“En esen­cia soy un gui­ta­rris­ta de rock”

GUZMÁN MEN­DA­RO In­te­gran­te del dúo que re­vi­ta­li­zó un ex­ten­so re­per­to­rio de can­cio­nes uru­gua­yas, el mú­si­co pre­pa­ra el ter­cer dis­co del pro­yec­to que in­te­gra jun­to a Ale­jan­dro Spun­to­ne.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - EL PERSONAJE - FABIÁN MU­RO

“EL TAN­GO ES­TA­BA EN LA MA­TRIZ DE MI IN­FAN­CIA”

Es uno de los gui­ta­rris­tas más ver­sá­ti­les y ta­len­to­sos de la mú­si­ca uru­gua­ya, y for­ma par­te del dúo que re­pre­sen­ta uno de los pro­yec­tos más exi­to­sos de los úl­ti­mos años: Spun­to­ne- Men­da­ro. An­tes, ha­bía in­te­gra­do la ban­da de rock He­re­ford, que du­ran­te más de quin­ce años re­co­rrió prác­ti­ca­men­te to­dos los es­ce­na­rios ha­bi­dos y por ha­ber en Uru­guay. Sin em­bar­go, Guzmán Men­da­ro trans­mi­te un aire que con­tra­di­ce a los ad­je­ti­vos gran­di­lo­cuen­tes y las en­tra­das y dis­cos ven­di­dos. Quie­nes lo co­no­cen hablan jus­ta­men­te de eso, de un per­fil ba­jo, de una per­so­na­li­dad se­re­na y un po­qui­to in­tro­ver­ti­da. Y tam­bién de una sim­pa­tía relajada, sin gran­des ges­tua­li­da­des.

Con 42 años, ha­ce más o me­nos un lus­tro que atra­vie­sa por un pe­río­do de mu­cha ac­ti­vi­dad y re­per­cu­sión jun­to a Ale­jan­dro Spun­to­ne, la otra pun­ta del dúo que arran­có ca­si in­for­mal­men­te en el ya des­pa­re­ci­do bo­li­che Hen­drix. Co­mo él mis­mo re­cuer­da, se ha­bía jun­ta­do con Spun­to­ne pa­ra can­tar y to­car sin otra ex­pec­ta­ti­va que la de ha­cer lo que más le gus­ta­ba a am­bos.

Pe­ro Andrés Sa­na­bria, di­rec­tor del se­llo dis­co­grá­fi­co Bi­za­rro Re­cords, vio que en la unión en­tre la voz del ex­vo­ca­lis­ta de La Tram­pa y el ex­gui­ta­rris­ta de He­re­ford, —y en el re­per­to­rio ele­gi­do pa­ra in­ter­pre­tar— ha­bía una se­mi­lla que po­día ger­mi­nar has­ta flo­re­cer en una pro­pues­ta que cre­ció sin ce­sar: el pri­mer ál­bum Es­ta­do na­tu­ral (gra­ba­do en vivo en 2013) fue pri­me­ro Dis­co de Oro (2013) y lue­go Pla­tino. Lo mis­mo pa­só con El re­fu­gio (2015). De la igual ma­ne­ra, el dúo fue del es­ce­na­rio de Hen­drix a la Sa­la Zi­ta­rro­sa, de ahí al Tea­tro So­lís y de ahí al Au­di­to­rio del So­dre, siem­pre con en­tra­das ago­ta­das. Cuan­do Men­da­ro ha­ce el rac­con­to del as­cen­so del dúo re­cu­rre a tér­mi­nos co­mo “éxi­to a la an­ti­gua”. “No fue un éxi­to ‘mo­derno’. Fue el bo­ca a bo­ca, co­mo an­tes”, di­ce es­te au­sen­te de las redes so­cia­les (no tie­ne cuen­ta en nin­gu­na de ellas).

Esa apa­ren­te in­di­fe­ren­cia a la hi­per­mo­der­ni­dad que ca­rac­te­ri­za la era del smartp­ho­ne, lu­ce cohe­ren­te con otra de sus fa­ce­tas: la del mú­si­co de mi­lon­ga, tan­go y fol­clo­re que acom­pa­ña des­de ha­ce más de una dé­ca­da a la cantante Francis An­dreu, y que ade­más in­te­gra el cuar­te­to Gui­ta­rre­ros jun­to a Ju­lio Co­be­lli, Ni­co­lás Ibar­bu­ru y “Po­li” Rodríguez, con quie­nes es­tá por gra­bar un dis­co.

