Los que ha­cen an­dar el mun­do

Son los tra­ba­ja­do­res “in­vi­si­bles” que cui­dan, ayu­dan, vi­gi­lan, ha­cen que to­do an­de. En ca­da uno hay una his­to­ria vi­tal.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - REN­ZO ROSSELLO

Es­tán en to­das par­tes. Se en­car­gan de que el es­pa­cio de tra­ba­jo es­té lim­pio y or­de­na­do. Man­tie­nen en fun­cio­na­mien­to la red eléc­tri­ca o de co­mu­ni­ca­cio­nes. Ma­ne­jan cual­quie­ra de los vehícu­los que nos lle­va­rán al tra­ba­jo o de re­gre­so a ca­sa. Ha­cen fun­cio­nar edi­fi­cios, es­tán aten­tos a las lu­ces de los pa­si­llos, los as­cen­so­res, vi­gi­lan la puer­ta prin­ci­pal. Ve­lan por los en­fer­mos, los acom­pa­ñan cuan­do na­die más lo ha­ce. Es­tán allí, siem­pre, pa­san si­len­cio­sos, ha­cen su tra­ba­jo y ra­ra vez re­pa­ra­mos en ellos. Una enor­me fuer­za de tra­ba­jo que ha­cen gi­rar los en­gra­na­jes de la vi­da co­ti­dia­na. Son los “tra­ba­ja­do­res in­vi­si­bles”.

Nelly Aquino ( 60) hi­zo un drás­ti­co cam­bio de rum­bo cuan­do ha­bía lle­ga­do a la ma­du­rez de su vi­da. Ya ha­bía cria­do a sus tres hi­jos: un va­rón que hoy tie­ne 39 años y es téc­ni­co en ad­mi­nis­tra­ción, y sus hi­jas de 32 años, edu­ca­do­ra so­cial, y de 30, li­cen­cia­da en en­fer­me­ría. Nelly ha­bía tra­ba­ja­do ca­si to­da su vi­da co­mo em­plea­da en un es­tu­dio ju­rí­di­co, pe­ro ha­ce do­ce años no le pa­re­ció ma­la idea dar­le luz ver­de a una vo­ca­ción que ape­nas sa­bía que lle­va­ba en su in­te­rior y se con­vir­tió en acom­pa­ñan­te de en­fer­mos.

Ella tra­ba­ja ac­tual­men­te en el ser­vi­cio de acom­pa­ñan­tes Fa­mi­lia, de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la, y an­tes lo ha­bía he­cho en Amec. Du­ran­te es­tos años apren­dió mu­chas co­sas. “Nos pre­pa­ran pa­ra tra­tar con to­do ti­po de pa­to­lo­gías, uno tie­ne que es­tar siem­pre a dis­po­si­ción”, di­ce.

Las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a es­te ti­po de ser­vi­cio pro­cu­ran se­lec­cio­nar per­so­nal con per­fi­les ap­tos pa­ra desa­rro­llar es­te ti­po de ocu­pa­ción. Les brin­dan cur­sos y ase­so­ra­mien­to de pro­fe­sio­na­les. Lle­van un uni­for­me, en es­te ca­so uno de co­lor vio­le­ta, que los dis­tin­gue de las vi­si­tas nor­ma­les de un pa­cien­te y a la vez los in­te­gra a esos otros “tra­ba­ja­do­res in­vi­si­bles” de un sa­na­to­rio u hos­pi­tal, en­fer­me­ros, ti­sa­ne­ros, lim­pia­do­res.

“Lo pri­me­ro es la pa­cien­cia, que yo con­si­de­ro una vir­tud. Ellos es­tán en­fer­mos y uno tie­ne que to­le­rar to­do lo po­si­ble. En es­te ser­vi­cio uno pa­sa a ser ma­dre, ami­ga, her­ma­na, de to­do”, ex­pli­ca Nelly.

