El re­gre­so tras el ca­so Weins­tein

La di­se­ña­do­ra bri­tá­ni­ca Geor­gi­na Cham­pan se di­vor­ció lue­go del escándalo que in­vo­lu­cró a su ma­ri­do. Aho­ra in­ten­ta re­vi­vir ella y su mar­ca.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - NOMBRES -

El 15 de mar­zo Geor­gi­na Chap­man, la ex mu­jer de Har­vey Weins­tein, sa­lió de su ca­sa en el West Vi­lla­ge de Nue­va York. Des­pués de ca­si seis me­ses en que se man­tu­vo ale­ja­da de la prensa y ais­la­da de la es­ce­na de la mo­da, la crea­do­ra bri­tá­ni­ca y co­fun­da­do­ra de la mar­ca de Mar­che­sa asis­tió a una reunión con re­pre­sen­tan­tes del Con­se­jo de Di­se­ña­do­res de Mo­da de Amé­ri­ca (CFDA). Era el pri­mer pa­so pa­ra re­to­mar su vi­da y se­guir ade­lan­te con la eti­que­ta es­pe­cia­li­za­da en tra­jes de no­che y ves­ti­dos de no­via que creó con su so­cia, la mo­de­lo Ke­ren Craig y que du­ran­te más de una dé­ca­da des­ta­có en la pa­sa­re­la neo­yor­qui­na y en las al­fom­bras ro­jas deHolly­wood.

Un éxi­to que el 5 de oc­tu­bre del año pa­sa­do que­dó en com­pás de es­pe­ra, cuan­do The New York Times pu­bli­có las acu­sa­cio­nes de abusos se­xua­les con­tra Har­ve­yWeins­tein, quien fue el ma­ri­do de Geor­gi­na du­ran­te on­ce años. Días más tar­de, la di­se­ña­do­ra anun­ció la se­pa­ra­ción y de­cla­ró a re­vis­ta Peo­ple: “Mi co­ra­zón se rom­pe por todas las mu­je­res que han su­fri­do un tre­men­do do­lor a cau­sa de es­tas ac­cio­nes im­per­do­na­bles. He de­ci­di­do de­jar ami­ma­ri­do. Cui­dar amis dos hi­jos pe­que­ños es mi pri­me­ra prio­ri­dad y les pi­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pri­va­ci­dad en es­te mo­men­to”.

El asun­to no pa­ró ahí. Lue­go se pu­bli­có que Weins­tein ha­bía pre­sio­na­do a al­gu­nas ac­tri­ces pa­ra que vis­tie­ran los di­se­ños de su mu­jer en la ga­la de los Oscar ( ame­na­zán­do­las con no in­ver­tir en sus pro­mo­cio­nes) y Mar­che­sa que­dó sal­pi­ca­da tam­bién por la po­lé­mi­ca. Geor­gi­na des­apa­re­ció del ma­pa. En fe­bre­ro, dos días an­tes del des­fi­le de la mar­ca en la se­ma­na de la mo­da de Nue­va York, Mar­che­sa can­ce­ló la pre­sen­ta­ción que tra­di­cio­nal­men­te se rea­li­za­ba en Ho­tel St. Re­gis. En esas oca­sio­nes era nor­mal en­con­trar­se en la pri­me­ra fi­la con Har­ve­yWeins­tein al la­do de la to­do­po­de­ro­sa edi­to­ra de Vo­gue, An­na Win­tour, quien fue de las in­vi­ta­das de honor a su­ma­tri­mo­nio en 2007.

Pe­ro la pa­sa­da tem­po­ra­da de la pa­sa­re­la neo­yor­qui­na pa­ra Mar­che­sa no hu­bo ni pri­me­ra fi­la ni ce­le­bri­da­des aplau­dien­do los di­se­ños que lue­go lu­ci­rían en las gran­des ga­las. En su lu­gar la mar­ca en­tre­gó un ca­tá­lo­go con las imá­ge­nes de sus nue­vas crea­cio­nes.

Por lo mis­mo, la pri­me­ra apa­ri­ción de Geor­gi­na Chap­man des­pués del escándalo era im­por­tan­te pa­ra Mar­che­sa. Tam- bién lo era pa­ra sus co­le­gas de la es­ce­na fas­hion neo­yor­qui­na, quie­nes que­rían brin­dar­le su apo­yo. Geor­gi­na fue re­ci­bi­da por los di­se­ña­do­res Mi­chael Kors, Tommy Hil­fi­ger y la pre­si­den­ta de CFDA, Dia­ne von Furs­ten­berg. To­dos, ape­nas la vie­ron lle­gar, co­men­za­ron a aplau­dir. “Es­tá­ba­mos fe­li­ces de ver­la”, di­ría von Furs­ten­berg a The Holly­wood Re­por­ter des­pués de la reunión y agre­gó: “Geor­gi­na es una gran di­se­ña­do­ra, miem­bro de la jun­ta com­pro­me­ti­da, ma­dre de­vo­ta y bue­na ami­ga. To­dos la apo­ya­mos”.

Ese mo­men­to, que pa­re­cía la vuel­ta a la nor­ma­li­dad pa­ra Geor­gi­na, in­me­dia­ta­men­te fue eclip­sa­do cuan­do al de­jar el edi­fi­cio fue aco­sa­da por una de­ce­na de paparazzi. Fue un shock pa­ra la di­se­ña­do­ra.

