Campeones 2018

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - LA SEMANA - WAS­HING­TON ABDALA

Es­ta­mos en el Mun­dial. No hay na­die de es­te país que no crea en la ha­za­ña. To­dos es­tán con­ven­ci­dos de que ya so­mos campeones del mun­do. No lo sen­tí una vez, sino dos, tres, diez, de­ce­nas de ve­ces —en es­tos días— don­de uru­gua­yos va­rios me­di­cen que “te­ne­mos chan­ces, es­ta vez se nos da, no so­lo Gorzy de­li­ra, es­tá to­do pa­ra no­so­tros, Ar­gen­ti­na se arru­ga, Bra­sil es pa­pi­ta p’al lo­ro, Ale­ma­nia se hu­ma­ni­za y los de­más son to­dos pe­rros”. Ju­ro que es la pos­ta.

Es­to es así: si us­ted no di­ce que el Uru­guay tie­ne chan­ce de sa­lir cam­peón del mun­do, us­ted no es uru­gua­yo. Es más, us­ted es trai­dor a la pa­tria si no cree en eso. Nues­tra men­ta­li­dad “to­le­ran­te” so­lo per­mi­te pen­sar de esa for­ma.

Si por esas co­sas sa­li­mos campeones, vi­ce, ter­ce­ros o cuar­tos, tén­ga­se pre­sen­te que soy el pri­me­ro en plan­tear que hay que re­ti­rar la es­ta­tua de Ar­ti­gas de la Pla­za In­de­pen­den­cia (es de Cris, ella lo asu­mió al pró­cer) y po­ner la de Luis

Suá­rez (no me rom­pan con el maes­tro, es­tá ve­te­rano y no ne­ce­si­ta que lo al­cahue­teen).

Pue­de que ha­ya una pla­zue­la en al­gún lu­gar con el nom­bre de Edin­són Ca­va­ni ¿Có­mo le pu­sie­ron ese nom­bre? Edin­són, no es Ro­bin­són, ni Eduar­do, es Edin­són… ¡Ay ma­mi­ta! Di­ga que le di­cen Edi, con lo cual lo po­nen ca­ri­ño­so (hu­bo una épo­ca en que las da­mas se mo­rían con él, cla­ro, le es­cu­cha­ron la voz de sil­bi­do de car­pin­cho y se ti­ra­ron por la ven­ta­na; por eso les gus­ta­ba tan­to Lu­gano, por el do­mi­nio re­fi­na­do del por­tu­gués y esos ojos tran­qui­li­za­do­res que po­nía).

Por suer­te la se­lec­ción tie­ne la di­plo­ma­cia y ca­ba­lle­ro­si­dad del “Ce­bo­lla” que es nues­tro fiel re­pre­sen­tan­te. Ten­ga­mos cla­ro: es lo más pa­re­ci­do a lo que so­mos los uru­gua­yos. ¡No jo­dan con otra co­sa! Tie­ne ga­rra, mal hu­mor, gru­ñe y le me­te to­do cuan­do no hay más na­da. ¡Eso so­mos no­so­tros ca­ra­jo! Un ca­po el Ce­bo­lla (al la­do de Suá­rez pro­pon­go una ce­bo­lli­ta en su honor, así co­mo al pa­sar, di­go, pa­ra lo de la pla­za).

DeMus­le­ra ni ha­blar, don­de le su­ce­da lo del go­le­ro del Li­ver­pool (que hi­zo añi­cos a su cuadro con su úl­ti­ma no­che), que no se le ocu­rra pi­sa­rMon­te­vi­deo por­que con mis ami­gos de acá, re­abri­mos Aza­ba­che y lo ti­ra­mos aden­tro a las cin­co de la ma­ña­na de un jue­ves in­ver­nal (an­tes, la gen­te era muy ma­la).

¡Bo Suá­rez! ¿Te­nés cla­ro que to­ca ir man­si­to, que no te­nés a Mes­si a tu la­do y que te tie­nen en­tre ce­ja y ce­ja? Tran­qui­li­to m’ijo que es­to es una cues­tión de Es­ta­do. Es más, pue­den se­guir afa­nan­do tran­qui­los los pi­chi acá, el Bi­cho in­to­ca­ble, pe­ro vos si no ren­dís Ro­bes­pie­rre y el se­ñor Gui­llo­tin vuel­ven al to­que. ¿ Ca­pis­ce?

Lo que me jo­de son los ho­ra­rios, bien co­sa de ru­sos que nun­ca en­ten­die­ron na­da y que ar­man to­do pa­ra el verano de ellos y la te­le­vi­sión eu­ro­pea (Pu­tín, me mo­les­ta ese nom­bre, es co­mo au­to­me­nos­ca­ban­te; Pu­tín, Pu­tín, Pu­tín, se me ocu­rren pi­la de com­bi­na­cio­nes con es­ta pa­la­bri­ta… na­da ori­gi­na­les por cier­to).

Mu­cha­chos: ¿te­ne­mos cla­ro que el par­ti­do con Ru­sia hay que em­pa­tar­lo no? Son gen­te jo­di­da los ru­sos…no sea­mos bo­bi­tos, le ga­na­mos a los is­la­mis­tas al prin­ci­pio y des­pués arre­gla­mos un em­pa­te­ci­to con Ru­sia y to­dos fe­li­ces. No ha­ga­mos lo que no co­rres­pon­de. Ex­ce­sos nun­ca. Mi­ren mu­cha­chos que de allí sa­lió Sta­lin, ha­ce na­da in­cen­dia­ron Che­che­nia, son gua­chos. No la pu­dra­mos (¡Pu­tín, Pu­tín, Pu­tín, mie­dín, mie­dín, mie­dín!).

Lo ra­ro de es­te Mun­dial es que la gen­te so­lo ha­bla de las se­mi­fi­na­les y co­sas así. No sé có­mo lle­ga­mos a es­te gra­do de au­to­con­vic­ción, pa­re­ce­mos Os­ho en su bue­na épo­ca. Pa­ra mí que la ma­rihua­na del Pe­pe es be­rre­ta y es­tá cau­san­do es­tra­gos.

Cuan­do nos den la co­pa veo a Pu­tín yme po­ne loco eso. El ti­po no se ríe, no ma­ni­fies­ta un sen­ti­mien­to, mur­mu­lla co­sas, pien­sa en Na­ta­lia (to­dos), de ve­ras, no sé.

Me va a gus­tar ver la to­ma te­le­vi­si­va del Maes­tro y Pu­tín. Dos ti­pos de son­ri­sa fá­cil y de buen tem­pe­ra­men­to. Se­ría alec­cio­na­dor pa­ra to­dos. Pu­tín lo mi­ra. El maes­tro le di­ce que se­gui­mos en el ca­mino, Con­fu­cio bá­si­co y tá. To­dos fe­li­ces to­man­do vod­ka. Creo que has­ta Pa­co se cue­la en la fo­to (al Pa­to lo tie­nen en pe­ni­ten­cia).

¡Ah campeones del mun­do por ter­ce­ra vez! ¡Se vie­ne! ¡Se vie­ne! (¡Sá­quen­lo a Pu­tín ca­ra­jo!).

“Si us­ded no di­ce que el Uru­guay tie­ne chan­ce de sa­lir cam­peón del mun­do no es uru­gua­yo; es trai­dor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.