pi­lar cas­tro, en­tre fo­go­nes

Po­dría es­cri­bir un re­ce­ta­rio o pre­sen­tar un pro­gra­ma de co­ci­na por­que do­mi­na, con la mis­ma sol­tu­ra, cá­ma­ra y sar­tén.

Woman - - PLANES GOURMET -

Ha­bla en­tu­sias­ma­da de sus dos nue­vos des­cu­bri­mien­tos, la co­mi­da pe­rua­na y la bra­si­le­ña; se no­ta que Pi­lar no es una re­cién lle­ga­da en es­to de los pla­ce­res gas­tro­nó­mi­cos. A lo lar­go de la con­ver­sa­ción sal­pi­ca de re­ce­tas la char­la, in­vi­tan­do a to­do el que la es­cu­cha a atre­ver­se con las ca­zue­las. Abier­ta a nue­vas ex­pe­rien­cias, le gus­ta pro­bar sa­bo­res dis­tin­tos y so­lo se nie­ga a to­mar cas­que­ría. Pro­fe­sio­nal­men­te, es­tá agra­de­ci­da con los dos cor­to­me­tra­jes que ha pro­ta­go­ni­za­do (‘Na­die tie­ne la cul­pa’ y ‘El premio’ le han da­do nu­me­ro­sos ga­lar­do­nes y gran­des ale­grías). Y aho­ra pre­pa­ra al­gu­nos pro­yec­tos tea­tra­les y te­le­vi­si­vos y es­pe­ra el es­treno de la se­rie que ha rea­li­za­do pa­ra TVE en la que en­car­na a la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia. Mien­tras tan­to, Pi­lar Cas­tro se ha trans­for­ma­do en una al­qui­mis­ta que mez­cla es­pe­cias, yu­ca, ci­lan­tro y ca­ma­ro­nes pa­ra que

Creo que el buen gus­to por la me­sa se he­re­da. En ca­sa re­cor­da­mos a mi pa­dre eli­gien­do cui­da­do­sa­men­te to­do lo que se ser­vía en el pla­to.»

sus co­men­sa­les se chu­pen los de­dos. Aman­te del buen co­mer, siem­pre que sea con or­den y me­di­da, se ale­gró de que en la pe­lí­cu­la ‘Gor­dos’, el di­rec­tor la die­ra un pa­pel, «en el que no te­nía que au­men­tar una ta­lla por exi­gen­cias de guión».

¿Te me­tes mu­cho en la co­ci­na? Mu­chí­si­mo. Úl­ti­ma­men­te, me ha da­do por pre­pa­rar pla­tos bra­si­le­ños, co­mo el pan de que­so o el sor­be­te de ma­ra­cu­yá.

¿Te gus­ta la co­ci­na in­ter­na­cio­nal? Sí, tan­to que a ve­ces me ape­te­ce via­jar a al­gún país so­lo por­que co­noz­co su gas­tro­no­mía; me en­can­ta­ría vi­si­tar Tai­lan­dia por­que ado­ro su co­ci­na y, cla­ro, sus ma­sa­jes. Tam­bién ten­go pen­dien­te co­no­cer Ro­ma y São Pau­lo; esos se­rán mis nue­vos des­ti­nos, en los que siem­pre ha­brá un hue­co pa­ra pro­bar sa­bo­res nue­vos.

¿Pre­pa­ras tus gui­sos guia­da por al­gún re­ce­ta­rio? No, uti­li­zo la in­tui­ción y, si ten­go du­das, pi­do consejo a amigos y, so­bre to­do, a mi her­mano, que es co­ci­ne­ro. Creo que el gus­to por la bue­na me­sa se he­re­da y en ca­sa re­cor­da­mos a mi pa­dre eli­gien­do cui­da­do­sa­men­te to­do lo que se ser­vía en el pla­to; en aque­llos tiem­pos en que no exis­tían las lla­ma­das tien­das gour­met. Re­cuer­do que me des­cu­brió el hue­vo hi­la­do y otras de­li­ca­tes­sen en una tien­da, muy so­fis­ti­ca­da en­ton­ces, que se lla­ma­ba Man­te­que­rías Leo­ne­sas.

¿Com­pras ha­bi­tual­men­te en el mer­ca­do? Sí, y re­co­noz­co que tener una des­pen­sa bien sur­ti­da su­po­ne una la­bor ar­dua.

¿Eres exi­gen­te a la ho­ra de ele­gir lo que co­mes? Sí, por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra, soy bas­tan­te si­ba­ri­ta pa­ra co­mer; la se­gun­da, in­ten­to no to­mar ali­men­tos que me en­gor­den. Aho­ra aca­bo de des­cu­brir las ge­la­ti­nas, que ape­nas tie­nen ca­lo­rías. Por lo de­más, in­ten­to ali­men­tar­me de for­ma sa­lu­da­ble y huir de la co­mi­da ba­su­ra. Cuan­do gra­bá­ba­mos la se­rie ‘Cues­tión de se­xo’, en vez de co­mer el ca­te­ri­ng que nos pre­pa­ra­ban, me es­ca­pa­ba a un res­tau­ran­te ri­quí­si­mo. Una tie­ne que cui­dar­se por­que, en cuan­to cum­ples los cua­ren­ta años, los di­rec­to­res te de­jan de lla­mar. Yo lo he no­ta­do, la verdad. Si tu­vie­ras que in­vi­tar a uno de esos di­rec­to­res pa­ra que te die­ra un pa­pel, ¿con qué le con­quis­ta­rías? Con unos me­ji­llo­nes Bloody Mary, un po­llo re­lleno de fa­ro­fa y un pos­tre que no fa­lla ja­más: el sor­be­te de ma­ra­cu­yá.

¿Y con qué lo acom­pa­ña­rías? Con una bue­na bo­te­lla de cham­pán. Si to­mo ce­vi­che, que me en­can­ta y lo pre­pa­ro mu­chas ve­ces, be­be­mos un pis­co sour. Y, si la co­mi­da ha te­ni­do sa­bor bra­si­le­ño, con una cai­pi­ri­ña, ¡fal­ta­ría más! En cues­tión de vi­nos, me de­jo acon­se­jar por­que an­do un po­co per­di­da.

¿Qué co­lo­fón pon­drías a ese fan­tás­ti­co me­nú? Úl­ti­ma­men­te, me he afi­cio­na­do a los tés, en es­pe­cial al ver­de y al rooi­bos. Me pa­re­cen el com­ple­men­to ideal pa­ra una so­bre­me­sa.

CUEN­LLAS, PLA­CER GOUR­MET Pi­lar, en la puer­ta del

lo­cal, lle­va ves­ti­do de ter­cio­pe­lo a ra­yas ha­kei y cha­le­co ima­gi­ne.

CI­NE, LI­BROS Y BO­CA­DOS ¿Qué me­jor es­ce­na­rio que Ocho y Me­dio, una

li­bre­ría de ci­ne con­ver­ti­da en tien­da gour­met? Pi­lar lle­va

jer­sey COS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.