Cues­tión de au­to­ri­dad

«Cuan­do un hom­bre tie­ne au­to­ri­dad de­ci­mos que sa­be man­dar,

Woman - - LO+W ACTUALIDAD -

Ra­chi­da Da­ti no es­ca­ti­ma elo­gios a la ho­ra de ala­bar a la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, y se­ña­la con en­vi­dia la la­bor de nues­tro país en fa­vor de las

po­lí­ti­cas de gé­ne­ro.

y to­do el mun­do lo ve es­tu­pen­do. En cam­bio, si se tra­ta de una mu­jer de­ci­mos que es au­to­ri­ta­ria, que tie­ne mal ca­rác­ter, que es una his­té­ri­ca... Reivin­di­co mi au­to­ri­dad: sí, soy exi­gen­te; sí, man­do. To­mo de­ci­sio­nes y las asu­mo, no soy una blan­den­gue, sin que eso qui­te que pue­da ser sim­pá­ti­ca, se­pa es­cu­char, sea ge­ne­ro­sa... Yo res­pe­to a la gen­te con la que tra­ba­jo.» que cui­dar­se. El deporte es una ma­ne­ra de re­la­jar­me. No es que me en­lo­quez­ca la gim­na­sia, pe­ro de vez en cuan­do tra­to de cor­tar por­que me re­la­ja. Cuan­do so­por­tas mu­cha pre­sión te vie­ne bien, y es al­go que tam­bién ale­gra a mis co­la­bo­ra­do­res, que pien­san que voy a re­la­jar­me y no les trans­mi­ti­ré a ellos tan­ta pre­sión.» Po­lí­ti­cas de Gé­ne­ro «España tie­ne mu­cho que en­se­ñar a los fran­ce­ses en cuan­to a la pro­mo­ción de la mu­jer a las más al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. España nos lle­va ven­ta­ja, y tam­bién en lo que se re­fie­re a la lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Allí to­da la cla­se po­lí­ti­ca ha to­ma­do con­cien­cia de esa la­cra y po­nen los me­dios pa­ra lu­char con­tra ella.» La cri­sis «En Eu­ro­pa nos en­fren­ta­mos a una cri­sis sin pre­ce­den­tes, y en Fran­cia he­mos tra­ta­do de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos al má­xi­mo. A di­fe­ren­cia de España, in­ten­ta­mos evi­tar me­di­das ri­gu­ro­sas: no re­ba­ja­mos el sa­la­rio de los fun­cio­na­rios, no re­cor­ta­mos las pen­sio­nes, no dis­mi­nui­mos los mí­ni­mos so­cia­les... Tra­ta­mos de no re­cor- tar los in­gre­sos de las per­so­nas que pa­san por di­fi­cul­ta­des.» La Pri­ma­ve­ra Ára­be «Fue un mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra es­ta re­gión. Un tiem­po de re­vo­lu­ción que na­die se es­pe­ra­ba: na­die, na­die. Siem­pre se te­men los mo­vi­mien­tos is­la­mis­tas, pe­ro en es­te ca­so no res­pon­de a una ini­cia­ti­va in­te­gris­ta. Y los eu­ro­peos es­ta­mos sien­do sim­ples es­pec­ta­do­res de una re­vo­lu­ción que de­be­mos acom­pa­ñar de la ma­ne­ra más abier­ta po­si­ble, no dan­do lec­cio­nes. Ten­go que re­pro­char a Cat­he­ri­ne Ash­ton, Al­ta Re­pre­sen­tan­te de la UE, que no es­té pre­sen­te en la evo­lu­ción del mun­do ára­be. Me cho­ca que no se ha­ya im­pli­ca­do. Si yo hu­bie­ra es­ta­do en su lu­gar, hu­bie­ra es­ta­do allí, pe­ro no dan­do lec­cio­nes, sino co­la­bo­ran­do.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.