A RU­SIA EN FA­MI­LIA

La his­to­ria de los fut­bo­lis­tas de la se­lec­ción uru­gua­ya es tam­bién la de pa­dres, ma­dres y her­ma­nos que los acom­pa­ñan en el ca­mino.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - BRUNO SCELZA

Agos­to de 2013. Ber­ta Gó­mez lle­gó a Pa­rís ha­ce un par de ho­ras. De no­che, sa­le de la ca­sa don­de su hi­jo vi­ve des­de ha­ce po­cas se­ma­nas, ca­mi­nan jun­tos cua­tro cua­dras y la ven. Es la To­rre Eif­fel, res­plan­de­cien­do en la no­che. Ber­ta pien­sa en el ni­ño que un día se sa­có una fo­to jun­to a su pa­dre en la can­cha de Pe­ña­rol de Sal­to y se da cuen­ta de que Edin­son Ca­va­ni, ese mis­mo ni­ño, es aho­ra uno de los hom­bres más fa­mo­sos de Uru­guay y que tie­ne la To­rre Eif­fel a cua­tro cua­dras de su ho­gar.

Cam­bian los nom­bres y los orí­ge­nes pe­ro la his­to­ria se re­pi­te: ca­da vez que un fut­bo­lis­ta lle­ga a la se­lec­ción uru­gua­ya, tam­bién lo ha­ce su his­to­ria y la de las ma­dres, pa­dres y her­ma­nos que los acom­pa­ña­ron en el tra­yec­to. Hoy re­co­rre­mos va­rios de esos ca­mi­nos que em­pren­die­ron jun­tos y que aho­ra los lle­van a Ru­sia.

LA FO­TO SIEM­PRE ES­TÁ. Ber­ta Gó­mez tu­vo a su ter­cer hi­jo, Edin­son Ca­va­ni, en 1987. Era el me­nor de una fa­mi­lia que siem­pre vi­vió el fút­bol muy cer­ca, de­bi­do a la ca­rre­ra de su pa­dre, el de­lan­te­ro Luis Ca­va­ni, en los tor­neos sal­te­ños.

Cuan­do “Edi” te­nía tres años, la fa­mi­lia se tras­la­dó de Sal­to a una gran­ja cer­ca de To­le­do, ya que tra­ba­ja­ban en una al­dea pa­ra ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad. “Lo pri­me­ro que hi­ci­mos en el lu­gar fue po­ner una can­cha, y los tres es­ta­ban to­do el día ju­gan­do al fút­bol con los chi­cos que es­ta­ban in­ter­na­dos”, re­cuer­da Ber­ta.

Dos años des­pués es­ta­ban de re­gre­so en Sal­to y vi­si­ta­ban la can­cha de baby fút­bol del Pe­ña­rol de ese de­par­ta­men­to. Un di­ri­gen­te se acer­có a Luis —que ha­bía ju- ga­do en el club—, vio a Edin­son y le pre­gun­tó si era su “he­re­de­ro”. A los po­cos se­gun­dos apa­re­ció un pe­rio­dis­ta lo­cal y les sa­có una fo­to jun­tos. Un día des­pués, esa ima­gen apa­re­cía en un dia­rio sal­te­ño ba­jo el tí­tu­lo “El he­re­de­ro”. Al fi­nal, Ca­va­ni no se ins­cri­bió en Pe­ña­rol, sino en Na­cio­nal de Sal­to, pe­ro la fo­to si­gue sien­do ate­so­ra­da por Ber­ta. “Pa­re­ce que fue ayer que lle­ga­mos a la can­cha con el ma­te y él de la mano y se sa­có la fo­to con el pa­dre”, di­ce.

