¿Me com­par­tís tus con­tra­se­ñas?

Es fre­cuen­te que un miem­bro de la pa­re­ja plan­tee ac­ce­der al ce­lu­lar, redes y co­rreo elec­tró­ni­co del otro. En­tre la trans­pa­ren­cia y el res­guar­do de la in­ti­mi­dad.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - TECNOLOGÍA - DÉ­BO­RAH FRIED­MANN

Mi­rá, es­te es el pa­trón pa­ra en­trar a mi ce­lu­lar”, le di­jo So­fía a Marcos, su pa­re­ja. A él ese ges­to le re­sul­tó sim­pá­ti­co, co­mo un signo de con­fian­za en el víncu­lo. De to­dos mo­dos, tie­ne cla­ro que an­te un plan­teo de com­par­tir todas las con­tra­se­ñas, su res­pues­ta se­ría un “ro­tun­do no”. Con una re­la­ción de 20 años, Ma­ría sa­be có­mo in­gre­sar a to­dos los dis­po­si­ti­vos de Raúl, su ma­ri­do, pe­ro so­lo lo usa pa­ra cues­tio­nes prác­ti­cas. “Si ten­go que im­pri­mir una fac­tu­ra que es­tá en su mail, por ejem­plo, pe­ro siem­pre pre­gun­tán­do­le. No se­me pa­sa por la ca­be­za revisarle”, afir­ma. El ca­so de Alejandra fue bien dis­tin­to: con su ex com­par­tían pass­words de iPad, ce­lu­la­res, redes y has­ta co­rreo elec­tró­ni­co. “En vez de ser un mé­to­do de con­fian­za ter­mi­na­ba ge­ne­ran­do des­con­fian­zas por­que re­vi­sá­ba­mos to­do del otro. Era un sín­to­ma de que la re­la­ción no fun­cio­na­ba”, di­ce.

Le­jos de la edad adul­ta, los plan­teos de com­par­tir las con­tra­se­ñas sue­len apa­re­cer en la in­fan­cia, se­ña­la el psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en tec­no­lo­gía Ro­ber­to Ba­la­guer. En ese pe­río­do el tema em­pie­za en­tre me­jo­res ami­gos y ya trae pro­ble­mas, mu­chas ve­ces aso­cia­dos a bro­mas. En la ado­les­cen­cia, a los pa­res se les agre­gan los no­vios y tam­po­co la ex­pe­rien­cia sue­le ser po­si­ti­va. “Cree­mos que lo me­jor es que ca­da uno man­ten­ga su in­di­vi­dua­li­dad y la con­tra­se­ña de al­gu­na ma­ne­ra res­guar­da esa in­di­vi­dua­li­dad, pro­te­ge co­sas que no son se­cre­tas, sino que son ín­ti­mas o in­vo­lu­cran a ter­ce­ras per­so­nas y que no ne­ce­sa­ria­men­te son pa­ra com­par­tir con la pa­re­ja”, di­ce el ex­per­to. “Si no el ries­go es que la pa­re­ja fun­cio­ne co­mo en una es­pe­cie de sim­bio­sis y eso, mu­chas ve­ces, no ter­mi­na sien­do bueno”, agre­ga.

De to­dos mo­dos, hay un ma­tiz: cuan­do am­bos miem­bros de la pa­re­ja quie­ren in­ter­cam­biar sus pass­words. Ahí, co­mo en to­do don­de hay acuer­do en­tre las par­tes, los ex­per­tos lo ven co­mo vá­li­do. Y tam­bién co­mo la ex­cep­ción.

Lo que sí sue­le su­ce­der es que uno plan­tee el tema y el otro no es­té de acuer­do. En ese ca­so los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que es fun­da­men­tal res­pe­tar esa de­ci­sión. Ma­ria­na Álvez Gue­rra, psi­có­lo­ga po­si­ti­va, tie­ne una vi­sión con­tun­den­te. “No es ne­ce­sa­rio ha­cer es­to; las pa­re- jas que exi­gen que brin­de­mos la in­for­ma­ción per­so­nal son pa­re­jas con­tro­la­do­ras, ce­lo­sas y po­se­si­vas”, sos­tie­ne. Lo que comienza con pe­que­ños detalles, ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una “ver­da­de­ra in­va­sión”. Y si per­mi­ti­mos que nos in­va­dan, afir­ma Álvez Gue­rra, el otro irá to­man­do ca­da vez más con­trol has­ta ha­cer­lo in­to­le­ra­ble.

Ade­más, en el ca­so de las per­so­nas ce­lo­sas, el tema no ter­mi­na­rá cuan­do ten­gan ac­ce­so a las con­tra­se­ñas. Esos me­ca­nis­mos ha­bi­li­ta­rán nue­vos con­flic­tos: nun­ca van a con­si­de­rar su­fi­cien­te la in­for­ma­ción a la que ac­ce­den, ter­mi­na­rán le­yen­do men­sa­jes o his­to­rias que in­ter­pre- ta­rán mu­chas ve­ces fue­ra de con­tex­to.

Cuan­do un miem­bro de la pa­re­ja di­ce que no quie­re su­mar­se a es­ta “trans­pa­ren­cia”, mu­chas ve­ces el otro po­ne el tema en tér­mi­nos de con­fian­za. “Que al­guien no quie­ra ser in­va­di­do no quie­re de­cir que ten­ga al­go que ocul­tar. Si no con­fia­mos de an­te­mano, el problema sue­le es­tar más en no­so­tros mis­mos que en el otro”, di­ce la psi­có­lo­ga. En el mis­mo sen­ti­do, Ba­la­guer opi­na que “se ge­ne­ran ris­pi­de­ces don­de no com­par­tir sig­ni­fi­ca ocul­tar cuan­do en reali­dad lo que res­guar­da es cier­to ca­rác­ter ín­ti­mo, pri­va­do”.

RE­VI­SAR. Cuan­do Ba­la­guer brin­da con­fe­ren­cias o ta­lle­res y pre­gun­ta cuán­tos de los pre­sen­tes es­pió el ce­lu­lar de su pa­re­ja, más de la mi­tad del au­di­to­rio sue­le le­van­tar la mano. En Ar­gen­ti­na, es­tu­dios so­bre es­te tema si­túan en 80% a quie­nes ad­mi­ten esa prác­ti­ca. “Mu­chas ve­ces es se­ñal de des­con­fian­za, de ce­los, de sen­tir que al­go no es­tá su­ce­dien­do bien”, sos­tie­ne Ba­la­guer y agre­ga: “No pa­re­cie­ra de ba­se co­mo una si­tua­ción lí­ci­ta. Por eso hay ese res­pe­to con en co­rres­pon­den­cia, mails, ce­lu­la­res, en la vi­da, por­que ha­ce que la per­so­na sien­ta que ten­ga ese res­guar­do propio más allá del víncu­lo que ten­ga”.

En Ar­gen­ti­na, un fa­llo re­cien­te con­si­de­ró re­vi­sar un te­lé­fono co­mo un de­li­to que pue­de lle­var has­ta seis me­ses de pe­ni­ten­cia­ría. En Es­pa­ña, un hom­bre fue con­de­na­do dos años por es­to. Y aun­que en Uru­guay, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das, no ha­bría fa­llos en es­te sen­ti­do, sí hu­bo ca­sos re­cien­tes de vio­len­cia do­més­ti­ca que lle­ga­ron a la Jus­ti­cia don­de el es­piar el ce­lu­lar fue el de­to­nan­te de la si­tua­ción.

AL ME­NOS LA MI­TAD AD­MI­TE REVISARLE EL CE­LU­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.