Te de­seo, pe­ro de­ja­me ver cuán­do nos en­con­tra­mos

El his­te­ri­queo mas­cu­lino es ca­da vez más fre­cuen­te, so­bre to­do a tra­vés de re­des so­cia­les y en chats ca­lien­tes. Mu­chos hom­bres in­si­núan gran­des ex­pe­rien­cias eró­ti­cas, pe­ro se es­ca­bu­llen a la ho­ra de ha­cer­las reali­dad.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - COMPORTAMIENTO - FA­BIÁN MU­RO

La dis­tan­cia ayu­da, pe­ro no es un re­qui­si­to si­ne qua non pa­ra el ca­da vez más fre­cuen­te his­te­ri­queo mas­cu­lino. Lo que sí es in­dis­pen­sa­ble es un smartp­ho­ne. A tra­vés del te­lé­fono, el hom­bre his­té­ri­co se­du­ce y ex­ci­ta. De­ja a sus “ob­je­ti­vos” en un es­ta­do de con­mo­ción eró­ti­ca. Pe­ro no con­cre­ta. Cuan­do la des­ti­na­ta­ria le pi­de pa­ra rea­li­zar al me­nos al­gu­nas de las va­rias co­sas pro­pues­tas, em­pie­zan los zig­za­gueos: que los ami­gos, que el asa­do, que la es­pal­da, que la tía, que es­to, que lo otro.

Ma­ría, de 26 años, sa­be de qué es­ta­mos ha­blan­do cuan­do ha­bla­mos de his­te­ri­queo. “Me fui dos años a otro país y es­tan­do allá re­to­mé el con­tac­to con un ex en Uru­guay. Fue­ron ca­si nue­ve me­ses de char­las, lla­ma­dos, fotos... To­do muy hot. Ya nos co­no­cía­mos así que ha­bía cier­ta con­fian­za. Al fi­nal vol­ví. Y em­pe­za­ron las vuel­tas. To­dos los días era una ex­cu­sa dis­tin­ta. Has­ta que un día le di­je: ‘Te pa­so a bus­car. Es­toy al la­do de tu ca­sa’. No que­ría. Lo que que­ría era to­mar un té. Y se­guir dán­do­me ex­cu­sas. Al fi­nal con­cre­ta­mos, mien­tras se la­men­ta­ba sin pa­rar. Des­pués si­guió in­ven­tan­do ex­cu­sas y bus­can­do ra­zo­nes pa­ra no vernos más”.

Otro tes­ti­mo­nio, de Ma­le­na (29 años): “Me agre­gó a re­des y em­pe­zó a cha­mu­yar­me. Es­ta­ba tra­ba­jan­do en el ex­te­rior. Vol­vió y me lo en­con­tré en un bo­li­che y me en­lo­que­ció in­vi­tán­do­me a sa­lir. Ese día, la que se fue al ma­zo fui yo. Lue­go, él se vol­vió a ir a tra­ba­jar al ex­te­rior. Cuan­do re­gre­só al país y por ra­zo­nes la­bo­ra­les nos cru­za­mos, em­pe­zó to­do de nue­vo. Mu­cho men­sa­je y de­cla­ra­cio­nes. Al fi­nal le di­je ‘Ok, va­mos a vernos’. No me es­cri­bió nun­ca más”.

En el ca­so de Ma­ría, el mu­cha­cho en cues­tión era ca­si de la mis­ma edad, unos vein­te y tan­tos años. En el ca­so deMa­le­na, se acer­ca­ba a los 40 años. El ca­so de Fa­bia­na, en tan­to, in­vo­lu­cra a al­guien mu­cho más jo­ven, un ado­les­cen­te. Hoy, que Fa­bia­na tie­ne 23, lo re­cuer­da: “Co­no­cí a uno que cuan­do yo es­tu­ve en otro país se ha­cía el ca­po. Era sex­ting a full. Po­co me­nos que me de­cía ‘¡Me to­mo un avión ya!’. Cuan­do re­gre­sé a Uru­guay, es­tu­ve co­mo un mes tra­tan­do de com­bi­nar pa­ra ver­lo. Siem­pre te­nía al­go, y no ha­cía nin­gún es­fuer­zo por ge­ne­rar un hue­co en su agen­da. Ob­via­men­te, le ca­len­ta­ba más la dis­tan­cia, o ma­qui­nar­se por men­sa­je, que vernos”.