EL TI­PO DE LA RA­DIO. Es 16 de julio de 2011. Es de no­che en el “Ce­men­te­rio de los ele­fan­tes” de San­ta Fe. Mar­tín Cá­ce­res re­ma­ta el úl­ti­mo pe­nal, su­pera a Romero y cla­si­fi­ca a Uru­guay a se­mi­fi­na­les de la Co­pa Amé­ri­ca. A va­rios me­tros, un pe­rio­dis­ta bra­si­le­ño fil­ma a un re­la­tor con su ce­lu­lar pe­ga­do al mi­cró­fono: “¡Goool! ¡Goool, Uru­guay ca­ra­jo, me quie­ro mo­rir por Dios!, Uru­guay se me­te en la si­guien­te lla­ve de la Co­pa Amé­ri­ca 2011, ¡le ga­na­mos a Ar­gen­ti­na, me quie­ro mo­rir!, ¡Uru­guay ca­ra­jo que no ni no!”. El re­la­tor es Ri­car­do To­rrei­ra, quien por es­tas ho­ras es­pe­ra que le con­fir­men si po­drá re­la­tar los par­ti­dos de su hi­jo Lu­cas en elMun­dial de Ru­sia.

Ri­car­do na­ció en Mon­te­vi­deo. De ni­ño, su ma­dre tra­ba­ja­ba co­mo lim­pia­do­ra en el IPA. En se­tiem­bre de 1973, tras el gol­pe de Es­ta­do, ese cen­tro de es­tu­dios fue in­ter­ve­ni­do por la dic­ta­du­ra, la ma­dre de Ri­car­do que­dó sin tra­ba­jo y la fa­mi­lia de­ci­dió mu­dar­se a Fray Ben­tos.

En Río Ne­gro Ri­car­do co­no­ció a Vi­via­na Di Pas­cua. Tu­vie­ron seis hi­jos que siem­pre lo acom­pa­ña­ron al otro la­do de la ra­dio.

Cuan­do le pre­gun­tan por Lu­cas, que con 22 años y sien­do ti­tu­lar en la Samp­do­ria de Ita­lia lo­gró me­ter­se en la se­lec­ción uru­gua­ya en la rec­ta fi­nal, con­tes­ta con or­gu­llo: “Es­toy con­ten­to por has­ta dón­de ha lle­ga­do es­te bo­ti­ja”.

La vuel­ta de Lu­cas al ba­rrio es “una fies­ta”, se­gún Ri­car­do, aun­que las úl­ti­mas va­ca­cio­nes, en enero, ya se vol­vie­ron “un po­co ago­bian­tes” por­que la ca­sa fa­mi­liar siem­pre es­ta­ba lle­na de gen­te. “Los ni­ños de la es­cue­la sa­lían y ve­nían pa­ra pe­dir­le au­tó­gra­fos”, re­cuer­da.

La fa­mi­lia com­pró una car­ni­ce­ría en la que tra­ba­jan des­de ha­ce seis me­ses. “Ha­blan­do con Lu­cas le di­je que pa­ra que la fa­mi­lia no sea de­pen­dien­te de él, lo más con­ve­nien­te era que to­dos tra­ba­je­mos y aga­rre­mos nues­tra pla­ta. Eso coin­ci­de con que un car­ni­ce­ro de la ciu­dad se ju­bi­la­ba”, di­ce.

ALOS3DEEDI SU FA­MI­LIA SE MU­DÓ AL CAM­PO

LO PRI­ME­RO QUE HI­CIE­RON FUE UNA CAN­CHA

Has­ta ese mo­men­to, a la car­ni­ce­ría en­tra­ban “a com­prar me­dio ki­lo de car­ne pi­ca­da”. “No sa­bía­mos ni có­mo se po­nía la ba­lan­za. Fue un apren­di­za­je pa­ra no­so­tros. A Lu­cas le gus­tó la idea, com­pró el lo­cal, lo fui­mos re­mo­de­lan­do y así que­dó ‘La 34’”, en ho­me­na­je al nú­me­ro que uti­li­za en la Samp­do­ria.

