Es quien cla­si­fi­có a Egip­to al Mun­dial lue­go de 28 años. Es fi­gu­ra del Li­ver­pool. Es el go­lea­dor que jue­ga una ca­rre­ra con­tra­rre­loj pa­ra es­tar con­tra Uru­guay. M. Sa­lah más que fút­bol

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - DOMINGO - SO­LE­DAD GA­GO

men­sua­les pa­ra ayu­dar a las dis­tin­tas fa­mi­lias de Na­grig. Es tan que­ri­do en Egip­to que en las pa­sa­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ob­tu­vo el se­gun­do lu­gar en las vo­ta­cio­nes, con ca­si un mi­llón de vo­tos, pues la gen­te po­nía en el tar­je­tón su nom­bre, en lu­gar del ele­gi­do Ab­del Fat­tah al-Si­si y del otro can­di­da­to Mous­sa Mos­ta­fa.

El fút­bol no es so­lo fút­bol. Y no­so­tros lo sa­be­mos más que na­die. Sa­be­mos que de un par­ti­do de­pen­de nues­tro áni­mo, al me­nos por las pró­xi­mas ho­ras, al me­nos has­ta el otro día. Que un ju­ga­dor es más que al­guien que pa­tea una pe­lo­ta, de­fien­de un ar­co, co­rre por un la­te­ral o ha­ce go­les, que se pue­de con­ver­tir en un hé­roe en no­ven­ta mi­nu­tos, que pue­de ser quien nos re­ga­le un po­co de eso que nos mue­ve, que nos ha­ce sen­tir al­go, que nos emo­cio­na, que nos iden­ti­fi­ca. Sa­be­mos que un gol es más que el in­gre­so de la pe­lo­ta a los tres pa­los, que se pue­de con­ver­tir en un mo­men­to de fe­li­ci­dad co­lec­ti­va, en un abra­zo apre­ta­do, en un gri­to ma­si­vo, en unas lá­gri­mas sin ver­güen­za. No­so­tros lo sa­be­mos. Y Moha­med Sa­lah tam­bién lo sa­be. Por eso sa­be­mos, él y no­so­tros y to­dos, que Sa­lah tie­ne que vol­ver.

Es de­cir, que tie­ne que es­tar pa­ra ju­gar el Mun­dial de Ru­sia 2018. Por­que Sa­lah no es so­lo un ju­ga­dor de fút­bol, por­que el fút­bol no es so­lo fút­bol y sa­be que de él de­pen­de la fe­li­ci­dad de un país en­te­ro. Nos pe­se o no a los uru­gua­yos, Sa­lah tie­ne que vol­ver. Se tie­ne que re­cu­pe­rar de la le­sión en el hom­bro que su­frió el sá­ba­do 26 en la fi­nal de la Cham­pions Lea­gue con­tra el Real Ma­drid y tie­ne que vol­ver. Lo vi­mos, to­dos, caer­se con Ser­gio Ra­mos, que­jar­se y vol­ver a le­van­tar­se. Lo vi­mos, dos ju­ga­das des­pués, vol­ver a caer ren­di­do. Llo­rar, co­mo llo­ra un ni­ño que no pue­de creer una in­jus­ti­cia, y sa­lir de la can­cha, con to­dos los hin­chas del Li­ver­pool llo­ran­do con él. Era ca­si una con­tra­dic­ción en sí mis­ma: los in­gle­ses, los crea­do­res del fút­bol, llo­ran­do por un egip­cio que era el ele­gi­do pa­ra dar­les la co­pa de la Cham­pions.

Pe­ro no so­lo los in­gle­ses llo­ra­ban. Su le­sión tam­bién de­jó a to­do Egip­to aler­ta por su es­tre­lla má­xi­ma, por su “crea­dor de fe­li­ci­dad”.

