PA­LER­MO Las raí­ces por­te­ñas de dos glo­rias ce­les­tes

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - PORTADA - LUIS PRATS

Pa­ler­mo es hoy de los ba­rrios más dis­tin­gui­dos y vi­si­ta­dos de Bue­nos Ai­res, con bos­ques, la­gos, mo­nu­men­tos, el Hi­pó­dro­mo y el Jar­dín Bo­tá­ni­co, en­tre otras atrac­cio­nes. Tam­bién re­pre­sen­ta un si­tio rico en his­to­ria, in­clu­so pa­ra el fútbol uru­gua­yo: allí la Se­lec­ción ob­tu­vo sus pri­me­ros triun­fos, aun­que los tu­ris­tas que la tran­si­tan dia­ria­men­te lo ig­no­ren. Y si bien pa­só más de un si­glo des­de aque­llas ges­tas, los es­ce­na­rios so­bre­vi­ven.

Mu­cho an­tes de eso, eran te­rre­nos de Juan Ma­nuel de Rosas, el po­de­ro­so y con­tro­ver­ti­do go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res. “Era una zo­na ba­ja, anega­di­za, pe­ro Rosas dis­pu­so el re­lleno de las tie­rras e hi­zo cons­truir has­ta su ca­sa un ca­mino de ma­ca­dán, que con los años se con­vir­tió en la Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor”, re­cuer­da Leo­nel Contreras, his­to­ria­dor de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res .

“Des­pués de la ba­ta­lla de Ca­se­ros, que mar­có la caí­da de Rosas, esos pre­dios fue­ron con­fis­ca­dos por el Es­ta­do y des­ti­na­dos a un par­que pú­bli­co. En­tre fi­nes del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX se fue­ron ins­ta­lan­do, a tra­vés de con­ce­sio­nes, al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas”, ex­pli­ca.

Una de ellas fue la So­cie­dad Hí­pi­ca Ar­gen­ti­na, lue­go re­de­no­mi­na­da So­cie­dad Spor­ti­va. Allí se prac­ti­ca­ban di­ver­sos de­por­tes, en­tre ellos el fútbol, pa­ra lo cual se cons­tru­ye­ron tri­bu­nas de ma­de­ra que por un tiem­po lo con­vir­tie­ron en el ma­yor es­ta­dio de Bue­nos Ai­res. Por eso fue ele­gi­do pa­ra el pri­mer clá­si­co rio­pla­ten­se dispu­tado en esa ciu­dad, el 13 de sep­tiem­bre de 1903.

El se­lec­cio­na­do uru­gua­yo, for­ma­do ín­te­gra­men­te por fut­bo­lis­tas de Na­cio­nal, lo­gró un his­tó­ri­co triun­fo, el pri­me­ro de la lar­ga exis­ten­cia de la Ce­les­te (aun­que aquel en­cuen­tro lo ju­gó con ca­mi­se­ta azul, dia­go­nal blan­ca y una ban­de­ri­ta en el lu­gar del es­cu­do) an­te unos ocho mil es­pec­ta­do­res.

Dos go­les de Carlos Cés­pe­des y otro de su her­mano Bo­lí­var mar­ca­ron la vic­to­ria por 3 a 2. “Los miem­bros del team orien­tal se han por­ta­do co­mo hé­roes. La lí­nea de for­wards ha re­sul­ta­do la me­jor que se ha­ya pre­sen­ta­do en nues­tras can­chas”, co­men­tó la li­ga ar­gen­ti­na en un te­le­gra­ma de fe­li­ci­ta­ción a su par uruguaya.

En la dé­ca­da de 1920, el pre­dio de la So­cie­dad Spor­ti­va pa­só a ma­nos del Ejér­ci­to, que lo des­ti­nó a Cam­po de Po­lo. Allí (Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor y Do­rre­go) exis­ten dos can­chas que cons­ti­tu­yen el es­ce­na­rio prin­ci­pal de es­te de­por­te, del cual Ar­gen­ti­na es pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Sus dos tri­bu­nas, con ca­pa­ci­dad con­jun­ta pa­ra unos 15.000 es­pec­ta­do­res, re­ci­ben a los me­jo­res ju­ga­do­res en los tra­di­cio­na­les abier­tos.