Mu­cho se ha­bló del pe­di­do po­pu­lar pa­ra que Lu­cas To­rrei­ra in­te­gra­ra la se­lec­ción uru­gua­ya. Mien­tras el re­cla­mo cre­cía, Ri­car­do tra­ta­ba de tran­qui­li­zar a su hi­jo.

En mar­zo, de ca­ra a la Chi­na Cup, lle­gó el lla­ma­do de Ta­bá­rez. “Si uno se po­ne a pen­sar to­do lo que ha he­cho es­te chi­qui­lín y que hoy es­tá por ju­gar unMun­dial, es in­creí­ble que las co­sas se den así, pe­ro él ha tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra es­to”, con­clu­ye.

CON LA PE­LO­TA EN LOS SUE­ÑOS. Fal­ta po­co pa­ra que aca­be el 2012. Pre­vio a las fies­tas, Al­fre­do De Arras­cae­ta via­ja a Mon­te­vi­deo pa­ra vi­si­tar a su hi­jo Gior­gian. Lle­ga a la ca­sa pe­ro lo ve preo­cu­pa­do y de­ci­de pre­gun­tar­le qué le pa­sa. El pi­be de 18 años cuen­ta su ma­yor mie­do: “Me que­do afue­ra papá, hay me­jo­res ju­ga­do­res que yo, voy a que­dar afue­ra”. Al­fre­do se acer­ca y le ha­bla se­reno. “M’hi­jo, si­ga tra­ba­jan­do. Si­ga tra­ba­jan­do que us­ted es bueno”.

Aho­ra es 3 de enero de 2013, se anun­cia la lis­ta de con­vo­ca­dos al Sud­ame­ri­cano sub 20 y en Nue­vo Ber­lín sue­na el te­lé­fono de Al­fre­do. Atien­de y del otro la­do se es­cu­cha la voz de Gior­gian: “¡ Papá, me die­ron la 10!”. “Ahí me pu­se a llo­rar. Ima­gi­na­te, es mi úni­co hi­jo y uno es­tu­vo siem­pre con él, lo lle­va­ba a la prác­ti­ca, en­tre­na­ba acá”, re­cuer­da Al­fre­do.

Al­fre­do fue joc­key du­ran­te 35 años, al igual que su pa­dre y su her­mano. To­da su vi­da es­tu­vo jun­to a los ca­ba­llos de ca­rre­ras, y aho­ra los en­tre­na en Nue­vo Ber­lín, don­de vi­ve con su es­po­sa Ma­ría Vic­to­ria Be­ne­det­ti, la ma­má de Gior­gian.

Jun­tos cria­ron a un ni­ño que sen­tía, pen­sa­ba y so­ña­ba fút­bol. En 1998, Al­fre­do su­frió un ac­ci­den­te por el que tu­vo que aten­der­se en Mon­te­vi­deo. Pre­vio a su re­gre­so a Nue­vo Ber­lín, com­pró una pe­lo­ta y se la re­ga­ló a Gior­gian. El ni­ño de cua­tro años que­dó en­can­ta­do con ella. “Dor­mía con la pe­lo­ta”, re­cuer­da el pa­dre.

Gior­gian co­men­zó a ju­gar al baby fút­bol en Pes­ca­do­res de Nue­vo Ber­lín, mo­men­to en que ne­go­ció su pri­mer “con­tra­to” con su papá: “Le di­je que por ca­da gol que ha­ga, le iba a dar cin­co pe­sos. Esa tem­po­ra­da hi­zo 49 go­les”. Pe­ro no ha­cía go­les so­lo por pla­ta. “Siem­pre le di­je que él no era más que los otros, que en la prác­ti­ca te­nía que es­tar, que no so­lo por­que fue­ra buen ju­ga­dor iba a lle­gar, que no lo iban a es­pe­rar y que el día que se em­pa­ca­ra en la can­cha, no iba a ju­gar más”, cuen­ta.

