Las agu­jas del mie­do

La be­lo­ne­fo­bia afecta más a los ni­ños, pe­ro tam­bién en­tre adul­tos hay un te­mor irra­cio­nal a esos pun­tia­gu­dos ins­tru­men­tos que es­tán al ser­vi­cio de la pre­ven­ción y el cui­da­do.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - COMPORTAMIENTO - FABIÁN MU­RO

LAS FO­BIAS SON TRAS­TOR­NOS DE AN­SIE­DAD QUE PUE­DEN SU­PE­RAR­SE CON TE­RA­PIA

El ma­les­tar em­pie­za ape­nas en­tro a la sa­la y veo al en­fer­me­ro. Esa tú­ni­ca blan­ca se me an­to­ja in­ti­mi­dan­te, por más blan­ca que sea. Aun­que son­ríe y ha­bla pau­sa­do, el pro­fe­sio­nal no me con­ta­gia se­re­ni­dad. Al con­tra­rio.

Ade­más, aún fal­ta lo peor. Cuan­do el en­fer­me­ro re­ti­ra el plás­ti­co y des­cu­bre esa lí­nea me­tá­li­ca y bri­llan­te, que cul­mi­na en esa pun­ta que se abre en una ca­vi­dad os­cu­ra, em­pie­zan las sen­sa­cio­nes. Pri­me­ro, un hor­mi­gueo in­me­dia­ta­men­te por de­ba­jo de la piel. Lue­go, un vér­ti­go que se apo­de­ra de los hue­sos y que sien­to par­ti­cu­lar­men­te en la zo­na de las ca­ni­llas. Y des­pués, un es­ca­lo­frío que se ex­tien­de por to­do el tor­so, pe­ro so­bre to­dos en los bra­zos y los omó­pla­tos.

Cuan­do me po­ne el tu­bo de go­ma bei­ge en el bí­ceps izquierdo y lo aprie­ta, lle­ga la ten­sión, el en­du­re­ci­mien­to de to­dos los múscu­los, so­bre to­do los de la pel­vis. Fi­nal­men­te, la agu­ja pe­ne­tra la ve­na y to­do el te­rror mi­nu­cio­sa­men­te acu­mu­la­do du­ran­te unas de­ce­nas de se­gun­dos se va di­lu­yen­do en­tre la san­gre que va lle­nan­do el tu­bo.

El aire que has­ta en­ton­ces ha­bía pues­to a mis pul­mo­nes con­tra la pa­red, va sa­lien­do len­ta­men­te por las na­ri­nas y la man­dí­bu­la, du­ra y ten­sa has­ta ese mo­men­to, se dis­tien­de. Cuan­do el do­lor en la ve­na —mi­núscu­lo, in­sig­ni­fi­can­te— va de­sin­te­grán­do­se, me di­go: “¿Tan­to es­fuer­zo pa­ra es­to?”.

La be­lo­ne­fo­bia, al me­nos en mi ca­so, siem­pre re­sul­ta en un anticlímax. Mi cuerpo y mi men­te pa­re­cen pre­pa­rar­se pa­ra for­mar par­te de un asal­to vi­kin­go a una for­ti­fi­ca­ción en la cos­ta de Nor­man­día. Pe­ro to­do se des­va­ne­ce en un de­cep­cio­nan­te y pe­que­ño do­lor­ci­to que ni si­quie­ra tie­ne el de­co­ro de du­rar un po­co más, co­mo pa­ra jus­ti­fi­car esa re­vo­lu­ción emo­cio­nal y quí­mi­ca en mi cuerpo. “La pró­xi­ma, ni me gas­to”, pien­so ca­da vez que me voy de la en­fer­me­ría con el de­do sos­te­nien­do la ga­sa. Es inú­til, cla­ro. La pró­xi­ma vez se­rá igual.

No hay una ci­fra exac­ta de a cuán­tas per­so­nas afecta el mie­do a las agu­jas, pe­ro la psi­có­lo­ga Ve­ró­ni­ca Orri­co, de la So­cie­dad Uru­gua­ya de Aná­li­sis y Mo­di­fi- ca­ción de la Con­duc­ta, di­ce que “el mie­do a las agu­jas es bas­tan­te fre­cuen­te. Al­gu­nos es­tu­dios es­ti­man que el 10% de la po­bla­ción ex­pe­ri­men­ta cier­to gra­do de te­mor y ma­les­tar al ver agu­jas o te­ner que dar­se una in­yec­ción”. Sin em­bar­go, la pro­fe­sio­nal se­ña­la que no todas las per­so­nas con ese gra­do de “te­mor y ma­les­tar” lle­gan a desa­rro­llar una fo­bia.

Ga­brie­la Fer­nán­dez es ma­gís­ter en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y da cla­ses de Psi­co­pa­to­lo­gía Clí­ni­ca en la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. Ella ex­pli­ca que la fo­bia no es lo mis­mo que el mie­do. Las fo­bias, en ge­ne­ral, “se ca­ta­lo­gan den­tro de los tras­tor­nos de la an­sie­dad”. Y la an­sie­dad es dis­tin­ta al mie­do, por­que es­te es una sen­sa­ción que res­pon­de a una si­tua­ción real, pal­pa­ble. “Si voy ca­mi­nan­do por un descampado y veo al­go ser­pen­tear, la sen­sa­ción de mie­do va a ge­ne­rar una aler­ta en mi cuerpo, y a par­tir de eso pue­do huir, tra­tar de de­fen­der­me o tam­bién pue­do que­dar pa­ra­li­za­da. El mie­do es un pro­ce­so na­tu­ral que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos pa­ra pro­te­ger­nos fren­te a una po­ten­cial ame­na­za”, co­men­ta.

