Jorge Quian:“Opo­ner­se a una vacuna que sal­va vidas es ab­sur­do”

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - COMPORTAMIENTO -

Jorge Quian, ac­tual sub­se­cre­ta­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, re­cuer­da que co­mo pe­dia­tra du­ran­te tres dé­ca­das tu­vo que dar­le va­cu­nas a ni­ños, pe­ro que no son tan­to los más pe­que­ños quie­nes le cau­sa­ron más pro­ble­mas, sino los ado­les­cen­tes. “Le cuen­to una ex­pe­rien­cia per­so­nal: la He­pa­ti­tis B se trans­mi­te se­xual­men­te. Ha­ce unos cuan­tos años, cuan­do se to­mó la de­ci­sión de va­cu­nar con­tra es­ta en­fer­me­dad, se pen­só ini­cial­men­te en ha­cer­lo en mu­cha­chos de 12, 13 años, en el en­ten­di­do que iban a em­pe­zar a ser se­xual­men­te ac­ti­vos y de se los que­ría pro­te­ger. Pe­ro fue tan com­pli­ca­do que cuan­do se vio que esa vacuna se la po­dían dar a be­bés, se cam­bió. El ado­les­cen­te no quie­re dar­se una vacuna. Po­drá so­por­tar mil pin­cha­zos pa­ra un ta­tua­je, pe­ro una vacuna no”, re­cuer­da Quian y agre­ga que se tra­ta de una ge­ne­ra­li­za­ción. “Un po­co es mie­do, otro po­co es que el ado­les­cen­te se sien­te in­mor­tal y pien­sa que na­da lo va a afec­tar”.

Sin em­bar­go, más allá de fo­bias a las agu­jas, hay otro mie­do a las va­cu­nas que pue­de lle­gar a ser mu­cho más per­ni­cio­so: el mo­vi­mien­to “an­ti­va­cu­nas”, que por aho­ra tie­ne una pre­sen­cia re­la­ti­va­men­te mo­des­ta en Uru­guay. Eso pue­de cam­biar, cla­ro. Y no pa­ra me­jor. De acuer­do al je­rar­ca, Uru­guay cuen­ta con un muy buen ín­di­ce de va­cu­na­ción, cer­cano al 95% de la po­bla­ción. “El país no tie­ne sa­ram­pión des­de 1999. Eso se lo­gró te­nien­do ese ín­di­ce de va­cu­na­ción”, co­men­ta Quian.

Pa­ra el mé­di­co y vi­ce­mi­nis­tro, las ra­zo­nes adu­ci­das pa­ra no va­cu­nar­se tie­nen que ver con que “hay gen­te que vin­cu­la las va­cu­nas a enfermedades que se desa­rro­llan pos­te­rior­men­te. De eso no hay pruebas. Lo que sí ocu­rre es que, co­mo cual­quier pro­ce­di­mien­to mé­di­co, pue­de te­ner efec­tos ad­ver­sos, por lo ge­ne­ral muy le­ves. Se di­ce que uno en un mi­llón o uno en diez mi­llo­nes pue­de te­ner un efec­to gra­ve, in­clu­so fa­lle­ci­mien­to. En Eu­ro­pa exis­te ac­tual­men­te una epi­de­mia de sa­ram­pión, y por eso se es­tá ad­vir­tien­do a quie­nes va­yan a via­jar a Ru­sia pa­ra el Mun­dial, que se den una do­ble do­sis de la vacuna con­tra el sa­ram­pión. Han muerto ni­ños por es­to. Opo­ner­se a una vacuna que sal­va vidas es al­go muy ab­sur­do pa­ra el cri­te­rio mé­di­co”. Hay, tam­bién, ra­zo­nes his­tó­ri­cas, que ayu­dan a en­ten­der el fe­nó­meno. “Por lo ge­ne­ral, se tra­ta de gen­te que no tu­vo que ver, co­mo me to­có a ver a mí, a ni­ños mo­rir de sa­ram­pión. Y no uno. Mu­chí­si­mos. Tam­bién ocu­rre que co­mo ya no se ven esas enfermedades, la gen­te se pre­gun­ta pa­ra qué se va a va­cu­nar. Pe­ro si no se va­cu­nan, esas enfermedades vuel­ven”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.