Tam­bién ha acom­pa­ña­do con sus cuer­das a dos po­pes de la mú­si­ca uru­gua­ya: Ru­ben Ra­da y Jai­me Roos. Da cla­ses de gui­ta­rra pa­ra unos 20 alum­nos, que pue­den ser ni­ños de 8 años o ve­te­ra­nos de 70. Y se en­car­ga de lle­var a sus dos hi­jos —Ma­nuel y Facundo, 7 y 4 años res­pec­ti­va­men­te— a la es­cue­la to­dos los días.

¿Có­mo ha­ce? “Me adap­to. Adap­to mi vi­da a la de la gen­te que quie­ro, y a mis pro­yec­tos. No es que me de­je de la­do amí mis­mo, tam­po­co. Si So­le­dad ( su pa­re­ja des­de ha­ce 12 años) me cuen­ta que tal fe­cha tie­ne al­go im­por­tan­te, ese día no voy a gra­bar o to­car”.

Re­cien­te­men­te mu­da­do a Soly­mar lue­go de ca­si 15 años en una coo­pe­ra­ti­va en Mal­vín, Men­da­ro cre­ció ro­dea­do de mú­si­ca y ar­te. “Cuan­do te­nía 8 años, en la es­cue­la le di­je­ron a mis pa­dres que era bueno di­bu­jan­do, y en­ton­ces me man­da­ron a es­tu­diar pin­tu­ra co­nWal­ter De­liot­ti. Él no le da­ba cla­ses a ni­ños, so­lo a adul­tos, pe­ro hi­zo una ex­cep­ción con­mi­go y un ami­go por­que éra­mos ve­ci­nos. Íba­mos en bi­ci­cle­ta a su ta­ller. Eran to­dos ve­te­ra­nos y no­so­tros dos, pin­tan­do óleos”, re­cuer­da.

A los 13 años, ins­pi­ra­do en­tre otros por Bob Mar­ley, em­pe­zó a to­car la gui­ta­rra. “Yo can­ta­ba en va­rios co­ros, me en­can­ta can­tar. Y es­cu­cha­ba mu­cho a Bob Mar­ley. Mi ma­dre me en­se­ñó tres o cua- tro acor­des, ella y tam­bién mi pa­dre to­ca­ban. Ahí me en­ve­ne­né. Sa­ca­ba te­mas de oí­do, pa­san­do pa­ra atrás y pa­ra ade­lan­te cas­set­tes. Re­cuer­do una vez que me en­gri­pé y sa­qué to­do el dis­co Hou­ses of the Holy de Led Zep­pe­lin”.

De ahí a em­pe­zar a for­mar par­te de ban­das no pa­só mu­cho tiem­po, y a los 19 años co­men­zó en He­re­ford. Un año des­pués de ha­ber fun­da­do esa ban­da, ya es­ta­ba gra­ban­do el pri­mer dis­co, en Bue­nos Ai­res. El gru­po du­ró más de 15 años y Men­da­ro es­ta­ba ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­do co­mo un eléc­tri­co gui­ta­rris­ta de rock. De ahí que lla­ma­ra la atención ver­lo tam­bién acom­pa­ñan­do a An­dreu, o to­can­do jun­to a Co­be­lli, co­no­ci­do so­bre to­do co­mo acom­pa­ñan­te de Al­fre­do Zi­ta­rro­sa.

Pe­ro pa­ra Men­da­ro, el tan­go y la mi­lon­ga es­tu­vie­ron siem­pre. So­lo que no se acor­da­ba. “Un día íba­mos con el ‘Chi­ro­la’ ( Die­go Mar­tino, ex cantante de He­re­ford) ca­mi­nan­do por Bue­nos Ai­res y es­cu­cho una mi­lon­ga en unos par­lan­tes de una dis­que­ría. En­tro y le pre­gun­to qué es eso. Me di­jo: ‘ Edmundo Ri­ve­ro, La can­che­ra’. Com­pré el dis­co y cuan­do vol­ví a Mon­te­vi­deo se lo mos­tré a mi vie­jo. Y mi pa­dre me di­ce: ‘Es­to era lo que es­cu­chá­ba­mos siem­pre en el ta­ller’, por­que mi pa­dre es car­pin­te­ro. Des­de mi pri­mer año has­ta los seis más o me­nos, es­cu­cha­ba eso. Soy un es­cla­vo de mi ex­pe­rien­cia y se­gu­ra­men­te me sen­tía muy pleno con mi pa­dre es­cu­chan­do tan­gos. Y eso se ató a mí. Des­pués, eso me pa­só con to­do el tan­go. Era al­go que es­ta­ba en la ma­triz de mi in­fan­cia”.