La an­sie­dad no. Ahí ya en­tran a ju­gar otros fac­to­res, que tie­nen po­co de ra­cio­ci­nio. “Es irra­cio­nal. Yo pue­do te­ner­le fo­bia a las cu­ca­ra­chas, aun­que se­pa que la cu­ca­ra­cha no es nin­gu­na ame­na­za a mi in­te­gri­dad. Una cu­ca­ra­cha no me pue­de ma­tar”. Pe­ro por más que uno se­pa eso, no pue­de con­tro­lar­lo. “No. La an­sie­dad tie­ne eso: es muy di­fí­cil de con­tro­lar”, agre­ga Fer­nán­dez.

Pa­ra em­peo­rar aún más las co­sas, a me­nu­do la an­sie­dad arran­ca bas­tan­te an­tes que el in­gre­so a la en­fer­me­ría y la re­man­ga­da de la ca­mi­sa o bu­zo. La per­so­na en cues­tión se an­ti­ci­pa a los he­chos y se va po­nien­do an­sio­sa a me­di­da que las imá­ge­nes de agu­jas y tu­bos de san­gre em­pie­zan a apa­re­cer en la men­te. Cual­quie­ra que ha­ya sen­ti­do la su­do­ra­ción en las ma­nos cuan­do le re­cuer­dan que al otro día va a te­ner que ha­blar en fren­te a to­dos sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo pa­ra ex­po­ner so­bre un tema, por ejem­plo, re­co­no­ce­rá esas sen­sa­cio­nes de an­gus­tia y preo­cu­pa­ción. “El me­ca­nis­mo de an­ti­ci­pa­ción te ge­ne­ra, de an­te­mano, lo mis­mo que te ge­ne­ra la si­tua­ción es­pe­cí­fi­ca”, di­ce Fer­nán­dez.

Con to­do, to­da­vía no se lle­gó a la fo- bia. Es­ta se pro­du­ce cuan­do to­do eso lle­va al in­di­vi­duo a no va­cu­nar­se, a no ir al den­tis­ta y, cla­ro, a nun­ca do­nar san­gre. “Se ha­bla de fo­bia cuan­do los ni­ve­les de an­sie­dad y ma­les­tar aso­cia­dos al es­tí­mu­lo te­mi­do (las agu­jas) afec­tan la ca­li­dad de vi­da de la per­so­na y le im­pi­den rea­li­zar cier­tas ac­ti­vi­da­des y —en es­te ca­so— in­ter­fie­ren con el cui­da­do de la sa­lud”, co­men­ta Orri­co.

Las imá­ge­nes con­ju­ra­das men­tal­men­te por los be­lo­ne­fó­bi­cos, di­cen tan­to Orri­co co­mo Fer­nán­dez, son te­ne­bro­sas. Una ima­gen bas­tan­te fre­cuen­te es que la per­so­na se ima­gi­na que se va a des­ma­yar ape­nas en­tra la agu­ja al cuerpo. La caí­da a raíz del des­ma­yo es acom­pa­ña­da de un des­ga­rro pro­vo­ca­do en el múscu­lo por la agu­ja, o que es­ta se par­ta y un pe­da­zo de ella que­de aden­tro del cuerpo.

Pa­ra po­der su­pe­rar es­tos es­ta­dos hay que pri­me­ro iden­ti­fi­car las causas de las fo­bias. “Las causas son muy va­ria­das”, se­ña­la Orri­co y aña­de que “ca­da per­so­na tie­ne una his­to­ria de vi­da que ex­pli­ca su te­mor. Pue­de apa­re­cer lue­go de ha­ber vi­vi­do un epi­so­dio trau­má­ti­co, co­mo ha­ber es­ta­do un lar­go pe­río­do en un hos­pi­tal. En los ni­ños —y la be­lo­ne­fo­bia es mu­cho más común en ni­ños que en adul­tos— el mie­do tam­bién pue­de desa­rro­llar­se al ob­ser­var a otras per­so­nas que reac­cio­nan con gran te­mor o llanto en esas situaciones”. Fer­nán­dez apor­ta que las fo­bias tam­bién pue­den ser ad­qui­ri­das, o in­cul­ca­das. “A ve­ces, los pa­dres le trans­mi­ten sus pro­pias fo­bias a los hi­jos, que las ad­quie­ren. ‘Mi ma­dre siem­pre me di­jo que los pe­rros eran pe­li­gro­sos’, por ejem­plo”.

La do­cen­te ex­pli­ca que hay dos for­mas de tra­tar a las fo­bias: “Psi­co­te­ra­pias y fár­ma­cos. Lo que da re­sul­ta­do a lar­go pla­zo es la te­ra­pia, que es lo que le da las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias al pa­cien­te pa­ra desen­vol­ver­se en aque­llas situaciones en las que la an­sie­dad le po­ne el mun­do pa­tas pa­ra arri­ba. Una par­te im­por­tan­te de esas te­ra­pias cons­ta del apren­di­za­je de di­fe­ren­tes téc­ni­cas de res­pi­ra­ción y re­la­ja­ción. “Siem­pre de­ben uti­li­zar­se téc­ni­cas de ex­po­si­ción en sus di­ver­sas va­rian­tes, que im­pli­can acer­car­se de for­ma gra­dual y su­ce­si­va a las situaciones te­mi­das”, afir­ma Orri­co. “Ir de a po­co es fun­da­men­tal”, coin­ci­de Fer­nán­dez, “por­que quien pa­de­ce una fo­bia ha­ce un gran es­fuer­zo por evi­tar el ob­je­to cau­san­te”.

Por suer­te, no ten­dré que va­cu­nar­me has­ta den­tro de diez años. Ten­go una dé­ca­da pa­ra apren­der a re­la­jar­me y res­pi­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.