Así lo lla­man a Sa­lah en su país. Y no es pa­ra me­nos. El 8 de oc­tu­bre de 2017, la se­lec­ción de Egip­to, con él co­mo es­tre­lla má­xi­ma, ju­ga­ba un par­ti­do de­fi­ni­ti­vo y de­fi­ni­to­rio con­tra el Con­go pa­ra cla­si­fi­car al Mun­dial de Ru­sia 2018. Pa­ra ellos, Sa­lah es lo que Mes­si pa­ra los ar­gen­ti­nos: si an­da bien, las co­sas fun­cio­nan, de lo con­tra­rio, el equi­po pa­re­ce ju­gar su­mi­do en una len­ti­tud ca­si de­pre­si­va, con ju­ga­das que no sa­len, con go­les que ten­drían que en­trar pe­ro no en­tran, co­mo si hu­bie­se una nu­be ne­gra so­bre ellos. Y, co­mo Mes­si, el as­tro egip­cio de 25 años, lo sa­bía.

El 8 de oc­tu­bre de 2017, to­do Egip­to llo­ró. Es ló­gi­co que un país en una pro­fun­da cri­sis so­cial y eco­nó­mi­ca llo­re. Pe­ro es­ta vez, las lá­gri­mas fue­ron dis­tin­tas. Iban 62 mi­nu­tos del par­ti­do en­tre Egip­to y el Con­go. El es­ta­dio Borg El Arab en Ale­jan­dría es­ta­ba com­ple­ta­men­te de ro­jo y ne­gro. Sa­lah re­ci­bió al bor­de del área una pe­lo­ta que ve­nía del la­te­ral de­re­cho. La ba­jó de de­re­cha. Co­rrió has­ta el área chi­ca. Le pe­gó de zur­da. La zur­da de Sa­lah es una de las me­jo­res del fút­bol eu­ro­peo. El ar­que­ro que­dó en el pi­so. Gol. Gol de Sa­lah. Las más de 80.000 per­so­nas que es­ta­ban en el es­ta­dio ex­plo­ta­ron de emo­ción. Egip­to ga­na­ba uno a ce­ro y cla­si­fi­ca­ba alMun­dial de Ru­sia 2018.

Pe­ro co­mo to­da bue­na his­to­ria tie­ne que te­ner un pe­ro que le dé un po­co de épi­ca y es­ta es una bue­na his­to­ria de fút­bol, fal­tan­do dos mi­nu­tos pa­ra el fi­nal del par­ti­do el Con­go lo em­pa­tó. Fal­ta­ban dos mi­nu­tos y la cla­si­fi­ca­ción se les iba de las ma­nos. Sa­lah se ti­ró al pi­so y le pe­gó con bron­ca. To­do el es­ta­dio re­za­ba. Te­nía que pa­sar un mi­la­gro que no pa­sa­ba, te­nía que ocu­rrir al­go que no ocu­rría, un gol que no lle­ga­ba. Egip­to es­ta­ba que­dan­do afue­ra de Ru­sia.

Cin­co mi­nu­tos de tiem­po adi­cio­nal. Fal­ta­ban dos y a Egip­to se le ter­mi­na­ba la his­to­ria. Pe­ro, con un ju­ga­dor co­mo Sa­lah, la his­to­ria te­nía que se­guir. Y sa­be­mos que va a se­guir. Fal­ta­ban dos mi­nu­tos pa­ra el pi­ta­zo fi­nal y el juez co­bró pe­nal pa­ra Egip­to. En ese pe­nal, qui­zás, es­té la ra­zón de ser de es­ta his­to­ria. Gol de Sa­lah. Des­pués de 28 años, la se­lec­ción egip­cia es par­te otra vez de la ma­yor com­pe­ten­cia de fút­bol del pla­ne­ta. Gol de Sa­lah. Egip­to es­ta­rá en Ru­sia con o sin Sa­lah ( que tie­ne que vol­ver) y se en­fren­ta­rá a Uru­guay por la fase de gru­pos el 15 de ju­nio.

