Juan Ahunt­chain des­pués de Pe­ña­rol OJO DE LIN­CE

For­mó mi­les de ju­ga­do­res; es el téc­ni­co con más tí­tu­los en De­fen­sor Spor­ting; di­ri­gió la se­lec­ción y de­ci­dió so­bre el fút­bol de Pe­ña­rol. Hoy, de al­gu­nas co­sas se arre­pien­te

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - PORTADA - SIL­VIA PÉ­REZ

Mi ni­ñez fue co­mo la de to­do gu­rí de afue­ra: ca­zan­do, pes­can­do y ju­gan­do al fút­bol en una épo­ca sin tec­no­lo­gía. Aún re­cuer­do mi ale­gría, el día en que me pu­de com­prar una ra­dio a tran­sis­to­res pa­ra po­der es­cu­char los par­ti­dos mien­tras es­tá­ba­mos en el mon­te”, cuen­ta Juan Ahunt­chain so­bre su ni­ñez en Ro­sa­rio. Cuan­do le­jos es­ta­ba de ima­gi­nar que lle­ga­ría a ser el téc­ni­co con más tí­tu­los en la his­to­ria de De­fen­sor Spor­ting, que di­ri­gi­ría la se­lec­ción o de­ci­di­ría so­bre el fút­bol de Pe­ña­rol.

Arran­có a ju­gar al fút­bol a los 9 años en el Ex­pre­so Pi­pe. Lue­go pa­só a la Pla­za de De­por­tes, que era el otro cua­dro. Y de allí a Es­tu­dian­tes, el club del que es so­cio des­de que na­ció y al que su pa­dre ha­bía es­ta­do siem­pre li­ga­do. A los 18 años se vino a Mon­te­vi­deo a tra­ba­jar en una fe­rre­te­ría al por ma­yor y ha­cer pre­pa­ra­to­rios en el li­ceo Mi­ran­da. Los fi­nes de se­ma­na via­ja­ba a Ro­sa­rio pa­ra ju­gar en Es­tu­dian­tes.

Su lle­ga­da a Fénix fue una cues­tión de fu­ne­bre­ros. Juan Car­los Bu­ga­llo, di­ri­gen­te de los de Ca­pu­rro, te­nía una fu­ne­ra­ria y le pre­gun­to al fu­ne­bre­ro de Ro­sa­rio, Char­bon­nier, si no sa­bía de un za­gue­ro. Bu­ga­llo fue a ha­blar con él a la Fe­rre­te­ría. Prac­ti­có un día y no fue más por­que no po­día fal­tar al tra­ba­jo. “Co­mo a los 20 días Bu­ga­llo vol­vió a pre­gun­tar­me por qué no ha­bía ido más y le ex­pli­qué. En­ton­ces me ofre­ció lo que ga­na­ba en la fe­rre­te­ría pa­ra que ju­ga­ra en Fénix. Y allí co­men­zó to­do”.

Es­tu­vo po­co tiem­po por­que lo ven­die­ron al Mon­te­rrey de Mé­xi­co don­de ju­gó un año y me­dio. De allí pa­so a Vas­co Da Ga­ma don­de es­tu­vo dos años y se rom­pió la ro­di­lla. Re­gre­só y tras un pa­sa­je por Mi­ra­mar Mi­sio­nes y un año Li­ver­pool re­ca­ló en De­fen­sor pa­ra ser Cam­peón Uru­gua­yo en 1987, con Raúl Mö­ller co­mo en­tre­na­dor.

Cuan­do se re­ti­ró, en­se­gui­da Eduar­do Ar­sua­ga, en­ton­ces pre­si­den­te vio­le­ta, le ofre­ció que­dar­se co­mo en­tre­na­dor de Ter­ce­ra Di­vi­sión. “No ol­vi­do sus pa­la­bras. Me di­jo que Mö­ller no se iba a que­dar mu­cho tiem­po y que si veían que yo fun­cio­na­ba me iban a dar el pri­mer equi­po. Y así fue. Di­ri­gí Ter­ce­ra dos años. Y cuan­do re­gre­sa­ba de ju­gar un Mun­dia­li­to de ve­te­ra­nos en Mia­mi, Ar­sua­ga me es­ta­ba es­pe­ran­do en el ae­ro­puer­to. Y allí, en una ser­vi­lle­ta del ca­fé, es­cri­bió mi suel­do y los pre­mios. Yo lo guar­dé sin mi­rar­lo. Acep­té sin sa­ber lo que me pa­ga­ba por­que sa­bía que Ar­sua­ga era un ti­po jus­to”.

En su pri­mer año al fren­te del equi­po prin­ci­pal del Par­que Ro­dó, 1991, fue­ron Cam­peo­nes Uru­gua­yos y ga­na­ron la Li­gui­lla. Es­tu­vo cua­tro años y ganó va­rios tor­neos cor­tos has­ta que se fue a la se­lec­ción, don­de hi­zo fa­mo­sa la fra­se “ma­te­má­ti­ca­men­te te­ne­mos chan­ce”. “Eran tiem­pos muy di­fí­ci­les de la se­lec­ción. Y era aga­rrar en la mi­tad del río, en me­dio de la Eli­mi­na­to­ria. El par­ti­do con Co­lom­bia nos mar­có. No quie­ro en­trar en de­ta­lles, pe­ro lo úni­co que di­je en el en­tre­tiem­po fue que ha­bía que te­ner cui­da­do con Val­de­rra­ma que sa­ca­ba rá­pi­do las ju­ga­das de pe­lo­ta quie­ta. Y así fue. Uno nun­ca se pue­de arre­pen­tir de aga­rrar la se­lec­ción, pe­ro con la ex­pe­rien­cia de hoy no lo hu­bie­ra he­cho en aquel mo­men­to. Pe­ro pen­sé que se po­día re­ver­tir una si­tua­ción muy com­pli­ca­da”.

