Bue­nos Ai­res lis­ta pa­ra ser re­des­cu­bier­ta

Le­jos de la pos­tal de Ca­mi­ni­to, las pa­rri­llas de Puer­to Ma­de­ro y las tien­das de Pa­ler­mo, es­ta es una guía de ex­per­tos en pa­seos y gastronomía con no­ve­da­des pa­ra vol­ver a la ca­pi­tal por­te­ña.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - VIAJES - RODRIGO CEA*

Hí­bri­do en­tre tu­ris­ta y por­te­ña, des­pués de na­cer en Pa­rís y cre­cer en Lon­dres, Va­nes­sa Bell te­nía 28 años cuan­do lle­gó en 2010 a Bue­nos Ai­res, ciu­dad que co­no­cía bien gra­cias a su ma­dre ar­gen­ti­na. Al po­co tiem­po fun­dó su em­pre­sa Cre­me de la Cre­me ( Cre­meDeLaC­re­meBA.com) y hoy es una de las guías más co­ti­za­das de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na: rea­li­za pa­seos de­di­ca­dos a te­má­ti­cas co­mo el di­se­ño, la mo­da, el ar­te o la ar­qui­tec­tu­ra, siem­pre ela­bo­ra­dos a la me­di­da de sus clien­tes y que ha­bi­tual­men­te re­co­rren ba­rrios ale­ja­dos de los cir­cui­tos más co­no­ci­dos o tu­rís­ti­cos, co­mo On­ce, Bel­grano o Ca­ba­lli­to.

“Ahí aún se en­cuen­tra la au­tén­ti­ca at­mós­fe­ra por­te­ña”, ase­gu­ra Va­nes­sa, quien, des­pués de tra­ba­jar en el ru­bro de la mo­da en Lon­dres, co­men­zó a rea­li­zar sus pro­pios pa­seos en Bue­nos Ai­res. Sin dar­se cuen­ta, Va­nes­sa pa­só del shop­ping a sus gus­tos per­so­na­les, y así lle­va cin­co años mos­tran­do, exi­to­sa­men­te, su pro­pia pers­pec­ti­va de la ciu­dad. “Por ejem­plo, y aun­que es­tá to­do bien con la Fun­da­ción Proa (el fa­mo­so cen­tro de ar­te con­tem­po­rá­neo;

Proa.org), yo no re­co­mien­do ir a La Bo­ca: to­do es un bom­bar­deo de co­sas tu­rís­ti­cas en el sec­tor, y no me pa­re­ce que re­pre­sen­ta bien lo que es la ciu­dad”, ex­pli­ca Va­nes­sa, quien en vez de ese sú­per co­no­ci­do ba­rrio su­gie­re recorrer Al­ma­gro, zo­na al­go pa­re­ci­da, pe­ro que lu­ce atra­pa­da en el tiem­po y que con­ser­va una ar­qui­tec­tu­ra po­co in­ter­ve­ni­da. Ahí, ge­ne­ral­men­te, lle­va a sus clien­tes a la za­pa­te­ría Cal­za­dos Co­rrea (Ma­rio Bra­vo 750, Al­ma­gro), fun­da­da a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, don­de se pue­den en­con­trar za­pa­tos he­chos a mano, “de la me­jor ca­li­dad, a un ter­cio del pre­cio que cos­ta­rían en Lon­dres y Pa­rís”.

Con clien­tes que in­clu­yen des­de ga­le­ris­tas de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del mun­do a la co­mi­ti­va de prensa que vi­si­tó Bue­nos Ai­res con el ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Ba­rack Oba­ma, Va­nes­sa ha ga­na­do fa­ma con su cuen­ta @cre­medelac­re­meba en Ins­ta­gram, en la que sus más de on­ce mil se­gui­do­res ven re­fle­ja­da su par­ti­cu­lar mi­ra­da de la ciu­dad.

“Los que vi­si­tan Bue­nos Ai­res es­tán can­sa­dos de ver los lu­ga­res por don­de pa­san los bu­ses ama­ri­llos, que es una ver­sión sú­per co­mer­cial de la ciu­dad y que a mí no me in­tere­sa mos­trar”, di­ce Va­nes­sa, quien re­co­mien­da vi­si­tar, por ejem­plo, el Pa­la­cio de Aguas Co­rrien­tes —ofi­cial­men­te lla­ma­do “Gran De­pó­si­to In­ge­nie­ro Guillermo Vi­lla­nue­va”—, un edi­fi­cio de ar­qui­tec­tu­ra pom­po­sa, le­van­ta­do ha­cia fi­nes del si­glo XIX con el fin de al­ber­gar los es­tan­ques de agua po­ta­ble.

