Pa­ra cal­mar la an­sie­dad mun­dia­lis­ta

El fút­bol es par­te nues­tra. Y es­cri­bir­lo es es­cri­bir nues­tra his­to­ria. Los li­bros fut­bo­le­ros acor­tan la es­pe­ra pa­ra Ru­sia 2018.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURA - SO­LE­DAD GA­GO

Los uru­gua­yos so­mos fút­bol. So­mos un po­co el pri­mer mun­dial de los mun­dia­les. Y un po­co on­ce hom­bres ves­ti­dos de ce­les­te ro­dea­dos por dos­cien­tos mil bra­si­le­ños que los apa­bu­llan y los abru­man, pe­ro nun­ca los achi­can. So­mos la ca­rre­ra de Al­ci­des Ghig­gia y la pe­lo­ta que en­tró al ar­co de Moa­cir Bar­bo­sa por don­de nun­ca po­dría ha­ber in­gre­sa­do. So­mos los campeones del 50, del Ma­ra­ca­ná. Y so­mos un po­co las quin­ce co­pas Amé­ri­cas, que nos ha­cen ser los pri­me­ros, los más gran­des. Y un po­co el pe­río­do sin gran­des glo­rias, cuan­do su­pi­mos, cuan­do ter­mi­na­mos de sa­ber, que tam­bién es­ta­mos he­chos de de­rro­tas. Pe­ro tam­bién so­mos el Maes­tro Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez y su pro­ce­so y sus ju­ga­do­res, que fue­ron los mis­mos, que son los mis­mos, y que son mu­chos, por­que un pro­ce­so nun­ca se aban­do­na. So­mos Die­go For­lán y los go­les, los go­la­zos en el mun­dial de Su­dá­fri­ca 2010 y so­mos la mano de Luis Suá­rez, que pa­ra no­so­tros es la mano de Dios, y el pe­nal de Asa­moah Gyan que te­nía que ser pe­ro que no fue. So­mos la pi­ca­da del Loco Abreu. So­mos Edin­son Ca­va­ni de­fen­dien­do y co­rrien­do. So­mos tam­bién Fernando Mus­le­ra pe­gán­do­le al tra­ve­sa­ño, el Ru­so Pé­rez, Jor­ge Fu­ci­le y has­ta Fe­de­ri­co Val­ver­de.

Los uru­gua­yos so­mos fút­bol. Es par­te de nues­tra his­to­ria y por lo tan­to, de nues­tra iden­ti­dad. Y es­cri­bir la his­to­ria de nues­tro fút­bol no es so­lo co­sa de los ju­ga­do­res y los téc­ni­cos. Es, tam­bién, res- pon­sa­bi­li­dad de los que es­cri­ben: pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res que se han en­car­ga­do, que se en­car­gan, de in­ves­ti­gar, de re­co­lec­tar, de con­tar his­to­rias y go­les y vi­das en­tre­ga­das a es­te de­por­te que tan­to nos gus­ta, pa­ra que las ha­za­ñas y de­rro­tas fut­bo­lís­ti­cas que­den guar­da­das, no so­lo en la me­mo­ria co­lec­ti­va, sino tam­bién en las bi­blio­te­cas. “Hay una tra­di­ción futbolera que ayu­da a cons­truir la iden­ti­dad uru­gua­ya y te­ne­mos his­to­ria su­fi­cien­te y per­so­na­jes que lo ame­ri­tan”, di­ce Clau­dia Ga­rin, edi­to­ra de Gru­po Pla­ne­ta Uru­guay.

Es­te jue­ves em­pie­za el Mun­dial de Ru­sia 2018. Ha­ce me­ses, des­de que sa­be­mos que Uru­guay va a ser par­te, lo es­ta­mos es­pe­ran­do y nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra él. El ál­bum de fi­gu­ri­tas es una for­ma de em­pe­zar a vi­vir­lo. Los li­bros, tam­bién. Y si de li­te­ra­tu­ra ce­les­te se tra­ta, hay va­rios tí­tu­los con mu­chas his­to­rias que es­tán, cla­ro, cons­tru­yen­do la His­to­ria. Con ma­yús­cu­las.

“Las ven­tas pre­vias ( de es­tos li­bros) son re­fle­jo de lo que vi­vi­mos la ma­yo­ría de los uru­gua­yos los me­ses an­tes de un mun­dial, nos lee­mos to­dos los blogs de re­vis­tas de de­por­tes, com­pra­mos ál­bu­mes, se­gui­mos el día a día de los ju­ga­do­res que es­tán en otras li­gas, así que si sa­len li­bros que apor­ten a cal­mar esa an­sie­dad siem­pre son bien­ve­ni­dos”, sos­tie- ne Joa­quín Ote­ro, edi­tor de Pen­guin Ran­dom Hou­se.