Sus ocho ho­ras de tra­ba­jo dis­tan bas­tan­te de las de la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res, in­clu­so de las que ella mis­ma cum­plía ha­ce tan so­lo unos años atrás. En mu­chas oca­sio­nes de­be es­tar jun­to a pa­cien­tes ter­mi­na­les, los más di­fí­ci­les pues­to que le exi­gen una en­tre­ga ca­si to­tal en el tiem­po que du­re su turno.

En par­ti­cu­lar Nelly re­cuer­da un ca­so re­cien­te, se tra­ta­ba de un pa­cien­te con cán­cer en la úl­ti­ma fa­se. “El mé­di­co on­có­lo­go ha­bía de­ja­do di­cho que se le die­ra to­do lo que qui­sie­ra, sin res­tric­cio­nes, y él te­nía ca­pri­cho de tor­ti­lla es­pa­ño­la”, re­cuer­da Nelly.

Nelly fue en bus­ca de una tor­ti­lla es­pa­ño­la con to­dos los con­di­men­tos has­ta un res­tau­ran­te cer­cano. Cuan­do fi­nal­men­te pu­so el pla­to fren­te al pa­cien­te su ca­ra se trans­for­mó. “Nun­ca vi a una per­so­na co­mer con tan­ta fe­li­ci­dad, tan­ta sa­tis­fac­ción”, evo­ca. Unas ho­ras des­pués de­jó de res­pi­rar, aque­lla ha­bía si­do su úl­ti­ma co­mi­da.

Una ex­pe­rien­cia bas­tan­te fre­cuen­te pa­ra un acom­pa­ñan­te pro­fe­sio­nal, los mo­men­tos fi­na­les, cuan­do la vi­da se es­ca­pa si­len­cio­sa. “Una apren­de a dar­se cuen­ta de cuan­do ha lle­ga­do el­mo­men­to, cam­bia la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria, te das cuen­ta de cuán­do la muer­te se va apro­xi­man­do”, di­ce Nelly.

Un tran­ce que obli­ga, ade­más, a es­tos ser­vi­cios a dar so­por­te psi­co­ló­gi­co a sus em­plea­dos. A ello Nelly le agre­ga su fe co­mo ca­tó­li­ca, su con­fian­za en el trán­si­to ha­cia la otra vi­da. Pe­ro, so­bre to­do, su con­cien­cia del peor mal que de­be ayu­dar a com­ba­tir. “La peor en­fer­me­dad pa­ra el adul­to ma­yor es la so­le­dad”, pien­sa Nelly.

CUI­DAR. Ve­lar por el otro, ser bue­na com­pa­ñía. Al­go pa­re­ci­do es lo que ha­ce Ja­vier Gar­cía (46), que es guar­dia de se­gu­ri­dad y cui­da la puer­ta de in­gre­so del edi­fi­cio de El País. Es em­plea­do de la em­pre­sa Ketlark High Ur­ban Se­cu­rity, pe­ro a di­fe­ren­cia de mu­chos de sus co­le­gas Ja­vier no vie­ne de fi­las po­li­cia­les o mi­li­ta­res.

“An­tes tra­ba­ja­ba co­mo en­car­ga­do de de­pó­si­to, don­de tam­bién ha­cía ta­reas re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad. Hi­ce es­tu­dios de lo­gís­ti­ca y un po­co me es­pe­cia­li­cé en eso, pe­ro un día me que­dé sin tra­ba­jo y por más que bus­qué en el sec­tor no en­con­tré una re­mu­ne­ra­ción ade­cua­da”, cuen­ta Ja­vier.

Las ta­reas de guar­dia de se­gu­ri­dad son de las más de­man­da­das en el mer­ca­do la­bo­ral, aun­que su re­mu­ne­ra­ción no siem­pre sea la me­jor. No fue es­ta la ex­pe­rien­cia pa­ra Ja­vier, por aho­ra no ha con­se­gui­do otro tra­ba­jo que su­pere los in­gre­sos que re­ci­be ac­tual­men­te.