Cuan­do se fue a pro­bar a De­fen­sor Spor­ting “hi­zo cin­co go­les en la can­cha chi­ca. Los que es­ta­ban con él, me de­cían ‘lo tra­jis­te a un cuadro gran­de, si lo lle­va­bas a otro más chi­co que­da de­fi­ni­ti­vo’. En ese mo­men­to es­ta­ba Juan Ahunt­chain en De­fen­sor y me di­jo: ‘An­da muy bien, pe­ro va­mos a ver có­mo le va en can­cha gran­de’. A la se­ma­na me man­dó de­cir que an­da­ba bien y que­dó en la ca­si­ta de De­fen­sor”, cuen­ta el pa­dre.

Gior­gian fue me­jo­ran­do y un día lle­gó el de­but en Pri­me­ra. Rá­pi­da­men­te se que­dó con la ti­tu­la­ri­dad en una ge­ne­ra­ción vio­le­ta que en 2014 al­can­zo las se­mi­fi­na­les de la Co­pa Li­ber­ta­do­res. En pa­ra­le­lo, co­men­zó a en­tre­nar con la se­lec­ción sub 20. Dispu­taron el Sud­ame­ri­cano y cla­si­fi­ca­ron al Mun­dial de Tur­quía, en el que fue vi­ce­cam­peón del mun­do.

Pa­só a Cru­zei­ro y un día lle­gó el lla­ma­do de Ta­bá­rez. Le cos­tó ha­cer­se un lu­gar, ju­ga­ba po­co, que­da­ba fue­ra de al­gu­nas con­vo­ca­to­rias, pe­ro en la rec­ta fi­nal de la Eli­mi­na­to­ria em­pe­zó a te­ner mi­nu­tos. “No­so­tros nos po­nía­mos ner­vio­sos”, cuen­ta Al­fre­do, “por­que Ta­bá­rez lo lla­ma-

ba y no lo po­nía. Le fal­ta­ba eso, te­ner más mi­nu­tos en la can­cha”.

Los mi­nu­tos lle­ga­ron y Gior­gian fue in­clui­do en la lis­ta de fut­bo­lis­tas que via­ja­rán a Ru­sia. Y con él irán Ma­ría Vic­to­ria y Al­fre­do, pa­ra alen­tar­lo co­mo siem­pre, co­mo se­gu­ra­men­te ima­gi­na­ba en sus sue­ños de ni­ño, abra­za­do a una pe­lo­ta.

HER­MA­NOS Y COM­PA­ÑE­ROS. Es­ta­mos a prin­ci­pios de oc­tu­bre de 2005. Lucía y su her­mano Die­go, que vi­ven jun­tos des­de que ella vino a Mon­te­vi­deo a es­tu­diar, pren­den la te­le­vi­sión y po­nen el in­for­ma­ti­vo. Un ra­to an­tes, ha­bían lla­ma­do a Die­go des­de el club, pa­ra de­cir­le que lo iban a ci­tar a la se­lec­ción. Y el in­for­ma­ti­vo lo con­fir­ma: las no­ti­cias so­bre los pri­me­ros me­ses del go­bierno de Ta­ba­ré Váz­quez se in­te­rrum­pen y se pa­sa a los de­por­tes. Allí anun­cian la lis­ta de con­vo­ca­dos de Jor­ge Fos­sa­ti pa­ra el amis­to­so con Mé­xi­co. Y el nom­bre de Die­go Go­dín es­tá allí.

“De esas ci­ta­cio­nes te en­te­ra­bas ca­si a la mis­ma vez que sa­lían en la te­le. Lo vi­vi­mos con ex­pec­ta­ti­va, la pri­me­ra vez era un or­gu­llo tre­men­do y lo veía­mos co­mo que em­pe­za­ba a ha­cer­se reali­dad el sue­ño”, re­cuer­da Lucía Go­dín. Tre­ce años des­pués de ese mo­men­to, su her­mano es el ca­pi­tán de la se­lec­ción uru­gua­ya y se prepara pa­ra dispu­tar su ter­cer Mun­dial.

