Po­lí­ti­ca en cla­ve fe­me­ni­na

«Siem­pre he par­ti­ci­pa­do en dispu­tas en­tre mi­li­tan­tes, no en ba­ta­llas de par­ti­do»,

Woman - - LO+W ACTUALIDAD -

Au­pa­da por el pro­pio Sar­kozy en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal,

Ra­chi­da cons­ti­tu­yó to­do un sím­bo­lo de mo­der­ni­dad cuan­do el pre­si­den­te fran­cés la

nom­bró mi­nis­tra de

Jus­ti­cia. muy fe­liz... Y to­da es­ta po­lé­mi­ca sur­gió por­que mi tra­ba­jo es pú­bli­co. Yo pu­de ele­gir; en cam­bio, hay mu­je­res que no pue­den ha­cer­lo. Cuan­do tie­nes una pro­fe­sión li­be­ral, es­tás so­la con tu hi­jo y no tie­nes quien lo cui­de, no es fac­ti­ble de­jar de tra­ba­jar. Ese es el au­tén­ti­co de­ba­te, y no de­be cen­trar­se en mi ca­so. Yo era mi­nis­tra y te­nía co­la­bo­ra­do­res. Pe­ro, ¿otras tie­nen la po­si­bi­li­dad de ele­gir cuán­do vol­ver al tra­ba­jo des­pués de dar a luz?» te a la de otros ni­ños. Tra­to de apor­tar­le el ma­yor equi­li­brio po­si­ble. Lo que de verdad me im­por­ta es que ella sea fe­liz y que mi ma­ne­ra de vi­vir no per­tur­be su exis­ten­cia.»

acla­ra Ra­chi­da, aban­de­ra­da de cau­sas co­mo, se­gún ella mis­ma con­cre­ta, «la lu­cha con­tra la vio­len­cia so­bre las mu­je­res, la lu­cha con­tra la to­xi­co­ma­nía o las adic­cio­nes de los jó­ve­nes –y en par­ti­cu­lar de los me­no­res–, la pre­ven­ción del sui­ci­do –la se­gun­da cau­sa de mor­ta­li­dad en­tre los jó­ve­nes, des­pués de los ac­ci­den­tes de co­che–». Pe­ro co­mo prio­ri­dad en su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca des­ta­ca su lu­cha en fa­vor de los de­re­chos de las mu­je­res y la pa­ri­dad. «Antes, la gen­te no com­pren­día por qué era ne­ce­sa­rio que las mu­je­res ocu­pa­ran pues­tos de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Y creo que en oca­sio­nes te si­guen juz­gan­do por tu apa­rien­cia. Al­gu­nos pien­san: ‘No ten­drá va­lor, no lle­ga­rá has­ta el fi­nal...’ Pe­ro no hay que ce­der.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.