Cuan­do que­dó desempleado pa­só tiem­po bus­can­do otro em­pleo. “Por fin en­con­tré un pues­to en es­ta em­pre­sa, el suel­do es­ta­ba bien. Nos pre­pa­ra­ron, tu­vi­mos cur­sos, igual yo ya te­nía ca­pa­ci­ta­ción en te­mas de bomberos y pri­me­ros au­xi­lios, por ejem­plo”, cuen­ta.

Ja­vier es ca­sa­do y tie­ne dos hi­jas de 10 y 14 años. “A mi mu­jer no le gus­ta que tra­ba­je de es­to, siem­pre me di­ce: se­guí bus­can­do en otro lu­gar, Ja­vier, y yo me lo plan­teo, pe­ro la re­mu­ne­ra­ción que ofre­cen ni si­quie­ra em­par­da lo que gano aho­ra”, di­ce.

A di­fe­ren­cia de otros co­le­gas, por ejem­plo quie­nes tra­ba­jan en ser­vi­cios pa­ra fi­nan­cie­ras o di­rec­ta­men­te de cus­to­dia de va­lo­res, Ja­vier no va ar­ma­do. So­lo cuen­ta con al­gu­nos ele­men­tos de au­to­de­fen­sa, co­mo gas o even­tual­men­te un bas­tón ta­ser.

“A ve­ces es muy com­pli­ca­do”, afir­ma Ja­vier. Un pro­ble­ma fre­cuen­te que de­be en­fren­tar tan­to él co­mo sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo es el de ha­cer que se re­ti­ren los in­di­gen­tes que duer­men en los por­ta­les o ac­ce­sos a los edi­fi­cios que tie­nen a su car­go la cus­to­dia. “Lo que ha­ce­mos es ha­blar­les, tra­tar de ne­go­ciar con ellos, que es lo que nos en­se­ña­ron, pe­ro a ve­ces he­mos te­ni­do si­tua­cio­nes com­pli­ca­das”, ase­gu­ra. Al­gu­nos los han lle­ga­do a ame­na­zar con cu­chi­llos e in­ten­ta­ron agre­dir­los. Los guar­dias tra­ba­jan con cha­le­cos an­ti­cor­tes y, even­tual­men­te, pro­vis­tos de ke­vlar an­ti­ba­las. Lo cier­to es que es muy po­co lo que pue­den ha­cer pa­ra re­du­cir a un ata­can­te, co­mo no sea el em­pleo de ele­men­tos de au­to­de­fen­sa

“LA PEOR EN­FER­ME­DAD PA­RA EL ADUL­TO MA­YOR ES LA SO­LE­DAD”, DI­CE NELLY AQUINO, ACOM­PA­ÑAN­TE

o lla­mar al 911 si las co­sas pa­san a ma­yo­res.

Aún sin lle­gar a es­tas si­tua­cio­nes, la ta­rea de con­trol de in­gre­sos a un edi­fi­cio tam­bién es com­ple­ja. “Uno apren­de a co­no­cer los per­fi­les, aun­que no es fá­cil por­que a un edi­fi­cio co­mo el del dia­rio en­tran mu­chos ti­pos de per­so­nas”, re­co­no­ce.

DAR­LE CUER­DA AL MUN­DO. Jor­ge Me­ren­yi (54) siem­pre tie­ne la son­ri­sa pron­ta. Lle­va 25 años en la por­te­ría del edi­fi­cio Explanada San Jo­sé, en la es­qui­na más ven­to­sa de la ciu­dad. Cual­quie­ra de los ha­bi­tan­tes de la vein­te­na de apar­ta­men­tos del edi­fi­cio sa­be que ca­da ma­ña­na ha­brá allí en el pe­que­ño hall de en­tra­da al­guien que los po­drá sa­car del apu­ro.