DEL NI­LO. Moha­med Sa­lah na­ció en 1992 en Na­grig, una co­mu­ni­dad en el del­ta del Ni­lo en don­de prác­ti­ca­men­te no se con­su­mía fút­bol. Em­pe­zó a pa­tear la pe­lo­ta des­de ni­ño, en­tre las ca­lles de tie­rra de una ciu­dad com­ple­ta­men­te pobre y con­ta­mi­na­da. En ge­ne­ral, to­dos los ni­ños del mun­do sue­ñan, al­gu­na vez, al­gún día, con ser ju­ga­do­res de fút­bol. Siem­pre, en al­gún mo­men­to, los ni­ños quie­ren ser Mes­si, Suárez, Ma­ra­do­na o Ro­nal­do. Eso no pa­sa en Na­grig. O al me­nos no pa­sa­ba en los no­ven­ta.

Sin em­bar­go, en­tre los ni­ños que so­lo me­tían go­les pa­ra pa­sar el ra­to, Sa­lah sí so­ña­ba. Él sí que­ría ju­gar al fút­bol.

Y lo hi­zo. Em­pe­zó a ju­gar en una es­cue­la en Bas­youn, a me­dia ho­ra de su ca­sa. Lue­go pa­só a otro club en Tan­ta, que que­da­ba a una ho­ra y me­dia, pe­ro pron­to su ta­len­to lo lle­vó a un equi­po de El Cairo, a cua­tro ho­ras y me­dias de su ciu­dad. Allí, Sa­lah ju­ga­ba de la­te­ral izquierdo. “En un par­ti­do di­fí­cil, que ga­na­mos 4- 0, es­tá­ba­mos to­dos fes­te­jan­do me­nos Moha­med, que es­ta­ba llo­ran­do por­que no ha­bía me­ti­do un gol. En­ton­ces le di­je que lo iba a cam­biar de po­si­ción por su ve­lo­ci­dad y pa­sión por mar­car. Cuan­do pa­só al ata­que, me­tió 35 go­les en una tem­po­ra­da con la sub- 16 y sub- 17”, di­jo en una en­tre­vis­ta Al Shes­he­ni, su en­tre­na­dor del mo­men­to.

Sa­lah em­pe­zó a ser fi­gu­ra de las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les de su país. En un par­ti­do amis­to­so en 2012 con­tra el Ba­sel de Sui­za, el jo­ven se lu­ció y los sui­zos le ofre­cie­ron un con­tra­to. Con el pri­mer equi­po del Ba­sel, Sa­lah sa­lió cam­peón de la Su­per Li­ga Sui­za. Cin­co años des­pués, se­ría ele­gi­do co­mo el fut­bo­lis­ta del año en Áfri­ca.

De Sui­za se fue a In­gla­te­rra, a for­mar par­te del plan­tel del Chel­sea, di­ri­gi­do por Jo­sé Mou­rin­ho. Fue­ron po­cas las opor­tu­ni­da­des que le dio el en­tre­na­dor de los in­gle­ses y fue ce­di­do al fút­bol ita­liano. Pri­me­ro a la Fio­ren­ti­na y lue­go a la Roma. Allí, el egip­cio hi­zo no­tar su pre­sen­cia: en 83 par­ti­dos mar­có 34 go­les y brin­dó 24 asis­ten­cias.

Pron­to, otro equi­po in­glés se in­tere­só por él y Sa­lah se fue a ju­gar al Li­ver­pool, cua­dro del que ac­tual­men­te es go­lea­dor y fi­gu­ra. Un Li­ver­pool que que­dó des­tro­za­do por la fi­nal de la Cham­pions Li­gue, pe­ro que su­po aplau­dir­lo, que su­po acom­pa­ñar­lo y llo­rar con él mien­tras ca­mi­na­ba de­jan­do la can­cha a sus es­pal­das. Un Li­ver­pool que sa­be que tie­ne que vol­ver. Co­mo to­dos, que sa­be­mos que Moha­med Sa­lah tie­ne que vol­ver pa­ra ju­gar el pri­mer mun­dial de su vi­da. Por­que sa­be, sa­be­mos, que Moha­med Sa­lah no es so­lo fút­bol.

Épi­co. Cuan­do iban tres mi­nu­tos del tiem­po adi­cio­nal Sa­lah me­tió un gol a la se­lec­ción de Con­go y lo­gró que des­pués de 28 años Egip­to es­té en un Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.