Ca­si si­mul­tá­nea­men­te con la So­cie­dad Spor­ti­va, ape­nas a dos cua­dras cons­tru­yó tam­bién su es­ta­dio el club Gim­na­sia y Es­gri­ma de Bue­nos Ai­res (GEBA). “En­ton­ces era co­no­ci­do co­mo Es­ta­dio Mal­do­na­do, por­que el pre­dio es­ta­ba li­mi­ta­do por el arro­yo Mal­do­na­do, hoy en­tu­ba­do. Una tribuna la­te­ral fue ubi­ca­da ba­jo el via­duc­to del Fe­rro­ca­rril Cen­tral Ar­gen­tino, ac­tual­men­te lí­nea Mi­tre ra­ma­les Re­ti­ro-mi­tre y Re­ti­ro-josé León Suárez”, in­di­ca Contreras.

Pa­ra el tor­neo del Cen­te­na­rio Ar­gen­tino en 1910, que an­ti­ci­pó los Sud­ame­ri­ca­nos de fútbol, en ese la­te­ral se le­van­tó una tribuna te­cha­da de ma­de­ra. La tribuna ofi­cial, en­fren­te, te­nía un co­que­to pal­co.

En 1916, GEBA al­ber­gó el pri­mer Cam­peo­na­to Sud­ame­ri­cano de la his­to­ria. Allí, Uru­guay ven­ció su­ce­si­va­men­te a Chi­le por 4 a 0 y a Bra­sil por 2 a 1. Y sa­lió a la can­cha el 16 de julio pa­ra el de­ci­si­vo en­cuen­tro fren­te a Ar­gen­ti­na.

Co­mo los lo­ca­ta­rios no ha­bían po­di­do su­pe­rar a los bra­si­le­ños, Uru­guay su­ma­ba un pun­to más en la ta­bla. La asis­ten­cia de pú­bli­co al clá­si­co rio­pla­ten­se su­peró la ca­pa­ci­dad de las tri­bu­nas. En esas con­di­cio­nes, con gen­te has­ta el bor­de de la can­cha, era im­po­si­ble ju­gar: lue­go de po­cos mi­nu­tos se sus­pen­dió el par­ti­do. El pú­bli­co pro­tes­tó en­fu­re­ci­do; de pron­to se desató un in­cen­dio, pre­su­mi­ble­men­te in­ten­cio­nal, que cau­só pá­ni­co y des­tru­yó una tribuna.

El en­cuen­tro se com­ple­tó al otro día en la can­cha de Ra­cing, ubi­ca­da en el mis­mo si­tio de Ave­lla­ne­da don­de aho­ra se le­van­ta su es­ta­dio de ce­men­to. El em­pa­te sin go­les ase­gu­ró el tí­tu­lo pa­ra los ce­les­tes: el pri­me­ro de los 15 en la Co­pa Amé­ri­ca.

Con el in­cen­dio, GEBA per­dió su si­tio co­mo prin­ci­pal es­ce­na­rio fut­bo­lís­ti­co por­te­ño. Lo re­em­pla­zó Spor­ti­vo Ba­rra­cas: to­da­vía fal­ta­ba pa­ra la cons­truc­ción del Mo­nu­men­tal de Ri­ver y la Bom­bo­ne­ra de Bo­ca. En la dé­ca­da de 1930, GEBA le­van­tó pe­que­ñas tri­bu­nas de ce­men­to. El club ya no com­pe­tía en el fútbol de la AFA y no ne­ce­si­ta­ba un gran es­ta­dio. El cam­po fue uti­li­za­do pa­ra rugby, atletismo y otros de­por­tes.

Hoy se lo co­no­ce co­mo “GEBA se­de Jorge New­bery” y tie­ne cés­ped sin­té­ti­co pa­ra hoc­key, ro­dea­do de una pis­ta atlética. Tam­bién es uti­li­za­do fre­cuen­te­men­te pa­ra es­pec­tácu­los: allí se pre­sen­ta­ron des­de Pe­ter Ga­briel y Luis Miguel has­ta La Ve­la Puer­ca y No Te Va Gus­tar. A su al­re­de­dor exis­te una am­plia va­rie­dad de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas.

El cro­nis­ta agra­de­ce al Cen­tro pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la His­to­ria del Fútbol (CIHF), con se­de en Bue­nos Ai­res, por la in­vi­ta­ción pa­ra re­co­rrer es­tos y otros lu­ga­res his­tó­ri­cos del fútbol ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.