“Pa­ra mí es co­mo si fue­ra de la fa­mi­lia, hay gen­te que co­noz­co des­de ha­ce mu­chos años, hay gen­te con la que soy muy ami­go”, ex­pli­ca con sen­ci­llez.

Co­mo ocu­rre en la ma­yo­ría de los apar­ta­men­tos del Cen­tro y la Ciu­dad Vie­ja vi­ven allí per­so­nas de avan­za­da edad. In­clu­so, mu­chas vi­ven so­las por lo que una pre­sen­cia co­mo la de Jor­ge se ter­mi­na vol­vien­do im­pres­cin­di­ble.

“Yo tra­to de dar una mano en to­do, voy a sa­car­les nú­me­ro pa­ra la mu­tua­lis­ta, es­pe­ro a la Co­ro­na­ria si al­gún ve­cino tu­vo un pro­ble­ma o me co­mu­ni­co con fa­mi­lia­res, por­que hay mu­cha gen­te que vi­ve so­la. Se tra­ta de gen­te ma­yor, re­cuer­do el ca­so de un ve­cino muy ma­yor que tu­vo neu­mo­nía y cuan­do ca­yó en­fer­mo sa­lí a bus­car­le la am­bu­lan­cia, des­pués fui a ver­lo y a acom­pa­ñar­lo”, cuen­ta Jor­ge.

Eso, ade­más de sus ta­reas pro­pias co­mo por­te­ro, que in­clu­yen la lim­pie­za de los es­pa­cios co­mu­nes, la re­co­lec­ción de bol­sas de re­si­duos, vi­gi­lar el fun­cio­na­mien­to de as­cen­so­res, ca­le­fac­ción cen­tral y lu­ces de los pa­si­llos. Pa­ra com­ple­men­tar sus in­gre­sos Jor­ge sue­le tra­ba­jar co­mo se­reno por las no­ches en un edi­fi­cio de Pun­ta Ca­rre­tas y tam­bién acep­ta tra­ba­jos de pin­tu­ra, que ha­ce en sus ho­ras li­bres.

Jor­ge es solidario por na­tu­ra­le­za y, por su­pues­to, co­no­ce a ca­da uno de los ve­ci­nos y es­tá aten­to a los más vul­ne­ra­bles.

“Es lin­do, yo­me sien­to muy re­co­no­ci­do. La gen­te me tie­ne con­fian­za y es lo que yo tra­to de dar, mu­cha con­fian­za, pa­ra mí es muy im­por­tan­te”, di­ce.

Du­ran­te los pri­me­ros años vi­vía en un pe­que­ño apar­ta­men­to des­ti­na­do a la por­te­ría. Pe­ro lue­go se ca­só y más tar­de lle­gó su hi­ja, Jé­si­ca, que hoy tie­ne 22 años, por lo que tu­vo que mu­dar­se pa­ra un lu­gar más gran­de.

Al­gu­nas de sus ta­reas dia­rias po­drían so­nar in­só­li­tas pa­ra un des­pre­ve­ni­do. Tal es el ca­so del ser­vi­cio que sue­le pres­tar­le a una ve­ci­na “de años” que vi­ve en el ter­cer pi­so. Ca­da día, a me­dia ma­ña­na, do­ña Hor­ten­sia lo lla­ma por el in­ter­co­mu­ni­ca­dor: “Jor­ge, cuan­do quie­ra”, di­ce sim­ple­men­te. Y Jor­ge sa­be lo que tie­ne que ha­cer. Sube al ter­ce­ro y do­ña Hor­ten­sia le abre la puer­ta. Se di­ri­ge al co­me­dor y le da cuer­da al vie­jo re­loj de pa­red, ve­ri­fi­ca que es­té en ho­ra y char­la unos mi­nu­tos con la ve­ci­na. Y así, lue­go de dar­le cuer­da al mun­do de do­ña Hor­ten­sia, Jor­ge vuel­ve a su lu­gar en el hall. Ca­da ma­ña­na igual.

