MI­LLO­NES Na­cio­nal y la ri­fa que cons­tru­yó un gran equi­po

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - PORTADA - LUIS PRATS

Hoy co­mo ayer, los clu­bes uru­gua­yos vi­ven de la ca­za y la pes­ca de los pe­sos que pue­dan en­con­trar. Cual­quier idea es bien­ve­ni­da, so­bre to­do si apor­ta al­go nue­vo. Eso fue lo que ocu­rrió ha­ce aho­ra 50 años con La Gran Ju­ga­da, una ini­cia­ti­va de Na­cio­nal que tu­vo éxi­to y per­mi­tió cons­truir un gran equi­po.

En enero de 1968 lle­gó a la pre­si­den­cia del club Miguel Res­tuc­cia, al­to je­rar­ca de UTE de la épo­ca, has­ta en­ton­ces ajeno al ám­bi­to de la di­ri­gen­cia de­por­ti­va. Apor­tó un es­ti­lo com­ba­ti­vo, tra­tan­do de re­con­quis­tar el te­rreno per­di­do en lo de­por­ti­vo y en lo so­cial lue­go de una dé­ca­da de pre­do­mi­nio de Pe­ña­rol.

Pa­ra desafiar al ri­val de siem­pre en el cam­po de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, el que más im­por­ta­ba en­ton­ces, era ne­ce­sa­rio con­tar con un plan­tel de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les. Y si bien en la dé­ca­da de 1960 re­pre­sen­ta­ba un ob­je­ti­vo más al al­can­ce de la mano de los dos clu­bes gran­des, exi­gía por su­pues­to fuer­tes in­ver­sio­nes.

Así co­mo los clu­bes de ba­rrio ven­den ri­fas pa­ra com­prar las ca­mi­se­tas de sus ju­ga­do­res, los tri­co­lo­res lan­za­ron su pro­pio jue­go de azar, aun­que con la di­fu­sión que ya per­mi­tían los me­dios ma­si­vos: La Gran Ju­ga­da. La idea fue de un so­cio del club, Ar­ti­gas Al­man­doz, que la tra­jo de Bra­sil.

Se lan­zó en no­viem­bre de 1968, con una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de ex­pec­ta­ti­va, que so­lo de­cía “La Gran Ju­ga­da”. Fi­nal­men­te se pre­sen­tó al pú­bli­co. Con­sis­tía en una serie de sor­teos dia­rios du­ran­te 48 se­ma­nas, emi­ti­dos por te­le­vi­sión, po­nien­do en jue­go 432 pre­mios por un to­tal de 50.640.000 pe­sos, equi­va­len­tes en la épo­ca a unos 200.000 dó­la­res, tam­bién de la épo­ca, cla­ro.

Los pre­mios eran 24 au­to­mó­vi­les Fiat 850, 48 te­le­vi­so­res Dia­mond, 24 com­bi­na­dos es­te­reo­fó­ni­cos Elec­tro­la, 48 va­li­jas pa­sa­dis­cos, 48 jue­gos de me­la­mi­na y 240 ra­dios de on­da cor­ta y lar­ga.

Ca­da nú­me­ro cos­ta­ba 6.000 pe­sos, pe­ro so­lo ha­bía que en­tre­gar 500 al ven­de­dor y el res­to se abo­na­ba en cuo­tas men­sua­les en el Ban­co Co­mer­cial. Pa­ra com­pa­rar los va­lo­res, la mis­ma semana del lan­za­mien­to las en­tra­das ge­ne­ra­les de las tri­bu­nas Ams­ter­dam y Co­lom­bes pa­ra ver a Na­cio­nal con­tra Sud Amé­ri­ca por el Cam­peo­na­to Uru­gua­yo cos­ta­ban 100 pe­sos, la Olím­pi­ca 150 y la Amé­ri­ca 200.

Los sor­teos se rea­li­za­ban de lu­nes a vier­nes a las ocho de la no­che y se emi­tían en di­rec­to por Ca­nal 4. Los sá­ba­dos se en­tre­ga­ban los pre­mios, siem­pre an­te cá­ma­ras. En reali­dad, to­do es­te pro­ce­di­mien­to re­sul­ta­rá co­no­ci­do, por­que lo re­pi­tie­ron des­pués in­fi­ni­dad de ri­fas, pa­tro­ci­na­das por hos­pi­ta­les y otras ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellas Pe­ña­rol, que tu­vo su Sor­teo Ca­pi­tal.