Die­go ju­ga­ba en las in­fe­rio­res de De­fen­sor Spor­ting cuan­do Lucía se fue a Mon­te­vi­deo a es­tu­diar en la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Ude­lar. Du­ran­te esos años fue tes­ti­go del mo­men­to en que pa­só a Ce­rro y lle­gó a Pri­me­ra.

Mien­tras Die­go cre­cía en el fút­bol y las ci­ta­cio­nes a la se­lec­ción se re­pe­tían, aho­ra con Ta­bá­rez al fren­te, tam­bién la ca­rre­ra aca­dé­mi­ca de Lucía avan­za­ba. En 2008 se re­ci­bió de con­ta­do­ra y en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo em­pe­za­ron a pre­gun­tar­le si era “al­go” del que ju­gó en Ce­rro y Na­cio­nal.

Aho­ra prepara el via­je a Ru­sia, el pri­me­ro con su her­mano co­mo ca­pi­tán de Uru­guay. Pe­ro ella es­pe­ra­ba que es­to pa­sa­ra des­de ha­ce más de 12 años. “En Ce­rro, Ge­rar­do Pe­lus­so (en­tre­na­dor del club en ese mo­men­to) le di­jo a mi pa­dre: ‘Acuér­de­se que Die­go va a ser ca­pi­tán de la se­lec­ción’. Te­nía con­fian­za en lo que veía, de que po­día lle­gar le­jos con lo que

“LA 34” ES LA CAR­NI­CE­RÍA DE LOS TO­RREI­RA EN FRAY BEN­TOS QUE COM­PRA­RON CON EL APO­YO DE LU­CAS

él qui­sie­ra. Y creo que des­de en­ton­ces me lo ima­gi­na­ba”.

ALEN­TAN­DO DES­DE LA OFI­CI­NA. Es 12 de no­viem­bre de 2015. En Qui­to, Uru­guay pier­de 2 a 1 con Ecua­dor. En la ru­ta, ba­jo una tor­men­ta fe­roz, tres je­rar­cas de la Di­rec­ción Ge­ne­ral Im­po­si­ti­va ( DGI) re­gre­san a Mon­te­vi­deo lue­go de una ex­ten­sa jor­na­da en el in­te­rior. A dos de ellos no les im­por­ta el fút­bol y conversan so­bre el even­to al que fue­ron. El ter­ce­ro tie­ne la ore­ja pe­ga­da a una ra­dio en la que cues­ta sin­to­ni­zar de­bi­do a la tor­men­ta. Se con­cen­tra en lo que di­ce el re­la­tor y por den­tro desea que sus co­le­gas ha­gan si­len­cio. Es Pe­ter Coa­tes, coor­di­na­dor de co­mu­ni­ca­ción de la DGI y pa­dre de Se­bas­tián Coa­tes.

Pe­ter y Mó­ni­ca Nion se ca­sa­ron en 1986. Es­tu­dia­ban Me­di­ci­na, mi­li­ta­ban en el cen­tro de es­tu­dian­tes y ha­cían prác­ti­cas en po­li­clí­ni­cas. “Co­mo cual­quier pa­re­ja jo­ven, al­qui­lá­ba­mos un apar­ta­men­to, que era un mo­no­am­bien­te ca­si. Mien­tras tan­to, nos hi­ci­mos la ca­sa en una coope­ra­ti­va de vi­vien­das”, re­cuer­da. En eso es­ta­ban cuan­do na­ció Lucía, en 1988, y dos años des­pués lle­gó Se­bas­tián.

Pe­ter fue di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo du­ran­te la ges­tión de Ma­riano Ara­na, tam­bién se en­car­gó de la co­mu­ni­ca­ción de OSE y ac­tual­men­te lo ha­ce en la DGI. Pe­ro ha man­te­ni­do su mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca le­jos de la ima­gen de su hi­jo. “Siem­pre tra­té de que esos mun­dos no se mez­cla­ran. Siem­pre cria­mos a mis hi­jos tra­tan­do de que ten­gan ca­be­za pro­pia, y la tie­nen”, sen­ten­cia.

