo si qui­sie­se des­cu­brir en ca­da mu­jer su pe­cu­lia­ri­dad más ín­ti­ma, su piz­ca de be­lle­za ocul­ta, su geo­gra­fía se­cre­ta en­tre la ri­que­za de la ofer­ta. Co­mo si, in­ven­ta­rian­do uno por uno to­dos los ti­pos de fé­mi­nas, tra­ta­se de re­de­fi­nir los cá­no­nes de be­lle­za, es­cru­ta­dos has­ta ca­si su ADN.

La be­lle­za a cual­quier pre­cio

En el Atlas de la be­lle­za 2. El cuer­po (1961), la es­cri­to­ra Jo­set­te Lyon avan­za su in­ten­ción des­de el pró­lo­go: «Una guía de la be­lle­za en nues­tra épo­ca de­be ser pre­ci­sa, ac­tual y prác­ti­ca. Pre­ci­sa, por­que las lec­to­ras ca­da vez van más apre­su­ra­das. Ac­tual, para ha­cer­se eco de los úl­ti­mos pro­gre­sos de la cos­mé­ti­ca, en cons­tan­te evo­lu­ción. Prác­ti­ca, por­que se bus­can consejos de apli­ca­ción in­me­dia­ta y no ‘ li­te­ra­tu­ra’». Es de­cir, el rit­mo de vi­da se ace­le­ra y se im­po­ne la ur­gen­cia. Por lo tan­to, hay que to­mar de nue­vo las rien­das para apren­der a es­cul­pir nuestros cuer­pos, mol­dea­bles a vo­lun­tad. Un re­que­ri­mien­to, un leit­mo­tiv, del que ya na­die po­drá es­ca­par.

Sin em­bar­go, lo que cho­ca so­bre to­do y des­en­to­na con la reali­dad de hoy es el ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do «En­gor­dar», de­di­ca­do a las di­fe­ren­tes for­mas de ga­nar pe­so. Al­go bas­tan­te ale­ja­do de los dic­ta­dos ac­tua­les de una mo­da que a me­nu­do se vis­lum­bra con ten­den­cias anoré­xi­cas.

En­tre la Ve­nus de Wi­llen­dorf, cu­ya edad se es­ti­ma en unos 23.000 años an­tes de nues­tra era, y las fotos de una em­ba­ra­za­dí­si­ma De­mi Moo­re, en 1991, que cau­sa­ron sen­sa­ción al po­sar des­nu­da para Va­nity Fair, el víncu­lo es in­me­dia­to. Es­to es gra­cias a la si­mi­li­tud de sus cuer­pos ul­tra­ro­lli­zos, per­fec­ta re­pre­sen­ta­ción de la ima­gen de la fe­cun­di­dad en to­do su es­plen­dor, una vi­sión de la mu­jer has­ta ese mo­men­to ocul­ta.

Cria­tu­ras de en­sue­ño

En el ima­gi­na­rio e in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, las ac­tri­ces de ci­ne, bas­tan­te an­tes que las top mo­dels, hi­cie­ron so­ñar tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res. Por ejem­plo, a par­tir del es­treno de La Dol­ce Vi­ta (1960), el director, Fe­de­ri­co Fe­lli­ni, re­ci­bió abu­cheos del público, re­ci­bien­do a su pa­so pu­llas, ame­na­zas e in­clu­so es­cu­pi­ta­jos. Apar­te del es­cán­da­lo pro­vo­ca­do por el li­ris­mo tre­pi­dan­te, ba­rro­co y atre­vi­do de es­ta obra maes­tra, una vez su­pe­ra­das las pri­me­ras im­pre­sio­nes, lo que ha per­ma­ne­ci­do y per­du­ra­rá en nues­tras re­ti­nas es la es­té­ti­ca su­bli­me de Ani­ta Ek­berg deam­bu­lan­do por los ca­lle­jo­nes de la Ro­ma noc­tur­na. Ves­ti­da con una es­to­la de ar­mi­ño y un ajus­ta­do ves­ti­do ne­gro que de­ja­ba adi­vi­nar sus lar­gas pier­nas y su pe­cho opu­len­to, con un ga­ti­to blan­co co­ro­nan­do su me­le­na oxi­ge­na­da, se pa­sea, has­ta lle­gar al fa­mo­so baño en la Fon­ta­na di Tre­vi en com­pa­ñía de un Mar­ce­llo Mas­troian­ni enamo­ra­do que se pre­gun­ta quién es.