RE­CO­RRI­DOS MUN­DIA­LIS­TAS. “‘El fút­bol uru­gua­yo es en bue­na me­di­da su his­to­ria’, ha sa­bi­do de­cir el ac­tual téc­ni­co de la Ce­les­te”, es­cri­be el his­to­ria­dor Ge­rar­do Cae­tano en el li­bro Uru­guay en los mun­dia­les (Pla­ne­ta), que coor­di­nó jun­to a Ri­car­do Pi­ñey­rúa. Y, con esa lí­nea del Maes­tro, pa­re­ce que­dar re­su­mi­da y jus­ti­fi­ca­da la esen­cia del li­bro.

“Es­te li­bro es un tra­ba­jo muy sin­gu­lar, has­ta aho­ra no se ha pu­bli­ca­do al­go así. Tie­ne un po­pu­rrí de con­te­ni­dos que per­mi­te no so­lo co­no­cer y com­pa­rar di­ver­sos mo­men­tos de la his­to­ria de Uru­guay en los mun­dia­les, si no, co­no­cer el con­tex­to his­tó­ri­co que se vi­vía en ca­da cam­peo­na­to y tam­bién de­lei­tar­nos con pe­que­ñas his­to­rias o de­ta­lles que nos ha­cen dis­fru­tar de mo­men­tos o per­so­na­jes pun­tua­les”, sos­tie­ne Ga­rin.

El li­bro, del que tam­bién par­ti­ci­pó to­do el equi­po del pro­gra­ma 13 a 0, ha­ce un re­co­rri­do de la Se­lec­ción Uru­gua­ya por los mun­dia­les de su his­to­ria, re­co­gien­do da­tos, ana­li­zan­do re­sul­ta­dos y ex­pli­can­do la cons­truc­ción de un ca­mino. Ade­más, in­clu­ye una ex­ten­sa en­tre­vis­ta con el Maes­tro Ta­bá­rez, es­cri­ta en pri­me­ra per­so­na en la que ha­bla, no so­lo de su pro­ce­so, de sus for­ma de en­ten­der el jue­go, sino tam­bién de mé­to­dos, del mi­to del Ma­ra­ca­ná, de una con­ti­nui­dad que se rom­pió y que él y su equi­po bus­ca­ron — bus­can— re­cu­pe­rar.

Uru­guay en los mun­dia­les ex­pli­ca por qué los mi­tos son mi­tos y los en­fren­ta a la reali­dad. Po­ne en te­la de jui­cio, con aná­li­sis de par­ti­dos, ha­za­ñas y de­rro­tas, la cons­truc­ción de un fút­bol uru­gua­yo que es so­lo ga­rra, co­ra­zón y va­len­tía. Y no, di­cen en el li­bro, tam­bién en Uru­guay hu­bo buen jue­go, fút­bol de pa­ses cor­tos, in­te­li­gen­cia, co­mo en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1924 y 1928, en los que Uru­guay se lle­vó el Oro.

Y, si de pro­fun­di­zar en los mun­dia­les se tra­ta, el li­bro Des­de aden­tro. Uru­guay mun­dial, que sa­le ma­ña­na con El País, reúne las vo­ces de las gran­des fi­gu­ras de la se­lec­ción en su úl­ti­ma eta­pa, con en­tre­vis­tas en pro­fun­di­dad a Se­bas­tián Abreu, Pao­lo Mon­te­ro, Die­go Lu­gano, Jo­sé Emi­lio San­ta­ma­ría, Il­do Ma­nei­ro, Wal­de­mar Vic­to­rino, Ru­bén So­sa, Ma­tías Ve­cino, Fe­de­ri­co Val­ver­de, En­zo Fran­ces­co­li, Mil­ton Vie­ra, Víc­tor Es­pá­rra­go, Ro­ber­to Ma­to­sas, Luis Suá­rez, Die­go Go­dín, Cris­tian Ro­drí­guez, Edin­son Ca­va­ni y Die­go For­lán. Es­cri­to por el pe­rio­dis­ta Pa­blo Cohen y con ilus­tra­cio­nes del pin­tor Ig­na­cio Itu­rria, el li­bro se me­te en el ADN de la Ce­les­te.

FI­GU­RAS DE LA CE­LES­TE TIE­NEN SU BIO­GRA­FÍA: SUÁ­REZ Y CA­VA­NI

LA TRA­DI­CIÓN FUTBOLERA JUS­TI­FI­CA LA EDI­CIÓN DE ES­TOS LI­BROS

EL MAES­TRO Y SU GE­NE­RA­CIÓN. Son al me­nos dos los li­bros que ayu­dan a tra­zar el pro­ce­so del Maes­tro Ta­bá­rez y su ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas. Por un la­do, Maes­tro. El le­ga­do de Ta­bá­rez (Edi­cio­nes B), es­cri­to por los pe­rio­dis­tas Luis In­zau­rral­de y Jor­ge Se­ño­rans, con pró­lo­gos de Mar­ce­lo Biel­sa y Die­go For­lán, se me­te en la fi­bra más ín­ti­ma de un pro­ce­so que la Ce­les­te em­pe­zó ha­ce do­ce años, de la mano de un hom­bre que cree que el ca­mino es la re­com­pen­sa y que lle­vó a Uru­guay a su esen­cia más pu­ra en ba­se a una for­ma de en­ten­der, no so­lo el jue­go, sino tam­bién la vi­da.