Cuan­do re­des­cu­brió su pa­sión por el tan­go y la mi­lon­ga fue a bus­car a Co­be­lli, pa­ra apren­der más. “Él ha si­do uno de mis gran­des maes­tros, co­mo tam­bién Es­te­ban Kli­sich, con quien apren­dí mu­chí­si­mo de lec­tu­ra, de con­tra­pun­to, de ar­mo­nía”. En es­tos días se pre­pa­ra pa­ra en­trar el es­tu­dio de gra­ba­ción y plas­mar, du­ran­te dos días, el pri­mer dis­co de Gui­ta­rre­ros, un ál­bum de diez can­cio­nes in­ter­pre­ta­das por el cuar­te­to y con dos in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, “Pi­tu­fo” Lom­bar­do y Gus­ta­vo-Mon­te­mu­rro.

Y un po­co más ade­lan­te, en ju­lio, em­pe­za­rá a gra­bar el ter­cer dis­co del dúo, su pro­yec­to más que­ri­do e im­por­tan­te.

El in­ape­la­ble éxi­to de Spun­to­ne-Men­da­ro lle­va a pre­gun­tar­le por las ra­zo­nes de ese re­co­no­ci­mien­to.

— Tal vez sea por el amor que uno le tie­ne a las can­cio­nes. Es a par­tir del amor que uno eli­ge una can­ción. Y uno, con mu­cho res­pe­to, le ha­ce co­sas a esa can­ción. —¿Có­mo?

—Hay ve­ces en las que sa­car a la can­ción del ám­bi­to pri­ma­rio y lle­var­la a otro, ya le apor­ta al­go. A no­so­tros nos con­di­cio­na mu­cho la for­ma­ción: so­mos dos vo­ces y una gui­ta­rra. En­ton­ces, lo que ha­go es sim­pli­fi­car la in­for­ma­ción. Nos di­mos cuen­ta con el tiem­po que cuan­do res­tás, ele­vás más una ver­sión, que cuan­do le su­más.

Aho­ra, que él y su com­pa­ñe­ro se preparan pa­ra un ter­cer dis­co, Men­da­ro sien­te que va a li­be­rar al roc­ke­ro que te­nía en­jau­la­do. “Ha­ce co­mo cin­co años que no to­co pa­ra­do, que no to­co gui­ta­rra eléc­tri­ca. Y yo soy, esen­cial­men­te, un gui­ta­rris­ta de rock. Cuan­do Ale­jan­dro me di­jo que iba a vol­ver a can­tar con La Tram­pa, me ale­gré mu­cho por él, se lo me­re­cía e iba a po­der des­car­gar ahí. Bueno, aho­ra me va a to­car a mí”, co­men­ta en­tre ri­sas.

Por­que el pró­xi­mo dis­co del dúo es un ra­di­cal des­vío de lo que ve­nían ha­cien­do has­ta aho­ra ( ver re­cua­dro).

— Da­do que has­ta aho­ra les fue tan bien, ¿no te ge­ne­ra un po­co de ner­vios o mie­do dar es­te pa­so?

— No. Ten­go ex­pec­ta­ti­vas, eso sí. Pe­ro ner­vios —o mie­do a que a nues­tro público no le gus­te—, no. No me go­bier­nan esas sen­sa­cio­nes. A mí me gus­ta per­se­guir lo que me ha­ce fe­liz. Y las can­cio­nes que es­ta­mos com­po­nien­do con Ale­jan­dro es­tán ata­das a co­sas que sen­ti­mos y nos re­pre­sen­tan.

—Re­cién de­cías que te ale­gras­te por la vuel­ta de Ale­jan­dro a La Tram­pa. ¿Vol­ve­rías a to­car en He­re­ford?

—No. Nun­ca hay que de­cir nun­ca, pe­ro co­mo te co­men­ta­ba: per­si­go aque­llo que me ha­ce fe­liz, y me ge­ne­ra más fe­li­ci­dad lo nue­vo, lo que es­tá ade­lan­te, que lo que que­dó atrás. Cuan­do Ale­jan­dro vol­vió con La Tram­pa, me pre­gun­tó lo mis­mo. Le di­je: “Pa­re­cés esos ami­gos que se ca­san y quie­re que los ami­gos se ca­sen tam­bién”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.