El pa­dre re­cuer­da que su hi­jo siem­pre fue “un ni­ño gran­de, enor­me”, y que “es­ta­ba to­do el día con una pe­lo­ta”. Cuan­do se mu­da­ron a Mal­vín Norte, el pe­que­ño (pe­ro enor­me) Se­bas­tián abría la puer­ta y sa­lía a la can­cha. “Tu­vo la suer­te de te­ner una in­fan­cia ba­rrial, con mu­chos ami­gos”, cuen­ta Pe­ter.

A los nue­ve años lo lle­va­ron a es­cue­la de fút­bol del Club Ban­co Re­pú­bli­ca y a los 11 lle­gó Na­cio­nal, lue­go las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les y la ma­yor. En 2011 fue ti­tu­lar en la se­lec­ción que con­quis­tó la Co­pa Amé­ri­ca. Pe­ter es­ta­ba en el es­ta­dio Mo­nu­men­tal en la fi­nal. Fi­na­li­za­do el par­ti­do, co­men­za­ron a en­tre­gar los pre­mios. En­ton­ces oyó el nom­bre de su hi­jo, quien se que­da­ba con el pre­mio a la re­ve­la­ción del tor­neo. “No lo po­día creer.

Es un mo­men­to en el que te que­dás he­la­do, se te vie­nen una can­ti­dad de co­sas por la ca­be­za, fue in­creí­ble”.

A fi­nes de 2013, en un amis­to­so con Ja­pón, Se­bas­tián su­frió una le­sión de ro­di­lla que lo tu­vo va­rios me­ses sin ju­gar. Con­ver­só con Lu­cas Lei­va, com­pa­ñe­ro del Li­ver­pool que ha­bía su­fri­do una le­sión si­mi­lar, quien le re­co­men­dó a un ci­ru­jano bra­si­le­ño. Se­bas­tián se ope­ró en Bra­sil, si­guió una re­cu­pe­ra­ción al es­ti­lo la­ti­noa­me­ri­cano, vol­vió a Na­cio­nal ce­di­do y una vez en Uru­guay se re­cu­pe­ró con Wal­ter Fe­rrei­ra. Ta­bá­rez lo in­clu­yó en la lis­ta del Mun­dial.

“Lo que res­ca­to de ese mo­men­to”, afir­ma su pa­dre, “es la for­ta­le­za de ca­be­za que tu­vie­ron él y su com­pa­ñe­ra, Ma­ría Jo­sé. Jun­tos lo­gra­ron po­ner­se el ob­je­ti­vo de ir al Mun­dial y lo con­si­guie­ron”.

Se­bas­tián lle­ga a Ru­sia en bue­nas con­di­cio­nes y sien­do ti­tu­lar en Spor­ting de Lis­boa. Su pa­dre se que­da­rá en Uru­guay pa­ra dis­fru­tar el Mun­dial con sus nie­tos.

“CUAN­DO A SE­BAS­TIÁN LO NOM­BRA­RON RE­VE­LA­CIÓN DE LA CO­PA AMÉ­RI­CA NO LO PO­DÍA CREER”, DI­CE PE­TER

Jun­tos. Ro­dri­go Ben­tan­cur jun­to a su pa­dre, su ma­dras­tra y sus tres her­ma­nos.

Cam­peón. Die­go Go­dín jun­to a sus pa­dres y su her­ma­na.

Or­gu­llo­sos. Al­fre­do De Arras­cae­ta y Ma­ría Vic­to­ria Be­ne­det­ti.

En el ci­ne. To­rrei­ra y fa­mi­lia.

Coa­tes. Se­bas­tián y Pe­ter en un des­can­so del en­tre­na­mien­to con la se­lec­ción uru­gua­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.