¿Una dio­sa caí­da del cie­lo? ¿La mu­jer en­tre las mu­je­res?¿Una mu­sa más que ins­pi­ra­do­ra? ¿La sen­sual aman­te de cuer­po per­fec­to? O, ¡bin­go!, ¿las cua­tro a la vez? Otro per­so­na­je cla­ve es Pa­pa­raz­zo, el fo­tó­gra­fo y som­bra de Mar­ce­llo, que le si­gue en to­das sus an­dan­zas, cu­yo ges­to, ra­yan­do en la his­te­ria, ame­tra­lla a gol­pe de flas­hes to­do lo que se mue­ve, fo­to­gra­fian­do sin ver­güen­za la vi­da pri­va­da de las per­so­nas. Fe­lli­ni cuen­ta que se ins­pi­ró en el so­ni­do per­tu­ba­dor, en­go­rro­so y ma­rean­te de los mos­qui­tos para dar­le un nom­bre que lue­go pa­só a la pos­te­ri­dad: los pa­pa­raz­zi, en­tre­ga­dos, con di­ne­ro de por me­dio, a des­ve­lar la cara ocul­ta y las zo­nas de som­bra de un star

sys­tem de­ma­sia­do plano, gla­mou­ro­so y be­llo para ser ver­dad.

Galería de re­tra­tos de car­ne y hue­so

Ri­chard Ave­don, que in­mor­ta­li­zó a Ve­rusch­ka de múl­ti­ples for­mas, la des­cri­bió co­mo la mu­jer más be­lla del mun­do. Sex

sym­bol lon­gi­lí­neo, chi­ca de por­ta­da, an­dró­gi­na y fe­li­na. Sin em­bar­go, la mo­de­lo ma­ni­fes­tó: «He si­do siem­pre va­rios ti­pos de mu­je­res. He co­pia­do a Ur­su­la An­dress, Gre­ta Gar­bo, Bri­git­te Bar­dot; des­pués, me can­sé y me con­ver­tí en ani­mal».

Frente a es­te pos­tu­la­do de des­per­so­na­li­za­ción, se pien­sa en las em­ble­má­ti­cas pu­bli­ci­da­des de Uni­ted Co­lors of Be­net­ton, fo­to­gra­fia­das por Oli­vie­ro Tos­ca­ni. Co­mo aque­lla en la que ca­tor­ce ros­tros anó­ni­mos de di­fe­ren­tes ra­zas y se­xos en­mar­ca­ban el tex­to de la pri­me­ra frase de la De­cla­ra­ción de

los de­re­chos del hom­bre de 1789: «To­dos los se­res hu­ma­nos na­cen li­bres e igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos».

En la úl­ti­ma cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad or­ques­ta­da por Raf Si­mons para Cal­vin Klein, ve­mos a las Kar­das­hian po­san­do mien­tras nos per­mi­ten ad­mi­rar sus anato­mías de se­nos si­li­co­na­dos, ojos bo­to­xa­dos, la­bios con re­lleno y ge­ne­ro­sas for­mas re­mo­de­la­das a ba­se de in­ter­ven­cio­nes. El ojo experto re­co­no­ce el ar­se­nal de ese apren­diz de bru­jo que es hoy la ci­ru­gía plás­ti­ca. E in­me­dia­ta­men­te com­pren­de­mos el desafío co­mer­cial cuan­do sa­be­mos cuán­tos se­gui­do­res tie­nen en las re­des sociales: 108 mi­llo­nes so­lo el Ins­ta­gram de Kim. Pe­ro tam­bién in­tui­mos el ries­go de iden­ti­fi­ca­ción vin­cu­la­do a es­te fe­nó­meno de ma­sas. ¿Cuán­tos po­ten­cia­les clo­nes, re­tra­tos ro­bots, que han cam­bia­do su ima­gen has­ta el ex­tre­mo, nos cru­za­re­mos en un fu­tu­ro pró­xi­mo?

¿Có­mo com­pren­der el ideal es­té­ti­co que ven­drá, si no es aso­cian­do un sin­cre­tis­mo to­tal con el in­creí­ble po­li­teís­mo de las be­lle­zas ac­tua­les –ape­nas na­tu­ra­les–, sa­bien­do que nues­tra mi­ra­da ha cam­bia­do de­fi­ni­ti­va­men­te des­lum­bra­da por la des­tre­za de los bis­tu­ríes y lá­se­res y las apli­ca­cio­nes de­ri­va­das de Pho­tos­hop?

Par­tien­do del prin­ci­pio de que la be­lle­za ja­más ha si­do ab­so­lu­ta o in­mu­ta­ble, sino que ha pre­sen­ta­do dis­tin­tos ros­tros o más se­gún los pe­rio­dos his­tó­ri­cos o en fun­ción de los di­ver­sos con­ti­nen­tes, se nos per­mi­te can­tar a co­ro el es­tri­bi­llo de una can­ción de Ser­ge Gains­bourg de 1979: «La be­lle­za es­con­di­da de las feas…». Sin du­da, el can­tan­te evo­ca­ba la otra cara del de­co­ra­do, ha­cien­do re­fe­ren­cia a cier­ta no­ble­za de es­pí­ri­tu y a la be­lle­za in­te­rior

En la pág. an­te­rior, Ani­ta Ek­berg en La Dol­ce Vi­ta (1960), las her­ma­nas Kar­das­hian para la cam­pa­ña de Cal­vin Klein. En es­ta pá­gi­na, La jo­ven de la per­la, de Jan Ver­meer (1665) y De­mi Moo­re, por An­nie Lei­bo­vitz, en Va­nity Fair (1991).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.