Más allá, di­ce, las po­si­bi­li­da­des de re­des­cu­brir Bue­nos Ai­res son mu­chas e in­clu­yen re­co­rri­dos por el ba­rrio in­glés de Ca­ba­lli­to, las tien­das de te­las del po­pu­lar sec­tor de On­ce o lo úl­ti­mo del di­se­ño de ves­tua­rio ar­gen­tino en Vi­lla Cres­po, don­de Va­nes­sa ha­ce los con­tac­tos pa­ra vi­si­tar ta­lle­res y sa­las de ex­po­si­cio­nes ha­bi­tual­men­te ce­rra­das al público. “El re­co­rri­do de­di­ca­do a lo me­jor del di­se­ño emer­gen­te ar­gen­tino es uno de mis fa­vo­ri­tos hoy; la idea es ofre­cer una mi­ra­da cu­ra­da de la es­ce­na ac­tual”, di­ce quien es la per­so­na in­di­ca­da pa­ra los fa­ná­ti­cos de los an­ti­cua­rios, de los mer­ca­dos de pul­gas y de lo­ca­les más es­pe­cí­fi­cos, co­mo tien­das de som­bre­ros he­chos a mano.

HO­RA DE CO­MER. “Hay lu­ga­res más au­tóc­to­nos que son muy in­tere­san­tes y que, qui­zá por mie­do u otras apren­sio­nes, que­dan fue­ra del ra­dar tu­rís­ti­co”, co­men­ta Va­nes­sa, quien de to­dos mo­dos di­ce en­ten­der que exis­tan los “cli­chés inevi­ta­bles” de la ciu­dad, co­mo al­mor­zar en una pa­rri­lla fa­mo­sa. “Hay clien­tes que me pi­den lu­ga­res sú­per co­mer­cia­les, co­mo Don Ju­lio. Y, por su­pues­to, aun­que no se los re­co­mien­do, mi tra­ba­jo es ha­cer­les la re­ser­va”, di­ce.

“Yo soy muy fan de Don Ju­lio, pe­ro es obli­ga­to­rio vi­si­tar una pa­rri­lla más po­pu­lar. Hay que ir a un bo­de­gón o una pa­rri­lla tí­pi­ca ar­gen­ti­na, co­mo El Fe­rro­via­rio (Re­ser­vis­tas Ar­gen­ti­nos 219, Li­niers) o Los Ta­las del En­tre­rriano (Av. Bri­ga­dier Juan Ma­nuel de Ro­sas 1391, Pro­vin­cia), un tem­plo de car­ne en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res”.

Quien ha­bla aho­ra es Allie La­zar, una de las food­blog­gers más re­co­no­ci­das de la ciu­dad hoy. Na­ci­da en Chica­go, Allie lle­gó a Bue­nos Ai­res en 2006 por un in­ter­cam­bio de seis me­ses pa­ra es­tu­diar cien­cias po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Do­ce años más tar­de, la es­ta­dou­ni­den­se si­gue en la ciu­dad, es­cri­bien­do re­se­ñas de res­tau­ran­tes “con un po­co de ho­nes­ti­dad y mu­cha ton­te­ría” pa­ra su siem­pre ac­tua­li­za­do si­tio Pick Up the Fork ( Pic­kU­pTheFork.com).

Fun­da­do en 2010, es­te si­tio ha si­do re­co­no­ci­do co­mo uno de los más im­por­tan­tes en la ciu­dad por me­dios co­mo The New York Times, Con­dé Nast y Tra­vel Channel. Hoy, Allie tam­bién or­ga­ni­za turs per­so­na­li­za­dos de co­mi­da, que in­clu­yen des­de lo­ca­les de co­ci­na más bien ca­lle­je­ra has­ta cos­to­sos me­nús de de­gus­ta­ción. “Me pa­re­ce que to­do es un po­co ca­ro hoy en Bue­nos Ai­res; ya no es un lu­gar eco­nó­mi­co pa­ra sa­lir a co­mer o to­mar”, di­ce Allie fren­te a la pre­gun­ta por los pre­cios de Nar­da Co­me­dor, uno de los es­tre­nos más co­men­ta­dos de los úl­ti­mos me­ses (un ojo de bi­fe con re­po­llo, be­ren­je­na y ve­ge­ta­les asa­dos cues­ta ca­si mil pe­sos uru­gua­yos; Ma­ris­cal An­to­nio Jo­sé de Su­cre 664, Ba­jo Bel­grano). Al man­do de la me­diá­ti­ca chef Nar­da Le­pes, es me­jor co­no­cer­lo pa­ra el al­muer­zo, cuan­do ofre­cen un me­nú de en­tra­da, fondo y pos­tre por al­re­de­dor de 450 pe­sos uru­gua­yos.

