Ser Ma­dre

«Me di­je­ron que no iba a po­der tener hi­jos.

Woman - - LO+W ACTUALIDAD -

En el des­pa­cho des­de el que ejer­ce co­mo al­cal­de­sa del sép­ti­mo dis­tri­to

de Pa­rís, Ra­chi­da Da­ti con­fe­só sin re­pa­ros sus am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas, en­tre las que fi­gu­ra ser la pró­xi­ma al­cal­de­sa de la

ca­pi­tal ga­la.

Fue la pri­me­ra per­so­na de ori­gen ma­gre­bí que di­ri­gió un mi­nis­te­rio del go­bierno fran­cés. Du­ran­te dos años (2007-2009), es­ta ele­gan­te mu­jer –de pa­dre ma­rro­quí y ma­dre ar­ge­li­na– lle­vó las rien­das del de­par­ta­men­to de jus­ti­cia del país ga­lo. Ac­tual­men­te, es eu­ro­dipu­tada y al­cal­de­sa del dis­tri­to VII de Pa­rís. Pe­ro no es so­lo la ‘co­sa pú­bli­ca’ lo que la ha lle­va­do a las por­ta­das de los pe­rió­di­cos. Ma­dre sol­te­ra –tuvo que sor­tear mu­chos ru­mo­res en torno a la pa­ter­ni­dad de su hi­ja–, se reincorporó a su tra­ba­jo a los tres días del par­to; en la ac­tua­li­dad, se la re­la­cio­na con el ex de Ca­ro­li­na de Mó­na­co, el ac­tor Vin­cent Lin­don... Y has­ta pa­re­ce in­cor­po­rar elementos de cu­le­brón a sus dispu­tas po­lí­ti­cas, co­mo la que ha man­te­ni­do, y si­gue man­te­nien­do, con el pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Fra­nçois Fi­llon, quien ma­ni­fes­tó su de­seo de pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pró­xi­mo mes de ju­nio co­mo pa­so pre­vio a su can­di­da­tu­ra a la al­cal­día de Pa­rís, en 2014, por la cir­cuns­crip­ción pa­ri­si­na que ella con­tro­la, pe­ro... «de­be­ría ser yo la can­di­da­ta, por­que soy al­cal­de­sa. Ade­más, si es­to se con­fir­ma, no ha­brá nin­gu­na can­di­da­ta de la de­re­cha a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas por la cir­cuns­crip­ción de Pa­rís. Nin­gu­na, cuan­do la mi­tad de la po­bla­ción de Pa­rís son mu­je­res. No po­de­mos tener co­mo mo­de­lo la ca­pi­tal de Fran­cia sin nin­gu­na mu­jer re­pre­sen­tan­te», sen­ten­cia con la vis­ce­ra­li­dad y fran­que­za que siem­pre la han ca­rac­te­ri­za­do. En su des­pa­cho pa­ri­sino, y en una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra WO­MAN MA­DA­ME FI­GA­RO, quien fue­ra mano de­re­cha de Sar­kozy no elu­de nin­guno de los te­mas es­pi­no­sos.

Y en es­ta so­cie­dad, cuan­do no tie­nes ni­ños, te mi­ran de ma­ne­ra di­fe­ren­te y has­ta hay que pe­dir per­dón. De al­gu­na for­ma sien­tes no ser co­mo las de­más mu­je­res. Pe­ro por te­ner­los no te con­vier­tes en otra mu­jer o en una me­jor. Y tie­nen que sa­ber­lo to­das las que sien­ten que no se han desa­rro­lla­do com­ple­ta­men­te por­que no han te­ni­do hi­jos. No es jus­to», ase­gu­ra Ra­chi­da, quien, con 43 años y por ce­sá­rea, tuvo ha­ce tres años una ni­ña, Zoh­ra. «La gen­te di­ce que un hi­jo lo cam­bia to­do, pe­ro no te cam­bia en lo fun­da­men­tal, aun­que sí des­pier­ta sen­ti­mien­tos, com­por­ta­mien­tos... Por ejem­plo, des­de que na­ció mi pe­que­ña no me ob­se­siono tan­to. Ella des­per­tó en mí ter­nu­ra y dul­zu­ra, in­clu­so en mis re­la­cio­nes ín­ti­mas. Cuan­do lle­go a ca­sa y es­toy con­tra­ria­da por los pro­ble­mas, me con­du­ce a otra reali­dad, me apor­ta pers­pec­ti­va.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.