Otra mu­jer con­sul­ta­da pa­ra es­ta no­ta, Ji­me­na ( 26 años), tu­vo una ex­pe­rien­cia muy pa­re­ci­da a las re­la­ta­das has­ta aho­ra. “Nos co­no­ci­mos de ca­sua­li­dad y pe­ga­mos ¡la quí­mi­ca del mun­do mun­dial! Be­sán­do­nos co­mo ado­les­cen­tes y dán­do­nos con­tra las pa­re­des. Esa no­che le di­je que no. Yo es­ta­ba mens­truan­do, y no que­ría. Nos se­gui­mos vien­do co­mo pa­ra con­cre­tar pe­ro siem­pre ‘le do­lía la es­pal­da’. Lue­go, cuan­do se es­ta­ba por ir otro país, me agi­ta­ba pa­ra con­cre­tar un en­cuen­tro. Pe­ro, por la ra­zón que sea, nun­ca po­día”.

Al­guien que lea es­to y an­de me­dio des­pre­ve­ni­do pue­de pen­sar que se tra­ta de una epi­de­mia de “fra­ne­leo” que aho­ra aque­ja a los hom­bres. El es­te­reo­ti­po pa­triar­cal di­ce que un hom­bre siem­pre es­tá lis­to, siem­pre al pie del ca­ñón pa­ra apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que se pre­sen­te de un en­cuen­tro se­xual. “Arru­gar” an­te eso es, se­gún es­te es­te­reo­ti­po, de “po­co” hom­bre. El his­te­ri­queo era do­mi­nio ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino, ¿ver­dad?

Re­sul­ta que no es tan así. Ha­ce po­co, la tui­te­ra ar­gen­ti­na @huer­fa­ni­ta_ lan­zó la pre­gun­ta si, co­mo a ella, a otras mu­je­res he­te­ro­se­xua­les les pa­sa­ba que uno o más hom­bres les man­da­ban men­sa­jes ca­lien­tes y lue­go em­pe­za­ban a es­cu­rrir­se cuan­do se plan­tea­ba una fe­cha y un lu­gar con­cre­to pa­ra un po­co de pla­cer car­nal.

La tui­te­ra ob­tu­vo más de cien res­pues­tas, más de 3.000 “Me gus­ta” y más de 300 re­tuits. Y la gran ma­yo­ría de las res­pues­tas con­fir­ma­ba lo que va­rios de los tes­ti­mo­nios re­co­gen en es­ta no­ta: hay mu­chos va­ro­nes que des­pa­rra­man in­si­nua­cio­nes e in­vi­ta­cio­nes en se­sio­nes de chats pe­ro les cues­ta pre­sen­tar­se a la ho­ra y el lu­gar se­ña­la­dos pa­ra con­su­mar una re­la­ción se­xual.

En tér­mi­nos his­tó­ri­cos, pa­re­ce ser un fe­nó­meno re­la­ti­va­men­te re­cien­te, aun- que esa fa­ce­ta no­ve­do­sa pro­ba­ble­men­te sea tam­bién el re­sul­ta­do de que no se ha­ya te­ni­do en cuen­ta co­mo ma­te­ria de es­tu­dio an­tes. El te­ra­peu­ta se­xual Da­río Iba­rra —quien di­ri­ge el Cen­tro de Es­tu­dios Mas­cu­li­ni­da­des y Gé­ne­ro en Uru­guay— ex­pli­ca que “es­te ti­po de neu­ro­sis fue in­ves­ti­ga­da y des­cri­ta por Jo­sef Breuer y Freud en­tre 1882 y 1895 (y mu­cho an­tes por Jean-Mar­tin Char­cot), es­pe­cí­fi­ca­men­te en las mu­je­res. Pe­ro hoy ya no se ha­bla de his­te­ria fe­me­ni­na úni­ca­men­te. Hay ca­da vez más va­ro­nes con es­te ti­po de neu­ro­sis o com­por­ta­mien­tos”.

El pre­si­den­te de la So­cie­dad Uru­gua­ya de Se­xo­lo­gía, Santiago Ce­drés, con­cuer­da con que es ca­da vez más ha­bi­tual: “Ten­drías que ver la can­ti­dad de con­sul­tas por es­te te­ma, y la frus­tra­ción que eso con­lle­va en mu­chas mu­je­res”, co­men­ta Ce­drés.