Res­tuc­cia in­di­có a la pren­sa que la me­ta era “acre­cen­tar por igual lo pa­tri­mo­nial y lo de­por­ti­vo”. Por ejem­plo, se pa­ga­ron 14 mi­llo­nes de pe­sos por el pre­dio de Los Céspedes, des­de en­ton­ces se­de de los en­tre­na­mien­tos y con­cen­tra­cio­nes del plan­tel prin­ci­pal. Tam­bién se pen­só en ofre­cer ser­vi­cios al so­cio en el Par­que Cen­tral, con la pro­yec­ta­da am­plia­ción de sus tri­bu­nas pa­ra al­ber­gar en su in­te­rior gim­na­sios y una pis­ci­na. Es­te plan, bajo el nom­bre de “Co­lo­so Na­cio­nal”, in­cluía la ven­ta de pla­teas en el re­mo­de­la­do es­ta­dio. Sin em­bar­go, es­ta par­te que­dó en los pa­pe­les.

La Gran Ju­ga­da re­cau­dó en su pri­mer año 69 mi­llo­nes de pe­sos (unos 272.000 dó­la­res). Y bue­na par­te de esa su­ma se des­ti­nó a re­for­zar el plan­tel.

En 1968 ha­bían lle­ga­do, en­tre otros, el chi­leno Ig­na­cio Prie­to y el bra­si­le­ño Man­ga. Po­co des­pués se con­tra­tó al ca­ta­mar­que­ño Juan Car­los Ma­me­lli, pro­ve­nien­te de Bel­grano de Cór­do­ba. En el ve­rano de 1969, la dis­po­ni­bi­li­dad de fon­dos le per­mi­tió al tri­co­lor ga­nar­le la ca­rre­ra a Pe­ña­rol por el re­gre­so al país de Luis Cu­bi­lla. El club ha­cía tiem­po que bus­ca­ba un pun­te­ro de­re­cho e in­clu­so pen­só en Ga­rrin­cha pa­ra ese pues­to, pe­ro el ha­bi­lí­si­mo de­lan­te­ro bra­si­le­ño ya es­ta­ba en de­ca­den­cia.

Con esas fuer­zas, Na­cio­nal al­can­zó la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res 69, pe­ro per­dió las dos fi­na­les an­te Es­tu­dian­tes de La Pla­ta, sin poder mar­car un gol. Pa­ra so­lu­cio­nar ese dé­fi­cit, en ju­lio de 1969 acor­dó con Pal­mei­ras el pa­se de Luis Artime por un to­tal de 200.000 dó­la­res.

La ima­gi­na­ción des­ple­ga­da y el di­ne­ro in­ver­ti­do per­mi­tie­ron ar­mar el po­de­ro­so equi­po so­ña­do, que al­can­zó su cum­bre en 1971. Pe­ro pa­ra esa fe­cha la fuen­te de in­gre­sos que ha­bía si­do La Gran Ju­ga­da se ha­bía se­ca­do.

“Fue una en­tra­da ac­ci­den­tal que tu­vo el club y nos per­mi­tió vi­vir có­mo­da­men­te du­ran­te 1968 y 1969. Pe­ro los in­ven­tos se ter­mi­nan”, ex­pli­có Res­tuc­cia en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta De­por­tes, en oc­tu­bre de 1970.

“Des­pués to­dos co­pia­ron la idea y arrui­na­ron esa en­tra­da ex­cep­cio­nal que te­nía el club”, agre­gó. Eso de­ter­mi­nó que en la se­gun­da eta­pa de la ri­fa ape­nas 6.000 per­so­nas es­tu­vie­ran abo­nan­do las cuo­tas de 500 pe­sos, por lo cual la re­cau­da­ción ca­yó a 3 mi­llo­nes. “Ya no hay co­ne­jos en la ga­le­ra”, re­su­mió el pre­si­den­te tri­co­lor.

A par­tir de 1972 el equi­po co­men­zó a des­man­te­lar­se pues re­sul­ta­ba im­po­si­ble de man­te­ner. Y vi­nie­ron tiempos de va­cas fla­cas y plan­te­les de ju­ve­ni­les. Pe­ro ya es­ta­ban las co­pas Uru­gua­ya, Li­ber­ta­do­res, In­ter­con­ti­nen­tal e In­te­ra­me­ri­ca­na y Los Céspedes co­mo re­sul­ta­do de aque­lla Gran Ju­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.