“El pro­ce­so Ta­bá­rez es uno de los he­chos más im­por­tan­tes de nues­tro país en el si­glo XXI. No so­lo en lo de­por­ti­vo, sino en el ám­bi­to cul­tu­ral y emo­cio­nal de la gen­te, al­go no me­nor. El pro­ce­so de­mues­tra que en Uru­guay se pue­de tra­ba­jar a lar­go pla­zo de for­ma or­de­na­da, in­te­li­gen­te y con ob­je­ti­vos cla­ros e in­clu­so ga­nar­le a la idio­sin­cra­sia o “vie­ja cul­tu­ra” uru­gua­ya. Es­te pro­ce­so tie­ne un mo­de­lo apli­ca­ble no so­lo a lo de­por­ti­vo, las enseñanzas van mu­cho más allá, y ha­cer un li­bro so­bre ese le­ga­do pre­ten­de de­jar en tin­ta y pa­pel una re­fe­ren­cia pa­ra to­dos los uru­gua­yos que quie­ren ha­cer bien las co­sas”, sos­tie­ne Ote­ro.

Por otro la­do, Nues­tra ge­ne­ra­ción do­ra­da (Agui­lar), es­cri­to por el pe­rio­dis­ta y co­men­ta­ris­ta Die­go Mu­ñoz, se me­te en la in­ti­mi­dad de la se­lec­ción y el pro­ce­so que em­pe­zó Ta­bá­rez, con en­tre­vis­tas a sus pro­ta­go­nis­tas, des­de el mis­mo Maes­tro, re­fe­ren­tes co­mo Suá­rez, Ca­va­ni y Go­dín, has­ta los más jó­ve­nes del gru­po, co­mo Jo­sé Ma­ría Gi­mé­nez y Fe­de­ri­co Val­ver­de. Ade­más, en el pró­lo­go, Die­go Lu­gano re­co­rre to­da su tra­yec­to­ria con la Ce­les­te.

LAS FI­GU­RAS. Suá­rez y Ca­va­ni. No hay du­das de que son las fi­gu­ras in­dis­cu­ti­das de es­ta se­lec­ción. Por eso, co­mo no po­día ser de otra for­ma, los dos tie­nen la his­to­ria de su vi­da en un li­bro. Por un la­do, Mi vi­da. Luis Suá­rez (Pla­ne­ta) es una au­to­bio­gra­fía del uru­gua­yo en el que re­pa­sa des­de sus ini­cios en Sal­to, has­ta el mo­men­to más di­fí­cil de su ca­rre­ra, cuan­do la FIFA lo san­cio­nó y echó del Mun­dial 2014, en el par­ti­do con­tra Ita­lia. Pre­ci­sa­men­te, el tex­to em­pie­za con una ex­ten­sa ex­pli­ca­ción (o un in­ten­to de) de Suá­rez y la mor­di­da a Gior­gio Chie­lli­ni: “Ja­más sus­pen­die­ron de esa for­ma a un ju­ga­dor por que­brar­le una pier­na a otro, o por des­tro­zar­le la na­riz, co­mo hi­zoMau­ro Ta­sot­ti a Luis En­ri­que en el Cam­peo­na­to Mun­dial de 1994 (...) Tal vez yo era un blan­co fá­cil, pe­ro ha­bía al­go im­por­tan­te que de­bía re­co­no­cer: yo mis­mo me ha­bía con­ver­ti­do en un blan­co fá­cil. Yo co­me­tí el error y fue mi cul­pa”.

En el ca­so de Ca­va­ni. El ma­ta­dor (Cor­ner), es una bio­gra­fía es­cri­ta por el pe­rio­dis­ta fran­cés Ro­main Molina que re­crea “la his­to­ria de una per­so­na que tra­ba­jó pa­ra ser ju­ga­dor de fút­bol” a tra­vés de las vo­ces de sus fa­mi­lia­res, ami­gos, en­tre­na­do­res, com­pa­ñe­ros y, cla­ro del pro­pio Edin­son. Tam­bién si­gue los pa­sos de ElMa­ta­dor que hi­cie­ron que se trans­for­ma­ra en una de las fi­gu­ras, no so­lo Ce­les­tes, sino del fút­bol mun­dial. “Me acuer­do per­fec­ta­men­te de su pri­me­ra prue­ba. En una ju­ga­da sal­tó pa­ra mar­car una pe­lo­ta con la ca­be­za, pe­ro fa­lló y aca­bó en una pe­que­ña zan­ja de­trás del ar­co. Unos se­gun­dos des­pués sa­lió co­rrien­do pa­ra re­cu­pe­rar el ba­lón. Era un to­ro”, di­ce en el li­bro Dar­do Pé­rez, su pri­mer en­tre­na­dor en Da­nu­bio. Y qui­zás esa sea la me­jor des­crip­ción del “Edi” al que es­ta­mos acos­tum­bra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.