Lue­go di­ri­gió al Ce­la­ya de Mé­xi­co y al re­gre­sar pa­só a ser el coor­di­na­dor de ju­ve­ni­les de De­fen­sor Spor­ting, ta­rea que reali­zó con gran éxi­to du­ran­te ca­si 15 años.“fue una eta­pa muy bue­na en la pro­duc­ción de ju­ga­do­res. Sa­lie­ron y se ven­die­ron mu­chí­si­mos”.

Por esa exi­to­sa la­bor lo fue a bus­car Pe­ña­rol. La ofer­ta eco­nó­mi­ca era muy su­pe­rior, pe­ro le cos­tó to­mar la de­ci­sión. “De­fen­sor era mi ca­sa y si­go te­nien­do mu­chos amigos en el club. Cos­tó de­ci­dir­me. Lue­go De­fen­sor me hi­zo una

“Aga­rré De­fen­sor sin sa­ber el suel­do, Ar­sua­ga es jus­to”

ofer­ta im­por­tan­te pa­ra que si­guie­ra, y me mo­les­tó un po­co, pe­ro son las le­yes del jue­go en cual­quier tra­ba­jo”.

Es­tu­vo tres años en las for­ma­ti­vas au­ri­ne­gras has­ta que asu­mió co­mo di­rec­tor de fút­bol. “Juan Pe­dro (Da­mia­ni) me lo ha­bía ofre­ci­do an­tes y yo le di­je que no va­rias ve­ces. Y de eso me arre­pien­to un po­co, aun­que se ganó un Cam­peo­na­to Uru­gua­yo (con Ben­goe­chea y Da Sil­va). Fue­ron tiem­pos muy con­vul­sio­na­dos, por la sa­li­da de Pa­blo y lue­go por los pro­ble­mas que hu­bo, in­clui­do el clá­si­co de la ga­rra­fa. Lo que me lle­vó a co­no­cer va­rios juz­ga­dos”.

Ahunt­chain re­co­no­ce que ha­ber te­ni­do que echar a Ben­goe­chea fue lo peor que le pa­só en su ca­rre­ra. “So­bre to­do por lo que Pa­blo re­pre­sen­ta­ba pa­ra el club. Fue di­fí­cil y me­dio en­tre­ve­na­do. No quie­ro to­car el te­ma que fue muy du­ro y pa­ra mí es­ta ce­rra­do. Pe­ro yo y al­gún ami­go ín­ti­mo, sa­be­mos bien co­mo fue”.

Sin em­bar­go, ese car­go pu­do ha­ber­le sal­va­do la vi­da. “El doc­tor De­cia y Rien­zi in­sis­tie­ron en que me hi­cie­ra los mis­mos es­tu­dios que los ju­ga­do­res y me dio mal una co­sa im­por­tan­te que aga­rra­da a tiem­po, no fue na­da. Era cáncer. Si no hu­bie­ra es­ta­do ahí no me hu­bie­ra he­cho esos es­tu­dios por­que no soy de ir mu­cho al mé­di­co y ha­cer­me aná­li­sis”.

Cuan­do se fue Da Sil­va y se es­ta­ba por nom­brar al nue­vo en­tre­na­dor, de­ci­dió dar un pa­so al cos­ta­do. “Era un car­go com­pli­ca­do y den­tro de Pe­ña­rol hay mu­chas opi­nio­nes. La di­vi­sión in­ter­na es uno de los pro­ble­mas del club. Era di­fí­cil es­tar en un car­go y en al­gu­nas co­sas ya no te­ner ni voz ni vo­to”. Ca­tino le pi­dió que si­guie­ra en for­ma­ti­vas, don­de es­ta­ba Fer­nan­do Cu­rut­chet, a quien él ha­bía traí­do de De­fen­sor Spor­ting. Pe­ro cuan­do ter­mi­nó su con­tra­to de cin­co años no se lo re­no­va­ron. “No te­nía bue­na re­la­ción con la opo­si­ción y esos fue­ron los vo­tos que me fal­ta­ron”.

De eso ha­ce diez me­ses. “Al prin­ci­pio se sien­te un ali­vio, por­que en los cin­co años que es­tu­ve en Pe­ña­rol es­ta­ba 12 ho­ras por día en el club de lu­nes a lu­nes. Al prin­ci­pio des­can­sé, pe­ro lue­go em­pe­zás a ex­tra­ñar la adre­na­li­na de la com­pe­ten­cia”, ex­pli­có quien va al fút­bol y ve la ma­yor can­ti­dad de par­ti­dos por­que in­te­gra la co­mi­sión crea­da por la AUF que pre­mia a los me­jo­res fut­bo­lis­tas de ca­da mes. Y ade­más va a ver a Cen­tral don­de jue­ga su hi­jo Emi­li­ano.

No des­car­ta vol­ver a di­ri­gir siem­pre que apa­rez­ca un pro­yec­to se­rio. “La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.