Pe­ro, si de no­ve­da­des a la mo­da se tra­ta, Ni­ño Gor­do ( Tha­mes 1810, Pa­ler­mo) es el úl­ti­mo gran hit en la ciu­dad. Abier­to ha­ce so­lo un par de me­ses, de día —cuan­do es­tá ce­rra­do— el res­tau­ran­te por fue­ra pa­re­ce so­lo una ca­sa más del ba­rrio, mien­tras que de no­che se dis­tin­gue por un tu­bo de neón en­cen­di­do so­bre la puer­ta y por un gru­po de al me­nos una do­ce­na de per­so­nas que es­pe­ran por un espacio en­tre las ocho y la me­dia­no­che.

“El am­bien­te es muy di­ver­ti­do, es co­mo en­trar a otro mun­do. Me gus­ta ir a la ba­rra y ver los co­ci­ne­ros en su ele­men­to. Si ves la car­ta, son to­dos in­gre­dien­tes de una pa­rri­lla ar­gen­ti­na, pe­ro con ele­men­tos co­rea­nos, chi­nos y ja­po­ne­ses”, di­ce Allie, quien re­co­mien­da lle­gar a eso de las 23 ho­ras si no se tie­ne re­ser­va.

Más allá de los úl­ti­mos es­tre­nos, ham­bur­gue­se­rías co­mo Burger Joint ( Jorge Luis Bor­ges 1766, Pa­ler­mo) y lo­ca­les fi­ne di­nings que fi­gu­ran en el me­diá­ti­co rán­king La­tin Ame­ri­ca’s 50 Best co­mo Aram­bu­rú ( Sal­ta 1050, Cons­ti­tu­ción) y Te­gui (Cos­ta Ri­ca 5852, Pa­ler­mo), en la cuen­ta de Ins­ta­gram @pic­ku­pthefork —que su­ma 26 mil se­gui­do­res— sue­len re­pe­tir­se dos de los lo­ca­les fa­vo­ri­tos de Allie, inau­gu­ra­dos du­ran­te los úl­ti­mos años: Gran Dab­bang —“es muy re­la­ja­do, se mez­clan los sa­bo­res del Sud­es­te Asiá­ti­co con la In­dia, el Me­dio Orien­te y Amé­ri­ca La­ti­na” (Sca­la­bri­ni Or­tiz 1543, Pa­ler­mo)— y Pro­per —“tie­ne más ac­ción, es más gran­de, en un gal­pón muy co­ol y con una co­mi­da que tie­ne mas in­fluen­cias me­di­te­rrá­neas” (Araoz 1676, Pa­ler­mo)—.

Tan­to le gus­tan los dos, que Allie re­co­mien­da ha­cer un tour gas­tro­nó­mi­co cuan­do se le pre­gun­ta có­mo ele­gir en­tre uno y otro. “Co­mo los dos lo­ca­les es­tán cer­ca, yo re­co­mien­do em­pe­zar en el Gran Dab­bang, que es un lu­gar más re­la­ja­do, per­fec­to pa­ra co­mer unas en­tra­das, y des­pués ir a Pro­per, ti­po diez y me­dia u on­ce de la no­che, pa­ra más pla­tos pe­que­ños o uno prin­ci­pal y, ob­via­men­te, su fa­mo­so flan de pos­tre”, di­ce.

La food­blog­ger es­ta­dou­ni­den­se des­ta­ca que ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na hay un fes­ti­val o fe­ria gas­tro­nó­mi­ca en al­gún lu­gar de la ciu­dad, co­mo Mas­ti­car ( Fe­riaMas­ti­car.com.ar) o la Se­ma­na de la Coc­te­le­ría BAC ( Ba­coc­tel.com.ar).

En su cuar­ta edi­ción, la Se­ma­na de la Coc­te­le­ría, rea­li­za­da días atrás, es el me­jor ejem­plo del co­men­ta­do re­sur­gi­mien­to de la coc­te­le­ría por­te­ña, fe­nó­meno que se ha con­so­li­da­do con la aper­tu­ra de al me­nos una de­ce­na de ba­res de pri­mer ni­vel en el úl­ti­mo par de años, co­mo los ya —a es­tas al­tu­ras— clá­si­cos Ver­ne Club ( Me­drano 1475, Pa­ler­mo) y Flo­re­ría Atlán­ti­co ( Arroyo 872, Re­ti­ro), res­pec­ti­va­men­te co­man­da­dos por los re­fe­ren­tes en el ru­bro Federico Cuco y Ta­to Gio­va­no­ni, la sú­per es­tre­lla de la coc­te­le­ría ar­gen­ti­na. *El Mer­cu­rio/GDA

UNO DE LOS RE­CO­RRI­DOS ES VI­SI­TAR LO­CA­LES DE DI­SE­ÑO EMER­GEN­TE

CA­SI TO­DOS LOS FI­NES DE SE­MA­NA HAY UNA FE­RIA GAS­TRO­NÓ­MI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.