FE­MI­NIS­TA Y EM­PREN­DE­DO­RA. Clau­dia Ruiz (25) tie­ne una ob­se­sión en la vi­da: la lim­pie­za. Es­tá ca­sa­da, su es­po­so es po­li­cía y tie­ne una pe­que­ña de tres años. Vi­ve en Las Pie­dras pe­ro ca­si ca­da ma­ña­na sa­le rum­bo a Mon­te­vi­deo pa­ra ha­cer su tra­ba­jo que es el de lim­pia­do­ra. “Yo su­frí mu­cho, tu­ve una vi­da di­fí­cil. En mi ca­sa ha­bía mu­cho ma­chis­mo, por eso yo soy fe­mi­nis­ta”, di­ce sin am­ba­ges.

Tu­vo lar­gos pe­río­dos de de­pre­sión, hi­zo te­ra­pia y pron­to des­cu­brió que te­nía un tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo re­la­cio­na­do con la lim­pie­za y el or­den. “Dis­cu­tía con mi her­ma­na, dis­cu­tía con mi ma­dre, con to­do el mun­do por la lim­pie­za”, di­ce.

Ha­ce cues­tión de tres años se di­jo que po­día con­ver­tir su ob­se­sión en al­go po­si­ti­vo y ahí na­ció el pro­yec­to de su pe­que­ña em­pre­sa: Fri­da, Ser­vi­cios de Lim­pie­za y Man­te­ni­mien­to.

¿ Fri­da? “Yo ha­bía des­cu­bier­to a Fri­da Kha­lo, ha­bía leí­do so­bre ella, ha­bía vis­to una pe­lí­cu­la. Des­cu­brí que me gus­ta­ba su his­to­ria de su­pera­ción, có­mo ha­cía pa­ra pin­tar acos­ta­da des­pués de los ac­ci­den­tes que su­frió. Y ade­más es­ta­ba el nom­bre, Fri­da, que es co­mo ‘Su-Fri­da’, por eso di­je ta, es­te es el nom­bre”, cuen­ta.

Y así em­pe­zó con al­gu­nas ma­dres que co­no­ció a tra­vés de Fa­ce­book y co­men­zó a or­ga­ni­zar los ser­vi­cios. Aho­ra tie­ne ca­si se­sen­ta clien­tes fi­jos y la pu­bli­ci­dad “bo­ca a bo­ca” no de­ja de traer­le más y más in­tere­sa­dos en con­tra­tar sus ser­vi­cios.

No es­ta­ba en sus pla­nes, de he­cho ha­bía es­tu­dia­do pa­ra ana­lis­ta en mar­ke­ting, ope­ra­dor PC y au­xi­liar con­ta­ble, de lo que tra­ba­jó du­ran­te cier­to tiem­po. Pe­ro su em­pre­sa Fri­da se con­vir­tió en un éxi­to y en la ra­zón de su vi­da. Tie­ne pá­gi­na web, se con­vir­tió en mo­no­tri­bu­tis­ta y con­tra­ta re­gu­lar­men­te a dos o tres em­plea­das pa­ra cu­brir los ser­vi­cios.

Clau­dia, Jor­ge, Nelly, Ja­vier, ellos y mu­chos otros pa­san “in­vi­si­bles” ca­da día, pe­ro ha­cen que el mun­do si­ga an­dan­do.

Vi­gi­lar. El tra­ba­jo dia­rio de Ja­vier no es na­da sen­ci­llo.

Por­te­ría. Jor­ge lle­va 25 años en su pues­to y es­tá or­gu­llo­so de su tra­ba­jo, siem­pre dis­pues­to a “dar una mano” a quien le ha­ga fal­ta en el edi­fi­cio.

Lim­pie­za. Clau­dia en­con­tró una ra­zón de ser en su ob­se­sión per­so­nal.

Cho­fe­res. En­ca­be­zan la lis­ta de pues­tos más de­man­da­dos por em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.