Pa­ra Ce­drés, hay tres ti­pos dis­tin­tos de va­rón “his­te­ri­qui­to”. “Es­tá el que tie­ne esa ma­ne­ra de vin­cu­lar­se: de se­du­cir y agra­dar. Lue­go es­tá el que es adic­to a la se­duc­ción, que no es lo mis­mo que la adic­ción al se­xo. El que no pue­de evi­tar in­ten­tar se­du­cir a cual­quier mu­jer que se le cru­ce, sea la que le ven­de el bo­le­to en un óm­ni­bus o lo atien­de en la ca­ja de un su­per­mer­ca­do. Y, por úl­ti­mo, es­tá quien com­pen­sa su mas­cu­li­ni­dad se­du­cien­do, pe­ro que no con­cre­ta por un CCP (Com­ple­jo de Pe­ne Pe­que­ño), una dis­fun­ción eréc­til o por­que es un eya­cu­la­dor pre­coz se­ve­ro”.

¿Por qué se in­cu­rre en es­te com­por­ta­mien­to? Pa­ra los ex­per­tos, siem­pre son va­rias cau­sas, pe­ro Iba­rra des­ta­ca la ma­ter­ni­dad. “Las cau­sas pue­den ser va­ria­das, pe­ro la que me pa­re­ce más in­tere­san­te es la que ha­ce a la teo­ría de Bert He­llin­ger y Freud, res­pec­to a su ori­gen en la re­la­ción­ma­dre e hi­jo va­rón”.

Res­pec­to a eso, Iba­rra ex­po­ne que “el hi­jo va­rón se ha sen­ti­do me­nos­pre­cia­do y de­va­lua­do por su ma­dre du­ran­te su in­fan­cia y ado­les­cen­cia, lo que con­du­ce a que es­te ‘hom­bre­ci­to’ —cuan­do crez­ca— bus­ca­rá su ma­dre en ca­da mu­jer que se­duz­ca, lo­gran­do así, des­de su com­por­ta­mien­to se­duc­tor (his­té­ri­co), la mi­ra­da y el de­seo de mu­chas mu­je­res. Cuan­do eso su­ce­da, él las des­pre­cia­rá y las ‘de­ja­rá pa­gan­do’. Tal co­mo hi­zo su ma­dre con él du­ran­te las eta­pas más im­por­tan­tes de su desa­rro­llo”.

Tan­to Iba­rra co­mo Ce­drés coin­ci­den en que es muy com­pli­ca­do es­ta­ble­cer una re­la­ción con hom­bres así. “Lo veo en mis con­sul­tas”, co­men­ta Ce­drés: “A me­nu­do, la mu­jer pien­sa que por­que se ca­só —o por­que fue pa­dre—, eso lo va a cam­biar. Y no. Mu­chas ve­ces, se tra­ta de hom­bres que no pue­den evitarlo. Son adic­tos”.

Por su par­te, Iba­rra di­ce que aun­que no se tra­te de un hom­bre his­té­ri­co y efec­ti­va­men­te con­cre­te el ac­to se­xual, pa­sa que “no pue­de com­pro­me­ter­se feha­cien­te­men­te con una mu­jer co­mo pa­re­ja. En el fon­do, exis­te cier­to gra­do de mi­so­gi­nia, o sea mie­do y aver­sión a las mu­je­res”.

La so­lu­ción pa­sa pri­me­ro por re­co­no­cer que se tra­ta de al­go pro­ble­má­ti­co. Sa­ber­se “ga­na­dor” —aun­que no lle­gue a las sá­ba­nas acom­pa­ña­do de una mu­jer— pue­de ser un im­pul­so pa­ra el ego. “El hom­bre que so­lo bus­ca se­du­cir cons­tan­te­men­te no pue­de vin­cu­lar­se con nin­gu­na mu­jer sin de­jar de pen­sar en lo eró­ti­co. Es to­do ‘agra­dar- agra­da­ra­gra­dar’. No pue­de rea­li­zar si­quie­ra al­go tan co­ti­diano co­mo pa­gar en un al­ma­cén sin re­cu­rrir a eso. Al fi­nal se ter­mi­na per­dien­do, ter­mi­na per­dien­do li­ber­tad”, con­clu­ye Ce­drés.

Así las co­sas, es­tos hom­bres tie­nen ca­si to­das las de per­der: ge­ne­ran frus­tra­ción en su en­torno, y de­jan es­ca­par la opor­tu­ni­dad de una re­la­ción se­xual que pue­de lle­var a un com­pro­mi­so más pro­fun­do. Por his­te­ri­quear.

A VE­CES, SE­DU­CIR Y NO CON­CRE­TAR COM­PEN­SA CA­REN­CIAS SE­XUA­LES

“ME CHAMUYÓ HAS­TA QUE LE DI­JE DE VERNOS. NUN­CA MÁS ME HA­BLÓ”

Se­duc­tor. Dis­pa­ra men­sa­jes pro­me­te­do­res, pe­ro po­ne ex­cu­sas pa­ra evi­tar la ci­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.