EL SE­CRE­TO DEL ÉXI­TO. Geor­gi­na Chap­man es in­gle­sa, tie­ne 44 años y es hi­ja de un mul­ti­mi­llo­na­rio pro­pie­ta­rio de un em­po­rio ca­fe­te­ro. Ya ha­bía crea­do su fir­ma de mo­da, Mar­che­sa, cuan­do se ca­só con el Har­vey Weins­tein. En 2004 des­pués de es­tu­diar di­se­ño en la Es­cue­la de Ar­te de Chel­sea se aso­ció con su ami­ga la ex mo­de­lo Ke­ren Craig. Se ins­ta­la­ron en un pe­que­ño es­tu­dio lon­di­nen­se y bau­ti­za­ron su mar­ca co­mo Mar­che­sa en un ho­me­na­je a la Mar­que­sa Luisa Ca­sa­ti, aris­tó­cra­ta ita­lia­na de los años vein­te que fue fa­mo­sa por su ex­cén­tri­co ves­tua­rio, su ele­gan­cia so­fis­ti­ca­da y su cu­rio­so es­ti­lo de vi­da. Las di­se­ña­do­ras ase­gu­ra­ban que ella ex­pre­sa­ba lo que que­rían ha­cer: ro­pa con un aire vin­ta­ge, ins­pi­ra­da en el gla­mour de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, pe­ro con in­ter­pre­ta­ción con­tem­po­rá­nea.

Geor­gi­na y su so­cia Ke­ren ase­gu­ran que su gran ma­dri­na fue la fa­lle­ci­da es­ti­lis­ta Isa­be­lla Blow. En 2004, cuan­do so­lo ha­bían lan­za­do una co­lec­ción, Blow vis­tió uno de sus di­se­ños du­ran­te la se­ma­na de la mo­da pa­ri­si­na. Geor­gi­na re­ve­la­ba el epi­so­dio en una en­tre­vis­ta en Va­nity Fair en 2010: “Isa­be­lla fue nues­tra prin­ci­pal va­le­do­ra. Le de­be­mos el arran­que de nues­tra ca­rre­ra”. Des­pués de eso, de­cía, em­pe­za­ron a re­ci­bir pe­di­dos de Es­ta­dos Uni­dos y se hi­cie­ron un si­tio en las tien­das Nei­mann Mar­cus.

Sin em­bar­go hay otras ver­sio­nes so­bre el ve­loz éxi­to de Mar­che­sa en Es­ta­dos Uni­dos, don­de en me­nos de cin­co años se con­vir­tió en la mar­ca fa­vo­ri­ta de las ce­le­bri­da­des. La ex­pli­ca­ción pa­sa por la in­fluen­cia de Har­vey Weins­tein: el mis­mo año que par­tió Mar­che­sa, Geor­gi­na co­no­ció al pro­duc­tor tras coin­ci­dir en una fies­ta en Man­hat­tan y al po­co tiem­po eran no­vios. Weins­tein ha­bría lo­gra­do con­tac­tar­la con gran­des nom­bres de la es­ce­na fas­hion y con­ven­ció a las ac­tri­ces de sus pe­lí­cu­las de ves­tir­se de Mar­che­sa.

La pri­me­ra en in­si­nuar­lo fue la crí­ti­ca de mo­das de The Guar­dian, Had­ley Fre- eman cuan­do en 2006 es­cri­bió so­bre el des­fi­le de­but de mar­ca en Nue­va York. En­ton­ces Geor­gi­na aún era no­via deWeins­tein, un fac­tor que pa­ra la periodista ex­pli­ca­ba por­que en­tre los asis­ten­tes al des­fi­le ha­bía tan­tas ce­le­bri­da­des. En su ar­tícu­lo co­men­ta­ba que le pa­re­cía ex­tra­ño que Fe­li­city Huff­man y Pe­né­lo­pe Cruz hu­bie­ran lle­va­do ves­ti­dos de Mar­che­sa pa­ra los Glo­bos de Oro de ese año; Mis­ha Bar­ton tam­bién lle­va­ra uno de sus di­se­ños pa­ra los Baf­tas; y Scar­lett Johans­son tam­bién lo hi­cie­ra pa­ra el es­treno de la pe­lí­cu­la La Is­la. La periodista fi­na­li­za­ba su tex­to di­cien­do: “Ha­bía al­gu­nos ves­ti­dos bo­ni­tos, pe­ro en ge­ne­ral era una co­lec­ción pe­sa­da y for­zo­sa­men­te em­be­lle­ci­da. Si lo que pre­ten­den es ro­pa fe­me­ni­na pa­ra chi­cas jó­ve­nes, en­ton­ces han al­can­za­do su ob­je­ti­vo. Pa­ra el res­to del mun­do pa­re­ce des­con­cer­tan­te”. *El Mer­cu­rio/GDA

VIN­CU­LA­RON EL ÉXI­TO DE SU GRIFA CON LOS ACO­SOS DE SU MA­RI­DO

SE DI­VOR­CIÓ Y AHO­RA LA IN­DUS­TRIA DE LA MO­DA LA APLAU­DIÓ DE PIE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.